/ lunes 11 de noviembre de 2019

90 años de Un Perro Andaluz


Estrenada en junio de 1929 en el cine Studio des Ursulines de París, Francia, Un Perro Andaluz fue más que un filme (cortometraje, en estricto apego a su clasificación) un manifiesto surrealista.

Si a Breton se le adjudica la paternidad del surrealismo, es con autores como Buñuel y Germaine Dulac que esta corriente artística adquiere patente de corso.

Carlos Fuentes aducía que Buñuel hizo extenso al surrealismo porque tenía, como herencia cultural, en quién apoyarse: Valle Inclán, Galdós, Goya y San Juan de la Cruz, y eso – concluye el autor de Aura, vivificó más allá de la teoría al surrealismo.

Buñuel sacó a las calles el surrealismo que significa ruptura, inconformidad, moral de vida, escándalo, convite entre Dios y el diablo.

Un Perro Andaluz es anatema y es humanidad en el más amplio ejercicio de la mirada del arte. Pero decir arte en Buñuel es ingenuidad ácida, elasticidad de un mundo rígido, anquilosado.

Un Perro Andaluz es la historia de la locura del deseo incontrolado; es el calvario del caos subyacente en la morada de las normas endebles. Buñuel con este filme, de la mano de Salvador Dalí en la concepción del guión, instaló su poesía visual de manera desnuda, álgida, en bruto.

El poeta Luis Buñuel, como lo bautizó Octavio Paz, no apostó ni edificó un postulado ideológico con esta imponente ópera prima. Le dio más bien ojos al interior del espectador para “ver” con otros ojos. Es de llamar la atención que haya sido precisamente él mismo quien abra la secuencia inicial del filme con navaja en mano mirando la nube que corta a la luna.

Un Perro Andaluz es la irrupción, en territorios de Los Lumiere, de un arte contestatario que puso una granada a Freud, que gritó si abrir los labios que algo pasaba en este mundo, algo terrible e irremediable: somos temporales.

Un Perro Andaluz es el preámbulo de una obra fílmica que estallará en otros fragmentos cuando la narrativa se haya apoderado de la lente de Buñuel, sin embargo, conservando el mismo aroma inmoral: el del inconformismo.

El marista en la ballesta o Es peligroso asomarse al interior eran los nombres tentativos con los que Buñuel iba a titular su filme. En Un Perro Andaluz no sale ni un perro ni un andaluz. Es el inconsciente puro en imágenes, en poesía estrellada contra las buenas costumbres y la hipocresía más rampante.

Un Perro Andaluz es una isla, un momento irrepetible en el cine. La Edad de Oro/ 1930 fue la prolongación y conformación del arte surrealista del cineasta que años después filmó en México buena parte de su carrera…


Estrenada en junio de 1929 en el cine Studio des Ursulines de París, Francia, Un Perro Andaluz fue más que un filme (cortometraje, en estricto apego a su clasificación) un manifiesto surrealista.

Si a Breton se le adjudica la paternidad del surrealismo, es con autores como Buñuel y Germaine Dulac que esta corriente artística adquiere patente de corso.

Carlos Fuentes aducía que Buñuel hizo extenso al surrealismo porque tenía, como herencia cultural, en quién apoyarse: Valle Inclán, Galdós, Goya y San Juan de la Cruz, y eso – concluye el autor de Aura, vivificó más allá de la teoría al surrealismo.

Buñuel sacó a las calles el surrealismo que significa ruptura, inconformidad, moral de vida, escándalo, convite entre Dios y el diablo.

Un Perro Andaluz es anatema y es humanidad en el más amplio ejercicio de la mirada del arte. Pero decir arte en Buñuel es ingenuidad ácida, elasticidad de un mundo rígido, anquilosado.

Un Perro Andaluz es la historia de la locura del deseo incontrolado; es el calvario del caos subyacente en la morada de las normas endebles. Buñuel con este filme, de la mano de Salvador Dalí en la concepción del guión, instaló su poesía visual de manera desnuda, álgida, en bruto.

El poeta Luis Buñuel, como lo bautizó Octavio Paz, no apostó ni edificó un postulado ideológico con esta imponente ópera prima. Le dio más bien ojos al interior del espectador para “ver” con otros ojos. Es de llamar la atención que haya sido precisamente él mismo quien abra la secuencia inicial del filme con navaja en mano mirando la nube que corta a la luna.

Un Perro Andaluz es la irrupción, en territorios de Los Lumiere, de un arte contestatario que puso una granada a Freud, que gritó si abrir los labios que algo pasaba en este mundo, algo terrible e irremediable: somos temporales.

Un Perro Andaluz es el preámbulo de una obra fílmica que estallará en otros fragmentos cuando la narrativa se haya apoderado de la lente de Buñuel, sin embargo, conservando el mismo aroma inmoral: el del inconformismo.

El marista en la ballesta o Es peligroso asomarse al interior eran los nombres tentativos con los que Buñuel iba a titular su filme. En Un Perro Andaluz no sale ni un perro ni un andaluz. Es el inconsciente puro en imágenes, en poesía estrellada contra las buenas costumbres y la hipocresía más rampante.

Un Perro Andaluz es una isla, un momento irrepetible en el cine. La Edad de Oro/ 1930 fue la prolongación y conformación del arte surrealista del cineasta que años después filmó en México buena parte de su carrera…

miércoles 11 de diciembre de 2019

Cri-Cri

lunes 09 de diciembre de 2019

584 versos

viernes 06 de diciembre de 2019

Morgana en Bangkok

miércoles 04 de diciembre de 2019

Un Monumento Artístico llamado Octavio Paz

lunes 02 de diciembre de 2019

Las películas de Mauricio Garcés

miércoles 27 de noviembre de 2019

El cine como significado cultural

lunes 25 de noviembre de 2019

El club/ el anti spa del pecado

domingo 24 de noviembre de 2019

Un legado de Abbas Kiarostami

sábado 23 de noviembre de 2019

Esa revelación llamada libro

miércoles 20 de noviembre de 2019

VI Festival Mundial de Cine de Veracruz

Cargar Más