/ domingo 2 de agosto de 2020

Añoranzas | Sueño guajiro

Anoche, acumulada de insomnios, dormí como lirón. Soñé me incorporaba temprano por la urgencia de ir al mercado Benito Juárez recién inaugurado. Tomaba la Avenida Hidalgo que a las 8 de la mañana, barrida y regada lucía limpiecita. Asombrada contemplé un Tampico de película de colores.

Los taxistas no corrían enloquecidos para subir pasajeros sin tocar el claxon en cada esquina ensordeciendo transeúntes. Modernos puentes peatonales ubicados estratégicamente evitando los accidentes viales. Uniformados agentes de tránsito pendientes de que el orden y las reglas se cumplan.

Los anuncios de “se renta” o “se vende” habían desaparecido de las casonas viejas que durante años sus dueños habían abandonado, importándoles un “comino” el aspecto deprimente que daban a la ciudad sin que la autoridad los multara y les exigirá por lo menos mantenerlos pintados, evitando que los cubriera la maleza. El ruinoso Hospital Civil Carlos Canseco de la calle Altamira era ahora un edificio hermoso y funcional. La estación de Bomberos estrenando camiones nuevos y equipo seguro para su heroico personal.

Los árboles verdes y frondosos y los camellones pletóricos de flores. Los autobuses urbanos nuevos y ordenados, sin querer ganarle el paso a los autos; motociclistas portando casco al igual que sus acompañantes. Deportistas, niños y adultos pedaleando alegres y contentos disfrutando sobre la ciclopista rodeando la Laguna del Carpintero. Agentes de tránsito por doquier. La gente se veía contenta yendo a su trabajo seguros y tranquilos. Los flamboyanes floreando, el cielo azul.

Me seguí hasta la playa. lucía limpia y ordenada. Tiraderos a la mano, palapas y sillas de madera en perfecto estado y orden. Rondines de vigilancia atentos y dispuestos a atender. Ambulancias de la cruz roja en perfectas condiciones para cualquier eventualidad. Salvavidas en sus torres observando a nadadores. Ya no existían los “changarros” en total abandono, dando a nuestra playa un aspecto ruinoso y decadente. En su lugar había bonitos merenderos y negocios bien establecidos, limpios y cuidados. Todo lucía maravilloso….

En eso estaba, soñando fascinada, disfrutando nuestro Tampico Hermoso, y de pronto ¡ZAZ! desperté. Corrí a la ventana y a lo lejos vi una fumarola alta y negra que salía de un Crematorio cercano a mi casa y la sirena de una ambulancia a toda velocidad. yo portaba un “CUBREBOCAS”. ¡¡¡Mi sueño Guajiro se convirtió en un sueño de terror!!!

Ya no existían los “changarros” en total abandono, dando a nuestra playa un aspecto ruinoso y decadente. En su lugar había bonitos merenderos y negocios bien establecidos, limpios y cuidados. Todo lucía maravilloso….

Anoche, acumulada de insomnios, dormí como lirón. Soñé me incorporaba temprano por la urgencia de ir al mercado Benito Juárez recién inaugurado. Tomaba la Avenida Hidalgo que a las 8 de la mañana, barrida y regada lucía limpiecita. Asombrada contemplé un Tampico de película de colores.

Los taxistas no corrían enloquecidos para subir pasajeros sin tocar el claxon en cada esquina ensordeciendo transeúntes. Modernos puentes peatonales ubicados estratégicamente evitando los accidentes viales. Uniformados agentes de tránsito pendientes de que el orden y las reglas se cumplan.

Los anuncios de “se renta” o “se vende” habían desaparecido de las casonas viejas que durante años sus dueños habían abandonado, importándoles un “comino” el aspecto deprimente que daban a la ciudad sin que la autoridad los multara y les exigirá por lo menos mantenerlos pintados, evitando que los cubriera la maleza. El ruinoso Hospital Civil Carlos Canseco de la calle Altamira era ahora un edificio hermoso y funcional. La estación de Bomberos estrenando camiones nuevos y equipo seguro para su heroico personal.

Los árboles verdes y frondosos y los camellones pletóricos de flores. Los autobuses urbanos nuevos y ordenados, sin querer ganarle el paso a los autos; motociclistas portando casco al igual que sus acompañantes. Deportistas, niños y adultos pedaleando alegres y contentos disfrutando sobre la ciclopista rodeando la Laguna del Carpintero. Agentes de tránsito por doquier. La gente se veía contenta yendo a su trabajo seguros y tranquilos. Los flamboyanes floreando, el cielo azul.

Me seguí hasta la playa. lucía limpia y ordenada. Tiraderos a la mano, palapas y sillas de madera en perfecto estado y orden. Rondines de vigilancia atentos y dispuestos a atender. Ambulancias de la cruz roja en perfectas condiciones para cualquier eventualidad. Salvavidas en sus torres observando a nadadores. Ya no existían los “changarros” en total abandono, dando a nuestra playa un aspecto ruinoso y decadente. En su lugar había bonitos merenderos y negocios bien establecidos, limpios y cuidados. Todo lucía maravilloso….

En eso estaba, soñando fascinada, disfrutando nuestro Tampico Hermoso, y de pronto ¡ZAZ! desperté. Corrí a la ventana y a lo lejos vi una fumarola alta y negra que salía de un Crematorio cercano a mi casa y la sirena de una ambulancia a toda velocidad. yo portaba un “CUBREBOCAS”. ¡¡¡Mi sueño Guajiro se convirtió en un sueño de terror!!!

Ya no existían los “changarros” en total abandono, dando a nuestra playa un aspecto ruinoso y decadente. En su lugar había bonitos merenderos y negocios bien establecidos, limpios y cuidados. Todo lucía maravilloso….

domingo 02 de agosto de 2020

Añoranzas | Sueño guajiro

domingo 26 de julio de 2020

Añoranzas | Abuelos

domingo 17 de mayo de 2020

Añoranzas | Día del Maestro

domingo 19 de abril de 2020

Añoranzas | No hay lugar como el hogar

domingo 12 de abril de 2020

Añoranzas | Resucitar

domingo 05 de abril de 2020

Añoranzas | Después de todo, el amor

domingo 29 de marzo de 2020

Añoranzas | Amor en tiempos del cólera

domingo 22 de marzo de 2020

Añoranzas | Ya estamos en primavera

Cargar Más