/ sábado 25 de julio de 2020

Así Vivieron | De políticos a prisioneros

En la historia reciente de México y de Tamaulipas, el brazo de la justicia ha llevado a servidores públicos, políticos y dirigentes a enfrentar denuncias y acusaciones en la cárcel por diferentes motivos; en un inicio impactando a la gente, hoy después del desfile de figuras públicas que vivieron en la luz y hoy están en la sombra ya no sorprende a nadie.

En el país, el entonces presidente Miguel de la Madrid Hurtado al inicio de su sexenio al implementar su campaña de renovación moral, dio golpes espectaculares en la opinión pública al detener a dos funcionarios del sexenio anterior: a Jorge Díaz Serrano, exdirector de Pemex y al influyente director de policía del Distrito Federal, Arturo Durazo Moreno “el Negro Durazo”; seis años después, Carlos Salinas de Gortari al inicio de su administración detuvo con un operativo espectacular al líder Joaquin Hernández Galicia "La Quina" y a su grupo de dirigentes y aliados petroleros para dar un golpe duro contra el sindicalismo en la república y de esa forma abrir en sí, su modelo económico; a partir del 1 de diciembre de 1994, Ernesto Zedillo Ponce de León con un país convulsionado por la crisis política y por la devaluación, persiguió a su antecesor, como muestra del deslinde sexenal su gobierno apresó a su hermano Raúl Salinas de Gortari; ya al final de su mandato le siguió el que era gobernador de Quintana Roo, Mario Villanueva Madrid, quien fue encarcelado por presuntamente tener nexos con el crimen organizado.

Felipe Calderón Hinojosa, en su gobierno terminó haciendo el ridículo cuando su fiscal ordenó detener a 11 alcaldes y 16 funcionarios de Michoacán por considerar que estaban involucrados con grupos delincuenciales, al no poder comprobar ante un juez sus acusaciones terminaron siendo liberados todos los ediles en el llamado “Michoacanazo”.

Ya en el gobierno de Enrique Peña Nieto las detenciones de políticos se dieron por racimos, la primera fue la dirigente del magisterio, la maestra Elba Esther Gordillo Morales, con esa acción Peña demostró a propios y extraños su poder en el inicio de su sexenio; posteriormente le siguieron los gobernadores, a ellos los llevó a comparecer ante la justicia tras las rejas, desfilaron el de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa; Roberto Borge Angulo, de Quintana Roo; Luis Armando Reynoso Femat, de Aguascalientes; Guillermo Padrés Elías, de Chihuahua; también Jesús Reyna García, de Michoacán; el tabasqueño Andrés Granier Melo; otro veracruzano más, Flavino Ríos Alvarado y los tamaulipecos, no acusados directamente por el Gobierno federal, Tomás Yarrington Ruvalcaba a quien reclamaron las autoridades norteamericanas y Eugenio Hernández Flores, este último acusado por el Gobierno estatal.

En Tamaulipas, también varios políticos han estado en la sombra tras las rejas, en el sexenio de Manuel Cavazos Lerma el mandatario emulando a Carlos Salinas, persiguió a los dirigentes sindicales y fue detenido el líder de la CTM en el estado, Diego Navarro Rodríguez; al exdirigente del transporte del gobierno de Américo Villarreal Guerra, el matamorense Pedro Silva Rodríguez, y un Sábado de Gloria fue apresado el exalcalde de Altamira, Juan Genaro de la Portilla Narváez. Siendo gobernador Tomás Yarrington Ruvalcaba, le tocó “pagar los platos rotos” al exfuncionario cavacista, Pedro Hernández Carrizales detenido más de un año; así como al exalcalde de Ciudad Madero Jorge Mario Sosa Pohl, junto con su tesorero y el segundo síndico.

En el sexenio de Eugenio Hernández Flores sobresale el exalcalde de Mante, Fernando Pedraza Chaverri; ya en el gobierno de Egidio Torre Cantú, la detención de Mario Ruiz Pachuca, exfuncionario del gobierno de Hernández Flores y Óscar Pérez Inguanzo, exalcalde de Tampico, fueron las detenciones más sobresalientes.

En el gobierno actual de Francisco Javier García Cabeza de Vaca la justicia ha puesto tras las rejas al exgobernador Eugenio Hernández Flores; a Luis Biasi Serrano, exfuncionario municipal del ayuntamiento de Matamoros, y a Pablo Zárate Juárez, exfuncionario estatal.

La semana anterior el que fue subsecretario de finanzas, Cristóbal Rosales Gómez, fue detenido en la Ciudad de México; la Unidad de Inteligencia Financiera y Económica de la entidad lo señaló como uno de los presuntos responsables de utilizar empresas factureras para desviar dinero público. Se esperan más aprehensiones en los siguientes días de exfuncionarios vinculados con ese caso.

Por lo anterior, las detenciones de políticos y funcionarios públicos de los diferentes órdenes de gobierno en la historia son motivo de opinión pública, además de ejemplificar que el que la hace la paga, en algunos casos tienen tintes políticos para quien ostenta el poder, porque le sirve para validar su mandato, dar una señal de poder, así como el deslinde de cualquier complicidad con el pasado reciente gubernamental; también es motivo para dignificar la función pública, donde ya no puede haber impunidad ante las acciones de abuso de autoridad, corrupción y omisión en perjuicio de la ciudadanía.

Lo invito a que me escuche de lunes a viernes en el ABC del Análisis por la mañana de 7:00 a 8:00, en ABC Radio Tampico en el 89.3 de FM.

Contactos:

  • Correo electrónico: jorgeluisvelavilla@gmail.com
  • Facebook: Jorge Luis Vela Villarreal
  • Twitter: @jorgevelavi

En la historia reciente de México y de Tamaulipas, el brazo de la justicia ha llevado a servidores públicos, políticos y dirigentes a enfrentar denuncias y acusaciones en la cárcel por diferentes motivos; en un inicio impactando a la gente, hoy después del desfile de figuras públicas que vivieron en la luz y hoy están en la sombra ya no sorprende a nadie.

En el país, el entonces presidente Miguel de la Madrid Hurtado al inicio de su sexenio al implementar su campaña de renovación moral, dio golpes espectaculares en la opinión pública al detener a dos funcionarios del sexenio anterior: a Jorge Díaz Serrano, exdirector de Pemex y al influyente director de policía del Distrito Federal, Arturo Durazo Moreno “el Negro Durazo”; seis años después, Carlos Salinas de Gortari al inicio de su administración detuvo con un operativo espectacular al líder Joaquin Hernández Galicia "La Quina" y a su grupo de dirigentes y aliados petroleros para dar un golpe duro contra el sindicalismo en la república y de esa forma abrir en sí, su modelo económico; a partir del 1 de diciembre de 1994, Ernesto Zedillo Ponce de León con un país convulsionado por la crisis política y por la devaluación, persiguió a su antecesor, como muestra del deslinde sexenal su gobierno apresó a su hermano Raúl Salinas de Gortari; ya al final de su mandato le siguió el que era gobernador de Quintana Roo, Mario Villanueva Madrid, quien fue encarcelado por presuntamente tener nexos con el crimen organizado.

Felipe Calderón Hinojosa, en su gobierno terminó haciendo el ridículo cuando su fiscal ordenó detener a 11 alcaldes y 16 funcionarios de Michoacán por considerar que estaban involucrados con grupos delincuenciales, al no poder comprobar ante un juez sus acusaciones terminaron siendo liberados todos los ediles en el llamado “Michoacanazo”.

Ya en el gobierno de Enrique Peña Nieto las detenciones de políticos se dieron por racimos, la primera fue la dirigente del magisterio, la maestra Elba Esther Gordillo Morales, con esa acción Peña demostró a propios y extraños su poder en el inicio de su sexenio; posteriormente le siguieron los gobernadores, a ellos los llevó a comparecer ante la justicia tras las rejas, desfilaron el de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa; Roberto Borge Angulo, de Quintana Roo; Luis Armando Reynoso Femat, de Aguascalientes; Guillermo Padrés Elías, de Chihuahua; también Jesús Reyna García, de Michoacán; el tabasqueño Andrés Granier Melo; otro veracruzano más, Flavino Ríos Alvarado y los tamaulipecos, no acusados directamente por el Gobierno federal, Tomás Yarrington Ruvalcaba a quien reclamaron las autoridades norteamericanas y Eugenio Hernández Flores, este último acusado por el Gobierno estatal.

En Tamaulipas, también varios políticos han estado en la sombra tras las rejas, en el sexenio de Manuel Cavazos Lerma el mandatario emulando a Carlos Salinas, persiguió a los dirigentes sindicales y fue detenido el líder de la CTM en el estado, Diego Navarro Rodríguez; al exdirigente del transporte del gobierno de Américo Villarreal Guerra, el matamorense Pedro Silva Rodríguez, y un Sábado de Gloria fue apresado el exalcalde de Altamira, Juan Genaro de la Portilla Narváez. Siendo gobernador Tomás Yarrington Ruvalcaba, le tocó “pagar los platos rotos” al exfuncionario cavacista, Pedro Hernández Carrizales detenido más de un año; así como al exalcalde de Ciudad Madero Jorge Mario Sosa Pohl, junto con su tesorero y el segundo síndico.

En el sexenio de Eugenio Hernández Flores sobresale el exalcalde de Mante, Fernando Pedraza Chaverri; ya en el gobierno de Egidio Torre Cantú, la detención de Mario Ruiz Pachuca, exfuncionario del gobierno de Hernández Flores y Óscar Pérez Inguanzo, exalcalde de Tampico, fueron las detenciones más sobresalientes.

En el gobierno actual de Francisco Javier García Cabeza de Vaca la justicia ha puesto tras las rejas al exgobernador Eugenio Hernández Flores; a Luis Biasi Serrano, exfuncionario municipal del ayuntamiento de Matamoros, y a Pablo Zárate Juárez, exfuncionario estatal.

La semana anterior el que fue subsecretario de finanzas, Cristóbal Rosales Gómez, fue detenido en la Ciudad de México; la Unidad de Inteligencia Financiera y Económica de la entidad lo señaló como uno de los presuntos responsables de utilizar empresas factureras para desviar dinero público. Se esperan más aprehensiones en los siguientes días de exfuncionarios vinculados con ese caso.

Por lo anterior, las detenciones de políticos y funcionarios públicos de los diferentes órdenes de gobierno en la historia son motivo de opinión pública, además de ejemplificar que el que la hace la paga, en algunos casos tienen tintes políticos para quien ostenta el poder, porque le sirve para validar su mandato, dar una señal de poder, así como el deslinde de cualquier complicidad con el pasado reciente gubernamental; también es motivo para dignificar la función pública, donde ya no puede haber impunidad ante las acciones de abuso de autoridad, corrupción y omisión en perjuicio de la ciudadanía.

Lo invito a que me escuche de lunes a viernes en el ABC del Análisis por la mañana de 7:00 a 8:00, en ABC Radio Tampico en el 89.3 de FM.

Contactos:

  • Correo electrónico: jorgeluisvelavilla@gmail.com
  • Facebook: Jorge Luis Vela Villarreal
  • Twitter: @jorgevelavi
ÚLTIMASCOLUMNAS
sábado 11 de julio de 2020

Así Vivieron | El PRI tiene el dirigente que se merece

Hoy en día cuando se hablan de partidos políticos, la percepción ciudadana en su mayoría inmediatamente se asocia a esos institutos como grupos de políticos ambiciosos que buscan llegar al poder a costa de engaños

Jorge Luis Vela

Cargar Más