/ martes 14 de mayo de 2019

Batalla sigue

El gigante opulento que tenemos por vecino, hoy absorto en los intríngulis de carácter político-electoral, es, sin duda, la nación más poderosa económica y militarmente que ha conocido la humanidad.

Este país, acogido bajo el signo de Marte, dios de la guerra latino, sintetiza la doctrina, pensamiento y anhelos de supremacía del individuo.

“El hombre es el lobo para el hombre”, enunció en su obra Leviathan, Tomas Hobbes. Y si cavilamos sobre el asunto, nos percatamos que la mayor parte, si no es que la totalidad de los desequilibrios y descompensaciones en los países e individuos es provocada por el ansia insana de poder –llámese económico o político-. Han pasado casi cuatro siglos de que el filósofo holandés Baruch Spinoza, catalogó la avaricia y la ambición como formas de locura, dignas sentir desprecio hacia ellas. Sin embargo, esto hoy se ha amplificado, la ambición y avaricia son virtudes que modelan la personalidad del hombre moderno.

Y puede ser que el gobernante –hombre o mujer—codicioso solo piensa en dinero y riquezas; y el ambicioso en fama; pero esto ya no es síntoma de desequilibrio o enfermedad, ahora se trata de cualidades.

El poder en las condiciones previamente descritas ya no es un medio sino un fin. O sea, más dinero, más fuerza, sin corresponder a ningún propósito o contenido.

La pregunta es: ¿Para qué se quiere el poder?

Son fechas para meditar sobre el seco enfrentamiento entre los dos principales instintos que gobiernan la conducta del hombre: Thanatos que aspira a separar y, simultáneamente, Eros –símbolo claro del amor. Es tiempo, todavía, para tratar de entender la lucha permanente entre necrófilos y biófilos, entre los que aman la vida y los que pretenden destruirla.

Thanatos, con las guerras preventivas, el abuso del poder, la corrupción sin freno, el clima rabioso de violencia y dolor, los crímenes, la tortura, los asaltos, y un catálogo de delitos multiplicados progresivamente. Y Eros, bajo el estandarte del amor.

Esta batalla entre Thanatos y Eros sigue su curso, incierto aún.

Han pasado casi cuatro siglos de que el filósofo holandés Baruch Spinoza, catalogó la avaricia y la ambición como formas de locura

El gigante opulento que tenemos por vecino, hoy absorto en los intríngulis de carácter político-electoral, es, sin duda, la nación más poderosa económica y militarmente que ha conocido la humanidad.

Este país, acogido bajo el signo de Marte, dios de la guerra latino, sintetiza la doctrina, pensamiento y anhelos de supremacía del individuo.

“El hombre es el lobo para el hombre”, enunció en su obra Leviathan, Tomas Hobbes. Y si cavilamos sobre el asunto, nos percatamos que la mayor parte, si no es que la totalidad de los desequilibrios y descompensaciones en los países e individuos es provocada por el ansia insana de poder –llámese económico o político-. Han pasado casi cuatro siglos de que el filósofo holandés Baruch Spinoza, catalogó la avaricia y la ambición como formas de locura, dignas sentir desprecio hacia ellas. Sin embargo, esto hoy se ha amplificado, la ambición y avaricia son virtudes que modelan la personalidad del hombre moderno.

Y puede ser que el gobernante –hombre o mujer—codicioso solo piensa en dinero y riquezas; y el ambicioso en fama; pero esto ya no es síntoma de desequilibrio o enfermedad, ahora se trata de cualidades.

El poder en las condiciones previamente descritas ya no es un medio sino un fin. O sea, más dinero, más fuerza, sin corresponder a ningún propósito o contenido.

La pregunta es: ¿Para qué se quiere el poder?

Son fechas para meditar sobre el seco enfrentamiento entre los dos principales instintos que gobiernan la conducta del hombre: Thanatos que aspira a separar y, simultáneamente, Eros –símbolo claro del amor. Es tiempo, todavía, para tratar de entender la lucha permanente entre necrófilos y biófilos, entre los que aman la vida y los que pretenden destruirla.

Thanatos, con las guerras preventivas, el abuso del poder, la corrupción sin freno, el clima rabioso de violencia y dolor, los crímenes, la tortura, los asaltos, y un catálogo de delitos multiplicados progresivamente. Y Eros, bajo el estandarte del amor.

Esta batalla entre Thanatos y Eros sigue su curso, incierto aún.

Han pasado casi cuatro siglos de que el filósofo holandés Baruch Spinoza, catalogó la avaricia y la ambición como formas de locura

sábado 13 de julio de 2019

Cosas del peso

miércoles 10 de julio de 2019

Energía y comercio

lunes 08 de julio de 2019

Multitudes solitarias

viernes 05 de julio de 2019

Cultura del eufemismo

lunes 24 de junio de 2019

Cultura del silencio

viernes 21 de junio de 2019

Mercancías de superservicio

martes 18 de junio de 2019

Polvo de estrellas

sábado 15 de junio de 2019

Política del gran hermano

miércoles 12 de junio de 2019

Geopolítica espuria

martes 11 de junio de 2019

Ahí está el detalle

Cargar Más