/ domingo 24 de mayo de 2020

Café y Cultura | La huella de los días

Los días de cuarentena a causa del Covid-19 nos han obligado a tomar conciencia de muchas cosas. Hasta hace muy poco, era impensable esta conversación global de salud en que un respirador se ha convertido en un derecho humano fundamental, especialmente en países como el nuestro cuyas noticias y cifras oficiales distan mucho de la realidad...

Durante estas semanas, algunos medios de comunicación nacionales y extranjeros han traído al presente sucesos adversos enfrentados por los países en el mundo en todas las épocas. Víctima de crisis sociales amplias y diversas, la historia de América Latina es y ha sido particularmente dolorida. Ello me lleva a retomar un artículo que publiqué en este importante periódico, en esta misma columna, el 24 de Enero de 2010, tras el terremoto en Haití:

“Las imágenes devastadoras que están circulando en todo el mundo tras la tragedia en Haití, han movilizado a los gobiernos de muchos países a enviar ayuda. Este terremoto que, según los expertos, fue causado por “un roce lateral entre la placa del Caribe y la norteamericana”, suma más de 110 mil muertes, calculándose sin embargo que son entre 150 y 200 mil las personas que perdieron la vida. ¿Quién puede saber cuántos han quedado ocultos bajo las viviendas y los edificios colapsados? Lo que uno siente al ver estas imágenes no tiene traducción posible: personas apaleadas o arrastradas por grupúsculos sin conciencia, el rostro dolorido de una mujer atrapada entre los escombros, la salvación de una vida en medio de tanta incredulidad, nos tienen consternados.

“En esta oscuridad creciente que atraviesa Haití, deambulan por las calles y los campamentos 10 mil niños huérfanos que, ante la fragilidad de los controles del Estado, corren muchos el grave riesgo de caer en manos de organizaciones dedicadas a todo tipo de explotación. Siendo así las cosas, no podemos aún darnos una idea suficiente de lo que se está padeciendo allá. Cuánto quisiéramos que no hubiese nada que hiciera esperar todavía más la recuperación de este pueblo hermano, cuyo desgarramiento interior le ha hecho perder el pulso…

“Leamos estas líneas de Camus en La peste: Esta separación brutal, sin límites, sin futuro previsible, nos dejaba desconcertados, incapaces de reaccionar contra el recuerdo de esta presencia todavía tan próxima y ya tan lejana que ocupaba ahora nuestros días. Sufríamos doblemente, primero por nuestro sufrimiento y también por el que imaginábamos en los ausentes, hijo, esposa o amante.

“Diariamente y a toda hora los medios informativos muestran la realidad del pueblo haitiano que hoy parece haber perdido hasta el sonido temporario de las conversaciones. ¿No son las pláticas y las historias y los cantares de la gente del pueblo, la forma en que mejor puede traducirse la lírica que se distingue por su verdad, por su sencillez, sin más elevación que la ya contenida en cada palabra? Y hoy los cantos siguen, son cantos religiosos en medio de un despoblamiento deletéreo, en medio de estas brumas que hoy cubren el cielo…

“Fiel a un ideal harto complejo, la historia de Haití ha mostrado mayormente marginación, abandono, morir mil muertes frente a las políticas sociales… Y aún seguir. Mas hoy su historia les ha llevado muy en presente a terrenos indiscernibles, como nada que antes hayan vivido, cuando ya había sido difícil imaginar un mayor grado de infortunio con la despreciable figura de Francois Duvalier, aquel que se autonombró, con todos los modales de la insignificancia, presidente vitalicio. Ayer leía yo en El País que “Sólo catástrofes insoportables como la de Haití permiten reconciliar a los autosatisfechos europeos y norteamericanos con su estatus de superioridad, y quizá por ello discutan estúpidamente franceses y estadounidenses”. ¿Hemos olvidado que todos somos caminadores de este mundo? Que la serie de sus actos sea necesaria y no caprichosa –decía Ortega y Gasset.

“Situada en una de las bahías más bellas del Caribe, Haití está enfrentando todas las crisis. Estudios oficiales reportan que el 76 por ciento de los haitianos subsiste con menos de dos dólares diarios y el 56 por ciento con menos de un dólar, por lo que más de un millón de personas dependen de las remesas que les envían del exterior sus familiares. El 72 por ciento no cuenta con servicios de salud, el 56 por ciento es analfabeta, y el 80 por ciento tiene acceso sólo al 32 por ciento de los ingresos del país. La producción interna de alimentos alcanza sólo a sumar el 46 por ciento, viéndose obligado el Estado a importar el 49 por ciento y a recibir el 5 por ciento restante por envía de asistencia internacional. Y la estadística sigue en esa tónica…

“Muy larga y ancha es la historia de los pueblos marginados en el mundo, mas no ha de ser éste el momento de numerarlos. Al tener hoy la nación de Haití muchos años enfrente antes de que pueda recuperar, al menos, lo básico material, viene a mi mente aquel principio universal de amarnos los unos a los otros. Cuánta falta ha de hacer allá, en estos momentos, que una ligera lluvia refresque sus cabezas y al mismo tiempo barra todos los ruidos de la calle…”

amparo.gberumen@gmail.com

Albert Camus

Si el hombre fracasa en conciliar

la justicia y la libertad, fracasa en todo"

Los días de cuarentena a causa del Covid-19 nos han obligado a tomar conciencia de muchas cosas. Hasta hace muy poco, era impensable esta conversación global de salud en que un respirador se ha convertido en un derecho humano fundamental, especialmente en países como el nuestro cuyas noticias y cifras oficiales distan mucho de la realidad...

Durante estas semanas, algunos medios de comunicación nacionales y extranjeros han traído al presente sucesos adversos enfrentados por los países en el mundo en todas las épocas. Víctima de crisis sociales amplias y diversas, la historia de América Latina es y ha sido particularmente dolorida. Ello me lleva a retomar un artículo que publiqué en este importante periódico, en esta misma columna, el 24 de Enero de 2010, tras el terremoto en Haití:

“Las imágenes devastadoras que están circulando en todo el mundo tras la tragedia en Haití, han movilizado a los gobiernos de muchos países a enviar ayuda. Este terremoto que, según los expertos, fue causado por “un roce lateral entre la placa del Caribe y la norteamericana”, suma más de 110 mil muertes, calculándose sin embargo que son entre 150 y 200 mil las personas que perdieron la vida. ¿Quién puede saber cuántos han quedado ocultos bajo las viviendas y los edificios colapsados? Lo que uno siente al ver estas imágenes no tiene traducción posible: personas apaleadas o arrastradas por grupúsculos sin conciencia, el rostro dolorido de una mujer atrapada entre los escombros, la salvación de una vida en medio de tanta incredulidad, nos tienen consternados.

“En esta oscuridad creciente que atraviesa Haití, deambulan por las calles y los campamentos 10 mil niños huérfanos que, ante la fragilidad de los controles del Estado, corren muchos el grave riesgo de caer en manos de organizaciones dedicadas a todo tipo de explotación. Siendo así las cosas, no podemos aún darnos una idea suficiente de lo que se está padeciendo allá. Cuánto quisiéramos que no hubiese nada que hiciera esperar todavía más la recuperación de este pueblo hermano, cuyo desgarramiento interior le ha hecho perder el pulso…

“Leamos estas líneas de Camus en La peste: Esta separación brutal, sin límites, sin futuro previsible, nos dejaba desconcertados, incapaces de reaccionar contra el recuerdo de esta presencia todavía tan próxima y ya tan lejana que ocupaba ahora nuestros días. Sufríamos doblemente, primero por nuestro sufrimiento y también por el que imaginábamos en los ausentes, hijo, esposa o amante.

“Diariamente y a toda hora los medios informativos muestran la realidad del pueblo haitiano que hoy parece haber perdido hasta el sonido temporario de las conversaciones. ¿No son las pláticas y las historias y los cantares de la gente del pueblo, la forma en que mejor puede traducirse la lírica que se distingue por su verdad, por su sencillez, sin más elevación que la ya contenida en cada palabra? Y hoy los cantos siguen, son cantos religiosos en medio de un despoblamiento deletéreo, en medio de estas brumas que hoy cubren el cielo…

“Fiel a un ideal harto complejo, la historia de Haití ha mostrado mayormente marginación, abandono, morir mil muertes frente a las políticas sociales… Y aún seguir. Mas hoy su historia les ha llevado muy en presente a terrenos indiscernibles, como nada que antes hayan vivido, cuando ya había sido difícil imaginar un mayor grado de infortunio con la despreciable figura de Francois Duvalier, aquel que se autonombró, con todos los modales de la insignificancia, presidente vitalicio. Ayer leía yo en El País que “Sólo catástrofes insoportables como la de Haití permiten reconciliar a los autosatisfechos europeos y norteamericanos con su estatus de superioridad, y quizá por ello discutan estúpidamente franceses y estadounidenses”. ¿Hemos olvidado que todos somos caminadores de este mundo? Que la serie de sus actos sea necesaria y no caprichosa –decía Ortega y Gasset.

“Situada en una de las bahías más bellas del Caribe, Haití está enfrentando todas las crisis. Estudios oficiales reportan que el 76 por ciento de los haitianos subsiste con menos de dos dólares diarios y el 56 por ciento con menos de un dólar, por lo que más de un millón de personas dependen de las remesas que les envían del exterior sus familiares. El 72 por ciento no cuenta con servicios de salud, el 56 por ciento es analfabeta, y el 80 por ciento tiene acceso sólo al 32 por ciento de los ingresos del país. La producción interna de alimentos alcanza sólo a sumar el 46 por ciento, viéndose obligado el Estado a importar el 49 por ciento y a recibir el 5 por ciento restante por envía de asistencia internacional. Y la estadística sigue en esa tónica…

“Muy larga y ancha es la historia de los pueblos marginados en el mundo, mas no ha de ser éste el momento de numerarlos. Al tener hoy la nación de Haití muchos años enfrente antes de que pueda recuperar, al menos, lo básico material, viene a mi mente aquel principio universal de amarnos los unos a los otros. Cuánta falta ha de hacer allá, en estos momentos, que una ligera lluvia refresque sus cabezas y al mismo tiempo barra todos los ruidos de la calle…”

amparo.gberumen@gmail.com

Albert Camus

Si el hombre fracasa en conciliar

la justicia y la libertad, fracasa en todo"

Local

Día de Muertos: restringen serenatas y ofrendas en Tampico y Madero

Para reducir entre los asistentes a esta festividad los riesgos de contagios de Covid-19

Local

Tampico, entre las 10 ciudades más seguras del país: Inegi

Por el contrario, los residentes de Victoria, Reynosa y Nuevo Laredo señalaron sentirse inseguros en su localidad

Local

Estados Unidos recertifica a la flota camaronera de México

Son más de cuatro mil familias del sur de Tamaulipas y norte de Veracruz las que se dedican a esta actividad

Gossip

Alex Lora y El Tri se presentarán este sábado en la Arena Ciudad de México

Alex Lora y su banda ofrecerán su primer concierto presencial en "chilangolandia" este sábado

Gossip

Lifetime anuncia producciones originales en español

A&E tendrá en exclusiva la biografía de Janet Jackson, además del estreno de Metrópoli Buenos Aires

Gossip

Dos rockeros en la cocina incursionan en El gran pastelero, Bake Off México

Sin miedo y sin vergüenza los músicos Marcello Lara y Sergio Arau incursionan en la repostería

Gossip

Metrópoli muestra nuevos retos de los equipos de seguridad de la CdMx

La tercera temporada del docureality de A&E se filmó en medio de la pandemia, agregando nuevos casos de mucho impacto

Gossip

Sandra Echeverría inicia un podcast

Podcast, inspirada en las historias de sus colegas en la música y adelanta detalles de su próximo disco

Cultura

Guillermo Arriaga y Sergio Avilés conversan en el Cervantino sobre Coahuila

Hay calidad en locaciones y su gente, dice el cineasta Guillermo Arriaga en charla con el productor Sergio Avilés