/ jueves 3 de enero de 2019

Cuando Borges fue con el Dr. Ardoy

Como “conservador”, el escritor argentino, Jorge Luis Borges, se ganó un alud de interesados impugnadores políticos.

Borges era una rareza en el universo de la literatura del continente. “El difería en ideas respecto a los escritores de izquierda de Latinoamérica. Sin embargo, su ubicación partidista, como él señaló, no solo era su concepto personal de Escepticismo Político, sino una respuesta silenciosa, posiblemente, al oportunismo ideológico contemporáneo, que campea por sus fueros”. Esto, lo condenó a vivir en un parcial ostracismo. Fue Julio Cortázar, un literato que se consideraba comprometido y cara a cara con la realidad, quien ante el aumento de críticas a su compatriota aclaró que adentrarse en el juicio de Borges y tratar de definir su filiación política demandaba “normas borgianas”, es decir, “la mas alta inteligencia y el más implacable rigor”. “No basta ser vivo e inteligente -- dijo el autor de Rayuela--, y haber leído muchísimo para que el resto sea cuestión de Baskerville y cuerpo ocho”.

Quizás una de las mejores respuestas de Borges a algunos escritores y lectores argentinos que pretendían acabar con los bizantinismos borgianos utilizando la falacia de valerse de sus tristes aberraciones políticas y sociales ( por ejemplo, su apoyo a Augusto Pinochet) con la finalidad de disminuir una obra que en nada tiene que ver con ellas, reside en esta anécdota. “Estoy afiliado, dijo Borges, al partido conservador argentino. Es el partido del centro. Un partido, por ejemplo, considerado “fascista por los comunistas y comunista por los fascistas”. De modo que es casi una forma de Escepticismo Político. “todavía me acuerdo que fui a ver a Ardoy. Ardoy es el presidente del partido conservador. Le dije: doctor Ardoy me llamó fulano de tal, he venido a presentarme porque quiero afiliarme al partido. Entonces él, el jefe del partido, me miró con sincero asombro y me dijo –faltaba una semana para las elecciones—“Usted viene a afiliarse. Si no tenemos la menor probabilidad de ganar”. Entonces a mí se me ocurrió una frase grandilocuente, le dije: “ A un caballero solo le interesan las causas perdidas”. Entonces Ardoy me dijo: “Ah, entonces no dé un paso más, aquí esta su casa”.

NOTA DEL DIA-- Cicerón buriló una frase que merece ser enmarcada y que es de tener en cuenta los próximos 364 días, “un amigo es un segundo yo”. Por tanto, uno de los buenos propósitos para 2019 es el cultivo de la amistad. Está comprobado científicamente que los lazos sociales, el contacto afectivo, el tener amigos, fortalece el sistema inmunológico, aumenta las posibilidades de sobrevivir a enfermedades mortales, mejora la salud mental y alarga la vida. En pocas palabras, es una poliza de salud. Así pues, es fundamental reconocer y conservar los afectos.

Como “conservador”, el escritor argentino, Jorge Luis Borges, se ganó un alud de interesados impugnadores políticos.

Borges era una rareza en el universo de la literatura del continente. “El difería en ideas respecto a los escritores de izquierda de Latinoamérica. Sin embargo, su ubicación partidista, como él señaló, no solo era su concepto personal de Escepticismo Político, sino una respuesta silenciosa, posiblemente, al oportunismo ideológico contemporáneo, que campea por sus fueros”. Esto, lo condenó a vivir en un parcial ostracismo. Fue Julio Cortázar, un literato que se consideraba comprometido y cara a cara con la realidad, quien ante el aumento de críticas a su compatriota aclaró que adentrarse en el juicio de Borges y tratar de definir su filiación política demandaba “normas borgianas”, es decir, “la mas alta inteligencia y el más implacable rigor”. “No basta ser vivo e inteligente -- dijo el autor de Rayuela--, y haber leído muchísimo para que el resto sea cuestión de Baskerville y cuerpo ocho”.

Quizás una de las mejores respuestas de Borges a algunos escritores y lectores argentinos que pretendían acabar con los bizantinismos borgianos utilizando la falacia de valerse de sus tristes aberraciones políticas y sociales ( por ejemplo, su apoyo a Augusto Pinochet) con la finalidad de disminuir una obra que en nada tiene que ver con ellas, reside en esta anécdota. “Estoy afiliado, dijo Borges, al partido conservador argentino. Es el partido del centro. Un partido, por ejemplo, considerado “fascista por los comunistas y comunista por los fascistas”. De modo que es casi una forma de Escepticismo Político. “todavía me acuerdo que fui a ver a Ardoy. Ardoy es el presidente del partido conservador. Le dije: doctor Ardoy me llamó fulano de tal, he venido a presentarme porque quiero afiliarme al partido. Entonces él, el jefe del partido, me miró con sincero asombro y me dijo –faltaba una semana para las elecciones—“Usted viene a afiliarse. Si no tenemos la menor probabilidad de ganar”. Entonces a mí se me ocurrió una frase grandilocuente, le dije: “ A un caballero solo le interesan las causas perdidas”. Entonces Ardoy me dijo: “Ah, entonces no dé un paso más, aquí esta su casa”.

NOTA DEL DIA-- Cicerón buriló una frase que merece ser enmarcada y que es de tener en cuenta los próximos 364 días, “un amigo es un segundo yo”. Por tanto, uno de los buenos propósitos para 2019 es el cultivo de la amistad. Está comprobado científicamente que los lazos sociales, el contacto afectivo, el tener amigos, fortalece el sistema inmunológico, aumenta las posibilidades de sobrevivir a enfermedades mortales, mejora la salud mental y alarga la vida. En pocas palabras, es una poliza de salud. Así pues, es fundamental reconocer y conservar los afectos.

martes 18 de junio de 2019

Polvo de estrellas

sábado 15 de junio de 2019

Política del gran hermano

miércoles 12 de junio de 2019

Geopolítica espuria

martes 11 de junio de 2019

Ahí está el detalle

martes 04 de junio de 2019

Picotazo del águila imperial

sábado 01 de junio de 2019

Viaje fantástico

viernes 31 de mayo de 2019

Un escribidor

miércoles 29 de mayo de 2019

Esto pasa en México

martes 28 de mayo de 2019

Cuidado con las máquinas

lunes 27 de mayo de 2019

Ética del poder

Cargar Más