/ martes 10 de agosto de 2021

Economía para todos | Más pobreza

La semana pasada se dieron a conocer las cifras respecto a la población en situación de pobreza multidimensional a nivel nacional y estatal por parte de Coneval.

Con la promulgación de la Ley General de Desarrollo Social (LGDS) en el lejano 20 de enero de 2004, se estableció la creación del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval); ello con el objetivo de normar y coordinar la evaluación de las políticas y programas de desarrollo social que ejecutan las dependencias públicas, así como establecer los lineamientos para la definición, identificación y medición de la pobreza.

Posteriormente, y cumpliendo al mandato que le otorga la LGDS, el Coneval, durante los años comprendidos de 2007 a 2010, se dio a la tarea de formular y precisar los lineamientos en un documento metodológico con los que se establecería la definición, identificación y medición de la pobreza de manera transparente, objetiva y técnicamente rigurosa.

Es así como se llegó a una definición y medición de la pobreza de carácter multidimensional, es decir, que la pobreza no solamente debe considerar el espacio de bienestar económico mediante el ingreso de las personas, sino que, además, toma en cuenta otros dos aspectos fundamentales como lo son los derechos sociales y el ámbito territorial concebido para dar cuenta del contexto relacional y comunitario.

De tal manera que, con esta metodología, el Coneval ha usado información por parte del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) mediante la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH) para generar y publicar desde 2008 estimaciones a nivel nacional y estatal cada dos años, mientras que, a escala municipal, ha generado estimaciones para los años 2010 y 2015.

Como anteriormente mencioné, existen varios aspectos con los que el Coneval determina la pobreza en nuestro país y que están señalados en el Artículo 36 de la LGDS vigente, los cuales son: ingreso corriente per cápita; rezago educativo promedio en el hogar; acceso a los servicios de salud; acceso a la seguridad social; calidad y espacios de la vivienda; acceso a los servicios básicos de la vivienda; acceso a la alimentación nutritiva y de calidad; grado de cohesión social; y grado de accesibilidad a carretera pavimentada.

Con ello, CONEVAL se da a la tarea de clasificar a cada persona en alguno de los cuatro cuadrantes existentes desde 2008, ya sea población en situación de pobreza multidimensional, población vulnerable por ingresos, población vulnerable por carencias sociales y población no pobre y no vulnerable.

Para el primer cuadrante, la población en situación de pobreza multidimensional es toda aquella persona con ingreso inferior al valor de la línea de pobreza por ingresos y que padece al menos una carencia social.

Para el segundo cuadrante, la población vulnerable por carencias sociales, es la población que presenta una o más carencias sociales, pero cuyo ingreso es igual o superior a la línea de pobreza por ingresos.

Por su parte, la población vulnerable por ingresos, es la población que no reporta carencias sociales y cuyo ingreso es inferior a la línea de pobreza por ingresos.

Y, por último, la población no pobre multidimensional y no vulnerable, es toda aquella población cuyo ingreso es igual o superior a la línea de pobreza por ingresos y no tiene carencia social alguna.

Teniendo en cuenta lo anterior, las cifras publicadas la semana pasada por Coneval respecto a la pobreza multidimensional en nuestro país para el año 2020 fueron 55.6 millones de personas están en situación de pobreza, habiendo un incremento de 7.3 por ciento respecto a lo registrado en 2018, cuando había 51.8 millones de mexicanos en esta situación.

De esta población en situación de pobreza, 44.8 millones de mexicanos y mexicanas se encuentran en situación de pobreza moderada, es decir, es toda aquella persona que tiene al menos una carencia y se encuentra por debajo de la línea de pobreza por ingreso, el cual incrementó un 3.9 por ciento respecto a la cantidad de personas que se encontraban en esta situación en 2018.

En tanto, para la población en pobreza extrema cuyo ingreso es menor a la línea de pobreza extrema por ingreso y padece tres o más carencias sociales, la población durante 2020 que se encontró en esta situación fue de 10.7 millones de personas, incrementándose un 24.1 por ciento respecto al 2018.

Por su parte, para Tamaulipas, el número de personas que se encuentran en pobreza es de 1.2 millones de personas, habiendo un incremento del 2.4 por ciento respecto a 2018. De esta población, 1.1 millones de personas se encuentran en situación de pobreza moderada y 135 mil personas en pobreza extrema, teniendo una variación porcentual de (-)0.2 por ciento y 29.8 por ciento respectivamente.

Por lo que, haciendo un primer análisis a las cifras proporcionadas por Coneval, es preocupante que las personas en situación de pobreza hayan incrementado en estos dos años, pero es más alarmante que, tanto a nivel nacional como estatal haya incrementado fuertemente la población en situación de pobreza extrema. Esto solamente quiere decir que algo no se está haciendo bien y que, en estos dos años, ha incrementado las personas que no solamente no les alcanza con el ingreso que tienen, sino que, tampoco tienen acceso a múltiples derechos sociales y que no es solo lo que trillada y equivocadamente se dice que “el pobre es pobre porque quiere”. Cuídese mucho.

Regeneración 19

La semana pasada se dieron a conocer las cifras respecto a la población en situación de pobreza multidimensional a nivel nacional y estatal por parte de Coneval.

Con la promulgación de la Ley General de Desarrollo Social (LGDS) en el lejano 20 de enero de 2004, se estableció la creación del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval); ello con el objetivo de normar y coordinar la evaluación de las políticas y programas de desarrollo social que ejecutan las dependencias públicas, así como establecer los lineamientos para la definición, identificación y medición de la pobreza.

Posteriormente, y cumpliendo al mandato que le otorga la LGDS, el Coneval, durante los años comprendidos de 2007 a 2010, se dio a la tarea de formular y precisar los lineamientos en un documento metodológico con los que se establecería la definición, identificación y medición de la pobreza de manera transparente, objetiva y técnicamente rigurosa.

Es así como se llegó a una definición y medición de la pobreza de carácter multidimensional, es decir, que la pobreza no solamente debe considerar el espacio de bienestar económico mediante el ingreso de las personas, sino que, además, toma en cuenta otros dos aspectos fundamentales como lo son los derechos sociales y el ámbito territorial concebido para dar cuenta del contexto relacional y comunitario.

De tal manera que, con esta metodología, el Coneval ha usado información por parte del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) mediante la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH) para generar y publicar desde 2008 estimaciones a nivel nacional y estatal cada dos años, mientras que, a escala municipal, ha generado estimaciones para los años 2010 y 2015.

Como anteriormente mencioné, existen varios aspectos con los que el Coneval determina la pobreza en nuestro país y que están señalados en el Artículo 36 de la LGDS vigente, los cuales son: ingreso corriente per cápita; rezago educativo promedio en el hogar; acceso a los servicios de salud; acceso a la seguridad social; calidad y espacios de la vivienda; acceso a los servicios básicos de la vivienda; acceso a la alimentación nutritiva y de calidad; grado de cohesión social; y grado de accesibilidad a carretera pavimentada.

Con ello, CONEVAL se da a la tarea de clasificar a cada persona en alguno de los cuatro cuadrantes existentes desde 2008, ya sea población en situación de pobreza multidimensional, población vulnerable por ingresos, población vulnerable por carencias sociales y población no pobre y no vulnerable.

Para el primer cuadrante, la población en situación de pobreza multidimensional es toda aquella persona con ingreso inferior al valor de la línea de pobreza por ingresos y que padece al menos una carencia social.

Para el segundo cuadrante, la población vulnerable por carencias sociales, es la población que presenta una o más carencias sociales, pero cuyo ingreso es igual o superior a la línea de pobreza por ingresos.

Por su parte, la población vulnerable por ingresos, es la población que no reporta carencias sociales y cuyo ingreso es inferior a la línea de pobreza por ingresos.

Y, por último, la población no pobre multidimensional y no vulnerable, es toda aquella población cuyo ingreso es igual o superior a la línea de pobreza por ingresos y no tiene carencia social alguna.

Teniendo en cuenta lo anterior, las cifras publicadas la semana pasada por Coneval respecto a la pobreza multidimensional en nuestro país para el año 2020 fueron 55.6 millones de personas están en situación de pobreza, habiendo un incremento de 7.3 por ciento respecto a lo registrado en 2018, cuando había 51.8 millones de mexicanos en esta situación.

De esta población en situación de pobreza, 44.8 millones de mexicanos y mexicanas se encuentran en situación de pobreza moderada, es decir, es toda aquella persona que tiene al menos una carencia y se encuentra por debajo de la línea de pobreza por ingreso, el cual incrementó un 3.9 por ciento respecto a la cantidad de personas que se encontraban en esta situación en 2018.

En tanto, para la población en pobreza extrema cuyo ingreso es menor a la línea de pobreza extrema por ingreso y padece tres o más carencias sociales, la población durante 2020 que se encontró en esta situación fue de 10.7 millones de personas, incrementándose un 24.1 por ciento respecto al 2018.

Por su parte, para Tamaulipas, el número de personas que se encuentran en pobreza es de 1.2 millones de personas, habiendo un incremento del 2.4 por ciento respecto a 2018. De esta población, 1.1 millones de personas se encuentran en situación de pobreza moderada y 135 mil personas en pobreza extrema, teniendo una variación porcentual de (-)0.2 por ciento y 29.8 por ciento respectivamente.

Por lo que, haciendo un primer análisis a las cifras proporcionadas por Coneval, es preocupante que las personas en situación de pobreza hayan incrementado en estos dos años, pero es más alarmante que, tanto a nivel nacional como estatal haya incrementado fuertemente la población en situación de pobreza extrema. Esto solamente quiere decir que algo no se está haciendo bien y que, en estos dos años, ha incrementado las personas que no solamente no les alcanza con el ingreso que tienen, sino que, tampoco tienen acceso a múltiples derechos sociales y que no es solo lo que trillada y equivocadamente se dice que “el pobre es pobre porque quiere”. Cuídese mucho.

Regeneración 19