/ martes 3 de mayo de 2022

Economía para todos | Pacto por la inflación

Con la creciente inflación percibida durante los últimos meses donde el último reporte por parte del Instituto Nacional de Estadística y Geografía sitúa la inflación en 7.72 por ciento anual, el gobierno ha promovido un pacto que coadyuve a mitigar los altos precios de los productos; no obstante, no sería la primera vez que se implementa algo similar.

Después de dar por concluidas distintas consultas electorales, inauguraciones y reformas por parte de la actual administración federal, uno de los indicadores más importantes para la economía mexicana y que está causando gran afectación para cada uno de los mexicanos y mexicanas, es la inflación.

Y es que, la inflación es, por mucho, el principal problema al que se está enfrentando la economía mexicana por el hecho de que ésta tiene el poder de pulverizar el poder adquisitivo de la sociedad, y principalmente de aquellos que menos ingresos perciben debido a múltiples factores. De allí que se considere como un impuesto regresivo, dado que afecta en su mayoría a las personas que menos ingresos perciben, mientras que las personas que perciben más ingresos, tienden a tener una protección mediante acceso a instrumentos financieros —entre otros factores— que acentúa la desigualdad en una sociedad.

Por otra parte, tomando en cuenta el periodo que va del año, la inflación ha crecido alrededor de 2.49 por ciento, muy cercano a la meta objetivo planteado por el Banco de México que es de 3 por ciento ± 1 punto porcentual. Mientras que, en el mismo lapso de tiempo, durante el año 2020 se percibió una deflación (decremento del nivel de precios) de (-)0.69 por ciento por el cierre parcial de actividades económicas y, en 2021, un 1.92 por ciento en la inflación acumulada durante ese mismo periodo donde fue principalmente incidida por la recuperación económica.

En tanto, una cifra similar a la mostrada en la primera quincena de abril del 7.72 por ciento anual no se había visto desde principios del año 2001, cuando en la segunda quincena de enero se situó en 7.86 por ciento anual.

Por otra parte, la política monetaria del Banco de México se ha comportado muy laxa para mitigar el impacto inflacionario de nuestro país dado que la inflación que estamos percibiendo en cada uno de los productos que consumimos, está principalmente incidida por cuestiones externas por la falta de productos como consecuencia de una endeble recuperación global más el impacto que ha generado desde finales de febrero el conflicto bélico generado en Europa que desencadenó una ruptura de cadenas de valor e incrementos en productos agropecuarios y energéticos. Además, recientemente, una de las economías más grandes del mundo, que es la china, ha vuelto a confinamiento por rebrotes que indudablemente inciden aún más en las rupturas de cadenas de valor.

Es por ello que la administración federal ha planteado la creación de un pacto con el objetivo de llevar a cabo un control de precios que nos trasladaría a las épocas de los sesentas y ochentas en donde se vislumbraron mercados negros, especulación y, por ende, escasez de productos que provocaron un efecto aún más profundo en la inflación.

Cabe destacar que un ejemplo más cercano a nuestros días de lo que puede provocar un control de precios por parte del gobierno federal, ha sido la fijación de un monto máximo en el precio del gas LP que generó más problemas de los que se pretendía evitar.

Es así que, un control de precios por parte del gobierno no es la mejor acción para contener el espiral creciente de inflación que nos embate día con día en nuestro país; sin embargo, en caso de implementarse, será importante que este pacto por la inflación se delimite en qué, qué no y cómo se deberá llevar a cabo por parte de la iniciativa privada y el sector público para generar un impacto positivo en el objetivo de controlar la inflación, todo ello sin cruzar la delgada línea que derive en problemas mayúsculos a consecuencia de malas decisiones en materia económica. Cuídese mucho.

La inflación ha crecido alrededor de 2.49 por ciento, muy cercano a la meta objetivo planteado por el Banco de México que es de 3 por ciento ± 1 punto porcentual.

  • Regeneración 19

Con la creciente inflación percibida durante los últimos meses donde el último reporte por parte del Instituto Nacional de Estadística y Geografía sitúa la inflación en 7.72 por ciento anual, el gobierno ha promovido un pacto que coadyuve a mitigar los altos precios de los productos; no obstante, no sería la primera vez que se implementa algo similar.

Después de dar por concluidas distintas consultas electorales, inauguraciones y reformas por parte de la actual administración federal, uno de los indicadores más importantes para la economía mexicana y que está causando gran afectación para cada uno de los mexicanos y mexicanas, es la inflación.

Y es que, la inflación es, por mucho, el principal problema al que se está enfrentando la economía mexicana por el hecho de que ésta tiene el poder de pulverizar el poder adquisitivo de la sociedad, y principalmente de aquellos que menos ingresos perciben debido a múltiples factores. De allí que se considere como un impuesto regresivo, dado que afecta en su mayoría a las personas que menos ingresos perciben, mientras que las personas que perciben más ingresos, tienden a tener una protección mediante acceso a instrumentos financieros —entre otros factores— que acentúa la desigualdad en una sociedad.

Por otra parte, tomando en cuenta el periodo que va del año, la inflación ha crecido alrededor de 2.49 por ciento, muy cercano a la meta objetivo planteado por el Banco de México que es de 3 por ciento ± 1 punto porcentual. Mientras que, en el mismo lapso de tiempo, durante el año 2020 se percibió una deflación (decremento del nivel de precios) de (-)0.69 por ciento por el cierre parcial de actividades económicas y, en 2021, un 1.92 por ciento en la inflación acumulada durante ese mismo periodo donde fue principalmente incidida por la recuperación económica.

En tanto, una cifra similar a la mostrada en la primera quincena de abril del 7.72 por ciento anual no se había visto desde principios del año 2001, cuando en la segunda quincena de enero se situó en 7.86 por ciento anual.

Por otra parte, la política monetaria del Banco de México se ha comportado muy laxa para mitigar el impacto inflacionario de nuestro país dado que la inflación que estamos percibiendo en cada uno de los productos que consumimos, está principalmente incidida por cuestiones externas por la falta de productos como consecuencia de una endeble recuperación global más el impacto que ha generado desde finales de febrero el conflicto bélico generado en Europa que desencadenó una ruptura de cadenas de valor e incrementos en productos agropecuarios y energéticos. Además, recientemente, una de las economías más grandes del mundo, que es la china, ha vuelto a confinamiento por rebrotes que indudablemente inciden aún más en las rupturas de cadenas de valor.

Es por ello que la administración federal ha planteado la creación de un pacto con el objetivo de llevar a cabo un control de precios que nos trasladaría a las épocas de los sesentas y ochentas en donde se vislumbraron mercados negros, especulación y, por ende, escasez de productos que provocaron un efecto aún más profundo en la inflación.

Cabe destacar que un ejemplo más cercano a nuestros días de lo que puede provocar un control de precios por parte del gobierno federal, ha sido la fijación de un monto máximo en el precio del gas LP que generó más problemas de los que se pretendía evitar.

Es así que, un control de precios por parte del gobierno no es la mejor acción para contener el espiral creciente de inflación que nos embate día con día en nuestro país; sin embargo, en caso de implementarse, será importante que este pacto por la inflación se delimite en qué, qué no y cómo se deberá llevar a cabo por parte de la iniciativa privada y el sector público para generar un impacto positivo en el objetivo de controlar la inflación, todo ello sin cruzar la delgada línea que derive en problemas mayúsculos a consecuencia de malas decisiones en materia económica. Cuídese mucho.

La inflación ha crecido alrededor de 2.49 por ciento, muy cercano a la meta objetivo planteado por el Banco de México que es de 3 por ciento ± 1 punto porcentual.

  • Regeneración 19