/ viernes 13 de septiembre de 2019

El cascabel y el gato

La idea era fantástica - aseguraron los ratones – ponerle un cascabel al gato de la cocina para que, cuando el felino se acercase sigiloso, el tintineo provocado por sus pasos, lo delatara

Todo aplaudieron al maravilloso ingenio del ratón más sabio, sin embargo, una preguntalos asaltó ¿Quién le va a poner el cascabel al gato?, ¿Quién será el valiente que, enmedio de la tensa calma, se atreva a alterar al minino cuando sienta que un lazo le está apretando el pescuezo?

Después de un largo silencio, una mano se elevó y alguien dijo “yo”…

Recientemente, un diputado, hizo uso de la tribuna para solicitar que se derogara o – por lo menos- modificara el artículo 83 constitucional sobre el cual se sustenta parte de la esencia fundamental del ejercicio democrático y el espíritu de soberanía de nuestro México lindo y qué herido.

Su comentario vino a caer en un momento que no es precisamente el mejor, aunque se diga lo contrario, para la imagen de la administración de los EstadosUnidos Mexicanos, que desea mostrar el actual mandatario, Andrés Manuel López Obrador, misma que ha sido polarizada desde varias ópticas y desde los distintos sectores políticos y sociales que conforman la sociedad nacional. Para comprender esto debemos recordar que los rivales políticos del hombre originario de Macuspana, señalaron incansablemente que había una velada intentona de mantenerse en el poder una vez alcanzado este.

López Obrador lo negó rotundamente para “tranquilidad” del pueblo de México.

Si la memoria no me falla, incluso firmó ante notario público la promesa de concluir su mandato a los seis años de haber iniciado tal y como lo han hecho todos los demás Presidentes de México.

Por tanto, el comentario del señor Charly Valentino, en la tribuna, vino a reavivar los rumores y a caldear los ánimos que habían parecido enfriarse, lo cual no ayuda en nada al proyecto de trabajo del mandatario, quien seguramente se molestó, más que sentirse agradecido por la “súplica histórica” que hizo mención el personaje en cuestión.

No dudo que desde lo más alto de la cúpula de MORENA vino un “tirón de orejas” y un “coscorrón” por el fondo y la forma del mensaje que profirió de manera pública ante la atónita mirada de los compañeros de bancada y representantes del resto de los escaparates políticos.

“Es una exigencia de parte del pueblo mexicano”

Dar por hecho una premisa como esta, tan incluyente y discriminante a la vez fue un verdadero error. No debemos olvidar que nunca ha habido en la historia contemporánea de nuestro país un presidente tan polémico y radical como López Obrador.

Por tanto, es un individuo que tiene una buena cantidad de detractores que “de la noche a la mañana” los etiquetaron con el “cascabel” de simpatizantes del presidente. Ya se podrá imaginar usted todo lo que esto ha conllevado, gentil amigo lector.

Y, de repente, el discursante Valentino, remató su demagogia, llevándola de la sentencia a la tragedia con una frase digna de un libreto de película de la época de oro del cine mexicano: “Es una súplica de parte de la historia”

No sé si el buen hombre se percató de lo que estaba declarando, pero sus frases se apostaron en medio de dos grandes conflictos que está viviendo la presidencia del país.

Por una parte, está el paquete hacendario que se está analizando en las cámaras de cara al ejercicio fiscal 2020 y que incluye contribuciones a los practicantes de algunas actividades que antes no era posible gravar, o bien, no se habían tomado en cuenta para tal efecto.

Esto ha lesionado el sentir de una buena parte de la población del país.

Y, por la otra, la investigación que, según se dijo, se realizará por parte de la Secretaría de la Función Pública, sobre la figura de Manuel Bartlett Díaz, el cual, por motivos que aún no se han divulgado, omitió detallar algunos bienes patrimoniales que le pertenecen tanto de forma directa como indirecta a través de su familia.

En este último tema, el mandatario nacional, ha declarado estar confiado en que no hay nada turbio en torno al director de la Comisión Federal de Electricidad y que cuenta con el respaldo de la Presidencia de la República.

Curiosamente, en el año de1995, el mismo AMLO acusaba seriamente en uno de sus libros a su ahora defendido de operar de manera dudosa negocios relacionados con inmobiliarias en el estado de Tabasco.

Charly Valentino, sin darse cuenta, alzó la mano para ponerle “el cascabel al gato” y si buscó generar fama para impulsar su carrera política, considero que la consiguió y habrá que ver a qué precio.

Pd. Cuando el ratón se animó a amarrar el sonajero no estaba en sus “cinco sentidos”.

¡Hasta la próxima!

La idea era fantástica - aseguraron los ratones – ponerle un cascabel al gato de la cocina para que, cuando el felino se acercase sigiloso, el tintineo provocado por sus pasos, lo delatara

Todo aplaudieron al maravilloso ingenio del ratón más sabio, sin embargo, una preguntalos asaltó ¿Quién le va a poner el cascabel al gato?, ¿Quién será el valiente que, enmedio de la tensa calma, se atreva a alterar al minino cuando sienta que un lazo le está apretando el pescuezo?

Después de un largo silencio, una mano se elevó y alguien dijo “yo”…

Recientemente, un diputado, hizo uso de la tribuna para solicitar que se derogara o – por lo menos- modificara el artículo 83 constitucional sobre el cual se sustenta parte de la esencia fundamental del ejercicio democrático y el espíritu de soberanía de nuestro México lindo y qué herido.

Su comentario vino a caer en un momento que no es precisamente el mejor, aunque se diga lo contrario, para la imagen de la administración de los EstadosUnidos Mexicanos, que desea mostrar el actual mandatario, Andrés Manuel López Obrador, misma que ha sido polarizada desde varias ópticas y desde los distintos sectores políticos y sociales que conforman la sociedad nacional. Para comprender esto debemos recordar que los rivales políticos del hombre originario de Macuspana, señalaron incansablemente que había una velada intentona de mantenerse en el poder una vez alcanzado este.

López Obrador lo negó rotundamente para “tranquilidad” del pueblo de México.

Si la memoria no me falla, incluso firmó ante notario público la promesa de concluir su mandato a los seis años de haber iniciado tal y como lo han hecho todos los demás Presidentes de México.

Por tanto, el comentario del señor Charly Valentino, en la tribuna, vino a reavivar los rumores y a caldear los ánimos que habían parecido enfriarse, lo cual no ayuda en nada al proyecto de trabajo del mandatario, quien seguramente se molestó, más que sentirse agradecido por la “súplica histórica” que hizo mención el personaje en cuestión.

No dudo que desde lo más alto de la cúpula de MORENA vino un “tirón de orejas” y un “coscorrón” por el fondo y la forma del mensaje que profirió de manera pública ante la atónita mirada de los compañeros de bancada y representantes del resto de los escaparates políticos.

“Es una exigencia de parte del pueblo mexicano”

Dar por hecho una premisa como esta, tan incluyente y discriminante a la vez fue un verdadero error. No debemos olvidar que nunca ha habido en la historia contemporánea de nuestro país un presidente tan polémico y radical como López Obrador.

Por tanto, es un individuo que tiene una buena cantidad de detractores que “de la noche a la mañana” los etiquetaron con el “cascabel” de simpatizantes del presidente. Ya se podrá imaginar usted todo lo que esto ha conllevado, gentil amigo lector.

Y, de repente, el discursante Valentino, remató su demagogia, llevándola de la sentencia a la tragedia con una frase digna de un libreto de película de la época de oro del cine mexicano: “Es una súplica de parte de la historia”

No sé si el buen hombre se percató de lo que estaba declarando, pero sus frases se apostaron en medio de dos grandes conflictos que está viviendo la presidencia del país.

Por una parte, está el paquete hacendario que se está analizando en las cámaras de cara al ejercicio fiscal 2020 y que incluye contribuciones a los practicantes de algunas actividades que antes no era posible gravar, o bien, no se habían tomado en cuenta para tal efecto.

Esto ha lesionado el sentir de una buena parte de la población del país.

Y, por la otra, la investigación que, según se dijo, se realizará por parte de la Secretaría de la Función Pública, sobre la figura de Manuel Bartlett Díaz, el cual, por motivos que aún no se han divulgado, omitió detallar algunos bienes patrimoniales que le pertenecen tanto de forma directa como indirecta a través de su familia.

En este último tema, el mandatario nacional, ha declarado estar confiado en que no hay nada turbio en torno al director de la Comisión Federal de Electricidad y que cuenta con el respaldo de la Presidencia de la República.

Curiosamente, en el año de1995, el mismo AMLO acusaba seriamente en uno de sus libros a su ahora defendido de operar de manera dudosa negocios relacionados con inmobiliarias en el estado de Tabasco.

Charly Valentino, sin darse cuenta, alzó la mano para ponerle “el cascabel al gato” y si buscó generar fama para impulsar su carrera política, considero que la consiguió y habrá que ver a qué precio.

Pd. Cuando el ratón se animó a amarrar el sonajero no estaba en sus “cinco sentidos”.

¡Hasta la próxima!

miércoles 18 de septiembre de 2019

Turismo, rubro clave para el 2020

viernes 13 de septiembre de 2019

El cascabel y el gato

miércoles 11 de septiembre de 2019

Paquetito de regalo

lunes 09 de septiembre de 2019

Del Tampico de mis Recuerdos

viernes 06 de septiembre de 2019

El valor de un movimiento

miércoles 04 de septiembre de 2019

¡Urgente que llueva!

lunes 02 de septiembre de 2019

Impresiones del Informe

viernes 30 de agosto de 2019

Amor a los abuelos

miércoles 28 de agosto de 2019

Cuentas Claras

lunes 26 de agosto de 2019

A mantenerlas y cuidarlas

Cargar Más