/ martes 29 de octubre de 2019

El infeliz debate

La gente está muy enojada. O por lo menos esa es la natural percepción que me da observar miles y miles de opiniones en el engañoso escaparate de las redes sociales...

Desde donde la comodidad del anonimato envalentona a más de uno, con o sin perfiles falsos, para ir a la yugular del otro con singular alegría, aunque se carezca de los más elementales argumentos.

La palma de la mano es el natural campo de batalla ideológica que ha tomado por asalto a todos, en el debate sobre si lo que se hace o se deja de hacer desde el régimen de Andrés Manuel López Obrador es el camino correcto para el país, más aún si la perspectiva es desde un estado como Tamaulipas, gobernado por Acción Nacional que ha tomado un protagónico papel opositor.

Es evidente que los antagonistas del régimen federal, son los protagonistas del régimen estatal y viceversa en casi todos los casos, como a contraluz también puede dilucidarse la imagen de los ausentes que se guardan su opinión para un mejor momento, para la intimidad de su familia o de plano para las urnas en la próxima elección y por ello no aparecen en el debate cotidiano, de la noticia del día, o de alguna reacción a alguna declaración hecha por el Presidente en la “mañanera” a elegir según conveniencia, por supuesto.

Pero el enojo está ahí. Ya sea de quienes votaron por el desesperado grito de cambio y se fueron adaptando a la Cuarta Transformación hasta hacerse feligreses de lo que mejor convenga, eso sí, que provenga desde el fundador de Morena; o de quienes ya se han arrepentido por haber tomado ese camino en las urnas; o de quienes evidentemente votaron por otras opciones y las frases “lo sabía” o “a mí no me culpen” les taladra la cabeza con cada desatino, con cada falla o con cada crítica a ya saben quién.

Y si ya el contexto nacional ponía las cosas muy complicadas para quien llegara a la presidencia, el contexto internacional, con todo y la desaceleración a la economía mundial viene a poner las cosas color de hormiga. Para un nuevo gobierno que ha venido marcando una diferencia absoluta con respecto a sus antecesores, pareciera que arrancan de cero, con la hoja en blanco a iniciar a escribir una nueva historia; pero para hacerlo, cerraron la llave del presupuesto y en ello se llevaron por delante y de corbata, justamente a quienes más pretenden ayudar: los que menos tienen. Y en lo que se acomodan las calabazas va transcurriendo un valioso tiempo que no volverá y en estados como el nuestro los recortes al estado y los municipios han dejado muchísimos proyectos y programas de asistencia social colgados de la brocha, ante lo cual, el gobierno estatal ha tenido que entrarle al quite y esto enciende más los ánimos.

La bronca es que el debate no va a ninguna parte. Con las opiniones tan radicalizadas, está claro que el país entero está polarizado entre quienes apoyan y quienes no apoyan al Presidente y cualquier llamado a la ecuanimidad es tomada al menos como una persona pusilánime y mil cosas peores que se exacerban con el enojo ambiental.

Y así, estancados en el debate de lo que debería estar bien o mal, poco a poco se va empantanando el país entero, sujeto a la línea discursiva de la “mañanera”, desde donde se dicta la agenda que nos rige por completo en el plano político nacional, lo que ahí se diga será de lo que se hable, de lo que se discuta, de lo que se abra el debate cotidiano lleno de ira en donde cada quien ya tiene de antemano su decisión, como si efectivamente todos fuéramos “chairos” o “fifís” y no simplemente mexicanos que se aferran con uñas y dientes a un poco de esperanza de que nos irá mejor. Y Usted…¿ya le entró al debate de hoy?

DESTACA GUTY DE LA HUERTA

Resulta muy interesante el trabajo que está realizando en el Conalep estatal el maderense Agustín de la Huerta Mejía, al cambiar muchas inercias al interior de la institución y establecer líneas de trabajo que permiten a los jóvenes aplicar la ciencia y la tecnología a favor de la gente. Por ejemplo en un concurso nacional, alumnos de Conalep Tamaulipas lograron un reconocimiento especial por crear una hielera que, mediante celdas solares genera su propia energía de refrigeración, lo que resulta de gran utilidad para el transporte de los órganos para trasplantes, además de otros ejemplos. La labor de Guty al frente de la Dirección Estatal del Conalep no ha pasado desapercibida, como se notó en la Semana Conalep que incluyó actividades deportivas, culturales y la Expo Emprendedores, cuyos triunfadores concursan en eventos estatales y nacionales, de los que se han tenido premios nacionales e internacionales.

El poder sin límite, es un frenesí que arruina su propia autoridad”

e-mail: marioagamezh@hotmail.com

Fénelon

Escritor y teólogo francés

El poder sin límite, es un frenesí que arruina su propia autoridad”

La gente está muy enojada. O por lo menos esa es la natural percepción que me da observar miles y miles de opiniones en el engañoso escaparate de las redes sociales...

Desde donde la comodidad del anonimato envalentona a más de uno, con o sin perfiles falsos, para ir a la yugular del otro con singular alegría, aunque se carezca de los más elementales argumentos.

La palma de la mano es el natural campo de batalla ideológica que ha tomado por asalto a todos, en el debate sobre si lo que se hace o se deja de hacer desde el régimen de Andrés Manuel López Obrador es el camino correcto para el país, más aún si la perspectiva es desde un estado como Tamaulipas, gobernado por Acción Nacional que ha tomado un protagónico papel opositor.

Es evidente que los antagonistas del régimen federal, son los protagonistas del régimen estatal y viceversa en casi todos los casos, como a contraluz también puede dilucidarse la imagen de los ausentes que se guardan su opinión para un mejor momento, para la intimidad de su familia o de plano para las urnas en la próxima elección y por ello no aparecen en el debate cotidiano, de la noticia del día, o de alguna reacción a alguna declaración hecha por el Presidente en la “mañanera” a elegir según conveniencia, por supuesto.

Pero el enojo está ahí. Ya sea de quienes votaron por el desesperado grito de cambio y se fueron adaptando a la Cuarta Transformación hasta hacerse feligreses de lo que mejor convenga, eso sí, que provenga desde el fundador de Morena; o de quienes ya se han arrepentido por haber tomado ese camino en las urnas; o de quienes evidentemente votaron por otras opciones y las frases “lo sabía” o “a mí no me culpen” les taladra la cabeza con cada desatino, con cada falla o con cada crítica a ya saben quién.

Y si ya el contexto nacional ponía las cosas muy complicadas para quien llegara a la presidencia, el contexto internacional, con todo y la desaceleración a la economía mundial viene a poner las cosas color de hormiga. Para un nuevo gobierno que ha venido marcando una diferencia absoluta con respecto a sus antecesores, pareciera que arrancan de cero, con la hoja en blanco a iniciar a escribir una nueva historia; pero para hacerlo, cerraron la llave del presupuesto y en ello se llevaron por delante y de corbata, justamente a quienes más pretenden ayudar: los que menos tienen. Y en lo que se acomodan las calabazas va transcurriendo un valioso tiempo que no volverá y en estados como el nuestro los recortes al estado y los municipios han dejado muchísimos proyectos y programas de asistencia social colgados de la brocha, ante lo cual, el gobierno estatal ha tenido que entrarle al quite y esto enciende más los ánimos.

La bronca es que el debate no va a ninguna parte. Con las opiniones tan radicalizadas, está claro que el país entero está polarizado entre quienes apoyan y quienes no apoyan al Presidente y cualquier llamado a la ecuanimidad es tomada al menos como una persona pusilánime y mil cosas peores que se exacerban con el enojo ambiental.

Y así, estancados en el debate de lo que debería estar bien o mal, poco a poco se va empantanando el país entero, sujeto a la línea discursiva de la “mañanera”, desde donde se dicta la agenda que nos rige por completo en el plano político nacional, lo que ahí se diga será de lo que se hable, de lo que se discuta, de lo que se abra el debate cotidiano lleno de ira en donde cada quien ya tiene de antemano su decisión, como si efectivamente todos fuéramos “chairos” o “fifís” y no simplemente mexicanos que se aferran con uñas y dientes a un poco de esperanza de que nos irá mejor. Y Usted…¿ya le entró al debate de hoy?

DESTACA GUTY DE LA HUERTA

Resulta muy interesante el trabajo que está realizando en el Conalep estatal el maderense Agustín de la Huerta Mejía, al cambiar muchas inercias al interior de la institución y establecer líneas de trabajo que permiten a los jóvenes aplicar la ciencia y la tecnología a favor de la gente. Por ejemplo en un concurso nacional, alumnos de Conalep Tamaulipas lograron un reconocimiento especial por crear una hielera que, mediante celdas solares genera su propia energía de refrigeración, lo que resulta de gran utilidad para el transporte de los órganos para trasplantes, además de otros ejemplos. La labor de Guty al frente de la Dirección Estatal del Conalep no ha pasado desapercibida, como se notó en la Semana Conalep que incluyó actividades deportivas, culturales y la Expo Emprendedores, cuyos triunfadores concursan en eventos estatales y nacionales, de los que se han tenido premios nacionales e internacionales.

El poder sin límite, es un frenesí que arruina su propia autoridad”

e-mail: marioagamezh@hotmail.com

Fénelon

Escritor y teólogo francés

El poder sin límite, es un frenesí que arruina su propia autoridad”

jueves 12 de diciembre de 2019

Madero vuelve a la vida

martes 10 de diciembre de 2019

El camino a la paz

jueves 05 de diciembre de 2019

Impunidad devastadora

martes 03 de diciembre de 2019

Ya hay pleito

jueves 28 de noviembre de 2019

Hacia una gran ciudad

martes 26 de noviembre de 2019

¿Regresa la inseguridad?

jueves 21 de noviembre de 2019

Mosaico político

martes 19 de noviembre de 2019

Altamira apuesta al empleo

jueves 14 de noviembre de 2019

Tamaulipas hacia a la paz

jueves 07 de noviembre de 2019

El Nuevo Gerente de Comapa

Cargar Más