/ sábado 24 de noviembre de 2018

El ministro Limantour

La forma en que es dirigida la Política Económica del gobierno (guiada principalmente por tecnócratas sin conocimiento histórico del daño político que la técnica mal empleada ha causado al arte de gobernar) ponen a reflexionar al más despolitizado de los mexicanos

Resaltando la falta de sensibilidad para poder combinar conocimientos técnicos con historia, política y Estado.

Fue a partir de 1976 que un pequeño grupo surgido de la burocracia financiera encabezada por Antonio Ortíz Mena llegó al poder político y accedió a la presidencia de la República desde 1982 hasta nuestros días.

El avance en las vías democráticas por las que transita el país, es de recuperación y pluralidad política; y los indicadores señalan que el próximo presidente de México será el que decida la sociedad civil a través del voto. ¿Será un político como antaño, o perdurará la poca política y mucha economía?

Hasta nuestros días, el secretario de Hacienda de Porfirio Díaz, José Yves Limantour Marquet (hijo de franceses) ha sido el paradigma de los financieros nacionales. Han transcurrido ya más de 85 años de que el proyecto económico de Limantour fue derrotado y aun los financieros modernos al servicio del gobierno siguen razonando sobre los principios fundamentales con que Limantour desde la Secretaría de Hacienda gobernaba: "Promover el comercio y la industria, suprimiendo algunas de las formalidades más nocivas " "Nivelar los ingresos con los egresos normales, reducir hasta el límite posible el personal para levantar la situación económica".

Fue claro que el proyecto de José Yves Limantour, fue la de crear una Secretaría de Hacienda que fuera un instrumento eficaz para la oligarquía. La política hacendaria de Limantour como en general toda la política porfirista tenía cierta semejanza con la organización democrática griega: La libertad y la igualdad de los patricios, sobre el espinazo de la gran masa de plebeyos.

Limantour tenía prisa por establecer una economía liberal en México. Lo hizo importando capitales, banqueros y otros hombres de empresa. Hizo una economía hacendaria, liberal, sólo para la minoría de capitalistas y banqueros, para los grandes comerciantes y naturalmente para algunos hacendados con características de señores feudales. Por eso uno de los perfiles de la obra de Limantour era la de hablar frecuentemente de crear confianza en la estabilidad del país. Una confianza no pensada en la mayoría de los mexicanos, sino en la minoría: Los grandes comerciantes, los capitalistas extranjeros y los hacendados. Una confianza que también buscaba mucho en los centros financieros del extranjero, no podía ser de otro modo, era algo de lo que necesitaba el falso régimen liberal del Porfirismo, entre otras cosas porque los que necesitan más confianza son los falsificadores.

Lo peor de todo es que Limantour llegó a creer su propia ficción acabando como los actores que sienten como propias las emociones que representan. Llegando a aspirar a la Presidencia de México.

Cuando Porfirio Díaz se derrumbó, Limantour huyó a Francia, donde murió. Allá, en Biarritz, recordó cuando siendo un jovencito Porfirio Díaz lo designó Oficial Mayor de la Secretaría de Hacienda el 27 de mayo de 1892, cargo en el que duró poco, porque de allí salió hecho diputado federal por el partido oficial para presidir la Cámara en abril de 1892, desde donde brincó por fin a la Secretaría de Hacienda, donde permaneció largos dieciocho años dando "confianza" al país.

Algunos funcionarios del gobierno ante la falta de propuestas diferentes para convencer a la ciudadanía, han hecho del superávit financiero del gobierno actual toda una filosofía triunfalista. Ellos parten de una premisa falsa: La de creer que la gente ve con simpatía el hecho de que exista un gobierno fuerte y un pueblo pobre. Pero en fin como en el caso de Limantour viven involucrados en el papel que desempeñan.

El espíritu de Limantour sigue presente. El pueblo también.

La forma en que es dirigida la Política Económica del gobierno (guiada principalmente por tecnócratas sin conocimiento histórico del daño político que la técnica mal empleada ha causado al arte de gobernar) ponen a reflexionar al más despolitizado de los mexicanos

Resaltando la falta de sensibilidad para poder combinar conocimientos técnicos con historia, política y Estado.

Fue a partir de 1976 que un pequeño grupo surgido de la burocracia financiera encabezada por Antonio Ortíz Mena llegó al poder político y accedió a la presidencia de la República desde 1982 hasta nuestros días.

El avance en las vías democráticas por las que transita el país, es de recuperación y pluralidad política; y los indicadores señalan que el próximo presidente de México será el que decida la sociedad civil a través del voto. ¿Será un político como antaño, o perdurará la poca política y mucha economía?

Hasta nuestros días, el secretario de Hacienda de Porfirio Díaz, José Yves Limantour Marquet (hijo de franceses) ha sido el paradigma de los financieros nacionales. Han transcurrido ya más de 85 años de que el proyecto económico de Limantour fue derrotado y aun los financieros modernos al servicio del gobierno siguen razonando sobre los principios fundamentales con que Limantour desde la Secretaría de Hacienda gobernaba: "Promover el comercio y la industria, suprimiendo algunas de las formalidades más nocivas " "Nivelar los ingresos con los egresos normales, reducir hasta el límite posible el personal para levantar la situación económica".

Fue claro que el proyecto de José Yves Limantour, fue la de crear una Secretaría de Hacienda que fuera un instrumento eficaz para la oligarquía. La política hacendaria de Limantour como en general toda la política porfirista tenía cierta semejanza con la organización democrática griega: La libertad y la igualdad de los patricios, sobre el espinazo de la gran masa de plebeyos.

Limantour tenía prisa por establecer una economía liberal en México. Lo hizo importando capitales, banqueros y otros hombres de empresa. Hizo una economía hacendaria, liberal, sólo para la minoría de capitalistas y banqueros, para los grandes comerciantes y naturalmente para algunos hacendados con características de señores feudales. Por eso uno de los perfiles de la obra de Limantour era la de hablar frecuentemente de crear confianza en la estabilidad del país. Una confianza no pensada en la mayoría de los mexicanos, sino en la minoría: Los grandes comerciantes, los capitalistas extranjeros y los hacendados. Una confianza que también buscaba mucho en los centros financieros del extranjero, no podía ser de otro modo, era algo de lo que necesitaba el falso régimen liberal del Porfirismo, entre otras cosas porque los que necesitan más confianza son los falsificadores.

Lo peor de todo es que Limantour llegó a creer su propia ficción acabando como los actores que sienten como propias las emociones que representan. Llegando a aspirar a la Presidencia de México.

Cuando Porfirio Díaz se derrumbó, Limantour huyó a Francia, donde murió. Allá, en Biarritz, recordó cuando siendo un jovencito Porfirio Díaz lo designó Oficial Mayor de la Secretaría de Hacienda el 27 de mayo de 1892, cargo en el que duró poco, porque de allí salió hecho diputado federal por el partido oficial para presidir la Cámara en abril de 1892, desde donde brincó por fin a la Secretaría de Hacienda, donde permaneció largos dieciocho años dando "confianza" al país.

Algunos funcionarios del gobierno ante la falta de propuestas diferentes para convencer a la ciudadanía, han hecho del superávit financiero del gobierno actual toda una filosofía triunfalista. Ellos parten de una premisa falsa: La de creer que la gente ve con simpatía el hecho de que exista un gobierno fuerte y un pueblo pobre. Pero en fin como en el caso de Limantour viven involucrados en el papel que desempeñan.

El espíritu de Limantour sigue presente. El pueblo también.

sábado 08 de junio de 2019

Casi el paraíso

jueves 06 de junio de 2019

El extranjero

sábado 01 de junio de 2019

Carlos Marx

jueves 30 de mayo de 2019

Sócrates y la cicuta

sábado 25 de mayo de 2019

Medio siglo sin William Faulkner

jueves 23 de mayo de 2019

Recordando a Pluto

sábado 18 de mayo de 2019

El Sida, peor que la pobreza

jueves 16 de mayo de 2019

Novelas fantásticas

sábado 11 de mayo de 2019

¿Qué es un intelectual?

Cargar Más