/ martes 26 de noviembre de 2019

El poder de la palabra para los emprendedores

Desde tiempos en que el ser humano desarrolla el habla como una característica de su especie, el lenguaje se convierte en herramienta indispensable hasta nuestros días.

En la antigüedad, Demóstenes desarrolla a lo largo de un año su perfeccionamiento en el habla y, a pesar de su tartamudez, logra disertar uno de sus discursos más impresionantes a partir de su práctica continua en aras de esclarecer su capacidad de comunicar.

La palabra es un arte, encauzada por los grandes líderes de la historia para fines benéficos y en otras ocasiones tal vez no tanto, por lo que su poder es innegable.

Para el emprendedor resulta de mucha utilidad el contar con habilidades en el uso de la voz, no solo para tratar asuntos comerciales, sino también en el cotidiano devenir del proyecto que mantenga encaminado. A muchas personas les gustaría pertenecer a un lugar en donde se tiene como cabeza a un verdadero líder y no solamente a un jefe superior en organigrama que le esté indicando lo que debe de realizar.

Ello se pone en marcha desde el momento en que se está pensando en cuál es el proyecto a llevar a cabo, una idea mejor estructurada será mejor comunicada que en la que sólo se tiene “más o menos” lo que se quiere lograr.

No se trata solamente de hablar, se trata de comunicar, de impregnar, de contagiar, de poner en marcha toda la gama de posibilidades que tienes de abrirte puertas a través de la elocuencia que puedes trasladar con tus palabras, bien dichas en el momento y lugar oportunos.

El saber comunicar conlleva nuevos tratos, nuevas oportunidades de negocio, nuevos amigos y, por ende, ese networking necesario para las organizaciones del Siglo XXI, por lo tanto, la capacidad que tengas de lograr hacer efectiva esta habilidad te dará a ti y a tu negocio nuevas y mejores oportunidades de posicionar estratégicamente tu proyecto.

Recuerda algo muy importante, seguridad ante todo y el dominio de la información que manejas como pilar fundamental para lograr tus propósitos son las herramientas de las que tendrás que hacer gala para afrontar retos y encontrar esas oportunidades que hemos estado relatando.

Es importante mantenerse al día y en forma de lo que se piensa hablar, leer portales web actualizados, libros acerca de los temas, instrucción práctica en ciertos aspectos importantes, entre otras cosas, son las que te brindarán mayores ventajas, además de temas de conversación en un ambiente concurrido.

Sobre todo si vas a exponer una propuesta de trabajo que implique comprometer el negocio, debes tener en cuenta que entre más profundo es el tema evidentemente más profundidad tendrán los cuestionamientos que surjan del mismo. En este caso te recomiendo que sólo si conoces sumamente el tema, lo hagas, de lo contrario corres el riesgo de colocarte en una posición incómoda al rodear preguntas. Habrá personas que puedan leer el nerviosismo y la inseguridad, por lo que podrá ser perjudicial para ti y tu proyecto.

El mayor trabajo a realizar es en ti y no en los demás, muchas personas se preocupan más por lo que vayan a pensar de las palabras que van a decir que por lo que van precisamente a decir, esto desplaza el tiempo que es escaso, e impide continuar y mantener clara la visión y el objetivo del discurso.

No olvides que en la medida de tu seguridad es tu proyección y con ello podrías convencer o repeler una oportunidad, la cual no volverá y tal vez sea indispensable aprovechar.

Coméntame tu opinión y mantengamos comunicación a través de mis redes sociales y dirección de correo que te dejo a continuación.

iHasta la próxima semana!

e-mail: francisco.javier.pedraza@outlook.com

twitter: @frankjpedraza

Desde tiempos en que el ser humano desarrolla el habla como una característica de su especie, el lenguaje se convierte en herramienta indispensable hasta nuestros días.

En la antigüedad, Demóstenes desarrolla a lo largo de un año su perfeccionamiento en el habla y, a pesar de su tartamudez, logra disertar uno de sus discursos más impresionantes a partir de su práctica continua en aras de esclarecer su capacidad de comunicar.

La palabra es un arte, encauzada por los grandes líderes de la historia para fines benéficos y en otras ocasiones tal vez no tanto, por lo que su poder es innegable.

Para el emprendedor resulta de mucha utilidad el contar con habilidades en el uso de la voz, no solo para tratar asuntos comerciales, sino también en el cotidiano devenir del proyecto que mantenga encaminado. A muchas personas les gustaría pertenecer a un lugar en donde se tiene como cabeza a un verdadero líder y no solamente a un jefe superior en organigrama que le esté indicando lo que debe de realizar.

Ello se pone en marcha desde el momento en que se está pensando en cuál es el proyecto a llevar a cabo, una idea mejor estructurada será mejor comunicada que en la que sólo se tiene “más o menos” lo que se quiere lograr.

No se trata solamente de hablar, se trata de comunicar, de impregnar, de contagiar, de poner en marcha toda la gama de posibilidades que tienes de abrirte puertas a través de la elocuencia que puedes trasladar con tus palabras, bien dichas en el momento y lugar oportunos.

El saber comunicar conlleva nuevos tratos, nuevas oportunidades de negocio, nuevos amigos y, por ende, ese networking necesario para las organizaciones del Siglo XXI, por lo tanto, la capacidad que tengas de lograr hacer efectiva esta habilidad te dará a ti y a tu negocio nuevas y mejores oportunidades de posicionar estratégicamente tu proyecto.

Recuerda algo muy importante, seguridad ante todo y el dominio de la información que manejas como pilar fundamental para lograr tus propósitos son las herramientas de las que tendrás que hacer gala para afrontar retos y encontrar esas oportunidades que hemos estado relatando.

Es importante mantenerse al día y en forma de lo que se piensa hablar, leer portales web actualizados, libros acerca de los temas, instrucción práctica en ciertos aspectos importantes, entre otras cosas, son las que te brindarán mayores ventajas, además de temas de conversación en un ambiente concurrido.

Sobre todo si vas a exponer una propuesta de trabajo que implique comprometer el negocio, debes tener en cuenta que entre más profundo es el tema evidentemente más profundidad tendrán los cuestionamientos que surjan del mismo. En este caso te recomiendo que sólo si conoces sumamente el tema, lo hagas, de lo contrario corres el riesgo de colocarte en una posición incómoda al rodear preguntas. Habrá personas que puedan leer el nerviosismo y la inseguridad, por lo que podrá ser perjudicial para ti y tu proyecto.

El mayor trabajo a realizar es en ti y no en los demás, muchas personas se preocupan más por lo que vayan a pensar de las palabras que van a decir que por lo que van precisamente a decir, esto desplaza el tiempo que es escaso, e impide continuar y mantener clara la visión y el objetivo del discurso.

No olvides que en la medida de tu seguridad es tu proyección y con ello podrías convencer o repeler una oportunidad, la cual no volverá y tal vez sea indispensable aprovechar.

Coméntame tu opinión y mantengamos comunicación a través de mis redes sociales y dirección de correo que te dejo a continuación.

iHasta la próxima semana!

e-mail: francisco.javier.pedraza@outlook.com

twitter: @frankjpedraza

martes 03 de diciembre de 2019

¿Y ahora qué hago?

martes 19 de noviembre de 2019

Planeación Estratégica para emprendedores

martes 05 de noviembre de 2019

Filosofía para emprendedores

martes 29 de octubre de 2019

Be SMART

martes 29 de octubre de 2019

Be SMART