/ miércoles 10 de julio de 2019

En el futbol, quien no reflexiona, no tiene tiempo de juzgarse a sí mismo

Entre tanta actividad mundial, solamente ganamos en una, pero no hemos reflexionado ni en esa.

Lo peor que puede ocurrir después de un mes de haber disfrutado de varias competencias internacionales, de las que solamente en una estuvimos representados, la Copa de Oro y eso, porque es de a chaleco, o te presentas o te presentas, con la gran satisfacción de haberla ganado, con lo que nuestra endeblez justifica nuestro grandísimo atraso repecto de las demás categorías, todas las menores y, sobre todo la femenil, cuya dirección técnica fue otorgada por un decreto en beneficio del nepotismo, en donde sólo los chicharrones de la familia Cuéllar truenan.

Lo peor de haber disfrutado de las grandes exhibiciones de buen futbol en todas las categorías, constatando el progreso futbolístico de todas las naciones asistentes, olvidando que las nuestras no estuvieron presentes y, es ahí en donde está lo malo, olvidarnos de nuestras responsabilidades sólo porque mirando a Ucrania, Corea del Sur, Japón, Qatar, Uruguay, Brasil, Colombia, Venezuela, Chile, Paraguay, Ecuador, Bolivia, Suecia, Inglaterra, Italia, Alemania, Francia, España, Holanda, Curazao, Haití, Costa Rica, Canadá, Estados Unidos y, nosotros, que en una sola categoría, conseguimos en épica batalla, ganar la que es nuestra octava Copa de Oro, que nos hace olvidar todas las otras categorías, recordando que somos los gigantes de Concacaf, la región de los enanos más chaparros del mundo.

Yo propondría que el "Tata" Martino se haga cargo de todas las selecciones mexicanas y que para ello, se contrate a los formadores que él recomiende, para que le quiten ese cargo a los Ramírez y Cuéllar, que no dan una. Bueno, en el Mundial Sub-17 de Perú, Chucho Ramírez logró el campeonato Mundial venciendo a Brasil, pero eso ocurrió cuando yo cursaba la secundaria.

Quiero que quede entendido que lo que propongo no es cargarle la chamba al "Tata", no, eso no es solución, recordemos cómo le fue a Hugo por querer hacerse cargo de la Olímpica, encontrándose al frente de la Mayor, pues que con un equipo que dominaba abrumadoramente a sus rivales, sus jugadores eran incapaces de aprovechar las múltiples opciones de gol que creaban, perdían por no lograr anotar goles. ¡NO! La idea es que aprovechando la experiencia y la enorme relación que tiene con los más famosos equipos del mundo, pueda recomendar a quien se haga cargo de las selecciones menores y de la femenil.

Igual que lo expuso Gerardo “Tata” Martino cuando se le preguntó qué pasaría si México perdiera ante Estados Unidos, quien aseguró que no pasaría nada; ahora que lo que sigue son los juegos de preparación de los equipos de la Liga MX, volverán los comentaristas a sembrar el pesimismo entre la borregada, con exclamaciones como las que ya estámos escuchando... River Plate y Boca Juniors han dejado claras muestras de que el futbol argentino, aún a nivel de clubes, es superior al futbol mexicano. ¿Cómo poder opinar con certeza cuál futbol es superior a otro, entre equipos en distintas etapas de preparación?

La certeza de cualquier calificación resultará incierta, tanto en lo que respecta a los juegos del Guadalajara, que perdió ante River Plate 1-5 y ante Boca Juniors 0-2, utilizando una alineación que apenas con estos juegos será puesta a prueba o, en el caso de un América sin ocho de sus jugdores titulares, ausentes por encontrarse apoyando a las selecciones de sus respectivos países. ¿Que por qué entonces aceptan este tipo de compromisos? Pues porque son acuerdos que hay que cumplir y, porque hay de pormedio algunos cuantos dolaritos, a cambio de que cuando menos, los jugadores suplentes del América y los nuevos que apenas se están agregando al Guadalajara, con lo que el objetivo de los partidos, nada tienen que ver con el resultado, ¿Qué pasó porque el Guadalajara perdió los dos juegos? Pues lo único que pasó fue de provecho, pues al menos la acción sirvió para que los nuevos se vayan adaptando, sirvió para que Tomás Boy se vaya dando una idea de cómo aprovechará a los jugdores nuevos.

Y para el "Piojo", las dos derrotas sufridas sirvieron aún más que las de las Chivas, pues la ausencia de sus jugadores base permitió a la dirección darse una idea de con cuántos de los suplentes podrá contar para cumplir las distintas necesidades a satisfacer, cómo distribuír los minutos de juego para los menores y calificar la verdadera valía de los relevos ya experimentados. No señores, nada malo ha pasado porque las Chivas y las Águilas perdieron ante River y Boca, vaya ni siquiera podemos tomar dichas actuaciones como baremo para determinar la distancia entre el futbol argentino y el mexicano, sobre todo a nivel de clubes, en donde la diferencia no es tanta como sí lo es a nivel de selecciones. Y, continuarán los amistosos programados y el Campeón de Campeones Tigres-América, único cuyo resultado sí implica consecuencia. Pero con los demás... Se gane o se pierda... ¡No pasa nada!

Hasta pronto amigo.

Entre tanta actividad mundial, solamente ganamos en una, pero no hemos reflexionado ni en esa.

Lo peor que puede ocurrir después de un mes de haber disfrutado de varias competencias internacionales, de las que solamente en una estuvimos representados, la Copa de Oro y eso, porque es de a chaleco, o te presentas o te presentas, con la gran satisfacción de haberla ganado, con lo que nuestra endeblez justifica nuestro grandísimo atraso repecto de las demás categorías, todas las menores y, sobre todo la femenil, cuya dirección técnica fue otorgada por un decreto en beneficio del nepotismo, en donde sólo los chicharrones de la familia Cuéllar truenan.

Lo peor de haber disfrutado de las grandes exhibiciones de buen futbol en todas las categorías, constatando el progreso futbolístico de todas las naciones asistentes, olvidando que las nuestras no estuvieron presentes y, es ahí en donde está lo malo, olvidarnos de nuestras responsabilidades sólo porque mirando a Ucrania, Corea del Sur, Japón, Qatar, Uruguay, Brasil, Colombia, Venezuela, Chile, Paraguay, Ecuador, Bolivia, Suecia, Inglaterra, Italia, Alemania, Francia, España, Holanda, Curazao, Haití, Costa Rica, Canadá, Estados Unidos y, nosotros, que en una sola categoría, conseguimos en épica batalla, ganar la que es nuestra octava Copa de Oro, que nos hace olvidar todas las otras categorías, recordando que somos los gigantes de Concacaf, la región de los enanos más chaparros del mundo.

Yo propondría que el "Tata" Martino se haga cargo de todas las selecciones mexicanas y que para ello, se contrate a los formadores que él recomiende, para que le quiten ese cargo a los Ramírez y Cuéllar, que no dan una. Bueno, en el Mundial Sub-17 de Perú, Chucho Ramírez logró el campeonato Mundial venciendo a Brasil, pero eso ocurrió cuando yo cursaba la secundaria.

Quiero que quede entendido que lo que propongo no es cargarle la chamba al "Tata", no, eso no es solución, recordemos cómo le fue a Hugo por querer hacerse cargo de la Olímpica, encontrándose al frente de la Mayor, pues que con un equipo que dominaba abrumadoramente a sus rivales, sus jugadores eran incapaces de aprovechar las múltiples opciones de gol que creaban, perdían por no lograr anotar goles. ¡NO! La idea es que aprovechando la experiencia y la enorme relación que tiene con los más famosos equipos del mundo, pueda recomendar a quien se haga cargo de las selecciones menores y de la femenil.

Igual que lo expuso Gerardo “Tata” Martino cuando se le preguntó qué pasaría si México perdiera ante Estados Unidos, quien aseguró que no pasaría nada; ahora que lo que sigue son los juegos de preparación de los equipos de la Liga MX, volverán los comentaristas a sembrar el pesimismo entre la borregada, con exclamaciones como las que ya estámos escuchando... River Plate y Boca Juniors han dejado claras muestras de que el futbol argentino, aún a nivel de clubes, es superior al futbol mexicano. ¿Cómo poder opinar con certeza cuál futbol es superior a otro, entre equipos en distintas etapas de preparación?

La certeza de cualquier calificación resultará incierta, tanto en lo que respecta a los juegos del Guadalajara, que perdió ante River Plate 1-5 y ante Boca Juniors 0-2, utilizando una alineación que apenas con estos juegos será puesta a prueba o, en el caso de un América sin ocho de sus jugdores titulares, ausentes por encontrarse apoyando a las selecciones de sus respectivos países. ¿Que por qué entonces aceptan este tipo de compromisos? Pues porque son acuerdos que hay que cumplir y, porque hay de pormedio algunos cuantos dolaritos, a cambio de que cuando menos, los jugadores suplentes del América y los nuevos que apenas se están agregando al Guadalajara, con lo que el objetivo de los partidos, nada tienen que ver con el resultado, ¿Qué pasó porque el Guadalajara perdió los dos juegos? Pues lo único que pasó fue de provecho, pues al menos la acción sirvió para que los nuevos se vayan adaptando, sirvió para que Tomás Boy se vaya dando una idea de cómo aprovechará a los jugdores nuevos.

Y para el "Piojo", las dos derrotas sufridas sirvieron aún más que las de las Chivas, pues la ausencia de sus jugadores base permitió a la dirección darse una idea de con cuántos de los suplentes podrá contar para cumplir las distintas necesidades a satisfacer, cómo distribuír los minutos de juego para los menores y calificar la verdadera valía de los relevos ya experimentados. No señores, nada malo ha pasado porque las Chivas y las Águilas perdieron ante River y Boca, vaya ni siquiera podemos tomar dichas actuaciones como baremo para determinar la distancia entre el futbol argentino y el mexicano, sobre todo a nivel de clubes, en donde la diferencia no es tanta como sí lo es a nivel de selecciones. Y, continuarán los amistosos programados y el Campeón de Campeones Tigres-América, único cuyo resultado sí implica consecuencia. Pero con los demás... Se gane o se pierda... ¡No pasa nada!

Hasta pronto amigo.