/ lunes 20 de mayo de 2019

En todas las cosas de la vida se encuentra placer, si se saben saborear

En todas las cosas de la vida se encuentra placer, si se saben saborear

No todas las veces va a ganar tu equipo favorito, eso debes aceptarlo

El filósofo Epicuro fue un gran pensador que defendió la idea del placer como fundamento natural, fácil y sólido de la felicidad personal. Fue muy criticado acusado de defender un descarado sensualismo y de ser un declarado materialista. Semejante a Nietzsche, de quien yo en lo personal opino, que antes de ser declarado loco, ya lo estaba y, que su propuesta de su “Súper hombre”, sirvió para crear una confusión que atrapó a otros locos como Hitler, quien desató la Segunda Guerra Mundial, buscando el poder supremo para una nueva raza que sería perfecta.

Fue tan espectacular la propuesta de Nietzsche que hizo que todo el mundo reflexionara, llegando a conclusiones distintas a las de él, que sin embargo no lo excluyen del logro final, pues con su nihilismo propuso que lo correcto sea que cada quien viva como desee, siempre y cuando no se meta con los demás... Deja que la Federacion y el Veracruz hagan sus tranzas, deja que los dueños de las Chivas los hundan más y más, deja que nuestro campeonato se dispute como las Naciones Unidas, contratemos a todos los migrantes, seguro que saldrán más baratos, total, nunca vamos a ser campeones del mundo.

Igual que Tigres-Monterrey, el León-América reviste iguales características. Un equipo que maneja el juego corto teniendo como fundamento la excelente técnica individual, el León, contra un equipo que, semejante al Monterrey, envuelve a sus rivales con su juego intenso y vertical, pero con una producción en desproporción con las oportunidades creadas. Monterrey domina a Tigres el 80% del juego igual que lo hace el América con el León... Tigres 1-1 Monterrey que concede el pase a Tigres por mejor posición... León 1-0 América con toda la ventaja para los verdes, que probablemente sufrirán con el juego vertical de los cremas, que como lo tenemos comprobado, no anotará.

No logro destacar en el León a un jugador tan importante, que su ausencia produzca resquebrajamiento en su esquema, mientras que vemos cómo pesa en el equipo de Coapa la no participación de Edson Álvarez en el terreno de juego. Tal y como ocurre con el Monterrey y Barovero, el América depende mucho de Agustín Marchesín para mantener su meta inviolada. ¿Qué sería de Rayados y Cremas sin Barovero ni Marchesín?

Durante el poco tiempo que las Águilas contaron con Benedetti, no necesitaron de dos jugadores en punta, pues con el colombiano, el ataque crema no se limitaba a jugar por las bandas, que los reduce al juego burdo del desborde y el chutazo impreciso en busca del que ande por ahí, que acerca el balón al gol, pero con un gran grado tan alto de dificultad que de diez oportunidades una posiblemente vaya al marcador, mientras que Benedetti, atrasado, se agregaba atacando frontalmente interactuando con pases cortos que culminaba con una asistencia o un buen disparo del colombiano que le valieron un buen número de goles importantes.

Por primera vez en mucho tiempo aparecen vivos a estas instancias, el primero y el segundo, permaneciendo como intruso, únicamente el quinto lugar, el América, que logró colarse gracias a la paternidad establecida sobre el Cruz Azul, que fue cuarto en la tabla general, de tal forma que hoy sabremos si el uno juega la final contra el dos, lo que en realidad tampoco justifica que el León pueda perder su condición de verdadero campeón, ya que si los puntos de Liguilla fueran acumulativos a los de la Liga, la fiera tampoco sería superada, pues en este momento tendría aún ventaja sobre el segundo lugar, Tigres, que acumuló 37 puntos por 41 del León, pero a fin de cuentas así se estableció este absurdo sistema con la aprobación, claro, de los mediocres, que son mayoría.

Para buscar el pase a la final, el León confió en Cota, Navarro, Mosquera, González, Tesillos, Mena, Sambueza, Montes, Meneses, Campbell y Macías. Mientras que el América formó con Marchesín, Aguilar, Valdez, Aguilera, Sánchez, Ibarra, Rodríguez, Uribe, Ibargüen, Martínez y Castillo. Dominio total americanista en los primeros 45 minutos, que les permitió ponerse arriba a los 5 minutos con un frentazo de Bruno Valdez, ventaja que prevaleció 45 minutos.

La segunda parte se dio por un buen tiempo en la misma tónica que el primero. América siguió llegando, sufriendo la inexplicable presencia de Nico Castillo, que no contactaba con balón alguno. Ya avanzado el juego, Rubens Sambueza, que había sido amonestado, se hizo acreedor a la segunda tarjeta amarilla, dejando a su equipo con diez jugadores como lo ha hecho en todos los equipos donde ha jugado. Después Guido cometió mano, estando también apercibido. Terminó el juego con el pase para el León.

Hasta pronto amigo.

En todas las cosas de la vida se encuentra placer, si se saben saborear

No todas las veces va a ganar tu equipo favorito, eso debes aceptarlo

El filósofo Epicuro fue un gran pensador que defendió la idea del placer como fundamento natural, fácil y sólido de la felicidad personal. Fue muy criticado acusado de defender un descarado sensualismo y de ser un declarado materialista. Semejante a Nietzsche, de quien yo en lo personal opino, que antes de ser declarado loco, ya lo estaba y, que su propuesta de su “Súper hombre”, sirvió para crear una confusión que atrapó a otros locos como Hitler, quien desató la Segunda Guerra Mundial, buscando el poder supremo para una nueva raza que sería perfecta.

Fue tan espectacular la propuesta de Nietzsche que hizo que todo el mundo reflexionara, llegando a conclusiones distintas a las de él, que sin embargo no lo excluyen del logro final, pues con su nihilismo propuso que lo correcto sea que cada quien viva como desee, siempre y cuando no se meta con los demás... Deja que la Federacion y el Veracruz hagan sus tranzas, deja que los dueños de las Chivas los hundan más y más, deja que nuestro campeonato se dispute como las Naciones Unidas, contratemos a todos los migrantes, seguro que saldrán más baratos, total, nunca vamos a ser campeones del mundo.

Igual que Tigres-Monterrey, el León-América reviste iguales características. Un equipo que maneja el juego corto teniendo como fundamento la excelente técnica individual, el León, contra un equipo que, semejante al Monterrey, envuelve a sus rivales con su juego intenso y vertical, pero con una producción en desproporción con las oportunidades creadas. Monterrey domina a Tigres el 80% del juego igual que lo hace el América con el León... Tigres 1-1 Monterrey que concede el pase a Tigres por mejor posición... León 1-0 América con toda la ventaja para los verdes, que probablemente sufrirán con el juego vertical de los cremas, que como lo tenemos comprobado, no anotará.

No logro destacar en el León a un jugador tan importante, que su ausencia produzca resquebrajamiento en su esquema, mientras que vemos cómo pesa en el equipo de Coapa la no participación de Edson Álvarez en el terreno de juego. Tal y como ocurre con el Monterrey y Barovero, el América depende mucho de Agustín Marchesín para mantener su meta inviolada. ¿Qué sería de Rayados y Cremas sin Barovero ni Marchesín?

Durante el poco tiempo que las Águilas contaron con Benedetti, no necesitaron de dos jugadores en punta, pues con el colombiano, el ataque crema no se limitaba a jugar por las bandas, que los reduce al juego burdo del desborde y el chutazo impreciso en busca del que ande por ahí, que acerca el balón al gol, pero con un gran grado tan alto de dificultad que de diez oportunidades una posiblemente vaya al marcador, mientras que Benedetti, atrasado, se agregaba atacando frontalmente interactuando con pases cortos que culminaba con una asistencia o un buen disparo del colombiano que le valieron un buen número de goles importantes.

Por primera vez en mucho tiempo aparecen vivos a estas instancias, el primero y el segundo, permaneciendo como intruso, únicamente el quinto lugar, el América, que logró colarse gracias a la paternidad establecida sobre el Cruz Azul, que fue cuarto en la tabla general, de tal forma que hoy sabremos si el uno juega la final contra el dos, lo que en realidad tampoco justifica que el León pueda perder su condición de verdadero campeón, ya que si los puntos de Liguilla fueran acumulativos a los de la Liga, la fiera tampoco sería superada, pues en este momento tendría aún ventaja sobre el segundo lugar, Tigres, que acumuló 37 puntos por 41 del León, pero a fin de cuentas así se estableció este absurdo sistema con la aprobación, claro, de los mediocres, que son mayoría.

Para buscar el pase a la final, el León confió en Cota, Navarro, Mosquera, González, Tesillos, Mena, Sambueza, Montes, Meneses, Campbell y Macías. Mientras que el América formó con Marchesín, Aguilar, Valdez, Aguilera, Sánchez, Ibarra, Rodríguez, Uribe, Ibargüen, Martínez y Castillo. Dominio total americanista en los primeros 45 minutos, que les permitió ponerse arriba a los 5 minutos con un frentazo de Bruno Valdez, ventaja que prevaleció 45 minutos.

La segunda parte se dio por un buen tiempo en la misma tónica que el primero. América siguió llegando, sufriendo la inexplicable presencia de Nico Castillo, que no contactaba con balón alguno. Ya avanzado el juego, Rubens Sambueza, que había sido amonestado, se hizo acreedor a la segunda tarjeta amarilla, dejando a su equipo con diez jugadores como lo ha hecho en todos los equipos donde ha jugado. Después Guido cometió mano, estando también apercibido. Terminó el juego con el pase para el León.

Hasta pronto amigo.