/ sábado 12 de octubre de 2019

Entrando a la Deep Web

En el mundo existen lugares muy extraños, exóticos, divertidos, decadentes y a veces peligrosos, muy peligrosos. Como si se tratara de un Congreso Internacional de actividades ilícitas, la Deep Web o Internet Profunda, es el punto donde convergen delincuentes, terroristas y probablemente el mayor mercado negro en la historia de muestro mundo … The Black Market.

Desde que Mike Bergman utilizara por primera vez el término “Deep Web” su definición ha cambiado mucho, de ser aquel conglomerado de contenido publicado en Internet que no se encontraba “indexado” por los motores de búsqueda, a convertirse en la mayor red de tráfico de drogas, armas, explosivos, material pornográfico, venta de productos ilegales y en un escenario propicio para la trata, el fomento al racismo y a otras ideologías radicales.

Al principio y contrariamente a lo que se pueda creer, la Internet profunda no era una región prohibida o mística de internet, y la tecnología relacionada con ella por lo general no era conspirativa, peligrosa o ilegal. En ella se albergaba todo tipo de recurso al que sé es difícil de acceder mediante métodos comunes como los motores de búsqueda populares. Pero poco a poco, muchas personas vieron en esta parte de la red la posibilidad de llevar a cabo actividades, con la mayor de las ventajas que brinda… el total anonimato.

Y es porque aunado a los métodos de pago mediante criptomonedas, el establecer nexos para la relación de negocios ilícitos por medio de Deep Web generó también un mercado negro que se estima mueve hoy día, alrededor de 3 mil millones de dólares al mes. Haciendo uso de direcciones web no convencionales denominadas “onions” e incluso de directorios y de buscadores que indexan ya estos contenidos, la Deep Web oculta más de 19.8 billones de sitios web. Además, esta red presenta según los más entendidos, diversos “niveles de profundidad” que denotan más bien su nivel de encriptación para accederlos o de secretismo para encontrarlos, siendo “Marianas Web” en analogía a la Fosa de las Marianas, el lugar más profundo, misterioso y peligroso de la red.

Pero, se estará preguntando amigo lector, seguramente solo por curiosidad, ¿Cómo se accede a la Deep Web?. Bien, pues sin mayor propósito que el de enseñar, le escribo que no existe un método 100% seguro de hacerlo, aclaro que tampoco el hecho de acceder y navegar por ella constituye delito alguno, ya que forma parte de la misma infraestructura de la red y que sería siempre recomendable contar con un buen antivirus y un buen firewall, si después de todo lo escrito decide hacerlo, permítame llevarlo de la mano por el camino “más seguro”. Primero deberá de descargar un software de enlace específico para ello, el cual conecta su equipo mediante una serie de proxys (conjuntos de computadoras) y un navegador especialmente modificado. Los encontrará de manera gratuita en el sitio del proyecto llamado TOR en www.torproject.org , una vez instalado el correspondiente a su sistema operativo, le generará un icono con la forma de una cebolla morada, el que solo deberá clicar, ya que todo el proceso es automatizado, de ahí su computadora, incluyendo por añadidura su dirección IP, serán encriptadas por varias capas de seguridad en la figura de múltiples nodos de conexión internacional, sí, sé que se lee como una novela de espías, pero en realidad sucede, para luego poder navegar como lo hace de manera normal, utilizando los directorios específicos de esta red.

Cabe destacar que este proyecto, tampoco fue creado con ningún fin ilegal, The Onion Router (abreviado como TOR) fue un proyecto desarrollado e implementado por la Marina de los Estados Unidos y lanzado el 20 de septiembre de 2002. Posteriormente fue patrocinado por la EFF (Electronic Frontier Foundation), una organización en defensa de los derechos digitales. Al día de hoy, subsiste como TOR Project, una organización sin ánimo de lucro galardonada en 2011 por la Free Software Foundation por permitir que millones de personas en el mundo tengan libertad de acceso y expresión en internet manteniendo su privacidad y anonimato.

Hoy la Internet Profunda presenta además de los riesgos ya abordados, una plataforma muy poderosa para la salvaguardar los principios de la Libertad de Expresión, sobre todo en aquellos países en donde aún se vive bajo el yugo de las dictaduras, ya sean abiertamente públicas o con la hipocresía de otras tantas, disfrazadas de democracia.

Además, representa un acceso a una vasta cantidad de conocimientos que en algunos países son considerados sensibles, pero que en otros tantos no lo son, como la libertad religiosa, libros prohibidos a lo largo de la historia, educación y medicina alternativa, métodos de construcción o de agricultura que no pueden ser consultados en muchos lugares por otro medio. Esperemos que las nuevas generaciones vean en ella la oportunidad de ser libres, antes que la de sentirse hackers. “El herrero inventó el cuchillo, pero fue el soldado quien lo hizo arma”. Luis Guzmán.

Nos vemos en la Red.

Facebook:

www.facebook.com/soylalodelatorre

Twitter:

@lalodelatorreg

Correo:

tecnologia@lalodelatorre.com

----

Facebook:

www.facebook.com/soylalodelatorre

Twitter:

@lalodelatorreg

Correo:

tecnologia@lalodelatorre.com

----

Hablemos de Tecnología

Entrando a la Deep Web

En el mundo existen lugares muy extraños, exóticos, divertidos, decadentes y a veces peligrosos, muy peligrosos. Como si se tratara de un Congreso Internacional de actividades ilícitas, la Deep Web o Internet Profunda, es el punto donde convergen delincuentes, terroristas y probablemente el mayor mercado negro en la historia de muestro mundo … The Black Market.

Desde que Mike Bergman utilizara por primera vez el término “Deep Web” su definición ha cambiado mucho, de ser aquel conglomerado de contenido publicado en Internet que no se encontraba “indexado” por los motores de búsqueda, a convertirse en la mayor red de tráfico de drogas, armas, explosivos, material pornográfico, venta de productos ilegales y en un escenario propicio para la trata, el fomento al racismo y a otras ideologías radicales.

Al principio y contrariamente a lo que se pueda creer, la Internet profunda no era una región prohibida o mística de internet, y la tecnología relacionada con ella por lo general no era conspirativa, peligrosa o ilegal. En ella se albergaba todo tipo de recurso al que sé es difícil de acceder mediante métodos comunes como los motores de búsqueda populares. Pero poco a poco, muchas personas vieron en esta parte de la red la posibilidad de llevar a cabo actividades, con la mayor de las ventajas que brinda… el total anonimato.

Y es porque aunado a los métodos de pago mediante criptomonedas, el establecer nexos para la relación de negocios ilícitos por medio de Deep Web generó también un mercado negro que se estima mueve hoy día, alrededor de 3 mil millones de dólares al mes. Haciendo uso de direcciones web no convencionales denominadas “onions” e incluso de directorios y de buscadores que indexan ya estos contenidos, la Deep Web oculta más de 19.8 billones de sitios web. Además, esta red presenta según los más entendidos, diversos “niveles de profundidad” que denotan más bien su nivel de encriptación para accederlos o de secretismo para encontrarlos, siendo “Marianas Web” en analogía a la Fosa de las Marianas, el lugar más profundo, misterioso y peligroso de la red.

Pero, se estará preguntando amigo lector, seguramente solo por curiosidad, ¿Cómo se accede a la Deep Web?. Bien, pues sin mayor propósito que el de enseñar, le escribo que no existe un método 100% seguro de hacerlo, aclaro que tampoco el hecho de acceder y navegar por ella constituye delito alguno, ya que forma parte de la misma infraestructura de la red y que sería siempre recomendable contar con un buen antivirus y un buen firewall, si después de todo lo escrito decide hacerlo, permítame llevarlo de la mano por el camino “más seguro”. Primero deberá de descargar un software de enlace específico para ello, el cual conecta su equipo mediante una serie de proxys (conjuntos de computadoras) y un navegador especialmente modificado. Los encontrará de manera gratuita en el sitio del proyecto llamado TOR en www.torproject.org , una vez instalado el correspondiente a su sistema operativo, le generará un icono con la forma de una cebolla morada, el que solo deberá clicar, ya que todo el proceso es automatizado, de ahí su computadora, incluyendo por añadidura su dirección IP, serán encriptadas por varias capas de seguridad en la figura de múltiples nodos de conexión internacional, sí, sé que se lee como una novela de espías, pero en realidad sucede, para luego poder navegar como lo hace de manera normal, utilizando los directorios específicos de esta red.

Cabe destacar que este proyecto, tampoco fue creado con ningún fin ilegal, The Onion Router (abreviado como TOR) fue un proyecto desarrollado e implementado por la Marina de los Estados Unidos y lanzado el 20 de septiembre de 2002. Posteriormente fue patrocinado por la EFF (Electronic Frontier Foundation), una organización en defensa de los derechos digitales. Al día de hoy, subsiste como TOR Project, una organización sin ánimo de lucro galardonada en 2011 por la Free Software Foundation por permitir que millones de personas en el mundo tengan libertad de acceso y expresión en internet manteniendo su privacidad y anonimato.

Hoy la Internet Profunda presenta además de los riesgos ya abordados, una plataforma muy poderosa para la salvaguardar los principios de la Libertad de Expresión, sobre todo en aquellos países en donde aún se vive bajo el yugo de las dictaduras, ya sean abiertamente públicas o con la hipocresía de otras tantas, disfrazadas de democracia.

Además, representa un acceso a una vasta cantidad de conocimientos que en algunos países son considerados sensibles, pero que en otros tantos no lo son, como la libertad religiosa, libros prohibidos a lo largo de la historia, educación y medicina alternativa, métodos de construcción o de agricultura que no pueden ser consultados en muchos lugares por otro medio. Esperemos que las nuevas generaciones vean en ella la oportunidad de ser libres, antes que la de sentirse hackers. “El herrero inventó el cuchillo, pero fue el soldado quien lo hizo arma”. Luis Guzmán.

Nos vemos en la Red.

Facebook:

www.facebook.com/soylalodelatorre

Twitter:

@lalodelatorreg

Correo:

tecnologia@lalodelatorre.com

----

Facebook:

www.facebook.com/soylalodelatorre

Twitter:

@lalodelatorreg

Correo:

tecnologia@lalodelatorre.com

----

Hablemos de Tecnología

Entrando a la Deep Web

sábado 19 de octubre de 2019

Cosas gratis en internet

sábado 12 de octubre de 2019

Entrando a la Deep Web

sábado 05 de octubre de 2019

La obsolescencia programada