/ miércoles 27 de enero de 2021

Gobernanza y sostenibilidad | Hay más de 100 millones de casos de Covid-19 en el mundo

Los estudios acerca de la dinámica de la pandemia de Stephen M. Kissler, Christian Tedijano de la Escuela de Salud Pública de Harvard son importantes referencias para la comprensión del fenómeno. Si bien es cierto que muy temprano estos científicos vislumbraron que el panorama era menos alentador de lo que pudiéramos haber imaginado, también es cierto que los escenarios que habríamos de enfrentar están asociados al manejo de las políticas públicas que implementen en cada país.

Si bien es cierto que el rol de la cultura es significativamente importante, el rol de los hacedores de políticas públicas es de vital importancia –literalmente–. A Grosso modo, una política pública es una respuesta gubernamental a un problema público y un problema público es aquello que afecta a los intereses del pueblo, la sociedad, los ciudadanos. De hecho, en el proceso de diseño de políticas públicas, el problema –público– es el eje vertebrador del proyecto. En esencia, la finalidad de toda política pública es la solución de tales problemas, mediante la articulación de mecanismos efectivos.

Hoy de acuerdo a la Universidad Johns Hopkins hay más de 2.1 Millones de casos de Covid en el mundo mientras que Estados Unidos, Brasil, India y México ocupan los primeros lugares en defunciones por esta causa. La pregunta obligada por lo que se refiere a México, es –evidentemente– ¿qué está pasando? El Covid-19 puede ser letal, por lo que se necesitan políticas públicas que garanticen la contención de la pandemia y de forma simultánea accionar estrategias que permitan la estabilidad económica.

La hoja de ruta de las acciones en la lucha contra la pandemia debe redefinirse, porque las cifras expresan contundentemente que esta, no ha sido domada, por el contrario, lamentablemente hay un incremento en los casos de Covid-19.

Las buenas intenciones no son suficientes para detener la inercia de una crisis sin precedentes en constante expansión. Se requieren expertos que diseñen un plan de acción bien definido que pueda ajustarse a los cambios biológicos que se puedan suscitar, así como afianzar un proyecto contra la pandemia en el marco del respeto, la inclusión y en beneficio de las personas no de ideologías y no de proyectos particulares que pongan en riesgo la vida de los mexicanos.

Los estudios acerca de la dinámica de la pandemia de Stephen M. Kissler, Christian Tedijano de la Escuela de Salud Pública de Harvard son importantes referencias para la comprensión del fenómeno. Si bien es cierto que muy temprano estos científicos vislumbraron que el panorama era menos alentador de lo que pudiéramos haber imaginado, también es cierto que los escenarios que habríamos de enfrentar están asociados al manejo de las políticas públicas que implementen en cada país.

Si bien es cierto que el rol de la cultura es significativamente importante, el rol de los hacedores de políticas públicas es de vital importancia –literalmente–. A Grosso modo, una política pública es una respuesta gubernamental a un problema público y un problema público es aquello que afecta a los intereses del pueblo, la sociedad, los ciudadanos. De hecho, en el proceso de diseño de políticas públicas, el problema –público– es el eje vertebrador del proyecto. En esencia, la finalidad de toda política pública es la solución de tales problemas, mediante la articulación de mecanismos efectivos.

Hoy de acuerdo a la Universidad Johns Hopkins hay más de 2.1 Millones de casos de Covid en el mundo mientras que Estados Unidos, Brasil, India y México ocupan los primeros lugares en defunciones por esta causa. La pregunta obligada por lo que se refiere a México, es –evidentemente– ¿qué está pasando? El Covid-19 puede ser letal, por lo que se necesitan políticas públicas que garanticen la contención de la pandemia y de forma simultánea accionar estrategias que permitan la estabilidad económica.

La hoja de ruta de las acciones en la lucha contra la pandemia debe redefinirse, porque las cifras expresan contundentemente que esta, no ha sido domada, por el contrario, lamentablemente hay un incremento en los casos de Covid-19.

Las buenas intenciones no son suficientes para detener la inercia de una crisis sin precedentes en constante expansión. Se requieren expertos que diseñen un plan de acción bien definido que pueda ajustarse a los cambios biológicos que se puedan suscitar, así como afianzar un proyecto contra la pandemia en el marco del respeto, la inclusión y en beneficio de las personas no de ideologías y no de proyectos particulares que pongan en riesgo la vida de los mexicanos.