/ miércoles 15 de diciembre de 2021

Gobernanza y sostenibilidad | Tiempo para forjar tu destino

“La paciencia, la perseverancia y el sudor hacen una combinación invencible para llegar al éxito”: Napoleon Hill

La historia humana ha sido forjada por la inteligencia y la voluntad de hombres y mujeres que han estado dispuestos a transformar el mundo.

Toda historia de éxito ha florecido en el momento exacto que una persona toma la decisión de forjar su destino y apropiarse de su propia historia. Los tiempos actuales exigen mujeres y hombres dispuestos a edificar una mejor sociedad.

Especialistas de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe precisan que el mundo se encuentra frente a “desafíos sin precedentes para la comunidad internacional” y que “estamos frente a un cambio de época: la opción de continuar con los mismos patrones de producción, energía y consumo ya no es viable, lo que hace necesario transformar el paradigma de desarrollo dominante en uno que nos lleve por la vía del desarrollo sostenible, inclusivo y con visión de largo plazo”.

Este 15 de diciembre de 2021, la Universidad Politécnica de Altamira presenta ante la sociedad, la onceava generación de 218 talentosos ingenieros que han concluido su formación profesional en un evento que será transmitido por las redes sociales de la Universidad en punto de las 20 horas.

Los ingenieros que se gradúan tienen al frente el imprescindible desafío de forjar no solo su destino, sino un nuevo escenario para el porvenir de la humanidad.

Este logro los enfila hacia el triunfo, pero de acuerdo con nuestras circunstancias históricas, el triunfo sólo se puede dar si existen condiciones para la justicia, la igualdad y un entorno sostenible. Al respecto, quisiera proponer tres reflexiones en torno a los graduados.

Hay que pensar en grande. Pensar en grande significa pensar de manera trascendente. La trascendencia es todo aquello que supera las fronteras del aquí y ahora. Dicen que las personas mueren dos veces: primero en el cuerpo y luego en el recuerdo. Pero quien piensa en grande y está dispuesto a cambiar la historia solo muere una vez: solo mueren en el cuerpo porque el recuerdo permanece. Pensar en grande significa pensar no solo en tus proyectos y en tu familia, pensar en grande significa pensar en tu comunidad, recordar que la humanidad te necesita y actuar en consecuencia. Pensar en grande significa creer que hoy puedes cambiar la historia.

Nunca hay que dejar de aprender. La sabiduría es el pilar fundamental del desarrollo humano y se constituye de conocimientos, experiencias y meditaciones. A lo largo de tu vida universitaria tus profesores te han ofrecido guías para el conocimiento, los pasillos, las aulas y los espacios de la universidad te han permitido vivir múltiples experiencias que te han llevado a meditar sobre diversos temas. Hoy es pertinente subrayar que no es el momento de dejar de aprender, por el contrario, hoy es el momento en el qué más te debes nutrir de conocimientos que te permitan apreciar con mayor nitidez una realidad compleja y cambiante. Es vital que sigas aprendiendo porque eso te permitirá ver más allá de la apariencia, disfrutar de lo que verdaderamente vale la pena y alcanzar metas más allá de tu propio entorno. Sueña alto, tu futuro está donde tú quieras estar.

Siempre esforzarse por ser el mejor. Por ninguna circunstancia te dejes atrapar por la rutina; no dejes que la zona de confort te arranque las alas. El futuro es de los valientes y de los que se atreven a ser mejores y no hay más grande valor que atreverse a doblar la propia voluntad, vencer los propios miedos y estar dispuesto, pese a todo, a conquistar tus sueños.

La vida es un don magnífico e invaluable que adquiere sentido en el momento en que compartimos lo que somos con otras personas.

“La paciencia, la perseverancia y el sudor hacen una combinación invencible para llegar al éxito”: Napoleon Hill

La historia humana ha sido forjada por la inteligencia y la voluntad de hombres y mujeres que han estado dispuestos a transformar el mundo.

Toda historia de éxito ha florecido en el momento exacto que una persona toma la decisión de forjar su destino y apropiarse de su propia historia. Los tiempos actuales exigen mujeres y hombres dispuestos a edificar una mejor sociedad.

Especialistas de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe precisan que el mundo se encuentra frente a “desafíos sin precedentes para la comunidad internacional” y que “estamos frente a un cambio de época: la opción de continuar con los mismos patrones de producción, energía y consumo ya no es viable, lo que hace necesario transformar el paradigma de desarrollo dominante en uno que nos lleve por la vía del desarrollo sostenible, inclusivo y con visión de largo plazo”.

Este 15 de diciembre de 2021, la Universidad Politécnica de Altamira presenta ante la sociedad, la onceava generación de 218 talentosos ingenieros que han concluido su formación profesional en un evento que será transmitido por las redes sociales de la Universidad en punto de las 20 horas.

Los ingenieros que se gradúan tienen al frente el imprescindible desafío de forjar no solo su destino, sino un nuevo escenario para el porvenir de la humanidad.

Este logro los enfila hacia el triunfo, pero de acuerdo con nuestras circunstancias históricas, el triunfo sólo se puede dar si existen condiciones para la justicia, la igualdad y un entorno sostenible. Al respecto, quisiera proponer tres reflexiones en torno a los graduados.

Hay que pensar en grande. Pensar en grande significa pensar de manera trascendente. La trascendencia es todo aquello que supera las fronteras del aquí y ahora. Dicen que las personas mueren dos veces: primero en el cuerpo y luego en el recuerdo. Pero quien piensa en grande y está dispuesto a cambiar la historia solo muere una vez: solo mueren en el cuerpo porque el recuerdo permanece. Pensar en grande significa pensar no solo en tus proyectos y en tu familia, pensar en grande significa pensar en tu comunidad, recordar que la humanidad te necesita y actuar en consecuencia. Pensar en grande significa creer que hoy puedes cambiar la historia.

Nunca hay que dejar de aprender. La sabiduría es el pilar fundamental del desarrollo humano y se constituye de conocimientos, experiencias y meditaciones. A lo largo de tu vida universitaria tus profesores te han ofrecido guías para el conocimiento, los pasillos, las aulas y los espacios de la universidad te han permitido vivir múltiples experiencias que te han llevado a meditar sobre diversos temas. Hoy es pertinente subrayar que no es el momento de dejar de aprender, por el contrario, hoy es el momento en el qué más te debes nutrir de conocimientos que te permitan apreciar con mayor nitidez una realidad compleja y cambiante. Es vital que sigas aprendiendo porque eso te permitirá ver más allá de la apariencia, disfrutar de lo que verdaderamente vale la pena y alcanzar metas más allá de tu propio entorno. Sueña alto, tu futuro está donde tú quieras estar.

Siempre esforzarse por ser el mejor. Por ninguna circunstancia te dejes atrapar por la rutina; no dejes que la zona de confort te arranque las alas. El futuro es de los valientes y de los que se atreven a ser mejores y no hay más grande valor que atreverse a doblar la propia voluntad, vencer los propios miedos y estar dispuesto, pese a todo, a conquistar tus sueños.

La vida es un don magnífico e invaluable que adquiere sentido en el momento en que compartimos lo que somos con otras personas.