/ sábado 26 de marzo de 2022

Hablemos de tecnología | Neón

Roosevelt decía que ningún mar en calma hizo experto a un marinero, y las crisis, el conjunto de las que vivimos hoy a nivel mundial, afectan de manera sistemática a la industria 4.0, como si se tratara de una agenda de retos, pero para ella, una nueva generación de expertos en soluciones, o al menos, un buen grupo de optimistas va a terminar alzando la mano, si es que un misil no la destruye.

El hecho de que muchos de los aparatos tecnológicos se hayan encarecido de manera desproporcionada en el último lustro se debe más a la escasez -real o simulada- que a la pandemia. Y esta escasez, como tal, abarca a un buen número de elementos que son necesarios para el desarrollo de la tecnología actual, desde microchips, microprocesadores, discos duros, hasta los componentes más básicos como las tierras raras, cada vez son más caros y menos accesibles, y ahora, con el conflicto de todos conocido en Ucrania con la invasión por parte de Rusia, podemos agregar a un nuevo elemento crucial a la lista, el gas neón.

Y es porque amigo lector, el neón es un gas fundamental para la fabricación de chips. Según la empresa especializada en semiconductores TechCet, poco menos del 50% del suministro mundial de neón viene del país de Volodímir Zelenski. Y este es un componente básico para “el grabado” o escritura de estos chips.

Es inminente una crisis, y mucho de esto se resume al paro de operaciones de la empresa Cryoin Engineering dedicada a la producción, comercialización y distribución internacional de gases nobles, entre ellos obviamente el neón, esta situación comenzó cuando tropas de Rusia atacaron la ciudad ucraniana de Odesa, lugar donde están situadas las instalaciones de la empresa.

Y esto meterá en serios problemas a los productores del sector secundario, en el mundo es la Taiwanesa TSMC la encarga de producir para Apple, NVIDIA o Qualcomm, entre muchas otras compañías, casi el 55% de todos los chips que se usan en el planeta, incluidos muy seguramente los del celular o computadora que usted tiene en casa. Y como ya debió imaginarlo, si escasea el gas que se utiliza para crearlos, generará otra crisis en la producción, disponibilidad y costo de estos importantes artículos.

TSMC ha anunciado que posee siempre un suministro por anticipado de 3 meses de materiales para su operación, por lo que lo peor de esta crisis podríamos comenzar a vivirlo cerca del mes de Julio de este año, y de continuarse podría provocar una acelerada alza de los precios de celulares, laptops y un sin número de electrónica para las próximas fiestas, tendremos que estar atentos a esto. Pero espere un momento, guarde esa tarjeta por favor y sigamos leyendo.

Otros dos grandes productores de chips, pero que aún están abismalmente lejos de TSMC, son Samsung , Global Foundries, UCM y SMIC los cuales comparten cuotas entre el 7% y el 10% del mercado y que solo unidos podrían generar un contrapeso en la carrera alcista de los precios en esta guerra de semiconductores, pero ¿Para qué bajas los precios?, no les vendría nada mal algunos miles de millones de dólares extra generados del encarecimiento artificial de los activos en su mercado, ¿verdad?, al final, como de costumbre, el precio lo pagamos usted y yo, los consumidores finales.

Y solo para poner el panorama un poco más sombrío -claro a petición del público si fuera el caso- aunque muy lejana, se cierne otra crisis en Asia, entre China y Taiwán, quienes han incrementado su ya añeja rivalidad y de la cual esperamos no derive en otro nuevo conflicto internacional.

Recordemos -como si estuviera en los libros de la primaria- que los complejos de fabricación de chips más extensos en esta área del planeta los tiene TSMC, y la mayor parte de ellos están alojados en Taiwán, sobre todo en las áreas de Hsinchu, Tainan y Taichung (son ciudades no pokemones). No obstante, TSMC también ¡Tiene fábricas en China!, en las proximidades de Shanghái, así como en Tianjín. Lo que hace el rompecabezas más complejo y peligroso.

En fin, ya sean elementos raros, gases, o combustibles, naciones y por ende personas, seguimos secuestrados a la volátil voluntad de unos cuantos, economía, sociedad, salud, cultura y por ende vida, siempre están expuestas a esa frágil línea que nos marca hacia donde ir, que comprar, que ver, que comer, y cuanto pagar por ello. ¿Cuántas crisis, grandes o pequeñas serían superadas simplemente con la voluntad de unas cuantas personas? No de naciones, de seres humanos con intereses y ambiciones puntuales, en fin, dejemos que la moneda que esta en el aire decida el destino de todos aquellos que dependemos de ella para vivir. Suerte México.

Paz y Bien.

Facebook:

  • www.facebook.com/soylalodelatorre

Twitter:

  • @lalodelatorreg

Correo:

  • tecnologia@lalodelatorre.com

Roosevelt decía que ningún mar en calma hizo experto a un marinero, y las crisis, el conjunto de las que vivimos hoy a nivel mundial, afectan de manera sistemática a la industria 4.0, como si se tratara de una agenda de retos, pero para ella, una nueva generación de expertos en soluciones, o al menos, un buen grupo de optimistas va a terminar alzando la mano, si es que un misil no la destruye.

El hecho de que muchos de los aparatos tecnológicos se hayan encarecido de manera desproporcionada en el último lustro se debe más a la escasez -real o simulada- que a la pandemia. Y esta escasez, como tal, abarca a un buen número de elementos que son necesarios para el desarrollo de la tecnología actual, desde microchips, microprocesadores, discos duros, hasta los componentes más básicos como las tierras raras, cada vez son más caros y menos accesibles, y ahora, con el conflicto de todos conocido en Ucrania con la invasión por parte de Rusia, podemos agregar a un nuevo elemento crucial a la lista, el gas neón.

Y es porque amigo lector, el neón es un gas fundamental para la fabricación de chips. Según la empresa especializada en semiconductores TechCet, poco menos del 50% del suministro mundial de neón viene del país de Volodímir Zelenski. Y este es un componente básico para “el grabado” o escritura de estos chips.

Es inminente una crisis, y mucho de esto se resume al paro de operaciones de la empresa Cryoin Engineering dedicada a la producción, comercialización y distribución internacional de gases nobles, entre ellos obviamente el neón, esta situación comenzó cuando tropas de Rusia atacaron la ciudad ucraniana de Odesa, lugar donde están situadas las instalaciones de la empresa.

Y esto meterá en serios problemas a los productores del sector secundario, en el mundo es la Taiwanesa TSMC la encarga de producir para Apple, NVIDIA o Qualcomm, entre muchas otras compañías, casi el 55% de todos los chips que se usan en el planeta, incluidos muy seguramente los del celular o computadora que usted tiene en casa. Y como ya debió imaginarlo, si escasea el gas que se utiliza para crearlos, generará otra crisis en la producción, disponibilidad y costo de estos importantes artículos.

TSMC ha anunciado que posee siempre un suministro por anticipado de 3 meses de materiales para su operación, por lo que lo peor de esta crisis podríamos comenzar a vivirlo cerca del mes de Julio de este año, y de continuarse podría provocar una acelerada alza de los precios de celulares, laptops y un sin número de electrónica para las próximas fiestas, tendremos que estar atentos a esto. Pero espere un momento, guarde esa tarjeta por favor y sigamos leyendo.

Otros dos grandes productores de chips, pero que aún están abismalmente lejos de TSMC, son Samsung , Global Foundries, UCM y SMIC los cuales comparten cuotas entre el 7% y el 10% del mercado y que solo unidos podrían generar un contrapeso en la carrera alcista de los precios en esta guerra de semiconductores, pero ¿Para qué bajas los precios?, no les vendría nada mal algunos miles de millones de dólares extra generados del encarecimiento artificial de los activos en su mercado, ¿verdad?, al final, como de costumbre, el precio lo pagamos usted y yo, los consumidores finales.

Y solo para poner el panorama un poco más sombrío -claro a petición del público si fuera el caso- aunque muy lejana, se cierne otra crisis en Asia, entre China y Taiwán, quienes han incrementado su ya añeja rivalidad y de la cual esperamos no derive en otro nuevo conflicto internacional.

Recordemos -como si estuviera en los libros de la primaria- que los complejos de fabricación de chips más extensos en esta área del planeta los tiene TSMC, y la mayor parte de ellos están alojados en Taiwán, sobre todo en las áreas de Hsinchu, Tainan y Taichung (son ciudades no pokemones). No obstante, TSMC también ¡Tiene fábricas en China!, en las proximidades de Shanghái, así como en Tianjín. Lo que hace el rompecabezas más complejo y peligroso.

En fin, ya sean elementos raros, gases, o combustibles, naciones y por ende personas, seguimos secuestrados a la volátil voluntad de unos cuantos, economía, sociedad, salud, cultura y por ende vida, siempre están expuestas a esa frágil línea que nos marca hacia donde ir, que comprar, que ver, que comer, y cuanto pagar por ello. ¿Cuántas crisis, grandes o pequeñas serían superadas simplemente con la voluntad de unas cuantas personas? No de naciones, de seres humanos con intereses y ambiciones puntuales, en fin, dejemos que la moneda que esta en el aire decida el destino de todos aquellos que dependemos de ella para vivir. Suerte México.

Paz y Bien.

Facebook:

  • www.facebook.com/soylalodelatorre

Twitter:

  • @lalodelatorreg

Correo:

  • tecnologia@lalodelatorre.com