/ domingo 6 de octubre de 2019

Historia de esfuerzo: “La Flor de México”


Un producto es el resultado de un esfuerzo creador, que tiene un conjunto de atributos tangibles e intangibles (empaque, color, precio, calidad, marca, servicios y la reputación del vendedor) los cuales son percibidos por sus compradores, como capaces de satisfacer sus necesidades o deseos.

De admirarse. Un grupo de personas que ha trascendido a partir de conformar una cooperativa que ha sabido trabajar en equipo para la transformación y el proceso: de la mezcla, amasado, levado y horneado para la realización de uno de los mejores panes con sabor casero en nuestra zona, el de la Panificadora “La Flor de Mexico” en Tampico.

Desde 1936 han trascendido familias de trabajadores, cabe señalar que la mayoría inició este proyecto con conocimientos empíricos pasando de generación a generación, pero con un ingrediente que les ha caracterizado su éxito: la gran pasión por su trabajo. Pero también conozco el caso de personas como mi amigo Modesto Nigoche Netro, que pese a algunas adversidades y circunstancias emprendió el vuelo rumbo al esfuerzo de la superación profesional y ahora es pieza clave en la administración de la empresa poniendo sus conocimientos de licenciatura al servicio de ella.

He tenido la oportunidad de conocer y tener la amistad de cada uno de sus 32 socios, he tenido la oportunidad de convivir con los más de 100 empleados que forman esta gran familia y todos marcados por las huellas del esfuerzo del trabajo, al calor de los hornos se les marcan y caracterizan las manos que moldean cada una de las piezas de los ricos y endulzados productos de harina.

Su sistema de trabajo les ha permitido adquirir grandes conocimientos de todo el negocio, la forma de elegir a quien los coordinará en la Administración y la Producción de la empresa se caracteriza por una democracia justa, pero sobre todo resalta la acción de los acuerdos, acuerdos que se verán reflejados en las posiciones que cada uno ocupará para desarrollar su trabajo, hoy pudiera una persona estar desarrollando el papel de presidente del Consejo y al término de su periodo pudiera coordinar la producción de pan.

He tenido la fortuna de convivir y tener la amistad de su presidente Quintín González Lima, un hombre justo, honesto, y apasionado de su trabajo, con toda la experiencia que la vida le ha podido dar y que le ha valido para poder llevar el correcto manejo de la empresa por varios periodos de administración, estoy seguro que quienes lo eligieron siguen viendo en él como uno de los pilares que ha llevado al éxito a todas sus empresas, ya que se han expandido a 6 sucursales en la zona zur de Tamaulipas y la zona norte de Veracruz, y no solo eso, sus decisiones los movieron a emprender el vuelo en otros negocios como la inmobiliaria en la renta de locales y la distribuidora de materias primas “Solo para Pan”.

En esta ocasión, me llena de orgullo saber que sus empresas siguen evolucionando al poner a la vanguardia sus sucursales, reaperturándolas con un modelo incluyendo un servicio de restaurante y cafetería que da un toque casero pero, sobre todo, con el tradicional toque histórico que les ha caracterizado en los 83 años de la historia en Tampico. Felicidades, y que sigan los éxitos para mis amigos de la panificadora “La Flor de Mexico”. Es la percepción de un Jaibo de Corazón.

Facebook: Lalo Hernández Chavarría

Twitter: @LaloTampico

Correo: eduardohernandezch@gmail.com



Un producto es el resultado de un esfuerzo creador, que tiene un conjunto de atributos tangibles e intangibles (empaque, color, precio, calidad, marca, servicios y la reputación del vendedor) los cuales son percibidos por sus compradores, como capaces de satisfacer sus necesidades o deseos.

De admirarse. Un grupo de personas que ha trascendido a partir de conformar una cooperativa que ha sabido trabajar en equipo para la transformación y el proceso: de la mezcla, amasado, levado y horneado para la realización de uno de los mejores panes con sabor casero en nuestra zona, el de la Panificadora “La Flor de Mexico” en Tampico.

Desde 1936 han trascendido familias de trabajadores, cabe señalar que la mayoría inició este proyecto con conocimientos empíricos pasando de generación a generación, pero con un ingrediente que les ha caracterizado su éxito: la gran pasión por su trabajo. Pero también conozco el caso de personas como mi amigo Modesto Nigoche Netro, que pese a algunas adversidades y circunstancias emprendió el vuelo rumbo al esfuerzo de la superación profesional y ahora es pieza clave en la administración de la empresa poniendo sus conocimientos de licenciatura al servicio de ella.

He tenido la oportunidad de conocer y tener la amistad de cada uno de sus 32 socios, he tenido la oportunidad de convivir con los más de 100 empleados que forman esta gran familia y todos marcados por las huellas del esfuerzo del trabajo, al calor de los hornos se les marcan y caracterizan las manos que moldean cada una de las piezas de los ricos y endulzados productos de harina.

Su sistema de trabajo les ha permitido adquirir grandes conocimientos de todo el negocio, la forma de elegir a quien los coordinará en la Administración y la Producción de la empresa se caracteriza por una democracia justa, pero sobre todo resalta la acción de los acuerdos, acuerdos que se verán reflejados en las posiciones que cada uno ocupará para desarrollar su trabajo, hoy pudiera una persona estar desarrollando el papel de presidente del Consejo y al término de su periodo pudiera coordinar la producción de pan.

He tenido la fortuna de convivir y tener la amistad de su presidente Quintín González Lima, un hombre justo, honesto, y apasionado de su trabajo, con toda la experiencia que la vida le ha podido dar y que le ha valido para poder llevar el correcto manejo de la empresa por varios periodos de administración, estoy seguro que quienes lo eligieron siguen viendo en él como uno de los pilares que ha llevado al éxito a todas sus empresas, ya que se han expandido a 6 sucursales en la zona zur de Tamaulipas y la zona norte de Veracruz, y no solo eso, sus decisiones los movieron a emprender el vuelo en otros negocios como la inmobiliaria en la renta de locales y la distribuidora de materias primas “Solo para Pan”.

En esta ocasión, me llena de orgullo saber que sus empresas siguen evolucionando al poner a la vanguardia sus sucursales, reaperturándolas con un modelo incluyendo un servicio de restaurante y cafetería que da un toque casero pero, sobre todo, con el tradicional toque histórico que les ha caracterizado en los 83 años de la historia en Tampico. Felicidades, y que sigan los éxitos para mis amigos de la panificadora “La Flor de Mexico”. Es la percepción de un Jaibo de Corazón.

Facebook: Lalo Hernández Chavarría

Twitter: @LaloTampico

Correo: eduardohernandezch@gmail.com


domingo 20 de octubre de 2019

Uniendo estados... Uniendo fuerzas!

domingo 15 de septiembre de 2019

Somos privilegiados… somos una gran historia

domingo 08 de septiembre de 2019

Educar el corazón…es la grandeza

domingo 18 de agosto de 2019

No me cuidan, me violan 

domingo 11 de agosto de 2019

Annie !! ...........

domingo 04 de agosto de 2019

Éxitos de Jaibos!!

domingo 21 de julio de 2019

La Virgen del Carmen y su escapulario

domingo 23 de junio de 2019

Como Veo, Doy !!

domingo 02 de junio de 2019

¡¡Es la hora... Es el momento!!

Cargar Más