/ miércoles 29 de mayo de 2019

La chica danesa 

La chica danesa

Apoyado en la biografía de la pintora danesa Lili Elbe, Tom Hooper sutura un filme esteticista que le apuesta a la corrección y a la modulada narración visual sin más hálito transgresor.

Hay tal limpidez en La chica danesa/ EU-2015 que pareciera que estamos ante una cinta de tv hecha para Hallmark y no para la pantalla grande.

Siempre es dudoso creer en una película cuyo valor central radica en el ímpetu de las actuaciones ya que los demás andamiajes (guión, música, fotografía, vestuario) palidecen y queda la impresión que la historia a contar existe en razón directa por el prestigio del actor o actriz en turno.

Tom Hooper/Londres- 1972 es un director afanado en alterar -de acuerdo, en aras de la licencia creativa- los marcos de referencia de las fuentes de las historias de sus filmes. El discurso del rey/2010 es un ejemplo contundente.

Y La chica danesa no es la excepción. Basado en la novela de The danish girl, de David Ebershoff, Hooper toma lo pertinente para urdir su discurso: la vida de la pintora Lili Elbe, nacida como Einar Wegener, la primera persona que se sometió a una operación de reasignación de sexo. O al menos, es de la primera que se tuvo noticia.

Casado con la pintora Gerda Weneger, Einar pronto se dará cuenta de su inclinación sexual y se verá sometido al escrutinio de la época, los años veinte y treinta del siglo pasado en Copenhage, Dinamarca.

Con el apoyo y comprensión de su esposa Gerda/Alicia Vikander, Einar/Eddie Redmayne le dará el paso a Lili tanto en su interior como en su exterior.

Si bien la dirección de arte y el vestuario son impecables, es el poderoso juego actoral de Vikander y Redmayne quien deglute al filme. Ni la pedante, a ratos, fotografía de Danny Cohen (sin la inspiración que derrochó en Los miserables/2012) logran impugnar el tema que tenía Hooper en sus manos para un alegato más arriesgado. Simplemente se quedó en el estallido actual de Einar/Lili como “hombre atrapado en el cuerpo de una mujer” sin bucear a fondo en los casuales. Pudiese ser que Hans/Matthias Schoenaerts, el amigo de la infancia de Einar, aporte los datos genésicos de Lili, pero la decisión de Hooper de rasurar datos verídicos de sus personajes centrales (Lili fue operado a los 50 años y murió al implantársele una matriz), devienen en una dualidad curiosa: hacen del filme no un biopic de manera estricta sino un melodrama esquemático, y permite que las nuevas generaciones sepan de la existencia de estos pintores daneses…

Casado con la pintora Gerda Weneger, Einar pronto se dará cuenta de su inclinación sexual y se verá sometido al escrutinio de la época

La chica danesa

Apoyado en la biografía de la pintora danesa Lili Elbe, Tom Hooper sutura un filme esteticista que le apuesta a la corrección y a la modulada narración visual sin más hálito transgresor.

Hay tal limpidez en La chica danesa/ EU-2015 que pareciera que estamos ante una cinta de tv hecha para Hallmark y no para la pantalla grande.

Siempre es dudoso creer en una película cuyo valor central radica en el ímpetu de las actuaciones ya que los demás andamiajes (guión, música, fotografía, vestuario) palidecen y queda la impresión que la historia a contar existe en razón directa por el prestigio del actor o actriz en turno.

Tom Hooper/Londres- 1972 es un director afanado en alterar -de acuerdo, en aras de la licencia creativa- los marcos de referencia de las fuentes de las historias de sus filmes. El discurso del rey/2010 es un ejemplo contundente.

Y La chica danesa no es la excepción. Basado en la novela de The danish girl, de David Ebershoff, Hooper toma lo pertinente para urdir su discurso: la vida de la pintora Lili Elbe, nacida como Einar Wegener, la primera persona que se sometió a una operación de reasignación de sexo. O al menos, es de la primera que se tuvo noticia.

Casado con la pintora Gerda Weneger, Einar pronto se dará cuenta de su inclinación sexual y se verá sometido al escrutinio de la época, los años veinte y treinta del siglo pasado en Copenhage, Dinamarca.

Con el apoyo y comprensión de su esposa Gerda/Alicia Vikander, Einar/Eddie Redmayne le dará el paso a Lili tanto en su interior como en su exterior.

Si bien la dirección de arte y el vestuario son impecables, es el poderoso juego actoral de Vikander y Redmayne quien deglute al filme. Ni la pedante, a ratos, fotografía de Danny Cohen (sin la inspiración que derrochó en Los miserables/2012) logran impugnar el tema que tenía Hooper en sus manos para un alegato más arriesgado. Simplemente se quedó en el estallido actual de Einar/Lili como “hombre atrapado en el cuerpo de una mujer” sin bucear a fondo en los casuales. Pudiese ser que Hans/Matthias Schoenaerts, el amigo de la infancia de Einar, aporte los datos genésicos de Lili, pero la decisión de Hooper de rasurar datos verídicos de sus personajes centrales (Lili fue operado a los 50 años y murió al implantársele una matriz), devienen en una dualidad curiosa: hacen del filme no un biopic de manera estricta sino un melodrama esquemático, y permite que las nuevas generaciones sepan de la existencia de estos pintores daneses…

Casado con la pintora Gerda Weneger, Einar pronto se dará cuenta de su inclinación sexual y se verá sometido al escrutinio de la época

lunes 15 de julio de 2019

Mauricio Garcés ya está en su casa

viernes 12 de julio de 2019

A diario nos despedimos

miércoles 10 de julio de 2019

Una de Jorge Fons

lunes 08 de julio de 2019

Morricone /Tarantino

viernes 05 de julio de 2019

El arte del Pancracio

lunes 24 de junio de 2019

Monsieur Verdoux: Chaplin sin Charlot

lunes 17 de junio de 2019

Tampico, ciudad recuerdo

lunes 10 de junio de 2019

Los infiernos individuales

viernes 07 de junio de 2019

Apostar por la sombra

Cargar Más