/ lunes 12 de agosto de 2019

Lav Diaz, el Ripstein filipino

El Ripstein filipino Lav Diaz (sin acento en la i) es un cineasta extraño: ejecuta fielmente la palabra largometraje para cada filme que realiza: de 4, 8 y hasta 11 horas de longitud. ¿La razón? Él mismo lo ha dicho al plantear que es la medida de metraje que necesita para narrar sus crónicas ficcionadas sobre la realidad social y política de su país, donde la injusticia, la impunidad y la marginalidad pasan por el tamiz de su mirada contemplativa, inherente a las tonalidades plasticistas soberbias de Béla Tarr, su referente indiscutible.

Norte, el fin de la historia/ Filipinas- 2013. El azar direccionado en su más puro estado fílmico, acorde a Dostoievsky. Cuando el universitario irredento Fabián/ Sid Lucero mata a una usurera y le cargan la culpa a Joaquín/ Archie Alemania la (des)estructuración del filme empieza.

La culpa evanescente y recalcitrante son la materia prima de Lav Diaz para explorar en estos dos personajes territorios morales apetecibles para las fauces sicoanalíticas. El encierro de Joaquín, dejando a esposa e hijos en el desamparo al borde –literal– del precipicio y la libertad criminal, inmerecida, de Fabián se contrapondrán como un siniestro juego de ajedrez donde la soledad y la fraternidad familiar se diluyen en una palabra fulminante: abandono.

El cine de Lav Diaz es de abandonados que, acechados por los tentáculos de la globalización y de la ambición coagulada por el entorno social, no encuentran más remedio que agotarse en la desesperanza.

La neurosis y el vagabundear de Fabián no encuentran más respuesta que en la poderosa fragilidad de la introspección (acompañada de su perro Yumi), barnizada por un esteticismo que apuntala al relato.

La ideología de Fabián, quijote putativo contra los valores y la moralidad entre otros menjurjes intelectuales, choca –en alegoría con la situación política de Filipinas– contra las condiciones económicas de Joaquín y su esposa Eliza/ Angeli Bayani. Es decir: las peroratas de café, donde las más extasiadas tesis salvadoras del hombre y la sociedad no sirven de nada ante una realidad que manipula, lastima y somete al individuo a pagar tal vez por crímenes no cometidos pero sí existentes. Esa es la gran pedrada que lanza Lav Diaz al espectador…

EL CUMPLEAÑOS DEL PERO

Lav Diaz, el Ripstein filipino

Juan José González Mejía

El Ripstein filipino Lav Diaz (sin acento en la i) es un cineasta extraño: ejecuta fielmente la palabra largometraje para cada filme que realiza: de 4, 8 y hasta 11 horas de longitud. ¿La razón? Él mismo lo ha dicho al plantear que es la medida de metraje que necesita para narrar sus crónicas ficcionadas sobre la realidad social y política de su país, donde la injusticia, la impunidad y la marginalidad pasan por el tamiz de su mirada contemplativa, inherente a las tonalidades plasticistas soberbias de Béla Tarr, su referente indiscutible.

Norte, el fin de la historia/ Filipinas- 2013. El azar direccionado en su más puro estado fílmico, acorde a Dostoievsky. Cuando el universitario irredento Fabián/ Sid Lucero mata a una usurera y le cargan la culpa a Joaquín/ Archie Alemania la (des)estructuración del filme empieza.

La culpa evanescente y recalcitrante son la materia prima de Lav Diaz para explorar en estos dos personajes territorios morales apetecibles para las fauces sicoanalíticas. El encierro de Joaquín, dejando a esposa e hijos en el desamparo al borde –literal– del precipicio y la libertad criminal, inmerecida, de Fabián se contrapondrán como un siniestro juego de ajedrez donde la soledad y la fraternidad familiar se diluyen en una palabra fulminante: abandono.

El cine de Lav Diaz es de abandonados que, acechados por los tentáculos de la globalización y de la ambición coagulada por el entorno social, no encuentran más remedio que agotarse en la desesperanza.

La neurosis y el vagabundear de Fabián no encuentran más respuesta que en la poderosa fragilidad de la introspección (acompañada de su perro Yumi), barnizada por un esteticismo que apuntala al relato.

La ideología de Fabián, quijote putativo contra los valores y la moralidad entre otros menjurjes intelectuales, choca –en alegoría con la situación política de Filipinas– contra las condiciones económicas de Joaquín y su esposa Eliza/ Angeli Bayani. Es decir: las peroratas de café, donde las más extasiadas tesis salvadoras del hombre y la sociedad no sirven de nada ante una realidad que manipula, lastima y somete al individuo a pagar tal vez por crímenes no cometidos pero sí existentes. Esa es la gran pedrada que lanza Lav Diaz al espectador…

EL CUMPLEAÑOS DEL PERO

Lav Diaz, el Ripstein filipino

Juan José González Mejía

viernes 20 de septiembre de 2019

Cine transgénero

miércoles 18 de septiembre de 2019

Tampico es mi pueblo

martes 17 de septiembre de 2019

Eisenstein en Guanajuato

lunes 09 de septiembre de 2019

Esto es un puerto

viernes 06 de septiembre de 2019

El pitorreo zombie

lunes 02 de septiembre de 2019

Yesterday: Los Beatles según Danny Boyle

miércoles 28 de agosto de 2019

Fuego en el mar

lunes 26 de agosto de 2019

Había una vez en… Hollywood

viernes 23 de agosto de 2019

Dos rolas

miércoles 21 de agosto de 2019

Hoy que es mi cumpleaños

Cargar Más