/ domingo 11 de octubre de 2020

Liberándose del Alcohol | El apoyo del perdón

Hoy que estamos viviendo una lenta disminución de la pandemia del Coronavirus, se notan los estragos emocionales que ha dejado en multitud de personas que vivieron un confinamiento estricto. Entre ellas las personas que tienen una comorbilidad como la diabetes, la hipertensión, el sobrepeso, la mayoría de edad y por supuesto el enfermo alcohólico.

Algunos alcohólicos activos que se contagiaron de Covid- 19 y además fueron causa del contagio de algunos de sus familiares y aún más alguno de esos familiares murió ha dejado un sentimiento de culpa que lo tiene sufriendo inconsolablemente. Hechos como este sucedieron en muchas familias alcohólicas y no alcohólicas y es momento que no han podido superar el sentimiento de tristeza y de culpa que causó esta terrible realidad.

Pero como dice el refrán popular: “Palo dado ni Dios lo quita”. La vida tiene que continuar y por muy entristecido que estés hay que seguir adelante con tu vida. Tienes que continuar porque seguramente hay otras personas que dependen de ti y no hay ninguna razón para convertirlas en víctimas de tu desgracia.

Lo primero que hay que hacer cuando el sentimiento de culpa te corroe el equilibro emocional es perdonarte. Tienes que perdonarte a ti mismo para que puedas liberarte de ese sentimiento paralizador deprimente. Perdonarte no es una tarea sencilla pero es ineludible para poder continuar y construir un futuro mejor que tu pasado.

La doctrina de Alcohólicos Anónimos enseña un principio básico y muy sencillo para enfrentar este tipo de circunstancias dice: “Detecto, acepto y corrijo”. En primer lugar analizas si en verdad la realidad objetiva concuerda con lo que tu mente te dice y te acusa de responsable. Si la realidad objetiva coincide al 100% con tu realidad subjetiva, entonces aceptas tu responsabilidad y sus consecuencias y en seguida corriges los daños causados y que sean posibles corregir. Porque en algunos casos ya no será posible corregirlos, por ejemplo, el deceso de una persona. Este es un daño absolutamente irreparable.

Cuando con el corazón en la mano pusiste en práctica este proceso de reconstrucción emocional, la tranquilidad regresará a tu corazón. Tu arrepentimiento te llevará al autoperdón y sentirás el deseo de corregir lo que haya que corregir en tu vida personal.

En la comunidad de alcohólicos anónimos este proceso se complementa con la práctica de una catarsis, es decir, con la exteriorización verbal del problema al grupo de compañeros en una sesión de recuperación compartes tu realidad emocional y esto también funciona como una expulsión de la emoción negativa, que lesiona tu equilibrio interior. Todavía hay un elemento más que confirma la liberación de la negatividad que se anida en tu interior y esta es la ayuda individual del asesor personal que cada alcohólico anónimo tiene una persona con experiencia en los procesos de recuperación que guía a sus compañeros por los intricados caminos de la conquista del equilibrio emocional. el asesor en la agrupación de A.A. se le llama Padrino y es alguien de la misma agrupación que ya vivió en carne propia, procesos de vinculación con el equilibrio emocional.

Quiero terminar comentando que la comunidad de A.A. no solo trabaja para que los consumidores de alcohol obtengan la sobriedad, sino también para construir un estilo de vida que tiene un objetivo muy preciso: que cada individuo construya una vida útil y feliz, empezando por dejar el consumo de alcohol.

Por esta razón me permito invitar a toda persona que sienta que tiene problemas con su manera de beber alcohol a que se acerque a la comunidad de AA en donde lo peor que le puede pasar es que le vaya bien.

Hágalo en la forma más sencilla comuníquese a cualquiera de los siguientes teléfonos: 833 228 90 03, 833 212 56 34 ó al 833 216 60 58. Ahí te orientarán adecuadamente.

No solo se liberarán del alcohol y podrán obtener la sobriedad, sino también podrán construir un estilo de vida que tiene un objetivo muy preciso: que cada individuo construya una vida útil y feliz, empezando por dejar el consumo de alcohol.

Por esta razón me permito invitar a toda persona que sienta que tiene problemas con su manera de beber alcohol a que se acerque a la comunidad de AA en donde lo peor que le puede pasar es que le vaya bien.

Hoy que estamos viviendo una lenta disminución de la pandemia del Coronavirus, se notan los estragos emocionales que ha dejado en multitud de personas que vivieron un confinamiento estricto. Entre ellas las personas que tienen una comorbilidad como la diabetes, la hipertensión, el sobrepeso, la mayoría de edad y por supuesto el enfermo alcohólico.

Algunos alcohólicos activos que se contagiaron de Covid- 19 y además fueron causa del contagio de algunos de sus familiares y aún más alguno de esos familiares murió ha dejado un sentimiento de culpa que lo tiene sufriendo inconsolablemente. Hechos como este sucedieron en muchas familias alcohólicas y no alcohólicas y es momento que no han podido superar el sentimiento de tristeza y de culpa que causó esta terrible realidad.

Pero como dice el refrán popular: “Palo dado ni Dios lo quita”. La vida tiene que continuar y por muy entristecido que estés hay que seguir adelante con tu vida. Tienes que continuar porque seguramente hay otras personas que dependen de ti y no hay ninguna razón para convertirlas en víctimas de tu desgracia.

Lo primero que hay que hacer cuando el sentimiento de culpa te corroe el equilibro emocional es perdonarte. Tienes que perdonarte a ti mismo para que puedas liberarte de ese sentimiento paralizador deprimente. Perdonarte no es una tarea sencilla pero es ineludible para poder continuar y construir un futuro mejor que tu pasado.

La doctrina de Alcohólicos Anónimos enseña un principio básico y muy sencillo para enfrentar este tipo de circunstancias dice: “Detecto, acepto y corrijo”. En primer lugar analizas si en verdad la realidad objetiva concuerda con lo que tu mente te dice y te acusa de responsable. Si la realidad objetiva coincide al 100% con tu realidad subjetiva, entonces aceptas tu responsabilidad y sus consecuencias y en seguida corriges los daños causados y que sean posibles corregir. Porque en algunos casos ya no será posible corregirlos, por ejemplo, el deceso de una persona. Este es un daño absolutamente irreparable.

Cuando con el corazón en la mano pusiste en práctica este proceso de reconstrucción emocional, la tranquilidad regresará a tu corazón. Tu arrepentimiento te llevará al autoperdón y sentirás el deseo de corregir lo que haya que corregir en tu vida personal.

En la comunidad de alcohólicos anónimos este proceso se complementa con la práctica de una catarsis, es decir, con la exteriorización verbal del problema al grupo de compañeros en una sesión de recuperación compartes tu realidad emocional y esto también funciona como una expulsión de la emoción negativa, que lesiona tu equilibrio interior. Todavía hay un elemento más que confirma la liberación de la negatividad que se anida en tu interior y esta es la ayuda individual del asesor personal que cada alcohólico anónimo tiene una persona con experiencia en los procesos de recuperación que guía a sus compañeros por los intricados caminos de la conquista del equilibrio emocional. el asesor en la agrupación de A.A. se le llama Padrino y es alguien de la misma agrupación que ya vivió en carne propia, procesos de vinculación con el equilibrio emocional.

Quiero terminar comentando que la comunidad de A.A. no solo trabaja para que los consumidores de alcohol obtengan la sobriedad, sino también para construir un estilo de vida que tiene un objetivo muy preciso: que cada individuo construya una vida útil y feliz, empezando por dejar el consumo de alcohol.

Por esta razón me permito invitar a toda persona que sienta que tiene problemas con su manera de beber alcohol a que se acerque a la comunidad de AA en donde lo peor que le puede pasar es que le vaya bien.

Hágalo en la forma más sencilla comuníquese a cualquiera de los siguientes teléfonos: 833 228 90 03, 833 212 56 34 ó al 833 216 60 58. Ahí te orientarán adecuadamente.

No solo se liberarán del alcohol y podrán obtener la sobriedad, sino también podrán construir un estilo de vida que tiene un objetivo muy preciso: que cada individuo construya una vida útil y feliz, empezando por dejar el consumo de alcohol.

Por esta razón me permito invitar a toda persona que sienta que tiene problemas con su manera de beber alcohol a que se acerque a la comunidad de AA en donde lo peor que le puede pasar es que le vaya bien.