/ martes 15 de octubre de 2019

Manera de protestar


Estimado lector, le tengo una solución fácil y sencilla para encauzar el enojo que provoca la impunidad rampante y el abuso de erario.

Me refiero a hacer lo que en otras latitudes, al momento de exponer una queja.

En Israel, cuando alguien agobiado por los problemas que lo acosan siente la urgente necesidad de ser escuchado, y así aliviar su pesada carga, acude a un lugar de Jerusalén que considerado sagrado, ha adquirido fama en el mundo entero como el Muro de las Lamentaciones. El apesadumbrado visitante, establece comunicación con Dios y le habla de todo lo que acontece. Postrado, en fervoroso recogimiento, habla, llora, reza, pide, promete, exige. Después de la visita, naturalmente se siente bien: ha hecho su catarsis. Todo en santa paz.

En Londres, ocurre más o menos lo mismo. En céntrico parque de la ciudad, hay un lugar llamado “Speakers Corner”, donde los ciudadanos que desean protestar por algún agravio del poder o quieran criticar al gobierno, a la Reina, al técnico de su selección de futbol o quejarse de sus diputados, simplemente se suben a un banquillo que ahí se encuentra ex profeso y sacan de su ronco pecho todo lo que llevan dentro. Terminado su discurso, toman el sombrero y se retiran tranquilamente a almorzar. Y “todos contentos”.

En México, hace décadas las dependencias oficiales disponen de un buzón de quejas o algo similar. A veces es una oficina grande o pequeña. Ahí la gente se dirige en persona o por escrito con el original y tres copias de rigor, y les hace saber a las autoridades su descontento o molestia, lo cual, por cierto, no siempre recibe respuesta satisfactoria; pero de que todo mundo tiene derecho de reclamo, ni duda cabe. Y “todos contentos”.

No es tan complicado, deveras.


Estimado lector, le tengo una solución fácil y sencilla para encauzar el enojo que provoca la impunidad rampante y el abuso de erario.

Me refiero a hacer lo que en otras latitudes, al momento de exponer una queja.

En Israel, cuando alguien agobiado por los problemas que lo acosan siente la urgente necesidad de ser escuchado, y así aliviar su pesada carga, acude a un lugar de Jerusalén que considerado sagrado, ha adquirido fama en el mundo entero como el Muro de las Lamentaciones. El apesadumbrado visitante, establece comunicación con Dios y le habla de todo lo que acontece. Postrado, en fervoroso recogimiento, habla, llora, reza, pide, promete, exige. Después de la visita, naturalmente se siente bien: ha hecho su catarsis. Todo en santa paz.

En Londres, ocurre más o menos lo mismo. En céntrico parque de la ciudad, hay un lugar llamado “Speakers Corner”, donde los ciudadanos que desean protestar por algún agravio del poder o quieran criticar al gobierno, a la Reina, al técnico de su selección de futbol o quejarse de sus diputados, simplemente se suben a un banquillo que ahí se encuentra ex profeso y sacan de su ronco pecho todo lo que llevan dentro. Terminado su discurso, toman el sombrero y se retiran tranquilamente a almorzar. Y “todos contentos”.

En México, hace décadas las dependencias oficiales disponen de un buzón de quejas o algo similar. A veces es una oficina grande o pequeña. Ahí la gente se dirige en persona o por escrito con el original y tres copias de rigor, y les hace saber a las autoridades su descontento o molestia, lo cual, por cierto, no siempre recibe respuesta satisfactoria; pero de que todo mundo tiene derecho de reclamo, ni duda cabe. Y “todos contentos”.

No es tan complicado, deveras.

viernes 06 de diciembre de 2019

Qué pasa con el TMEC

miércoles 04 de diciembre de 2019

Carrera presidencial

martes 03 de diciembre de 2019

Una corazonada

lunes 02 de diciembre de 2019

La esperanza

viernes 29 de noviembre de 2019

Amor es un milagro

martes 26 de noviembre de 2019

Moderno Frankestein

viernes 22 de noviembre de 2019

Dietario político

martes 19 de noviembre de 2019

Crisis de Autoconfianza

Cargar Más