/ sábado 29 de agosto de 2020

Match Point | El éxito nunca será fácil, ni es para todos. Sé uno de ellos

Muy buenos días a todos nuestros amables lectores, en este quinto sábado del mes de agosto que tiene como principal característica el hecho de que la actividad en el tenis profesional regresó oficialmente en cancha dura, con la celebración del Masters 1000 de Cincinnati que se está jugando en Nueva York. Deseamos que todos los tenistas, amantes del deporte blanco y público en general encuentren interesante la información que hoy compartimos con ustedes.

Podríamos empezar con los puntos no tan positivos del comité organizador. Resulta que un examen para Covid-19 hecho al preparador físico Juan Manuel Galván, que trabaja con el argentino Guido Pella y con el boliviano Hugo Dellien, dio positivo, provocando con esto que ambos jugadores, a pesar de haber dado negativo en sus pruebas, fueran aislados en sus habitaciones de hotel y por ende quedaron fuera de este torneo.

Hasta aquí, todo en orden, porque así fueron establecidos los protocolos y seguimientos a los resultados. Sin embargo, todo explotó (hablando de los jugadores, que siempre dieron negativo) porque al final resultó ser un error de “alguien” (así es como fue escrito en el texto de la noticia), porque el mencionado preparador físico demostró con otra prueba que él era negativo para Covid-19. Quizá los nervios están a flor de piel, al grado que los encargados de esas pruebas ya ven contagios y contagiados por todos lados.

Errores así pueden ser más costosos de lo que parecen ya que, por principio, dos jugadores del main draw fueron bajados del torneo de manera injusta o por error, ¿y todo lo que invirtieron para llegar ahí?, esfuerzo, preparación, dinero, viaje, etc., ¿dónde quedó? Se aplaude lo estricto de los controles sanitarios, pero igualmente se espera que los profesionales encargados de hacer las pruebas y de interpretar o dar los resultados hagan el trabajo al mismo nivel.

Después de estas situaciones extracancha, el torneo empezó con buenas y gratas noticias. Por principio de cuentas quedó definido que los partidos se jugarían sin la presencia de jueces de línea, las marcaciones las harán sistemas electrónicos que ya se han estado usando en torneos juveniles, con la intención de reducir el número de personas en la cancha.

El británico Andy Murray dejó el retiro para volver a competir en torneos de muy alta exigencia, en este caso recibiendo un wild card (invitación) por parte del comité organizador y para nada desentonó, ya que a pesar de venir de un supuesto “retiro” a causa de una lesión, se vio bastante bien, quizá no como en otros tiempos, pero eliminó a uno de los grandes favoritos como es Alexander Zverev, para luego perder en octavos de final con Milos Raonic. Sin duda, Murray tiene mucho todavía para regresar a los primeros planos.

La decepción, Dominic Thiem, que sigue dando una de cal y 20 de arena, teniendo todo para dar ese golpe de calidad, que le sobra, sembrado número dos en este evento, vuelve a ser eliminado en las primeras rondas y deja ir una gran oportunidad para sumar en grande, y no necesariamente por lo que pueda dar este torneo, sino por lo que significa ganar un Masters 1000 en la carrera de un tenista.

Hablando de decepciones, ¿qué podríamos agregar en el caso de las damas?, las sembradas una Karolina Pliskova y la sembrada dos Sofía Kenin, eliminadas en segunda ronda, ésta última parte de un nutrido grupo de tenistas estadounidenses que participaron en el torneo y que se fueron quedando en el camino, como Venus Williams en primera ronda, la misma Kenin en segunda, Serena Williams en tercera, así como la más joven de todas y gran promesa Coco Gauff, mismo caso de Madison Keys y Sloan Stephens. Al parecer la renovación del equipo americano en mujeres no ha tenido éxito.

Al cierre de esta columna la final de mujeres sería entre la japonesa Naomi Osaka y la bielorrusa Victoria Azarenka, y en cuanto a los varones, los finalistas saldrían de los partidos entre el griego Tsitsipas y el canadiense Raonic en una semifinal, mientras que en la otra jugarían el serbio Djokovic y el español Agut.

Grande es nuestro agrado para enviar saludos a un súper jugador de tenis local, él es César Jiménez. Tenista de temperamento y actitud ganadora, con convicción de ir siempre al frente con el deseo de triunfo, aunque este no siempre suceda. Campeón en múltiples ocasiones.

Nuestra reflexión de hoy… El éxito nunca será fácil, ni es para todos. Sé uno de ellos.

Comentarios y sugerencias…

  • max_1607@hotmail.com
  • @ÁlamosArmando
  • Punto para partido.

Muy buenos días a todos nuestros amables lectores, en este quinto sábado del mes de agosto que tiene como principal característica el hecho de que la actividad en el tenis profesional regresó oficialmente en cancha dura, con la celebración del Masters 1000 de Cincinnati que se está jugando en Nueva York. Deseamos que todos los tenistas, amantes del deporte blanco y público en general encuentren interesante la información que hoy compartimos con ustedes.

Podríamos empezar con los puntos no tan positivos del comité organizador. Resulta que un examen para Covid-19 hecho al preparador físico Juan Manuel Galván, que trabaja con el argentino Guido Pella y con el boliviano Hugo Dellien, dio positivo, provocando con esto que ambos jugadores, a pesar de haber dado negativo en sus pruebas, fueran aislados en sus habitaciones de hotel y por ende quedaron fuera de este torneo.

Hasta aquí, todo en orden, porque así fueron establecidos los protocolos y seguimientos a los resultados. Sin embargo, todo explotó (hablando de los jugadores, que siempre dieron negativo) porque al final resultó ser un error de “alguien” (así es como fue escrito en el texto de la noticia), porque el mencionado preparador físico demostró con otra prueba que él era negativo para Covid-19. Quizá los nervios están a flor de piel, al grado que los encargados de esas pruebas ya ven contagios y contagiados por todos lados.

Errores así pueden ser más costosos de lo que parecen ya que, por principio, dos jugadores del main draw fueron bajados del torneo de manera injusta o por error, ¿y todo lo que invirtieron para llegar ahí?, esfuerzo, preparación, dinero, viaje, etc., ¿dónde quedó? Se aplaude lo estricto de los controles sanitarios, pero igualmente se espera que los profesionales encargados de hacer las pruebas y de interpretar o dar los resultados hagan el trabajo al mismo nivel.

Después de estas situaciones extracancha, el torneo empezó con buenas y gratas noticias. Por principio de cuentas quedó definido que los partidos se jugarían sin la presencia de jueces de línea, las marcaciones las harán sistemas electrónicos que ya se han estado usando en torneos juveniles, con la intención de reducir el número de personas en la cancha.

El británico Andy Murray dejó el retiro para volver a competir en torneos de muy alta exigencia, en este caso recibiendo un wild card (invitación) por parte del comité organizador y para nada desentonó, ya que a pesar de venir de un supuesto “retiro” a causa de una lesión, se vio bastante bien, quizá no como en otros tiempos, pero eliminó a uno de los grandes favoritos como es Alexander Zverev, para luego perder en octavos de final con Milos Raonic. Sin duda, Murray tiene mucho todavía para regresar a los primeros planos.

La decepción, Dominic Thiem, que sigue dando una de cal y 20 de arena, teniendo todo para dar ese golpe de calidad, que le sobra, sembrado número dos en este evento, vuelve a ser eliminado en las primeras rondas y deja ir una gran oportunidad para sumar en grande, y no necesariamente por lo que pueda dar este torneo, sino por lo que significa ganar un Masters 1000 en la carrera de un tenista.

Hablando de decepciones, ¿qué podríamos agregar en el caso de las damas?, las sembradas una Karolina Pliskova y la sembrada dos Sofía Kenin, eliminadas en segunda ronda, ésta última parte de un nutrido grupo de tenistas estadounidenses que participaron en el torneo y que se fueron quedando en el camino, como Venus Williams en primera ronda, la misma Kenin en segunda, Serena Williams en tercera, así como la más joven de todas y gran promesa Coco Gauff, mismo caso de Madison Keys y Sloan Stephens. Al parecer la renovación del equipo americano en mujeres no ha tenido éxito.

Al cierre de esta columna la final de mujeres sería entre la japonesa Naomi Osaka y la bielorrusa Victoria Azarenka, y en cuanto a los varones, los finalistas saldrían de los partidos entre el griego Tsitsipas y el canadiense Raonic en una semifinal, mientras que en la otra jugarían el serbio Djokovic y el español Agut.

Grande es nuestro agrado para enviar saludos a un súper jugador de tenis local, él es César Jiménez. Tenista de temperamento y actitud ganadora, con convicción de ir siempre al frente con el deseo de triunfo, aunque este no siempre suceda. Campeón en múltiples ocasiones.

Nuestra reflexión de hoy… El éxito nunca será fácil, ni es para todos. Sé uno de ellos.

Comentarios y sugerencias…

  • max_1607@hotmail.com
  • @ÁlamosArmando
  • Punto para partido.