/ lunes 25 de noviembre de 2019

Ni bien ni mal, mejor bienestar

Aunque existen algunas teorías que sostienen que el ser humano nace sabiéndolo todo y con el tiempo va recordando poco a poco el conocimiento, la comprobación de su dicho resulta complicada

Aunque existen algunas teorías que sostienen que el ser humano nace sabiéndolo todo y con el tiempo va recordando poco a poco el conocimiento, la comprobación de su dicho resulta complicada.

El bebé no sabe nada.

No conoce un solo dato.

Sabemos que también existe la postura teórica sobre el lenguaje y la comunicación que sostiene que el humano, si se le mantuviera en aislamiento desde su nacimiento, tarde o temprano buscaría la forma de comunicarse y seguramente crearía algún código. Probablemente así sería, pero muy posiblemente tardaría mucho o jamás daría con el que en este momento utilizamos, resultado de años de gestación y trabajo de dos o más autores.

Aprendemos desde la primera letra lo que significa la vida.

Nuestra mente va gestionando y construyendo la realidad a partir de los significados que recibimos por herencia. De esa forma generamos la información que nos regirá toda la existencia y entrenamos a nuestro procesador a traducir los hechos y convertirlos en sensaciones.

¿Te has dado cuenta de que físicamente todas las emociones generan casi los mismos efectos?

¿Qué sientes cuando algo te da miedo?

-El corazón late aceleradamente.

-Se siente un hueco en el estómago.

-Sensación de nerviosismo.

-Una opresión en el pecho.

-Temblores.

Ahora bien. ¿Qué sientes cuando está próximo a llegar el ser amado a quién esperas con ansia?

¡Exactamente los mismos síntomas!

Los cuales podemos ver que se repiten cuando por ejemplo, tenemos un examen próximo muy difícil, el nacimiento de un hijo o el cierre de un gran negocio.

Esto puede llevarnos a la conclusión, de que las emociones son el resultado de la traducción que yo hago de los hechos basado en el “catálogo de conceptos” de mi “programación original”. Es decir, la realidad que vivo es el resultado de la interpretación que de la misma en datos individuales, realizaron mis padres, mis hermanos, mis maestros y todos aquellos que de manera voluntaria o no, cargaron información en mi “tarjeta madre”.

Esta información al volverse mi realidad, me obligará de manera sutil a vivir de acuerdo a ciertos lineamientos, buscaré alinear mis circunstancias de forma tal que mis condicionamientos se cumplan, me guste o no, el programa me pondrá en mi lugar, sin que yo pueda hacer nada para evitarlo.

¿Entonces es correcto, admisible e incluso irremediable que deba yo vivir construyendo mis vivencias a partir de dicha carga conceptual?

Definitivamente no. El día de hoy y después de hacerlo consciente, puedo empezar a decidir, a partir de lo que más me agrade, si deseo o no conservar algunos significados. Desechar lo que no me sirva, transformar lo que me sea posible e integrar nuevas traducciones que me sean más funcionales.

Darme cuenta en el momento de que lo que vivo no sea de mi agrado, que estoy posiblemente cumpliendo con una programación ajena y que la misma está chocando con mi naturaleza, de esta forma y al descubrirlo en los hechos, puedo realizar pequeños cambios, que sin violentar mis condiciones me lleven a un resultado mejor y de largo plazo.

Nada tiene que ser definitivo.

No soy un resultado irreversible.

Soy dueño de mi camino y de mis decisiones.

Hoy decido cómo vivir.

Propongo utilizar para realizar estos cambios, lo que yo he denominado como el triángulo de paz, primero, no hacerme daño a mi mismo, no hacerle daño a otros y no infringir la ley.

Estos sencillos postulados pueden ser suficientes para ayudarme a elegir, lo que quiero en mi vida y lo que no, sin afectarme y sin afectar mi entorno.

¿Qué conducta te gustaría que se fuera para siempre de tu vida?

Escríbeme.

e-mail: hey@gryita.com

Aunque existen algunas teorías que sostienen que el ser humano nace sabiéndolo todo y con el tiempo va recordando poco a poco el conocimiento, la comprobación de su dicho resulta complicada.

El bebé no sabe nada.

No conoce un solo dato.

Sabemos que también existe la postura teórica sobre el lenguaje y la comunicación que sostiene que el humano, si se le mantuviera en aislamiento desde su nacimiento, tarde o temprano buscaría la forma de comunicarse y seguramente crearía algún código. Probablemente así sería, pero muy posiblemente tardaría mucho o jamás daría con el que en este momento utilizamos, resultado de años de gestación y trabajo de dos o más autores.

Aprendemos desde la primera letra lo que significa la vida.

Nuestra mente va gestionando y construyendo la realidad a partir de los significados que recibimos por herencia. De esa forma generamos la información que nos regirá toda la existencia y entrenamos a nuestro procesador a traducir los hechos y convertirlos en sensaciones.

¿Te has dado cuenta de que físicamente todas las emociones generan casi los mismos efectos?

¿Qué sientes cuando algo te da miedo?

-El corazón late aceleradamente.

-Se siente un hueco en el estómago.

-Sensación de nerviosismo.

-Una opresión en el pecho.

-Temblores.

Ahora bien. ¿Qué sientes cuando está próximo a llegar el ser amado a quién esperas con ansia?

¡Exactamente los mismos síntomas!

Los cuales podemos ver que se repiten cuando por ejemplo, tenemos un examen próximo muy difícil, el nacimiento de un hijo o el cierre de un gran negocio.

Esto puede llevarnos a la conclusión, de que las emociones son el resultado de la traducción que yo hago de los hechos basado en el “catálogo de conceptos” de mi “programación original”. Es decir, la realidad que vivo es el resultado de la interpretación que de la misma en datos individuales, realizaron mis padres, mis hermanos, mis maestros y todos aquellos que de manera voluntaria o no, cargaron información en mi “tarjeta madre”.

Esta información al volverse mi realidad, me obligará de manera sutil a vivir de acuerdo a ciertos lineamientos, buscaré alinear mis circunstancias de forma tal que mis condicionamientos se cumplan, me guste o no, el programa me pondrá en mi lugar, sin que yo pueda hacer nada para evitarlo.

¿Entonces es correcto, admisible e incluso irremediable que deba yo vivir construyendo mis vivencias a partir de dicha carga conceptual?

Definitivamente no. El día de hoy y después de hacerlo consciente, puedo empezar a decidir, a partir de lo que más me agrade, si deseo o no conservar algunos significados. Desechar lo que no me sirva, transformar lo que me sea posible e integrar nuevas traducciones que me sean más funcionales.

Darme cuenta en el momento de que lo que vivo no sea de mi agrado, que estoy posiblemente cumpliendo con una programación ajena y que la misma está chocando con mi naturaleza, de esta forma y al descubrirlo en los hechos, puedo realizar pequeños cambios, que sin violentar mis condiciones me lleven a un resultado mejor y de largo plazo.

Nada tiene que ser definitivo.

No soy un resultado irreversible.

Soy dueño de mi camino y de mis decisiones.

Hoy decido cómo vivir.

Propongo utilizar para realizar estos cambios, lo que yo he denominado como el triángulo de paz, primero, no hacerme daño a mi mismo, no hacerle daño a otros y no infringir la ley.

Estos sencillos postulados pueden ser suficientes para ayudarme a elegir, lo que quiero en mi vida y lo que no, sin afectarme y sin afectar mi entorno.

¿Qué conducta te gustaría que se fuera para siempre de tu vida?

Escríbeme.

e-mail: hey@gryita.com

Local

Don Raúl Castelán, hombre de acero

La prótesis que tiene en la pierna no lo limita para desarrollar los excelentes productos que vendía en los rodantes de la zona

Local

Aprender de la nostalgia en la Internet

Las nuevas generaciones pueden conocer de Tampico gracias a la página de Facebook “Historias del Puerto”

Local

El secreto anti-Covid-19

La mejor manera de combatir a este mal pandémico es justamente la prevención a través de estrategias focalizadas desde el primer nivel de atención pública

Futbol

¿Cómo funcionará la Final 8 de la Champions en Lisboa?

En sustitución de los partidos ida y vuelta tradicionales, con sus goles doble fuera de casa y las remontadas que han escrito la épica de la Champions en los últimos años

Sociedad

Cuatro de cada 10 no pagan préstamos de tandas para el Bienestar

El Coneval señala el poco interés que generó el programa de microcréditos para pequeñas empresas

Sociedad

Aumenta llegada de menores migrantes a México

El año pasado, casi 52 mil fueron presentados a la autoridad migratoria

Finanzas

Disruptores | Esta empresa hace del podcast un negocio multimillonario

Acast es un hub que reparte los audios hacia todas las plataformas y permite a los creadores de contenido generar dinero y concentrarse en sus productos

Moda

El encierro evoluciona el proceso de la moda

La industria se adaptó a la falta de materiales y a la necesidad de hacer desfiles sin modelos

Sociedad

Suman ocho mandos policiacos asesinados en Guanajuato

Hombres armados matan al subdirector de la Policía Municipal de Moroleón y hieren a su escolta