/ jueves 1 de julio de 2021

No se cambia el mundo con un smartphone | Las personas positivas y negativas

¿Eres una persona positiva o negativa? Ante esta sencilla pregunta a todos nos pareciera mejor inclinarnos ante una actitud positiva, o muchos de nosotros nos defenderíamos creyendo que siendo negativos estamos más cerca a ser realista, sin embargo, nadie que se diga suficientemente positivo o negativo está ejerciendo un pensamiento objetivo.

Tendríamos que tomarnos el tiempo para identificar cuál es el rol que estamos jugando.

Una persona negativa se dice a sí misma que es realista, creyéndose muchas veces una persona más inteligente y adoptando una conducta de rechazo ante otras ideas. Detrás del negativismo existe la intención de protegerse del fracaso, sin embargo, con una actitud pesimista se tiene una visión polarizada del verdadero alcance que puede llegar a tener, anteponiendo siempre dar quejas y hablar de aquello que no les gusta, en lugar de proponer soluciones. De esta manera, pareciera irónico que el buscar protegerse del fracaso, termina siendo un llamado al mismo.

Por otro lado, una persona que es excesivamente positiva, pone todo su esfuerzo en lograr cumplir sus objetivos, sin embargo, no toman a consideración cuáles son los límites o los recursos con los que cuenta, tomando conciencia cuando se encuentran demasiado avanzados y a la vez detenidos por no contar con las herramientas necesarias, cayendo en desesperación y teniendo que optar por medidas desesperadas.

Ser realista es separar lo que nosotros queremos que suceda con la manera en que se están llevando las cosas, sea para bien o para mal. Esto pareciera tener un enfoque pesimista, sin embargo, el punto del realismo es aceptar la vida como es, aceptando que existen dificultades trabajando por minimizarlas y beneficiándose de las oportunidades que se presentan en la vida, siempre centrándose en las soluciones, no en los problemas.

De esta manera, te quiero compartir cuatro consejos para tener los pies bien puestos sobre la tierra, buscando siempre tomar con una actitud realista el cumplimiento de nuestras metas:

1.- Sé honesto contigo mismo: Reconoce tus defectos, pero a su vez, valora tus virtudes. ¿Qué tienes en este momento y que más vas a necesitar para lograr eso que estás buscando?

2.- Elaborar un plan. Desglosa punto por punto, cuáles son los pasos a seguir para alcanzar tus objetivos. Tómate tu tiempo y apégate al plan, si la vida te presenta una mejor oportunidad tómala, pero reestructura la manera en que vas a trabajar, no improvises.

3.- Pide ayuda. Cae en cuenta que no somos todopoderosos, somos personas y como tal, necesitamos del apoyo de nuestros amigos, de nuestra familia. Siempre es buena una retroalimentación.

4.- Sé responsable de tus acciones: De esta manera, nos vamos a sentir orgullosos de nuestros éxitos y a su vez, vamos a poder aprender de nuestros errores.

¡Escríbeme!

guillermoruizrmz@hotmail.com

Facebook.com/GuillermoRuizR

¿Eres una persona positiva o negativa? Ante esta sencilla pregunta a todos nos pareciera mejor inclinarnos ante una actitud positiva, o muchos de nosotros nos defenderíamos creyendo que siendo negativos estamos más cerca a ser realista, sin embargo, nadie que se diga suficientemente positivo o negativo está ejerciendo un pensamiento objetivo.

Tendríamos que tomarnos el tiempo para identificar cuál es el rol que estamos jugando.

Una persona negativa se dice a sí misma que es realista, creyéndose muchas veces una persona más inteligente y adoptando una conducta de rechazo ante otras ideas. Detrás del negativismo existe la intención de protegerse del fracaso, sin embargo, con una actitud pesimista se tiene una visión polarizada del verdadero alcance que puede llegar a tener, anteponiendo siempre dar quejas y hablar de aquello que no les gusta, en lugar de proponer soluciones. De esta manera, pareciera irónico que el buscar protegerse del fracaso, termina siendo un llamado al mismo.

Por otro lado, una persona que es excesivamente positiva, pone todo su esfuerzo en lograr cumplir sus objetivos, sin embargo, no toman a consideración cuáles son los límites o los recursos con los que cuenta, tomando conciencia cuando se encuentran demasiado avanzados y a la vez detenidos por no contar con las herramientas necesarias, cayendo en desesperación y teniendo que optar por medidas desesperadas.

Ser realista es separar lo que nosotros queremos que suceda con la manera en que se están llevando las cosas, sea para bien o para mal. Esto pareciera tener un enfoque pesimista, sin embargo, el punto del realismo es aceptar la vida como es, aceptando que existen dificultades trabajando por minimizarlas y beneficiándose de las oportunidades que se presentan en la vida, siempre centrándose en las soluciones, no en los problemas.

De esta manera, te quiero compartir cuatro consejos para tener los pies bien puestos sobre la tierra, buscando siempre tomar con una actitud realista el cumplimiento de nuestras metas:

1.- Sé honesto contigo mismo: Reconoce tus defectos, pero a su vez, valora tus virtudes. ¿Qué tienes en este momento y que más vas a necesitar para lograr eso que estás buscando?

2.- Elaborar un plan. Desglosa punto por punto, cuáles son los pasos a seguir para alcanzar tus objetivos. Tómate tu tiempo y apégate al plan, si la vida te presenta una mejor oportunidad tómala, pero reestructura la manera en que vas a trabajar, no improvises.

3.- Pide ayuda. Cae en cuenta que no somos todopoderosos, somos personas y como tal, necesitamos del apoyo de nuestros amigos, de nuestra familia. Siempre es buena una retroalimentación.

4.- Sé responsable de tus acciones: De esta manera, nos vamos a sentir orgullosos de nuestros éxitos y a su vez, vamos a poder aprender de nuestros errores.

¡Escríbeme!

guillermoruizrmz@hotmail.com

Facebook.com/GuillermoRuizR