/ domingo 6 de octubre de 2019

Octubre se viste de rosa


Hicimos un juramento el día que nos graduamos de preparatoria siempre estaríamos en contacto y nos reuniríamos en el mismo lugar cada año porque nuestra amistad debía trascender a través del tiempo y la distancia

En el Internado de las Hermanas del Verbo Encarnado en Monterrey hicimos una gran hermandad, de esa fraternidad que se hace en la adolescencia y que jamás termina, porque es para siempre.

Intercambiamos fotografías, direcciones, teléfonos e infinidad de recuerdos y entre lágrimas y risas nos despedimos con un “hasta pronto”. Regresamos dieciséis amigas a nuestro lugar de origen a seguir nuestro destino. Nos mantendríamos en contacto y nos reuniríamos en Monterrey cada dos años por lo menos.

Y así fueron los primeros años, después nuestros encuentros se fueron espaciando poco a poco. Unas nos casamos, otras trabajaban o seguían una carrera universitaria y ya era difícil coincidir con nuestros encuentros o simplemente tenían su vida complicada. Siempre estuvimos en contacto, porque nunca falta la compañera que se encarga de estos asuntos y se echa la tarea de tenernos al tanto de nuestra hermandad.

A pesar de los impedimentos, tuvimos muchos encuentros. Nuestras reuniones transcurrían entre anécdotas del colegio y “puestas al día” de nuestras vidas, nuestras luchas, logros y fracasos, desencantos, alegrías, y tristezas. Una terapia de grupo invaluable. Hace un par de meses nos volvimos a reunir después de una tregua de cuatro años. Una de ellas ofreció su hermosa casa en la Rivera Maya para nuestro evento. Con gran ilusión preparamos la reunión. Se hizo un emotivo video de nuestros encuentros y un gran póster con fotografías de nuestras familias. La mayoría de nosotras ya venerables abuelas, otras divorciadas o simplemente solas.

Cuando nos volvimos a encontrar nos abrazamos con gran cariño y emoción y un gran dolor al volvernos a reunir todas vestidas con prendas en tonos de ROSA el color distintivo de la lucha contra el cáncer. A cuatro de nuestras compañeras las había vencido la terrible enfermedad y dos de ellas se encuentran luchando con valor y entereza en contra de un enemigo implacable y cruel. El cáncer de mama.

Durante todo el mes de octubre, los monumentos más representativos de todo el mundo se iluminan de color rosa, un acto simbólico que tiene como principal objetivo concientizar a las mujeres de la prevención y el chequeo periódico con el fin de vencer un “Caballo Apocalíptico” que nos acecha sin piedad.

A cuatro de nuestras compañeras las había vencido la terrible enfermedad y dos de ellas se encuentran luchando con valor y entereza en contra de un enemigo implacable y cruel. El cáncer de mama


Hicimos un juramento el día que nos graduamos de preparatoria siempre estaríamos en contacto y nos reuniríamos en el mismo lugar cada año porque nuestra amistad debía trascender a través del tiempo y la distancia

En el Internado de las Hermanas del Verbo Encarnado en Monterrey hicimos una gran hermandad, de esa fraternidad que se hace en la adolescencia y que jamás termina, porque es para siempre.

Intercambiamos fotografías, direcciones, teléfonos e infinidad de recuerdos y entre lágrimas y risas nos despedimos con un “hasta pronto”. Regresamos dieciséis amigas a nuestro lugar de origen a seguir nuestro destino. Nos mantendríamos en contacto y nos reuniríamos en Monterrey cada dos años por lo menos.

Y así fueron los primeros años, después nuestros encuentros se fueron espaciando poco a poco. Unas nos casamos, otras trabajaban o seguían una carrera universitaria y ya era difícil coincidir con nuestros encuentros o simplemente tenían su vida complicada. Siempre estuvimos en contacto, porque nunca falta la compañera que se encarga de estos asuntos y se echa la tarea de tenernos al tanto de nuestra hermandad.

A pesar de los impedimentos, tuvimos muchos encuentros. Nuestras reuniones transcurrían entre anécdotas del colegio y “puestas al día” de nuestras vidas, nuestras luchas, logros y fracasos, desencantos, alegrías, y tristezas. Una terapia de grupo invaluable. Hace un par de meses nos volvimos a reunir después de una tregua de cuatro años. Una de ellas ofreció su hermosa casa en la Rivera Maya para nuestro evento. Con gran ilusión preparamos la reunión. Se hizo un emotivo video de nuestros encuentros y un gran póster con fotografías de nuestras familias. La mayoría de nosotras ya venerables abuelas, otras divorciadas o simplemente solas.

Cuando nos volvimos a encontrar nos abrazamos con gran cariño y emoción y un gran dolor al volvernos a reunir todas vestidas con prendas en tonos de ROSA el color distintivo de la lucha contra el cáncer. A cuatro de nuestras compañeras las había vencido la terrible enfermedad y dos de ellas se encuentran luchando con valor y entereza en contra de un enemigo implacable y cruel. El cáncer de mama.

Durante todo el mes de octubre, los monumentos más representativos de todo el mundo se iluminan de color rosa, un acto simbólico que tiene como principal objetivo concientizar a las mujeres de la prevención y el chequeo periódico con el fin de vencer un “Caballo Apocalíptico” que nos acecha sin piedad.

A cuatro de nuestras compañeras las había vencido la terrible enfermedad y dos de ellas se encuentran luchando con valor y entereza en contra de un enemigo implacable y cruel. El cáncer de mama

domingo 20 de octubre de 2019

La hermandad

domingo 06 de octubre de 2019

Octubre se viste de rosa

domingo 18 de agosto de 2019

Plácido en la mira

domingo 07 de julio de 2019

Siete de julio, San Fermín

domingo 30 de junio de 2019

Homofobia

domingo 02 de junio de 2019

Hombres de mar

domingo 05 de mayo de 2019

¡Puebla!, ¡Qué chula es Puebla!

domingo 14 de abril de 2019

Viajar en tren

domingo 07 de abril de 2019

Días de playa 

domingo 31 de marzo de 2019

Las dos banderas México y España

Cargar Más