/ sábado 19 de junio de 2021

Ocurrencias del futbol | Como en Dos tipos de cuidado, Jorge Bueno y Pedro Malo, Inglaterra y Escocia buscan algo que sea regular

Y continúan las clases de buen futbol, en donde los poderosos continúan exhibiendo su superioridad, pero ya no con marcadores aplastantes, sino simplemente con resultados favorables que cada vez son más ajustados.

Hoy nos ha tocado ver a la República Checa, mitad de lo que antes fuera Checoslovaquia, jugando ante Croacia, parte de lo que antes fuera Yugoslavia, que nos hablan de los cambios sociales presentes a partir de la desaparición de la URSS, cambios que se han manifestado en todos los aspectos, menos en el futbolístico, en donde la calidad del futbol checo y el yugoslavo continúa vigentes, siendo representados ahora con otros nombres.

Y hoy he visto con mucho gusto el esplendor del futbol de aquellos tiempos, expresado por los actuales protagonistas que me llevaron a los años maravillosos de los pentagonales cuando el Uda Dukla de Praga con jugadores de fama mundial como Novak, Pluskal, Jelinek, Jan Popluhar y el enorme Josep Masopust enfrentaron al Puebla.

Partido en el que fue nombrado mejor jugador nuestro inolvidable compañero y amigo Francisco "Chale" Ruiz, que en paz descanse, quien recibió el trofeo al que se hizo acreedor de manos del que en aquel tiempo era reconocido como el mejor jugador de Europa, Josef Masopust, una gran distinción para el "Chale", tío del Chima Ruiz y un orgullo para todos los tamaulipecos.

Y ayer, eso fue lo que vi de los jugadores checos, viniéndome a la memoria la figura del grandulón Andre Kvasnak, reflejada en el actual delantero checo Patrick Schick, tan parecido en su forma de jugar.

Igual que hoy estamos pendientes de la Champions League y la Eurocopa de Naciones, allá a mediados de los cincuenta y principios de los sesenta en México lo estábamos de los famosos pentagonales, en donde se presentaba lo mejor de Europa y de Suramérica.

Este día la República Checa ha alineado a Vaclik, Boril, Kalas, Celusatka, Coufal, Soucek, Holes, Janakto, Darida, Masopust y Patric Schick, mientras que Croacia salió con Livakovic, Vrsaljko, Lovren, Vida, Gvardiol, Modric, Kovacic, Kamaric, Brekalo, Rebilck. Finalizando 1-1 con goles a los 37 minutos de juego por medio del tiro penal, Patric Schick por República Checa, para que a los 47 empatara Croacia por medio de Perisic.

Después, Inglaterra enfrentó a su coterráneo Escocia en un muy buen juego al que solamente le faltaron los goles, que no cayeron porque los delanteros sean malos, sino por la terrible efectividad de ambas defensivas.

Vaya futbol distinto, a diferencia de lo que vemos en otras partes, los equipos británicos juegan con una fuerza desmedida, acompañada afortunadamente por una tremenda honestidad deportiva, de la que surgen juegos tremendamente peleados pero sin accidentes que produzcan lesiones.

Recordemos que el Reino Unido se compone del país de Gales, Inglaterra, Irlanda y Escocia, y que la rivalidad más enconada es precisamente la de los equipos que hoy se han enfrentado o sea que estos enfrentamientos son verdaderas guerras fraticidas.

Generalmente Inglaterra domina este territorio (La Isla) pero lo que hoy hemos visto fue una paridad difícil de creer, pues generalmente Inglaterra disponía con cierta facilidad de sus coterráneos, algo que ahora contra Escocia no vimos.

En un juego de ida y vuelta, el balón estaba acá, para que de inmediato se encontrara del otro lado. Sí, Inglaterra tuvo mayor posesión de balón, sin embargo los tragos más amargos los sufrió su portería, un remate de cabeza que fue a estrellarse al poste fue la mayor oportunidad de gol y fue para Inglaterra.

Los equipos alinearon por Inglaterra: Jordan Pickford, Reece James, John Stones, Tyrone Mings, Shaw, Kalvin Pjhoillips, Declan Rice, Poden, Masson Mount, Sterling, Kane... Escocia: Marshall, Mc. Tominay, Hanley, Thierney, Gilmour, Mc. Ginn, Mc. Gregor, Robertson, Che Adams, Dykes, Dornell.

Como bien sabemos, el futbol nació, creció y fue diseminado por el mundo por los británicos, ingleses y escoceses después de la Revolución Industrial, al llevar sus conocimientos y oficio por el mundo entero, llevaron consigo también el futbol los ingleses con su estilo y los escoceses con el suyo. Desde los lejanos tiempos del Queen's Park, Escocia introdujo la práctica del pase corto, la que perfeccionaron, ganándose adeptos en toda Europa.

A diferencia del estilo escocés, basado en pase corto, los ingleses impusieron desde sus comienzos un estilo de largos desplazamientos de balón buscando los espacios libres, para que allí fuera controlado por un compañero que fuera capaz de anticiparse a la defensa por velocidad y empuje.

Poco a poco el futbol británico fue evolucionando, hasta que el pase corto fue escogido como el idóneo para los dos estilos aquellos, cambio en el que Inglaterra se vio más fortalecido, logrando un dominio sobre su vecino.

Pero lo que hoy vimos fue una paridad muy marcada, lo que justifica la ausencia de goles, todo debido a la gran disciplina táctica de estas dos entidades futbolísticas.

Los que antaño jugaban al pase largo se han vuelto maestros del pase corto, manteniendo su egemonía por encima de los escoceses, que siendo en la actualidad mucho más duchos en el juego corto, se quedan cortos ante el gran futbol que Inglaterra ha generado gracias a la gran competitividad de su Liga, la Premier League, considerada la mejor del mundo.

Hasta pronto amigo.

Y continúan las clases de buen futbol, en donde los poderosos continúan exhibiendo su superioridad, pero ya no con marcadores aplastantes, sino simplemente con resultados favorables que cada vez son más ajustados.

Hoy nos ha tocado ver a la República Checa, mitad de lo que antes fuera Checoslovaquia, jugando ante Croacia, parte de lo que antes fuera Yugoslavia, que nos hablan de los cambios sociales presentes a partir de la desaparición de la URSS, cambios que se han manifestado en todos los aspectos, menos en el futbolístico, en donde la calidad del futbol checo y el yugoslavo continúa vigentes, siendo representados ahora con otros nombres.

Y hoy he visto con mucho gusto el esplendor del futbol de aquellos tiempos, expresado por los actuales protagonistas que me llevaron a los años maravillosos de los pentagonales cuando el Uda Dukla de Praga con jugadores de fama mundial como Novak, Pluskal, Jelinek, Jan Popluhar y el enorme Josep Masopust enfrentaron al Puebla.

Partido en el que fue nombrado mejor jugador nuestro inolvidable compañero y amigo Francisco "Chale" Ruiz, que en paz descanse, quien recibió el trofeo al que se hizo acreedor de manos del que en aquel tiempo era reconocido como el mejor jugador de Europa, Josef Masopust, una gran distinción para el "Chale", tío del Chima Ruiz y un orgullo para todos los tamaulipecos.

Y ayer, eso fue lo que vi de los jugadores checos, viniéndome a la memoria la figura del grandulón Andre Kvasnak, reflejada en el actual delantero checo Patrick Schick, tan parecido en su forma de jugar.

Igual que hoy estamos pendientes de la Champions League y la Eurocopa de Naciones, allá a mediados de los cincuenta y principios de los sesenta en México lo estábamos de los famosos pentagonales, en donde se presentaba lo mejor de Europa y de Suramérica.

Este día la República Checa ha alineado a Vaclik, Boril, Kalas, Celusatka, Coufal, Soucek, Holes, Janakto, Darida, Masopust y Patric Schick, mientras que Croacia salió con Livakovic, Vrsaljko, Lovren, Vida, Gvardiol, Modric, Kovacic, Kamaric, Brekalo, Rebilck. Finalizando 1-1 con goles a los 37 minutos de juego por medio del tiro penal, Patric Schick por República Checa, para que a los 47 empatara Croacia por medio de Perisic.

Después, Inglaterra enfrentó a su coterráneo Escocia en un muy buen juego al que solamente le faltaron los goles, que no cayeron porque los delanteros sean malos, sino por la terrible efectividad de ambas defensivas.

Vaya futbol distinto, a diferencia de lo que vemos en otras partes, los equipos británicos juegan con una fuerza desmedida, acompañada afortunadamente por una tremenda honestidad deportiva, de la que surgen juegos tremendamente peleados pero sin accidentes que produzcan lesiones.

Recordemos que el Reino Unido se compone del país de Gales, Inglaterra, Irlanda y Escocia, y que la rivalidad más enconada es precisamente la de los equipos que hoy se han enfrentado o sea que estos enfrentamientos son verdaderas guerras fraticidas.

Generalmente Inglaterra domina este territorio (La Isla) pero lo que hoy hemos visto fue una paridad difícil de creer, pues generalmente Inglaterra disponía con cierta facilidad de sus coterráneos, algo que ahora contra Escocia no vimos.

En un juego de ida y vuelta, el balón estaba acá, para que de inmediato se encontrara del otro lado. Sí, Inglaterra tuvo mayor posesión de balón, sin embargo los tragos más amargos los sufrió su portería, un remate de cabeza que fue a estrellarse al poste fue la mayor oportunidad de gol y fue para Inglaterra.

Los equipos alinearon por Inglaterra: Jordan Pickford, Reece James, John Stones, Tyrone Mings, Shaw, Kalvin Pjhoillips, Declan Rice, Poden, Masson Mount, Sterling, Kane... Escocia: Marshall, Mc. Tominay, Hanley, Thierney, Gilmour, Mc. Ginn, Mc. Gregor, Robertson, Che Adams, Dykes, Dornell.

Como bien sabemos, el futbol nació, creció y fue diseminado por el mundo por los británicos, ingleses y escoceses después de la Revolución Industrial, al llevar sus conocimientos y oficio por el mundo entero, llevaron consigo también el futbol los ingleses con su estilo y los escoceses con el suyo. Desde los lejanos tiempos del Queen's Park, Escocia introdujo la práctica del pase corto, la que perfeccionaron, ganándose adeptos en toda Europa.

A diferencia del estilo escocés, basado en pase corto, los ingleses impusieron desde sus comienzos un estilo de largos desplazamientos de balón buscando los espacios libres, para que allí fuera controlado por un compañero que fuera capaz de anticiparse a la defensa por velocidad y empuje.

Poco a poco el futbol británico fue evolucionando, hasta que el pase corto fue escogido como el idóneo para los dos estilos aquellos, cambio en el que Inglaterra se vio más fortalecido, logrando un dominio sobre su vecino.

Pero lo que hoy vimos fue una paridad muy marcada, lo que justifica la ausencia de goles, todo debido a la gran disciplina táctica de estas dos entidades futbolísticas.

Los que antaño jugaban al pase largo se han vuelto maestros del pase corto, manteniendo su egemonía por encima de los escoceses, que siendo en la actualidad mucho más duchos en el juego corto, se quedan cortos ante el gran futbol que Inglaterra ha generado gracias a la gran competitividad de su Liga, la Premier League, considerada la mejor del mundo.

Hasta pronto amigo.