/ domingo 16 de agosto de 2020

Ocurrencias del futbol | Los patos han vuelto a cazar a las escopetas

Mal y de malas los catalanes, ahora le tocó a Pep Guardiola.

Pierde el Barcelona, no Messi... He aquí otro equipo dogmático, igual al más popular de México... Es obvio que para los catalanes Messi es Dios, que siempre está libre de toda culpa. Es una lástima que las nuevas generaciones no hayan visto jugar a Pelé y, que tengan distinta interpretación de lo que es echarse al equipo al bombero. No, Pelé nunca sufrió una humillación como la que acaba de sufrir el Barcelona, pero si fueron muchas las veces en las que su equipo, Santos, Brasil o el Cosmos, se encontraron siendo claramente superados en el terreno de juego y, apareció echándose el equipo al hombro, no realizando carreras que sus compañeros no podían sostener, ni burlando a todo el equipo contrario para realizar un gol.

¡NO!, eso es hacerles el trabajo a los compañeros buscando siempre el protagonismo, al final siempre gana Messi, ahora que, si pierden, perdieron los demás, nunca Messi... Cuando al Santos las cosas no le iban bien, Pelé realizaba una labor en la que él desaparecía y, sin prisa alguna iba "conversando" sin hablar, con cada uno de sus compañeros hasta convencerlos de que todos eran tan buenos como él y, de pronto, veíamos a un Santos con 11 Pelé. A esto se le llama inteligencia y es perfectamente explicable, mientras que el dogma, ha de ser aceptado como una realidad que no ha de comprobarse.

A Messi lo mueve el talento y, el talentoso hace las cosas bien por instinto, su virtud es innata, se la dio Dios, pero no tiene talento para hacer que los demás jueguen como él, tal vez eso se deba a que no sea posible contar con dos talentos, algo similar a que no podemos ser veloces y resistentes al mismo tiempo, son cosas de la naturaleza y, eso es explicable. Alguien que no recuerdo quien, dijo, "Afortunado el que, teniendo talento, es inteligente"... y es que la mayoría creemos equivocadamente que inteligencia y talento son sinónimo.

No, ¡Que va! Maradona no sabe explicar por qué hizo lo que hizo, de ahí que, para dirigir a un equipo, necesitaba con él, la presencia de un auxiliar competente, que explicara a los jugadores lo que debían de hacer en el terreno de juego. Así, sus seguidores dogmáticos, iguales a los de Messi, le han adjudicado una frase que yo ya había oído en los tiempos de Alfredo Di Stéfano, cuya filosofía era igual a la de Pelé, que decía "Todos somos buenos, pero ninguno es mejor que todos juntos" Y los catalanes, han creído igual que los dogmáticos, que Messi es mejor que todos juntos. Hace algunos años, Barcelona eliminó de la Champions al Bayern y, la foto de Messi realizando un quiebre sobre Boateng se hizo viral, todo el mundo comentaba aquella hazaña. Hoy, Boateng, con toda la apariencia de un abuelito, ha superado a Messi en todos sus enfrentamientos, peeeero, no se habla de ello porque Boateng aún no ha alcanzado el nivel de los "dioses".

Todo lo anterior es explicable y comprensible, lo que no lo es, es asegurar que tal o cuál jugador es el mejor del mundo. Ayer la cara de Messi lucía una expresión que no se asemeja a la de Dios, vaya. Ni siquiera a ninguno de los dioses griegos, romanos, egipcios, escandinavos etc. También se dice que entre más alto se encuentre algo, más dura es su caída, esto me recuerda a aquel simpático cómico español, que tanto nos divertía con sus ocurrencias, Gila, quien dijo que, de todos los países famosos del mundo, el que menos le gustó fue Grecia. ¡Oye!, que ahí no recogen nada, ves todo tirado por el suelo, refiriéndose a los grandes monumentos erigidos a los dioses, que ahora a causa del tiempo, habían caído de su pedestal, quedando esparcidas por tierra sus partes, brazos, cabezas, y algunas más que permanecen aún en pie... No hay miseria más grande que la del que contempla desde la pobreza, su riqueza pasada.

ADIÓS A PEP GUARDIOLA

Ahora toca el turno a otro catalán, Pep Guardiola, que al frente del Manchester City, buscará avanzar en la Champions League. De su rival poco puedo decirles, ya que el Olympique de Lyon, no es de los equipos franceses que podemos ver con regularidad en nuestra televisión, el mejor dato de ellos que tenemos a la mano, es que acaba de eliminar al poderoso Juventus de Cristiano Ronaldo. Pero igual, hoy tenemos en el campo a David contra Goliat y, esto queda muy claro cuando al iniciar las acciones, vimos al Manchester City volcado sobre la portería de López, contra un Lyon arrinconado que no ofrecía la menor ofensiva, realizando una defensa a ultranza.

Pero dicen que solo el que carga el morral sabe lo que lleva dentro, al modesto Lyon, le bastó una llegada, para que un balón suelto fuera del área, por dos defensores ciudadanos y un atacante francés, dejara en el suelo a los tres, para que llegara otro lionés y aprovechando el balón muerto lo enviara a las redes de la portería vacía. Uno a cero que no modifica nada pues todo parece un leve tropiezo inglés, del que pronto se recuperarán, pero pasa así el primer tiempo. En la segunda parte la presión inglesa se multiplica y varios tiros libres del belga Debroin han alertado a los galos, hasta que el mismo pelirrojo, en extraordinaria jugada, es asistido por Sterling para que el pelirrojo venza a López e igualar los cartones. Entonces se redobla la presión inglesa y, cuando Sterling recibe de Gabriel Jesús estando solo frente a gol y sin portero, increíblemente la echa fuera y, como las calamidades nunca llegan solas, un disparo de Auar es rechazado por Ederson, para que nuevamente, el recién ingresado Dembele (83') retome la ventaja y que al 86, él mismo sentencie el marcador en tres a uno.

HASTA PRONTO AMIGO.

Mal y de malas los catalanes, ahora le tocó a Pep Guardiola.

Pierde el Barcelona, no Messi... He aquí otro equipo dogmático, igual al más popular de México... Es obvio que para los catalanes Messi es Dios, que siempre está libre de toda culpa. Es una lástima que las nuevas generaciones no hayan visto jugar a Pelé y, que tengan distinta interpretación de lo que es echarse al equipo al bombero. No, Pelé nunca sufrió una humillación como la que acaba de sufrir el Barcelona, pero si fueron muchas las veces en las que su equipo, Santos, Brasil o el Cosmos, se encontraron siendo claramente superados en el terreno de juego y, apareció echándose el equipo al hombro, no realizando carreras que sus compañeros no podían sostener, ni burlando a todo el equipo contrario para realizar un gol.

¡NO!, eso es hacerles el trabajo a los compañeros buscando siempre el protagonismo, al final siempre gana Messi, ahora que, si pierden, perdieron los demás, nunca Messi... Cuando al Santos las cosas no le iban bien, Pelé realizaba una labor en la que él desaparecía y, sin prisa alguna iba "conversando" sin hablar, con cada uno de sus compañeros hasta convencerlos de que todos eran tan buenos como él y, de pronto, veíamos a un Santos con 11 Pelé. A esto se le llama inteligencia y es perfectamente explicable, mientras que el dogma, ha de ser aceptado como una realidad que no ha de comprobarse.

A Messi lo mueve el talento y, el talentoso hace las cosas bien por instinto, su virtud es innata, se la dio Dios, pero no tiene talento para hacer que los demás jueguen como él, tal vez eso se deba a que no sea posible contar con dos talentos, algo similar a que no podemos ser veloces y resistentes al mismo tiempo, son cosas de la naturaleza y, eso es explicable. Alguien que no recuerdo quien, dijo, "Afortunado el que, teniendo talento, es inteligente"... y es que la mayoría creemos equivocadamente que inteligencia y talento son sinónimo.

No, ¡Que va! Maradona no sabe explicar por qué hizo lo que hizo, de ahí que, para dirigir a un equipo, necesitaba con él, la presencia de un auxiliar competente, que explicara a los jugadores lo que debían de hacer en el terreno de juego. Así, sus seguidores dogmáticos, iguales a los de Messi, le han adjudicado una frase que yo ya había oído en los tiempos de Alfredo Di Stéfano, cuya filosofía era igual a la de Pelé, que decía "Todos somos buenos, pero ninguno es mejor que todos juntos" Y los catalanes, han creído igual que los dogmáticos, que Messi es mejor que todos juntos. Hace algunos años, Barcelona eliminó de la Champions al Bayern y, la foto de Messi realizando un quiebre sobre Boateng se hizo viral, todo el mundo comentaba aquella hazaña. Hoy, Boateng, con toda la apariencia de un abuelito, ha superado a Messi en todos sus enfrentamientos, peeeero, no se habla de ello porque Boateng aún no ha alcanzado el nivel de los "dioses".

Todo lo anterior es explicable y comprensible, lo que no lo es, es asegurar que tal o cuál jugador es el mejor del mundo. Ayer la cara de Messi lucía una expresión que no se asemeja a la de Dios, vaya. Ni siquiera a ninguno de los dioses griegos, romanos, egipcios, escandinavos etc. También se dice que entre más alto se encuentre algo, más dura es su caída, esto me recuerda a aquel simpático cómico español, que tanto nos divertía con sus ocurrencias, Gila, quien dijo que, de todos los países famosos del mundo, el que menos le gustó fue Grecia. ¡Oye!, que ahí no recogen nada, ves todo tirado por el suelo, refiriéndose a los grandes monumentos erigidos a los dioses, que ahora a causa del tiempo, habían caído de su pedestal, quedando esparcidas por tierra sus partes, brazos, cabezas, y algunas más que permanecen aún en pie... No hay miseria más grande que la del que contempla desde la pobreza, su riqueza pasada.

ADIÓS A PEP GUARDIOLA

Ahora toca el turno a otro catalán, Pep Guardiola, que al frente del Manchester City, buscará avanzar en la Champions League. De su rival poco puedo decirles, ya que el Olympique de Lyon, no es de los equipos franceses que podemos ver con regularidad en nuestra televisión, el mejor dato de ellos que tenemos a la mano, es que acaba de eliminar al poderoso Juventus de Cristiano Ronaldo. Pero igual, hoy tenemos en el campo a David contra Goliat y, esto queda muy claro cuando al iniciar las acciones, vimos al Manchester City volcado sobre la portería de López, contra un Lyon arrinconado que no ofrecía la menor ofensiva, realizando una defensa a ultranza.

Pero dicen que solo el que carga el morral sabe lo que lleva dentro, al modesto Lyon, le bastó una llegada, para que un balón suelto fuera del área, por dos defensores ciudadanos y un atacante francés, dejara en el suelo a los tres, para que llegara otro lionés y aprovechando el balón muerto lo enviara a las redes de la portería vacía. Uno a cero que no modifica nada pues todo parece un leve tropiezo inglés, del que pronto se recuperarán, pero pasa así el primer tiempo. En la segunda parte la presión inglesa se multiplica y varios tiros libres del belga Debroin han alertado a los galos, hasta que el mismo pelirrojo, en extraordinaria jugada, es asistido por Sterling para que el pelirrojo venza a López e igualar los cartones. Entonces se redobla la presión inglesa y, cuando Sterling recibe de Gabriel Jesús estando solo frente a gol y sin portero, increíblemente la echa fuera y, como las calamidades nunca llegan solas, un disparo de Auar es rechazado por Ederson, para que nuevamente, el recién ingresado Dembele (83') retome la ventaja y que al 86, él mismo sentencie el marcador en tres a uno.

HASTA PRONTO AMIGO.

ÚLTIMASCOLUMNAS
Cargar Más