/ jueves 6 de febrero de 2020

Ocurrencias del Futbol | No nos comportemos como gusanos medrosos y encogidos

El mejor remedio para enfrentar situaciones difíciles, es "la presencia de espíritu"... Goethe.

Cuando la mejor técnica individual del América, convaleciente se recupera en la banca, aparece el esfuerzo físico y la buena condición apoyada por una voluntad a toda prueba. Naturalmente, la técnica es uno de los instrumentos del arte y este representa a la belleza, así, los juegos en los que la técnica se ausenta, resultan privados de belleza, limitándose lo estético, a la nobleza de la entrega de los jugadores, que al borde de la derrota, se sueñan triunfadores.

He estado mirando videos de Adrián Paenza, matemático argentino y periodista deportivo, como las matemáticas nos ofrecen un eficaz baremo, para cualquier tipo de calificación para un juego, en donde un equipo en desventaja numérica gana o pierde... (claro que es una gran ventaja ser el primero en cobrar en una tanda de penales) Quedaría al descubierto la mala leche de algunos comentaristas, que minimizan el esfuerzo de un equipo que, castigado por los imponderables (lesiones y enfermedades), deben además cargar con el peso de la expulsión de uno de sus aún inexpertos jóvenes, que inicia su juego con una total desconcentración.

Muy inteligentmente, este matemático, va concediendo cifras a cada uno de los jugadores armando una ecuación, que acaba por darnos un pronóstico y un diagnóstico en el momento de la acción, pero el pronóstico nunca será de un triunfo, pues para que esto ocurra, el equipo en desventaja deberá realizar un esfuerzo superior y, si el equipo que estando en ventaja pierde, las cifras de tal ecuación le otorgarán una calificación muy pobre. Generalmente cuando este tipo de casos se presenta, al equipo en desventaja únicamente se le califica por su entrega, sea aceptable, buena o mala, pero nunca se lo cuestionará solo por perder el partido.

Todos los equipos de futbol profesional deberían de contar con un psicólogo. Si recuerdan ustedes, en la final del Apertura 2019, este mismo joven fut-bolista (Jorge Sánchez), fue causante de la derrota americanista, cuando desconcentrado no acertó a despejar un balón fácil, estando completamente solo, dejando el balón a disposición de los rivales, que prestos aprovecharon para hacer su gol. Es común que jugadores especialmente jóvenes sean víctimas de depresiones por causas inherentes a su edad, que afectan al jugador con un síndrome conocido como "Burn out", termino inglés que se entiende como "Quemado antes" y que se refiere a un estrés intenso a edad temprana, que en Europa es muy atendido entre los jóvenes empresarios o deportistas.

Resulta fácil darse cuenta del padecimiento crema a causa de tanta ausencia de sus jugadores más importantes, basta con buscar al jugador más valioso en cada partido y, encontraremos que es Guillermo Ochoa, como recién ha sucedido en el juego contra el Puebla, en el que tuvo que prodigarse hasta que la excelente preparación física de sus compañeros acabó por rendir a los camoteros que mientras aguantaron corriendo, fueron más peligrosos que las águilas, que como digo, sobre la base de su buena condición y de su voluntad combativa, han logrado mantenerse sin contar con sus mejores hombres.

Y vuelvo a sorprenderme de esa extraña condición del Puebla y del Monarcas, estos últimos que parecían haberse sacudido a ese estigma que tanto los distingue y perjudica, en donde jugando "bien", pierden. Estoy bien seguro de que de no haber sido por la actuación de Ochoa, el Puebla hubiera ganado ampliamente al América. Al menos en este juego, los poblanos tienen una justificación, pero ¿Y en los demás partidos?

La jornada 6 anuncia para hoy los siguientes juegos. El Puebla recibe al Santos después de haber jugado recién con el América, lo cual me parece muy extraño, pues no había visto que se jugaran partidos con dos días de diferencia. Vaya que se le cargaron las pulgas a los de la franja, primero el América, equipo que cansa al más correlón y ahora el Santos, que corre igual en su casa que en cualquier otro lugar. En fin, no se en qué pensaban los poblanos cuando se acordó esto y, lo mismo pasó con el Monterrey, que jugó el 6 en Aguascalientes, para repetir el 8 en León.

En el estadio Caliente de Tijuana, los Xolos recibirán a los Diablos Demonios de Toluca, Tijuana, que acaba de perder ante el Atlas, está urgido por salir de la zona baja en donde con cuatro puntos supera a Puebla 3, Monterrey 1 y Morelia 1. Mientras que el Toluca, que en su casa empató a tres con el Cruz azul, desea igual posicionarse mejor, ya que el noveno lugar con cinco puntos, no corresponde a un equipo con una plantilla como la que posee el Toluca... Rojos los xolos y rojo el Toluca, no podemos esperar otra cosa que no sea rojo como el fuego ardiente del estadio caliente y el rojo infernal del que proceden los Diablos demonios... Seguro que saldrán chispas de este juego.

El mejor remedio para enfrentar situaciones difíciles, es "la presencia de espíritu"... Goethe.

Cuando la mejor técnica individual del América, convaleciente se recupera en la banca, aparece el esfuerzo físico y la buena condición apoyada por una voluntad a toda prueba. Naturalmente, la técnica es uno de los instrumentos del arte y este representa a la belleza, así, los juegos en los que la técnica se ausenta, resultan privados de belleza, limitándose lo estético, a la nobleza de la entrega de los jugadores, que al borde de la derrota, se sueñan triunfadores.

He estado mirando videos de Adrián Paenza, matemático argentino y periodista deportivo, como las matemáticas nos ofrecen un eficaz baremo, para cualquier tipo de calificación para un juego, en donde un equipo en desventaja numérica gana o pierde... (claro que es una gran ventaja ser el primero en cobrar en una tanda de penales) Quedaría al descubierto la mala leche de algunos comentaristas, que minimizan el esfuerzo de un equipo que, castigado por los imponderables (lesiones y enfermedades), deben además cargar con el peso de la expulsión de uno de sus aún inexpertos jóvenes, que inicia su juego con una total desconcentración.

Muy inteligentmente, este matemático, va concediendo cifras a cada uno de los jugadores armando una ecuación, que acaba por darnos un pronóstico y un diagnóstico en el momento de la acción, pero el pronóstico nunca será de un triunfo, pues para que esto ocurra, el equipo en desventaja deberá realizar un esfuerzo superior y, si el equipo que estando en ventaja pierde, las cifras de tal ecuación le otorgarán una calificación muy pobre. Generalmente cuando este tipo de casos se presenta, al equipo en desventaja únicamente se le califica por su entrega, sea aceptable, buena o mala, pero nunca se lo cuestionará solo por perder el partido.

Todos los equipos de futbol profesional deberían de contar con un psicólogo. Si recuerdan ustedes, en la final del Apertura 2019, este mismo joven fut-bolista (Jorge Sánchez), fue causante de la derrota americanista, cuando desconcentrado no acertó a despejar un balón fácil, estando completamente solo, dejando el balón a disposición de los rivales, que prestos aprovecharon para hacer su gol. Es común que jugadores especialmente jóvenes sean víctimas de depresiones por causas inherentes a su edad, que afectan al jugador con un síndrome conocido como "Burn out", termino inglés que se entiende como "Quemado antes" y que se refiere a un estrés intenso a edad temprana, que en Europa es muy atendido entre los jóvenes empresarios o deportistas.

Resulta fácil darse cuenta del padecimiento crema a causa de tanta ausencia de sus jugadores más importantes, basta con buscar al jugador más valioso en cada partido y, encontraremos que es Guillermo Ochoa, como recién ha sucedido en el juego contra el Puebla, en el que tuvo que prodigarse hasta que la excelente preparación física de sus compañeros acabó por rendir a los camoteros que mientras aguantaron corriendo, fueron más peligrosos que las águilas, que como digo, sobre la base de su buena condición y de su voluntad combativa, han logrado mantenerse sin contar con sus mejores hombres.

Y vuelvo a sorprenderme de esa extraña condición del Puebla y del Monarcas, estos últimos que parecían haberse sacudido a ese estigma que tanto los distingue y perjudica, en donde jugando "bien", pierden. Estoy bien seguro de que de no haber sido por la actuación de Ochoa, el Puebla hubiera ganado ampliamente al América. Al menos en este juego, los poblanos tienen una justificación, pero ¿Y en los demás partidos?

La jornada 6 anuncia para hoy los siguientes juegos. El Puebla recibe al Santos después de haber jugado recién con el América, lo cual me parece muy extraño, pues no había visto que se jugaran partidos con dos días de diferencia. Vaya que se le cargaron las pulgas a los de la franja, primero el América, equipo que cansa al más correlón y ahora el Santos, que corre igual en su casa que en cualquier otro lugar. En fin, no se en qué pensaban los poblanos cuando se acordó esto y, lo mismo pasó con el Monterrey, que jugó el 6 en Aguascalientes, para repetir el 8 en León.

En el estadio Caliente de Tijuana, los Xolos recibirán a los Diablos Demonios de Toluca, Tijuana, que acaba de perder ante el Atlas, está urgido por salir de la zona baja en donde con cuatro puntos supera a Puebla 3, Monterrey 1 y Morelia 1. Mientras que el Toluca, que en su casa empató a tres con el Cruz azul, desea igual posicionarse mejor, ya que el noveno lugar con cinco puntos, no corresponde a un equipo con una plantilla como la que posee el Toluca... Rojos los xolos y rojo el Toluca, no podemos esperar otra cosa que no sea rojo como el fuego ardiente del estadio caliente y el rojo infernal del que proceden los Diablos demonios... Seguro que saldrán chispas de este juego.

ÚLTIMASCOLUMNAS
Cargar Más