/ sábado 5 de septiembre de 2020

Ocurrencias del futbol | ¡Porque soy águila, porque soy chiva, porque soy puma, porque Cruz Azul

En la variedad está el gusto... lo más sano en el deporte es la diversidad

Entre los futbolistas profesionales, los hay que son unos verdaderos vagabundos, que no siendo víctima de preferencias cromáticas, dejan a un equipo con la misma facilidad que se cambian de calcetines, con el afan de conocer más y más, estos perennes migrantes, ahora están aquí y mañana estarán al otro lado del mundo.

El inolvidable Antonio de Nigris, fue jugador de los Rayados de Monterrey, América, Villarreal (España), Polideportivo Ejido (España), Once Caldas (Colombia), Puebla, Pumas, Santos (Brasil), Gaziantepsport (Turquía), A.E. Larisa (Grecia). su destino final, pues allí dejó de existir, siendo su deceso una tragedia que conmovió a toda la gente de las distintas razas que conoció.

Pero Antonio De Nigris se quedó corto comparado con el largo recorrido por el mundo de Sebastián "Loco" Abreu, jugador uruguayo con más presencia de basquetbolista que de jugador de futbol. El gigantón uruguayo jugó para el Defensa Sporting de Uruguay, San Lorenzo de Almagro de Argentina,

Club Deportivo la Coruña de España, Gremio de Brasil, Tecos de México, Nacional de Uruguay, Cruz Azul de México, América de México, Dorados de Sinaloa México, Monterrey, México, San Luis, México, Tigres México, River Plate de Argentina, Beitar Jerusalén, Israel, Real Sociedad, España. Aris Salónica, Grecia, Botafogo, Brasil. Figueirense, Brasil. Rosario Central, Argentina. Aucas, Ecuador. Sol de América, Paraguay, Santa Tecla, El Salvador, Bangu, Brasil. Central Español, Uruguay. Deportes Puerto Montt, Chile. Audax Italiano, Chile. Magallanes, Chile. Río Branco, Brasil.

Jugadores así no logran acaparar toda nuestra atención, pues mientras que nosotros, solemos clavarnos con ciertos colores, ellos son el arcoiris mismo. Pero estos dos de los que hoy me ocupo, han tenido el arte de saber venderse, ahí donde han estado, son recordados con cariño, pues con su profesionalismo lograron ganarse la estimación de los seguidores de los equipos en donde estuvieron tanto, que después de años de su retiro continúan siendo recordados.

El sentido deceso de Manuel "El Loco" Valdés, nos trajo a la mente, el recuerdo de otros destacados actores del cine y la televisión, que han confesado sus preferencias. "El Loco" fue fiel por siempre a las águilas del América, mientras que su compadre del alma, Sergio Corona, de muy distinta forma que "el Loco", se convirtió en chiva, después de haber probado con otro equipos. Confiesa Sergio que el Necaxa, de colores parecidos al del Guadalajara, fue el primer equipo que lo apasionó, esto debido a que con los electricistas jugaba el que en ese tiempo era su ídolo. Esto ocurrió en 1939, cuando Horacio Casarín vestía la rojiblanca del Necaxa.

Luego, Casarín se fue al Zacatepec, cuyo presidente, Eduardo Díaz Garcilazo, era su primo político, aquel Zacatepec fue campeón en 1951, pero al siguiente año bajó a la Segunda División, siendo entoces, ya sin la influencia de Casarín ni de el primo, que se volvió chiva, haciendo por aquellos años, un sketch muy conocido, en donde parodiaba a un comentarista de televisión, transmitiendo un juego entre las Chivas y el Atlante, ¿Lo recuerdan? ¡que lo van a recordar si es seguro que aún no nacían. La cuestión es que aquello era muy gracioso, sobre todo cuando estaba dando las alineaciones. Por el Atlante, Mota... Uyy, que apellido... en la media el Tuercas y el Machetero y, por las Chivas: Chepe, Jamaica y la Pina, todo esto con la voz de un locutor amanerado que nos hacía reír.

El otro solemne americanista, lo es el eterno "Chabelo", quien confiesa, "Mi afición por el América es de llegar hasta las lágrimas, lo confieso. Es parte del cariño que uno siente por un equipo. Pero aguantas o dejas de ver futbol; de camiseta no se cambia... Soy americanista desde que era niño... ¡UUUUUjule! Soy de León, Guanajuato, cuando llegué a la Ciudad de México, nunca había visto un partido de futbol. Por aquellos años yo vendía cigarros en el hipódromo. Un día mis compañeros me invitaron a un partido en el parque Asturias: jugaba el América contra el Asturias, a partir de ahí, hice al América mi equipo favorito. En aquel momento no imaginaba lo que iba a ser el equipo a través de los años. Mucha gente piensa que soy americanista porque trabajo para la institución que son sus dueños, ¡No! yo soy americanista desde mucho antes, desde que eran los permanentes coleros de la tabla general. Chéquenle, el América triunfador empieza del 1965 para acá, para entonces, las chivas ya habían ganado 7 ligas.

Y sabemos también de la afición que Roberto Gómez Bolaños tenía por el equipo crema, el popular "Chespirito", a quien se le llamaba así porque se decía que era un Shakespeare chiquito. Gran aficiomnado al futbol, siempre se manifestó como un americanista permanente. Por su parte, Ramón Valdés, hermano de Manuel "El Loco" Valdés era necaxista y, lo repetía una y otra vez en el programa del Chavo del Ocho.

La fecha ocho continúa hoy con varios juegos y, poco a poco se va uno dando cuenta de cuáles serán los cuatro mejores y, me reduzco a cuatro, porque hablar de doce es una verdadera locura, y luego dicen los comentaristas que esta es la Liga más pareja de América. Deberían decir la más absurda, ampliar a doce el número de participantes en una liguilla, solo por ayudar a los "grandes" equipos que duran años sin calificar, no es otra cosa que promover la mediocridad.

Hasta pronto amigo.

En la variedad está el gusto... lo más sano en el deporte es la diversidad

Entre los futbolistas profesionales, los hay que son unos verdaderos vagabundos, que no siendo víctima de preferencias cromáticas, dejan a un equipo con la misma facilidad que se cambian de calcetines, con el afan de conocer más y más, estos perennes migrantes, ahora están aquí y mañana estarán al otro lado del mundo.

El inolvidable Antonio de Nigris, fue jugador de los Rayados de Monterrey, América, Villarreal (España), Polideportivo Ejido (España), Once Caldas (Colombia), Puebla, Pumas, Santos (Brasil), Gaziantepsport (Turquía), A.E. Larisa (Grecia). su destino final, pues allí dejó de existir, siendo su deceso una tragedia que conmovió a toda la gente de las distintas razas que conoció.

Pero Antonio De Nigris se quedó corto comparado con el largo recorrido por el mundo de Sebastián "Loco" Abreu, jugador uruguayo con más presencia de basquetbolista que de jugador de futbol. El gigantón uruguayo jugó para el Defensa Sporting de Uruguay, San Lorenzo de Almagro de Argentina,

Club Deportivo la Coruña de España, Gremio de Brasil, Tecos de México, Nacional de Uruguay, Cruz Azul de México, América de México, Dorados de Sinaloa México, Monterrey, México, San Luis, México, Tigres México, River Plate de Argentina, Beitar Jerusalén, Israel, Real Sociedad, España. Aris Salónica, Grecia, Botafogo, Brasil. Figueirense, Brasil. Rosario Central, Argentina. Aucas, Ecuador. Sol de América, Paraguay, Santa Tecla, El Salvador, Bangu, Brasil. Central Español, Uruguay. Deportes Puerto Montt, Chile. Audax Italiano, Chile. Magallanes, Chile. Río Branco, Brasil.

Jugadores así no logran acaparar toda nuestra atención, pues mientras que nosotros, solemos clavarnos con ciertos colores, ellos son el arcoiris mismo. Pero estos dos de los que hoy me ocupo, han tenido el arte de saber venderse, ahí donde han estado, son recordados con cariño, pues con su profesionalismo lograron ganarse la estimación de los seguidores de los equipos en donde estuvieron tanto, que después de años de su retiro continúan siendo recordados.

El sentido deceso de Manuel "El Loco" Valdés, nos trajo a la mente, el recuerdo de otros destacados actores del cine y la televisión, que han confesado sus preferencias. "El Loco" fue fiel por siempre a las águilas del América, mientras que su compadre del alma, Sergio Corona, de muy distinta forma que "el Loco", se convirtió en chiva, después de haber probado con otro equipos. Confiesa Sergio que el Necaxa, de colores parecidos al del Guadalajara, fue el primer equipo que lo apasionó, esto debido a que con los electricistas jugaba el que en ese tiempo era su ídolo. Esto ocurrió en 1939, cuando Horacio Casarín vestía la rojiblanca del Necaxa.

Luego, Casarín se fue al Zacatepec, cuyo presidente, Eduardo Díaz Garcilazo, era su primo político, aquel Zacatepec fue campeón en 1951, pero al siguiente año bajó a la Segunda División, siendo entoces, ya sin la influencia de Casarín ni de el primo, que se volvió chiva, haciendo por aquellos años, un sketch muy conocido, en donde parodiaba a un comentarista de televisión, transmitiendo un juego entre las Chivas y el Atlante, ¿Lo recuerdan? ¡que lo van a recordar si es seguro que aún no nacían. La cuestión es que aquello era muy gracioso, sobre todo cuando estaba dando las alineaciones. Por el Atlante, Mota... Uyy, que apellido... en la media el Tuercas y el Machetero y, por las Chivas: Chepe, Jamaica y la Pina, todo esto con la voz de un locutor amanerado que nos hacía reír.

El otro solemne americanista, lo es el eterno "Chabelo", quien confiesa, "Mi afición por el América es de llegar hasta las lágrimas, lo confieso. Es parte del cariño que uno siente por un equipo. Pero aguantas o dejas de ver futbol; de camiseta no se cambia... Soy americanista desde que era niño... ¡UUUUUjule! Soy de León, Guanajuato, cuando llegué a la Ciudad de México, nunca había visto un partido de futbol. Por aquellos años yo vendía cigarros en el hipódromo. Un día mis compañeros me invitaron a un partido en el parque Asturias: jugaba el América contra el Asturias, a partir de ahí, hice al América mi equipo favorito. En aquel momento no imaginaba lo que iba a ser el equipo a través de los años. Mucha gente piensa que soy americanista porque trabajo para la institución que son sus dueños, ¡No! yo soy americanista desde mucho antes, desde que eran los permanentes coleros de la tabla general. Chéquenle, el América triunfador empieza del 1965 para acá, para entonces, las chivas ya habían ganado 7 ligas.

Y sabemos también de la afición que Roberto Gómez Bolaños tenía por el equipo crema, el popular "Chespirito", a quien se le llamaba así porque se decía que era un Shakespeare chiquito. Gran aficiomnado al futbol, siempre se manifestó como un americanista permanente. Por su parte, Ramón Valdés, hermano de Manuel "El Loco" Valdés era necaxista y, lo repetía una y otra vez en el programa del Chavo del Ocho.

La fecha ocho continúa hoy con varios juegos y, poco a poco se va uno dando cuenta de cuáles serán los cuatro mejores y, me reduzco a cuatro, porque hablar de doce es una verdadera locura, y luego dicen los comentaristas que esta es la Liga más pareja de América. Deberían decir la más absurda, ampliar a doce el número de participantes en una liguilla, solo por ayudar a los "grandes" equipos que duran años sin calificar, no es otra cosa que promover la mediocridad.

Hasta pronto amigo.

ÚLTIMASCOLUMNAS
Cargar Más