/ domingo 24 de enero de 2021

Ocurrencias del futbol | Sin el conocimiento apropiado, no se puede llegar a conclusiones

Y continúa la polémica...

Ahora los dogmáticos, al no encontrar respuestas después de haber pasado por el banquillo del director técnico 8 entrenadores de rancio prestigio, de los cuales, solamente Matías Almeyda, al estilo del mediocre sistema de competencia mexicano, sin alcanzar el liderato en la Liga, se coronó en la Liguilla, para que al año siguiente lo despidieran antes de que mandara a la división de ascenso a los flamantes campeones.

José "Chepo" de la Torre, Matías Almeyda, José Saturnino Cardozo, Alberto Coyote, Tomás Boy, Luis Fernando Tena, Marcelo Leaño y Víctor Vucetich, conforman el grupo de inútiles que no pudieron lograr salvar a las Chivas del maleficio que les aqueja desde que Jaime "Tubo" Gómez, José "Cura" Chairez, Guillermo "Tigre" Sepúlveda, José "Jamaicón" Villegas, Juan "Bigotón" Jasso, Sabas "Chuco" Ponce, Isidoro "Peque" Díaz, Salvador "Chava" Reyes, Héctor Hernández y Raúl "Pina" Arellano ya no están en el club.

No creo que puedan encontrar diferencia entre los que ahora se nombran Chivas y los que estaban antes, o ustedes ¿encuentran alguna diferencia?

En eso consiste el dogma de los directivos y los seguidores de Chivas creer que el espíritu de aquellos señores mora aún en las personas de las actuales chivas, lo cual debe aceptarse como un hecho y, todos sabemos que únicamente existe un dogma que es el que nos impone nuestra religión, el que todos conocemos y respetamos.

Lo de San Luis ya pasó y eso no lo compone nadie, pensar que se equivocaron al contratar a Vucetich es lo mismo que pensaron cuando contrataron a los otros, lo que deben hacer es poner los pies en la tierra y olvidarse de lo sagrado del rebaño, para dejarlo en "manada", si hasta el mismo Pedro Bonifacio lo dijo en sus "Letanías a Jesús"... "Tu doctrina redime, de ella vamos en pos... como hombre eres sublime... pequeño como Dios"... Humildad chivitas.

La volubilidad del fan mexicano es infinita. Hoy juega bien el "Cabecita" y ya lo estamos encumbrando, hoy es sorprendido el "Cabecita" en actitud "coscolina" y, de inmediato se le quiere aplicar anatema al "Cabecita".

Para el fanático mexicano, una vez que el jugador bueno, pasa a formar parte de su equipo, en este caso el Cruz Azul, se convierte en propiedad de los fans de la "Máquina", siendo un infierno para el futbolista, que en donde sea que se encuentre estará siendo observado y, ay de él y comete una falta, porque aquí no habrá tarjetas amarillas o rojas, aquí habrá videos limpios o manipulados que le harán sentir ganas de no haber nacido.

¿Qué castigo habrá para el pecador? Pues si es la primera vez que peca, una amonestación severa será suficiente... Si reincide habrá que aplicar una multa económica y una advertencia final... y si vuelve a las andadas, pues ¡Adiós Nicanor!... La suspensión resulta improcedente, ¿Cómo vamos a prohibirle que trabaje al que le pagamos porque lo haga?

Les diré que este tipo de indisciplina ha existido siempre en todas partes. Hace ya muchos ayeres, "La Bruja" Verón, una de las más distinguidas aportaciones de Argentina al futbol europeo, confesó ya retirado, que en su tiempo en la liga inglesa, sabiendo que si salía de juerga por las noches, sería el foco de atención de todos los fans, entonces, "La Bruja", que si lo recuerdan, siempre lució una cabeza totalmente rapada, se cubrió la calva con una blonda y larga peluca y, a ponerle, que es mole de olla.

Y es que no acabamos de ver al deporte profesional como a una actividad laboral que observa una serie bastante amplia y clara, de responsabilidades que al cumplirlas, se está devengando el salario convenido y recibido, así que si "El Cabecita" vuelve a las andadas, pues a la calle, que es donde le gusta estar.

Pero el pecado no implica únicamente en el cumplimiento deportivo, sino que lastima igual a la sociedad, más cuando nos encontramos prisioneros de una pandemia como hace tiempo no padecíamos una.

¿Qué consideración merece quien no cuida su salud? ¡Ninguna! Pero ¿cuál merece el que no preocupándose por su salud pone en riesgo la ajena? ¡Menos! que se vaya del equipo y del país. Puse de ejemplo a "La Brujita" Verón, quien jugara para: Boca Jr., Inter de Milán, Manchester United, Sampdoria, Estudiantes de la Plata, Selección de Argentina y Coronel Bolognesi Futbol Club, que era conocidísimo por sus fans, pero que con sus indisciplinas, al menos no puso a riesgo de contagio de mal alguno a nadie.

¿Qué hacer? cuando todo mundo daba por suspendidos los juegos Olímpicos de Tokio, los japoneses, que es sabido son entrones y comprometidos, le responden al mundo... ¡Qué, qué, qué! Las Olimpiadas se efectuarán y, la caí al que se raje... 11, 000 atletas de 206 países recibirá Japón, cuyo valor y arrojo para enfrentar a este impresionante compromiso, es avalado por las múltiples experiencias sufridas por el imperio nipón en el pasado.

Las dos bombas atómicas lanzadas sobre Iroshima y Nagasaki con el que se dio fin a la Segunda Guerra Mundial en 1945. Más un terremoto de 8,7 grados y el tsunami que azotaron a Fukushima en el 2011, con lo que se repitió el bombardeo con que terminó la Segunda Guerra Mundial.

Para nosotros que no hemos sufrido tanto, el compromiso de Japón para cumplir con los 11,000 atletas nos parece imposible, sin embargo, cuando se dijo que todo se cancelaba, ellos pegaron el brinco y dijeron ¡Habrá Olimpiadas! y me pregunto, ¿Creen ustedes que no han pensado en cómo proceder contra la pandemia en plenos Juegos Olímpicos?

Hasta pronto amigo.

Y continúa la polémica...

Ahora los dogmáticos, al no encontrar respuestas después de haber pasado por el banquillo del director técnico 8 entrenadores de rancio prestigio, de los cuales, solamente Matías Almeyda, al estilo del mediocre sistema de competencia mexicano, sin alcanzar el liderato en la Liga, se coronó en la Liguilla, para que al año siguiente lo despidieran antes de que mandara a la división de ascenso a los flamantes campeones.

José "Chepo" de la Torre, Matías Almeyda, José Saturnino Cardozo, Alberto Coyote, Tomás Boy, Luis Fernando Tena, Marcelo Leaño y Víctor Vucetich, conforman el grupo de inútiles que no pudieron lograr salvar a las Chivas del maleficio que les aqueja desde que Jaime "Tubo" Gómez, José "Cura" Chairez, Guillermo "Tigre" Sepúlveda, José "Jamaicón" Villegas, Juan "Bigotón" Jasso, Sabas "Chuco" Ponce, Isidoro "Peque" Díaz, Salvador "Chava" Reyes, Héctor Hernández y Raúl "Pina" Arellano ya no están en el club.

No creo que puedan encontrar diferencia entre los que ahora se nombran Chivas y los que estaban antes, o ustedes ¿encuentran alguna diferencia?

En eso consiste el dogma de los directivos y los seguidores de Chivas creer que el espíritu de aquellos señores mora aún en las personas de las actuales chivas, lo cual debe aceptarse como un hecho y, todos sabemos que únicamente existe un dogma que es el que nos impone nuestra religión, el que todos conocemos y respetamos.

Lo de San Luis ya pasó y eso no lo compone nadie, pensar que se equivocaron al contratar a Vucetich es lo mismo que pensaron cuando contrataron a los otros, lo que deben hacer es poner los pies en la tierra y olvidarse de lo sagrado del rebaño, para dejarlo en "manada", si hasta el mismo Pedro Bonifacio lo dijo en sus "Letanías a Jesús"... "Tu doctrina redime, de ella vamos en pos... como hombre eres sublime... pequeño como Dios"... Humildad chivitas.

La volubilidad del fan mexicano es infinita. Hoy juega bien el "Cabecita" y ya lo estamos encumbrando, hoy es sorprendido el "Cabecita" en actitud "coscolina" y, de inmediato se le quiere aplicar anatema al "Cabecita".

Para el fanático mexicano, una vez que el jugador bueno, pasa a formar parte de su equipo, en este caso el Cruz Azul, se convierte en propiedad de los fans de la "Máquina", siendo un infierno para el futbolista, que en donde sea que se encuentre estará siendo observado y, ay de él y comete una falta, porque aquí no habrá tarjetas amarillas o rojas, aquí habrá videos limpios o manipulados que le harán sentir ganas de no haber nacido.

¿Qué castigo habrá para el pecador? Pues si es la primera vez que peca, una amonestación severa será suficiente... Si reincide habrá que aplicar una multa económica y una advertencia final... y si vuelve a las andadas, pues ¡Adiós Nicanor!... La suspensión resulta improcedente, ¿Cómo vamos a prohibirle que trabaje al que le pagamos porque lo haga?

Les diré que este tipo de indisciplina ha existido siempre en todas partes. Hace ya muchos ayeres, "La Bruja" Verón, una de las más distinguidas aportaciones de Argentina al futbol europeo, confesó ya retirado, que en su tiempo en la liga inglesa, sabiendo que si salía de juerga por las noches, sería el foco de atención de todos los fans, entonces, "La Bruja", que si lo recuerdan, siempre lució una cabeza totalmente rapada, se cubrió la calva con una blonda y larga peluca y, a ponerle, que es mole de olla.

Y es que no acabamos de ver al deporte profesional como a una actividad laboral que observa una serie bastante amplia y clara, de responsabilidades que al cumplirlas, se está devengando el salario convenido y recibido, así que si "El Cabecita" vuelve a las andadas, pues a la calle, que es donde le gusta estar.

Pero el pecado no implica únicamente en el cumplimiento deportivo, sino que lastima igual a la sociedad, más cuando nos encontramos prisioneros de una pandemia como hace tiempo no padecíamos una.

¿Qué consideración merece quien no cuida su salud? ¡Ninguna! Pero ¿cuál merece el que no preocupándose por su salud pone en riesgo la ajena? ¡Menos! que se vaya del equipo y del país. Puse de ejemplo a "La Brujita" Verón, quien jugara para: Boca Jr., Inter de Milán, Manchester United, Sampdoria, Estudiantes de la Plata, Selección de Argentina y Coronel Bolognesi Futbol Club, que era conocidísimo por sus fans, pero que con sus indisciplinas, al menos no puso a riesgo de contagio de mal alguno a nadie.

¿Qué hacer? cuando todo mundo daba por suspendidos los juegos Olímpicos de Tokio, los japoneses, que es sabido son entrones y comprometidos, le responden al mundo... ¡Qué, qué, qué! Las Olimpiadas se efectuarán y, la caí al que se raje... 11, 000 atletas de 206 países recibirá Japón, cuyo valor y arrojo para enfrentar a este impresionante compromiso, es avalado por las múltiples experiencias sufridas por el imperio nipón en el pasado.

Las dos bombas atómicas lanzadas sobre Iroshima y Nagasaki con el que se dio fin a la Segunda Guerra Mundial en 1945. Más un terremoto de 8,7 grados y el tsunami que azotaron a Fukushima en el 2011, con lo que se repitió el bombardeo con que terminó la Segunda Guerra Mundial.

Para nosotros que no hemos sufrido tanto, el compromiso de Japón para cumplir con los 11,000 atletas nos parece imposible, sin embargo, cuando se dijo que todo se cancelaba, ellos pegaron el brinco y dijeron ¡Habrá Olimpiadas! y me pregunto, ¿Creen ustedes que no han pensado en cómo proceder contra la pandemia en plenos Juegos Olímpicos?

Hasta pronto amigo.

ÚLTIMASCOLUMNAS