/ miércoles 19 de agosto de 2020

Ocurrencias del futbol | Un noble ejemplo hace fácil la acción más difícil

Se fue la jornada 5 confirmando la inconsistencia de los poderosos de la liga, que pueden perder tranquilamente sin preocupación alguna.

Simplemente porque no hay razón alguna para preocuparse: Puebla 0-1 Pachuca, inesperado... Guadalajara 2-1 Atlético de San Luis, esperado... Cruz Azul 3-2 Juárez, esperado... Mazatlán 0-0 Pumas, esperado... Toluca 3-2 Tigres, nunca se sabe qué esperar de Tigres... Santos 0-0 Atlas, esperado... Querétaro 4-1 América, suele ocurrirle al América... León 2-1 Tijuana, normal.

SE PUEDEN TIRAR A LA HAMACA

Como pueden ver, el América, el Cruz Azul y Tigres pueden tirarse a la hamaca sin que eso obste para que puedan coronarse como campeones, única parte del mundo en donde el sistema de competencia permite esto. Y estos tres equipos ocupan el primer lugar en la tabla general, pero el más caro de todos, el Monterrey, flamante campeón del futbol nacional, no se encuentra en la zona de los que forman la elite del futbol mexicano, ¿para qué?, si cuando calificaban ocho, entró como octavo y fue campeón, pues hoy puede calificar como doceavo y repetir la hazaña.

PSG Y LEIPZIG

Las emociones altas de ayer se encontraban en Europa, exactamente en Lisboa, en donde en el estadio La Luz el PSG de Francia y el Leipzig de Alemania se disputaban la semifinal para continuar en la Champions League. Vaya forma de funcionar la de los franceses, que hoy nos han dado una lección de colectividad, que no ha impedido el lucimiento de los virtuosos del balón, Neymar y Mbappé. En esta ocasión, el brasileño ha logrado convencer brindándonos un concierto de lo que es el buen manejo del balón, convirtiendo a este juego en magia y, vaya que hoy no tuvo que fingir caídas con sus pésimos clavados, porque ahora sí lo tupieron y bastante.

Pero su cómplice, Kylian Mbappé no se quedó atrás, solo que, teniendo igual capacidad de manejo de balón que Neymar, la inteligencia de este joven le dice que más importante que el manejo del balón es la velocidad con la que se mueve, lo que la hace su mejor virtud. Así, uno haciendo magia y el otro arrasando con su potencia, volvieron loca a la defensa alemana que impotente acabó rendida. Pero a la maravillosa exhibición de Neymar solamente le faltó el gol, que en esta ocasión se le negó a pesar de haber tenido más de tres claras oportunidades de hacerlo.

ASÍ JUGARON LOS EQUIPOS

Los equipos saltaron al terreno de juego con los siguientes hombres: PSG: Sergio Rico, Kehrer, Thiago Silva, Herrera, Bernat, Kimpembe, "Marquinhos", Leandro Paredes, Ángel Di María, Kylian Mbappé y Neymar... LEIPZIG: Gulácsi, Mukiele, Upamecano, Klostermann, Laimer, Sabitzer, Kampl, Dani Olmo, Nkunku, Poulsen y Angeliño... Este Leipzig, a diferencia del que vimos en días pasados, inició nervioso y errático, así a los 12 minutos de juego Marquinhos ya los había vacunado.

Para colmo, ya con el uno a cero en contra, el portero se hace el harakiri al regalarle un balón a Di María quien agradecido hizo el segundo, más adelante en el 56, Bernat sentenció el juego con el tercero y, de ahí en adelante, la dirección técnica realizó los cambios convenientes para dar descanso a los que, como Ángel Di María, han venido cargando con el peso del equipo. Fue en los estertores del partido, cuando el Leipzig pisó con más frecuencia el área francesa, pero todo fue estéril, la defensa del PSG bien plantada abortó cuanta intención de gol se presentó.

DI MARÍA, SOBRESALIENTE

Por sobre la actuación de Neymar y Kylian Mbappé, sobresalió la de Ángel Di María, quien, a su excelente técnica, agregó un aporte calórico como ningún otro jugador lo hizo, ni del PSG ni del Leipzig. Y pensar que hace algunos años, encontrándose en plenitud, fue desechado por el Real Madrid, previendo que pronto terminaría por ceder su condición física, grave equivocación, vean lo que ha hecho ahora, va a pelear la final de la Champions League, mientras que el Real Madrid ya fue eliminado. La fecha para el juego final no ha sido fijada, pero se sabe que se realizará en el estadio Atatuk de Estambul en Turquía y los boletos ya se están vendiendo.

COMPARTIR TE DA LA FELICIDAD

La labor que realiza Di María me recuerda mucho a lo que Séneca aconsejara a su amigo Lucilio: "Nuestros bienes de nada nos sirven si no tenemos con quién compartirlos. Esa es la tragedia de los codiciosos y de los avaros, que aun en la opulencia ponen más atención en guardar con mil cadenas sus riquezas, que compartirlas con los demás y con sus seres queridos. El corazón de todo codicioso es un corazón seco y no permeable a la vida. Y en cambio el corazón del generoso está repleto de vida para todos"... Por eso mucha razón tenía el poeta alemán Goethe, que decía que solo podía ser feliz aquella persona que tuviera capacidad de dar, de compartir y de darse a los demás.

Hasta pronto amigo.

Se fue la jornada 5 confirmando la inconsistencia de los poderosos de la liga, que pueden perder tranquilamente sin preocupación alguna.

Simplemente porque no hay razón alguna para preocuparse: Puebla 0-1 Pachuca, inesperado... Guadalajara 2-1 Atlético de San Luis, esperado... Cruz Azul 3-2 Juárez, esperado... Mazatlán 0-0 Pumas, esperado... Toluca 3-2 Tigres, nunca se sabe qué esperar de Tigres... Santos 0-0 Atlas, esperado... Querétaro 4-1 América, suele ocurrirle al América... León 2-1 Tijuana, normal.

SE PUEDEN TIRAR A LA HAMACA

Como pueden ver, el América, el Cruz Azul y Tigres pueden tirarse a la hamaca sin que eso obste para que puedan coronarse como campeones, única parte del mundo en donde el sistema de competencia permite esto. Y estos tres equipos ocupan el primer lugar en la tabla general, pero el más caro de todos, el Monterrey, flamante campeón del futbol nacional, no se encuentra en la zona de los que forman la elite del futbol mexicano, ¿para qué?, si cuando calificaban ocho, entró como octavo y fue campeón, pues hoy puede calificar como doceavo y repetir la hazaña.

PSG Y LEIPZIG

Las emociones altas de ayer se encontraban en Europa, exactamente en Lisboa, en donde en el estadio La Luz el PSG de Francia y el Leipzig de Alemania se disputaban la semifinal para continuar en la Champions League. Vaya forma de funcionar la de los franceses, que hoy nos han dado una lección de colectividad, que no ha impedido el lucimiento de los virtuosos del balón, Neymar y Mbappé. En esta ocasión, el brasileño ha logrado convencer brindándonos un concierto de lo que es el buen manejo del balón, convirtiendo a este juego en magia y, vaya que hoy no tuvo que fingir caídas con sus pésimos clavados, porque ahora sí lo tupieron y bastante.

Pero su cómplice, Kylian Mbappé no se quedó atrás, solo que, teniendo igual capacidad de manejo de balón que Neymar, la inteligencia de este joven le dice que más importante que el manejo del balón es la velocidad con la que se mueve, lo que la hace su mejor virtud. Así, uno haciendo magia y el otro arrasando con su potencia, volvieron loca a la defensa alemana que impotente acabó rendida. Pero a la maravillosa exhibición de Neymar solamente le faltó el gol, que en esta ocasión se le negó a pesar de haber tenido más de tres claras oportunidades de hacerlo.

ASÍ JUGARON LOS EQUIPOS

Los equipos saltaron al terreno de juego con los siguientes hombres: PSG: Sergio Rico, Kehrer, Thiago Silva, Herrera, Bernat, Kimpembe, "Marquinhos", Leandro Paredes, Ángel Di María, Kylian Mbappé y Neymar... LEIPZIG: Gulácsi, Mukiele, Upamecano, Klostermann, Laimer, Sabitzer, Kampl, Dani Olmo, Nkunku, Poulsen y Angeliño... Este Leipzig, a diferencia del que vimos en días pasados, inició nervioso y errático, así a los 12 minutos de juego Marquinhos ya los había vacunado.

Para colmo, ya con el uno a cero en contra, el portero se hace el harakiri al regalarle un balón a Di María quien agradecido hizo el segundo, más adelante en el 56, Bernat sentenció el juego con el tercero y, de ahí en adelante, la dirección técnica realizó los cambios convenientes para dar descanso a los que, como Ángel Di María, han venido cargando con el peso del equipo. Fue en los estertores del partido, cuando el Leipzig pisó con más frecuencia el área francesa, pero todo fue estéril, la defensa del PSG bien plantada abortó cuanta intención de gol se presentó.

DI MARÍA, SOBRESALIENTE

Por sobre la actuación de Neymar y Kylian Mbappé, sobresalió la de Ángel Di María, quien, a su excelente técnica, agregó un aporte calórico como ningún otro jugador lo hizo, ni del PSG ni del Leipzig. Y pensar que hace algunos años, encontrándose en plenitud, fue desechado por el Real Madrid, previendo que pronto terminaría por ceder su condición física, grave equivocación, vean lo que ha hecho ahora, va a pelear la final de la Champions League, mientras que el Real Madrid ya fue eliminado. La fecha para el juego final no ha sido fijada, pero se sabe que se realizará en el estadio Atatuk de Estambul en Turquía y los boletos ya se están vendiendo.

COMPARTIR TE DA LA FELICIDAD

La labor que realiza Di María me recuerda mucho a lo que Séneca aconsejara a su amigo Lucilio: "Nuestros bienes de nada nos sirven si no tenemos con quién compartirlos. Esa es la tragedia de los codiciosos y de los avaros, que aun en la opulencia ponen más atención en guardar con mil cadenas sus riquezas, que compartirlas con los demás y con sus seres queridos. El corazón de todo codicioso es un corazón seco y no permeable a la vida. Y en cambio el corazón del generoso está repleto de vida para todos"... Por eso mucha razón tenía el poeta alemán Goethe, que decía que solo podía ser feliz aquella persona que tuviera capacidad de dar, de compartir y de darse a los demás.

Hasta pronto amigo.

ÚLTIMASCOLUMNAS
Cargar Más