/ martes 2 de julio de 2024

Pretextos del caíman / El poder de las expectativas: Pensamiento desiderativo y efecto Pigmalión

En el complejo entramado de la mente humana, nuestras expectativas y deseos juegan un papel crucial en moldear nuestra percepción de la realidad y nuestras interacciones con el mundo. Dos fenómenos psicológicos, el pensamiento desiderativo y el efecto Pigmalión, ilustran cómo nuestras creencias y esperanzas pueden influir significativamente en los resultados de nuestras vidas y en las vidas de los demás.

Después del 2 de junio, millones de personas fueron felices por los resultados que esperaban mientras que, por el otro lado, la oposición no daba crédito y aun les cuesta aceptar los resultados obtenidos en esa elección. Todo eso se puede entender a través de entender el pensamiento desiderativo y el efecto Pigmalión. Enseguida te lo explico.

El pensamiento desiderativo, también conocido como wishful thinking en inglés, es un proceso cognitivo en el cual una persona forma creencias y toma decisiones basadas en lo que desea que sea cierto, en lugar de basarse en evidencias, lógica o realidad objetiva. Este tipo de pensamiento puede influir en la percepción de los eventos y en la interpretación de la información, llevando a conclusiones que reflejan los deseos o esperanzas del individuo en lugar de la verdad factual.

Características del pensamiento desiderativo: subjetividad, el pensamiento desiderativo está altamente influenciado por los deseos personales y las emociones, lo que puede distorsionar la percepción de la realidad. Optimismo irreal, las personas tienden a sobreestimar la probabilidad de resultados positivos y subestimar la probabilidad de resultados negativos. Sesgo de confirmación, quienes practican el pensamiento desiderativo pueden buscar y prestar más atención a la información que apoya sus deseos y evitar o ignorar información que los contradiga. Evasión de la realidad, en lugar de enfrentar hechos desagradables o desafiantes, las personas pueden recurrir al pensamiento desiderativo para evitar el malestar emocional.

Ejemplos de pensamiento desiderativo: salud, una persona que fuma puede creer firmemente que no desarrollará enfermedades relacionadas con el tabaco, a pesar de las evidencias médicas en contra. Finanzas, un inversor puede mantener la esperanza de que una inversión fallida se recuperará y generará ganancias, a pesar de los indicadores económicos que sugieren lo contrario. Relaciones personales, alguien puede aferrarse a la creencia de que su pareja infiel cambiará, ignorando los patrones de comportamiento repetidos y la evidencia de que es poco probable.

Consecuencias del pensamiento desiderativo: Toma de decisiones deficiente, basar decisiones importantes en deseos en lugar de hechos puede llevar a resultados negativos, como pérdidas financieras, problemas de salud y conflictos personales. Desilusión y frustración, cuando las expectativas no realistas no se cumplen, la desilusión y la frustración pueden seguir causando estrés emocional. Resistencia al cambio, las personas pueden resistirse a ajustar sus creencias y comportamientos en respuesta a la realidad, perpetuando patrones perjudiciales.

Cómo evitar el pensamiento desiderativo: autoconciencia, reconocer y ser consciente de los propios deseos y cómo pueden influir en la percepción de la realidad. Pensamiento crítico, evaluar la evidencia de manera objetiva y lógica, cuestionando las suposiciones y buscando información contraria. Consultas externas, buscar opiniones y perspectivas de otros que no estén emocionalmente involucrados en la situación. Prueba de realidad, verificar creencias y expectativas con hechos y datos concretos.

El efecto Pigmalión, también conocido como la profecía autocumplida, es un fenómeno psicológico que describe cómo las expectativas y creencias de una persona sobre otra pueden influir en el comportamiento y desempeño de esta última. En otras palabras, si se tiene una expectativa positiva o negativa sobre alguien, esta expectativa puede afectar la forma en que esa persona actúa, cumpliendo así la expectativa original.

El término "efecto Pigmalión" proviene de la mitología griega y la obra de George Bernard Shaw "Pigmalión". En la mitología, Pigmalión era un escultor que se enamoró de una estatua que él mismo había creado. Debido a su ferviente deseo y creencia, la estatua cobró vida.

"Pigmalión" es una obra de teatro escrita por George Bernard Shaw en 1912, que aborda temas de clase social, identidad y transformación.

La historia comienza una noche lluviosa en Covent Garden, Londres. Una variedad de personajes de diferentes clases sociales buscan refugio bajo el pórtico de una iglesia. Entre ellos se encuentran el Profesor Henry Higgins, un experto en fonética, y el Coronel Pickering, también un lingüista. Higgins, conocido por su capacidad para identificar el origen de las personas por su acento, escucha a Eliza Doolittle, una florista de clase baja, hablar con un acento cockney pronunciado. Tras una breve conversación, Higgins se jacta de que podría enseñarle a hablar como una dama de la alta sociedad en seis meses.

Eliza, intrigada por la posibilidad de mejorar su situación, visita a Higgins al día siguiente y le pide que le enseñe a hablar correctamente para poder trabajar en una tienda de flores en lugar de vender en la calle. Higgins acepta el desafío, motivado por una apuesta con Pickering, quien se ofrece a cubrir los gastos del experimento. Eliza se muda temporalmente a la casa de Higgins, donde comienza su intensa y rigurosa instrucción.

El entrenamiento de Eliza progresa significativamente, y Higgins decide probar sus avances llevándola a la casa de su madre, la Señora Higgins, durante una visita social. A pesar de algunos errores, Eliza impresiona a los invitados con su mejorado acento y comportamiento. Posteriormente, la llevan a una fiesta en una embajada, donde Eliza es tomada por una duquesa debido a su refinamiento.

Después del éxito en la embajada, Higgins y Pickering celebran su victoria, pero ignoran los sentimientos de Eliza, quien se siente usada y desorientada sobre su futuro. Higgins muestra una indiferencia insensible hacia su bienestar, lo que provoca que Eliza se enfrente a él. La confrontación lleva a Eliza a abandonar la casa de Higgins, buscando refugio en la casa de la Señora Higgins.

Eliza considera varias opciones para su futuro, incluyendo casarse con Freddy Eynsford-Hill, un joven que se ha enamorado de ella o abrir su propia tienda de flores. Higgins, a pesar de su actitud arrogante y su incapacidad para expresar emociones, se da cuenta de que ha llegado a depender de Eliza. La obra concluye con una conversación entre Higgins y Eliza en la casa de la Señora Higgins, donde se sugiere que Eliza ha encontrado una nueva confianza en sí misma y la capacidad de decidir su propio destino.

ernesto.jimher@gmail.com

X: @OsirisJimenez

Threads: Ernesto Jiménez Hernández

En el complejo entramado de la mente humana, nuestras expectativas y deseos juegan un papel crucial en moldear nuestra percepción de la realidad y nuestras interacciones con el mundo. Dos fenómenos psicológicos, el pensamiento desiderativo y el efecto Pigmalión, ilustran cómo nuestras creencias y esperanzas pueden influir significativamente en los resultados de nuestras vidas y en las vidas de los demás.

Después del 2 de junio, millones de personas fueron felices por los resultados que esperaban mientras que, por el otro lado, la oposición no daba crédito y aun les cuesta aceptar los resultados obtenidos en esa elección. Todo eso se puede entender a través de entender el pensamiento desiderativo y el efecto Pigmalión. Enseguida te lo explico.

El pensamiento desiderativo, también conocido como wishful thinking en inglés, es un proceso cognitivo en el cual una persona forma creencias y toma decisiones basadas en lo que desea que sea cierto, en lugar de basarse en evidencias, lógica o realidad objetiva. Este tipo de pensamiento puede influir en la percepción de los eventos y en la interpretación de la información, llevando a conclusiones que reflejan los deseos o esperanzas del individuo en lugar de la verdad factual.

Características del pensamiento desiderativo: subjetividad, el pensamiento desiderativo está altamente influenciado por los deseos personales y las emociones, lo que puede distorsionar la percepción de la realidad. Optimismo irreal, las personas tienden a sobreestimar la probabilidad de resultados positivos y subestimar la probabilidad de resultados negativos. Sesgo de confirmación, quienes practican el pensamiento desiderativo pueden buscar y prestar más atención a la información que apoya sus deseos y evitar o ignorar información que los contradiga. Evasión de la realidad, en lugar de enfrentar hechos desagradables o desafiantes, las personas pueden recurrir al pensamiento desiderativo para evitar el malestar emocional.

Ejemplos de pensamiento desiderativo: salud, una persona que fuma puede creer firmemente que no desarrollará enfermedades relacionadas con el tabaco, a pesar de las evidencias médicas en contra. Finanzas, un inversor puede mantener la esperanza de que una inversión fallida se recuperará y generará ganancias, a pesar de los indicadores económicos que sugieren lo contrario. Relaciones personales, alguien puede aferrarse a la creencia de que su pareja infiel cambiará, ignorando los patrones de comportamiento repetidos y la evidencia de que es poco probable.

Consecuencias del pensamiento desiderativo: Toma de decisiones deficiente, basar decisiones importantes en deseos en lugar de hechos puede llevar a resultados negativos, como pérdidas financieras, problemas de salud y conflictos personales. Desilusión y frustración, cuando las expectativas no realistas no se cumplen, la desilusión y la frustración pueden seguir causando estrés emocional. Resistencia al cambio, las personas pueden resistirse a ajustar sus creencias y comportamientos en respuesta a la realidad, perpetuando patrones perjudiciales.

Cómo evitar el pensamiento desiderativo: autoconciencia, reconocer y ser consciente de los propios deseos y cómo pueden influir en la percepción de la realidad. Pensamiento crítico, evaluar la evidencia de manera objetiva y lógica, cuestionando las suposiciones y buscando información contraria. Consultas externas, buscar opiniones y perspectivas de otros que no estén emocionalmente involucrados en la situación. Prueba de realidad, verificar creencias y expectativas con hechos y datos concretos.

El efecto Pigmalión, también conocido como la profecía autocumplida, es un fenómeno psicológico que describe cómo las expectativas y creencias de una persona sobre otra pueden influir en el comportamiento y desempeño de esta última. En otras palabras, si se tiene una expectativa positiva o negativa sobre alguien, esta expectativa puede afectar la forma en que esa persona actúa, cumpliendo así la expectativa original.

El término "efecto Pigmalión" proviene de la mitología griega y la obra de George Bernard Shaw "Pigmalión". En la mitología, Pigmalión era un escultor que se enamoró de una estatua que él mismo había creado. Debido a su ferviente deseo y creencia, la estatua cobró vida.

"Pigmalión" es una obra de teatro escrita por George Bernard Shaw en 1912, que aborda temas de clase social, identidad y transformación.

La historia comienza una noche lluviosa en Covent Garden, Londres. Una variedad de personajes de diferentes clases sociales buscan refugio bajo el pórtico de una iglesia. Entre ellos se encuentran el Profesor Henry Higgins, un experto en fonética, y el Coronel Pickering, también un lingüista. Higgins, conocido por su capacidad para identificar el origen de las personas por su acento, escucha a Eliza Doolittle, una florista de clase baja, hablar con un acento cockney pronunciado. Tras una breve conversación, Higgins se jacta de que podría enseñarle a hablar como una dama de la alta sociedad en seis meses.

Eliza, intrigada por la posibilidad de mejorar su situación, visita a Higgins al día siguiente y le pide que le enseñe a hablar correctamente para poder trabajar en una tienda de flores en lugar de vender en la calle. Higgins acepta el desafío, motivado por una apuesta con Pickering, quien se ofrece a cubrir los gastos del experimento. Eliza se muda temporalmente a la casa de Higgins, donde comienza su intensa y rigurosa instrucción.

El entrenamiento de Eliza progresa significativamente, y Higgins decide probar sus avances llevándola a la casa de su madre, la Señora Higgins, durante una visita social. A pesar de algunos errores, Eliza impresiona a los invitados con su mejorado acento y comportamiento. Posteriormente, la llevan a una fiesta en una embajada, donde Eliza es tomada por una duquesa debido a su refinamiento.

Después del éxito en la embajada, Higgins y Pickering celebran su victoria, pero ignoran los sentimientos de Eliza, quien se siente usada y desorientada sobre su futuro. Higgins muestra una indiferencia insensible hacia su bienestar, lo que provoca que Eliza se enfrente a él. La confrontación lleva a Eliza a abandonar la casa de Higgins, buscando refugio en la casa de la Señora Higgins.

Eliza considera varias opciones para su futuro, incluyendo casarse con Freddy Eynsford-Hill, un joven que se ha enamorado de ella o abrir su propia tienda de flores. Higgins, a pesar de su actitud arrogante y su incapacidad para expresar emociones, se da cuenta de que ha llegado a depender de Eliza. La obra concluye con una conversación entre Higgins y Eliza en la casa de la Señora Higgins, donde se sugiere que Eliza ha encontrado una nueva confianza en sí misma y la capacidad de decidir su propio destino.

ernesto.jimher@gmail.com

X: @OsirisJimenez

Threads: Ernesto Jiménez Hernández

ÚLTIMASCOLUMNAS
Cargar Más