/ martes 21 de mayo de 2024

Pretextos / Más allá del disfraz: rompiendo barreras de género a lo largo de la historia

En la rica tela de la historia humana se tejen hilos de valentía y determinación, y entre los patrones más intrigantes se encuentran aquellos que desafían las restricciones impuestas por el género. Desde tiempos inmemoriales, individuos han desafiado las normas sociales y se han atrevido a cruzar las líneas de género, ya sea por necesidad, pasión o propósito.

El disfraz, esa herramienta de metamorfosis, ha sido empleado ingeniosamente para abrir puertas cerradas a ciertos géneros. Jeanne Baret, en el siglo XVIII, se disfrazó de hombre para unirse a una expedición liderada por el explorador Louis Antoine de Bougainville. Poco se sabe de la juventud de Baret, pero se cree que adquirió conocimientos botánicos trabajando como ayudante de un botánico local, Philibert Commerson, quien más tarde se convertiría en su compañero en la famosa expedición.

Commerson fue seleccionado para participar en la expedición liderada por Louis Antoine de Bougainville en 1766, que tenía como objetivo dar la vuelta al mundo. Para acompañarlo, Baret se disfrazó de hombre y asumió el nombre de "Jean".

Durante la expedición, Baret no sólo ocultó su identidad de género, sino que también contribuyó significativamente al descubrimiento y la clasificación de nuevas especies de plantas. Se cree que fue ella quien identificó por primera vez la bougainvillea, una planta ornamental tropical, que fue nombrada en honor al líder de la expedición, Bougainville.

La travesía fue ardua y peligrosa, pero Baret logró superar los desafíos y completar el viaje alrededor del mundo. Sin embargo, su verdadera identidad fue descubierta en Tahití, donde fue arrestada junto con Commerson por los oficiales del barco. A pesar de este contratiempo, Baret continuó con la expedición y regresó a Francia en 1769, convirtiéndose así en la primera mujer en circunnavegar el globo.

Después de su regreso, Baret recibió una pensión del gobierno francés en reconocimiento a sus logros en la expedición. Sin embargo, su contribución a la historia de la ciencia y la exploración ha sido a menudo pasada por alto hasta tiempos más recientes, cuando se ha comenzado a reconocer su valioso papel en la expedición de Bougainville y su destacada labor como botánica.

James Barry fue un médico y cirujano irlandés del siglo XVIII y principios del XIX, conocido por su destacada carrera médica y por vivir la mayor parte de su vida adulta como hombre, a pesar de haber nacido como mujer. Barry nació como Margaret Ann Bulkley en Cork, Irlanda, alrededor de 1789, aunque la fecha exacta de su nacimiento no está claramente documentada.

Poco se sabe sobre la infancia de Barry, pero recibió una educación médica en la Universidad de Edimburgo, una institución destacada en ese momento. En 1813, Barry se graduó con distinción en medicina y cirugía, convirtiéndose en un médico calificado.

Barry pasó a servir como cirujano en el Ejército Británico, donde tuvo una carrera destacada. Fue asignado a varios lugares, incluyendo Sudáfrica, donde se ganó el respeto por sus habilidades médicas y su dedicación al cuidado de los soldados y la población local. Durante su tiempo en Sudáfrica, Barry fue pionero en cirugías y en medidas sanitarias que mejoraron la salud pública en la región.

A lo largo de su carrera, Barry fue conocido por su temperamento fuerte y su comportamiento exigente, pero también por su dedicación al deber y su incansable trabajo en favor de sus pacientes. A pesar de ser descrito como un personaje excéntrico, Barry fue respetado por sus colegas médicos por su habilidad y compromiso con la medicina.

La verdadera identidad de Barry como mujer solo fue descubierta después de su muerte en 1865, cuando su criado y otras personas que preparaban su cuerpo para el entierro revelaron su sexo biológico. Esta revelación sorprendió a muchos en la comunidad médica y llevó a un renovado interés en la vida y el legado de Barry.

Billy Tipton fue un músico de jazz estadounidense conocido por vivir la mayor parte de su vida adulta como hombre, a pesar de haber nacido mujer. Tipton nació como Dorothy Lucille Tipton el 29 de diciembre de 1914, en Oklahoma City, Oklahoma, Estados Unidos.

Desde temprana edad, Tipton mostró un talento musical excepcional, aprendiendo a tocar varios instrumentos, incluyendo el saxofón, el piano y la guitarra. A lo largo de los años desarrolló un estilo distintivo de jazz que lo llevaría a una carrera exitosa en el mundo de la música.

En la década de 1930, Tipton comenzó a tocar profesionalmente en bandas de jazz y se ganó una reputación como un talentoso músico de saxofón. A lo largo de su carrera trabajó con varias bandas y artistas reconocidos, ganándose el respeto de sus colegas por su habilidad y versatilidad musical.

Lo que hizo única la vida de Tipton fue su decisión de vivir como hombre. Desde una edad temprana, Tipton comenzó a vestirse y a presentarse como hombre en su vida cotidiana y en su carrera musical. Aunque no se conocen las razones exactas detrás de esta decisión, Tipton mantuvo su identidad de género en secreto durante toda su vida.

La verdadera identidad de Tipton como mujer solo fue revelada después de su muerte en 1989, cuando los médicos y las autoridades descubrieron su sexo biológico durante los preparativos para su funeral. Esta revelación sorprendió a muchos de sus amigos, colegas y fanáticos, quienes no habían sospechado nunca que Tipton era biológicamente mujer.

A pesar de las circunstancias de su vida y su muerte, el legado de Billy Tipton como músico sigue siendo celebrado hasta el día de hoy. Su habilidad y contribuciones al mundo del jazz han sido reconocidas y su vida ha inspirado una reflexión más profunda sobre la identidad de género y la expresión personal en el mundo de la música y más allá. Tipton sigue siendo un símbolo de valentía y autenticidad para muchas personas que luchan por vivir sus vidas de acuerdo con su verdadera identidad.

Estas historias no solo son anécdotas fascinantes del pasado, sino que también nos recuerdan que la lucha por la igualdad y la autenticidad es atemporal. A medida que reflexionamos sobre estas narrativas, debemos reconocer la valentía de aquellos que se atrevieron a desafiar las normas establecidas y aprender de su ejemplo mientras continuamos tejiendo el tapiz de la historia. Porque en la tela de la humanidad, cada hilo de valentía y cada puntada de autenticidad nos acerca un poco más a un mundo donde todos puedan florecer sin restricciones impuestas por el género.

Contacto: ernesto.jimher@gmail.com

X: @OsirisJimenez

Threads: Ernesto Jiménez Hernández

En la rica tela de la historia humana se tejen hilos de valentía y determinación, y entre los patrones más intrigantes se encuentran aquellos que desafían las restricciones impuestas por el género. Desde tiempos inmemoriales, individuos han desafiado las normas sociales y se han atrevido a cruzar las líneas de género, ya sea por necesidad, pasión o propósito.

El disfraz, esa herramienta de metamorfosis, ha sido empleado ingeniosamente para abrir puertas cerradas a ciertos géneros. Jeanne Baret, en el siglo XVIII, se disfrazó de hombre para unirse a una expedición liderada por el explorador Louis Antoine de Bougainville. Poco se sabe de la juventud de Baret, pero se cree que adquirió conocimientos botánicos trabajando como ayudante de un botánico local, Philibert Commerson, quien más tarde se convertiría en su compañero en la famosa expedición.

Commerson fue seleccionado para participar en la expedición liderada por Louis Antoine de Bougainville en 1766, que tenía como objetivo dar la vuelta al mundo. Para acompañarlo, Baret se disfrazó de hombre y asumió el nombre de "Jean".

Durante la expedición, Baret no sólo ocultó su identidad de género, sino que también contribuyó significativamente al descubrimiento y la clasificación de nuevas especies de plantas. Se cree que fue ella quien identificó por primera vez la bougainvillea, una planta ornamental tropical, que fue nombrada en honor al líder de la expedición, Bougainville.

La travesía fue ardua y peligrosa, pero Baret logró superar los desafíos y completar el viaje alrededor del mundo. Sin embargo, su verdadera identidad fue descubierta en Tahití, donde fue arrestada junto con Commerson por los oficiales del barco. A pesar de este contratiempo, Baret continuó con la expedición y regresó a Francia en 1769, convirtiéndose así en la primera mujer en circunnavegar el globo.

Después de su regreso, Baret recibió una pensión del gobierno francés en reconocimiento a sus logros en la expedición. Sin embargo, su contribución a la historia de la ciencia y la exploración ha sido a menudo pasada por alto hasta tiempos más recientes, cuando se ha comenzado a reconocer su valioso papel en la expedición de Bougainville y su destacada labor como botánica.

James Barry fue un médico y cirujano irlandés del siglo XVIII y principios del XIX, conocido por su destacada carrera médica y por vivir la mayor parte de su vida adulta como hombre, a pesar de haber nacido como mujer. Barry nació como Margaret Ann Bulkley en Cork, Irlanda, alrededor de 1789, aunque la fecha exacta de su nacimiento no está claramente documentada.

Poco se sabe sobre la infancia de Barry, pero recibió una educación médica en la Universidad de Edimburgo, una institución destacada en ese momento. En 1813, Barry se graduó con distinción en medicina y cirugía, convirtiéndose en un médico calificado.

Barry pasó a servir como cirujano en el Ejército Británico, donde tuvo una carrera destacada. Fue asignado a varios lugares, incluyendo Sudáfrica, donde se ganó el respeto por sus habilidades médicas y su dedicación al cuidado de los soldados y la población local. Durante su tiempo en Sudáfrica, Barry fue pionero en cirugías y en medidas sanitarias que mejoraron la salud pública en la región.

A lo largo de su carrera, Barry fue conocido por su temperamento fuerte y su comportamiento exigente, pero también por su dedicación al deber y su incansable trabajo en favor de sus pacientes. A pesar de ser descrito como un personaje excéntrico, Barry fue respetado por sus colegas médicos por su habilidad y compromiso con la medicina.

La verdadera identidad de Barry como mujer solo fue descubierta después de su muerte en 1865, cuando su criado y otras personas que preparaban su cuerpo para el entierro revelaron su sexo biológico. Esta revelación sorprendió a muchos en la comunidad médica y llevó a un renovado interés en la vida y el legado de Barry.

Billy Tipton fue un músico de jazz estadounidense conocido por vivir la mayor parte de su vida adulta como hombre, a pesar de haber nacido mujer. Tipton nació como Dorothy Lucille Tipton el 29 de diciembre de 1914, en Oklahoma City, Oklahoma, Estados Unidos.

Desde temprana edad, Tipton mostró un talento musical excepcional, aprendiendo a tocar varios instrumentos, incluyendo el saxofón, el piano y la guitarra. A lo largo de los años desarrolló un estilo distintivo de jazz que lo llevaría a una carrera exitosa en el mundo de la música.

En la década de 1930, Tipton comenzó a tocar profesionalmente en bandas de jazz y se ganó una reputación como un talentoso músico de saxofón. A lo largo de su carrera trabajó con varias bandas y artistas reconocidos, ganándose el respeto de sus colegas por su habilidad y versatilidad musical.

Lo que hizo única la vida de Tipton fue su decisión de vivir como hombre. Desde una edad temprana, Tipton comenzó a vestirse y a presentarse como hombre en su vida cotidiana y en su carrera musical. Aunque no se conocen las razones exactas detrás de esta decisión, Tipton mantuvo su identidad de género en secreto durante toda su vida.

La verdadera identidad de Tipton como mujer solo fue revelada después de su muerte en 1989, cuando los médicos y las autoridades descubrieron su sexo biológico durante los preparativos para su funeral. Esta revelación sorprendió a muchos de sus amigos, colegas y fanáticos, quienes no habían sospechado nunca que Tipton era biológicamente mujer.

A pesar de las circunstancias de su vida y su muerte, el legado de Billy Tipton como músico sigue siendo celebrado hasta el día de hoy. Su habilidad y contribuciones al mundo del jazz han sido reconocidas y su vida ha inspirado una reflexión más profunda sobre la identidad de género y la expresión personal en el mundo de la música y más allá. Tipton sigue siendo un símbolo de valentía y autenticidad para muchas personas que luchan por vivir sus vidas de acuerdo con su verdadera identidad.

Estas historias no solo son anécdotas fascinantes del pasado, sino que también nos recuerdan que la lucha por la igualdad y la autenticidad es atemporal. A medida que reflexionamos sobre estas narrativas, debemos reconocer la valentía de aquellos que se atrevieron a desafiar las normas establecidas y aprender de su ejemplo mientras continuamos tejiendo el tapiz de la historia. Porque en la tela de la humanidad, cada hilo de valentía y cada puntada de autenticidad nos acerca un poco más a un mundo donde todos puedan florecer sin restricciones impuestas por el género.

Contacto: ernesto.jimher@gmail.com

X: @OsirisJimenez

Threads: Ernesto Jiménez Hernández

ÚLTIMASCOLUMNAS
Cargar Más