/ domingo 8 de julio de 2018

Siete de julio, San Fermín

Pamplona es una ciudad que se ama a partir de su explosivo nombre, nombre sonoro como el cohete que abre los San Fermines cada 7 de julio a las 12 del día, como las risas francas y alborotadas de sus habitantes.

Al grito unánime de “¡Viva San Fermín!” el pueblo navarro olvida sus penas y cuitas para celebrar eufórico la fiesta de su santo patrón. Durante 9 días Pamplona se transforma y vive por y para la fiesta.

A esta bellísima ciudad se le ama por muchas otras razones, la primordial mía es porque llevo sangre navarra, crisol de visigodos, musulmanes, germanos, vikingos y suecos, y por supuesto influencia de Aragón y de Castilla.

También se le ama desde que sabemos que es paso obligado en el Camino a Santiago; se le ama con gozo desde que nos acercamos a ella y vemos su silueta emergiendo tras la muralla. Pasear plácidamente por su parques y jardines o callejear por su casco antiguo entre iglesias y murallas medievales, es experiencia religiosa.

En varias ocasiones he estado en Pamplona. En esta magnífica ciudad viven algunos de mis queridos y cercanos parientes. He estado en los entierros y he temblado de terror al ver pasar por la calle estafeta los toros bravos, que del corral al coso taurino corren enloquecidos en estampida, y después me he ido a almorzar Chuletones a la Navarra en los restaurantes del casco viejo. Me he puesto el pañuelo rojo al cuello para bailar jotas en la Plaza del Castillo y he derramado lágrimas de tristeza al cantar el “Pobre de mí, se han acabado las fiestas de San Fermín”, el último día de fiestas.

Ciudad capital que Ernest Hemingway adoró e inspiró la novela “Fiesta” (en inglés “The Sun Also Rises”) considerada su primera gran obra. Al preguntarle al escritor norteamericano por qué se inspiró en esta ciudad española, solía contestar: “Porque la gente de Pamplona es orgullosamente valiente, consciente de su belleza e infinitamente sensual. Porque a cualquier hora del día sus calles están pletóricas de gente. Mujeres de bellos ojos y andares ligeros, hombres gallardos plenos de vida”.

Yo añadiría: “Porque sus delicados vinos rosados son de gran calidad y los tintos son fuertes y aromáticos. Porque en los restaurantes los meseros sirven con patriótico orgullo su mundialmente famosa gastronomía. Porque es un pueblo que convive con alegría y respeto su algarabía, y porque sigue conservando sus tradiciones milenarias haciéndolos más fuertes y sobre todo más unidos. Olvidarán por nueve días cómo afectará el Brexit a España, ahora que los británicos han tomado su decisión a través de las urnas de abandonar la Unión Europea. Por lo pronto, ayer 7 de julio empieza la fiesta, ¡VIVA SAN FERMÍN!

Pamplona es una ciudad que se ama a partir de su explosivo nombre, nombre sonoro como el cohete que abre los San Fermines cada 7 de julio a las 12 del día, como las risas francas y alborotadas de sus habitantes.

Al grito unánime de “¡Viva San Fermín!” el pueblo navarro olvida sus penas y cuitas para celebrar eufórico la fiesta de su santo patrón. Durante 9 días Pamplona se transforma y vive por y para la fiesta.

A esta bellísima ciudad se le ama por muchas otras razones, la primordial mía es porque llevo sangre navarra, crisol de visigodos, musulmanes, germanos, vikingos y suecos, y por supuesto influencia de Aragón y de Castilla.

También se le ama desde que sabemos que es paso obligado en el Camino a Santiago; se le ama con gozo desde que nos acercamos a ella y vemos su silueta emergiendo tras la muralla. Pasear plácidamente por su parques y jardines o callejear por su casco antiguo entre iglesias y murallas medievales, es experiencia religiosa.

En varias ocasiones he estado en Pamplona. En esta magnífica ciudad viven algunos de mis queridos y cercanos parientes. He estado en los entierros y he temblado de terror al ver pasar por la calle estafeta los toros bravos, que del corral al coso taurino corren enloquecidos en estampida, y después me he ido a almorzar Chuletones a la Navarra en los restaurantes del casco viejo. Me he puesto el pañuelo rojo al cuello para bailar jotas en la Plaza del Castillo y he derramado lágrimas de tristeza al cantar el “Pobre de mí, se han acabado las fiestas de San Fermín”, el último día de fiestas.

Ciudad capital que Ernest Hemingway adoró e inspiró la novela “Fiesta” (en inglés “The Sun Also Rises”) considerada su primera gran obra. Al preguntarle al escritor norteamericano por qué se inspiró en esta ciudad española, solía contestar: “Porque la gente de Pamplona es orgullosamente valiente, consciente de su belleza e infinitamente sensual. Porque a cualquier hora del día sus calles están pletóricas de gente. Mujeres de bellos ojos y andares ligeros, hombres gallardos plenos de vida”.

Yo añadiría: “Porque sus delicados vinos rosados son de gran calidad y los tintos son fuertes y aromáticos. Porque en los restaurantes los meseros sirven con patriótico orgullo su mundialmente famosa gastronomía. Porque es un pueblo que convive con alegría y respeto su algarabía, y porque sigue conservando sus tradiciones milenarias haciéndolos más fuertes y sobre todo más unidos. Olvidarán por nueve días cómo afectará el Brexit a España, ahora que los británicos han tomado su decisión a través de las urnas de abandonar la Unión Europea. Por lo pronto, ayer 7 de julio empieza la fiesta, ¡VIVA SAN FERMÍN!

domingo 08 de diciembre de 2019

Por miedo

domingo 01 de diciembre de 2019

Pasión por la danza

domingo 24 de noviembre de 2019

Tomando mezcal con Emiliano

lunes 11 de noviembre de 2019

Libros, libros

domingo 27 de octubre de 2019

Día de los muertos

domingo 20 de octubre de 2019

La hermandad

domingo 06 de octubre de 2019

Octubre se viste de rosa

domingo 18 de agosto de 2019

Plácido en la mira

domingo 07 de julio de 2019

Siete de julio, San Fermín

domingo 30 de junio de 2019

Homofobia

Cargar Más