/ martes 4 de junio de 2019

Tamaulipas de azul

La histórica jornada electoral del domingo pasado en Tamaulipas no arrojó ninguna sorpresa. El Partido Acción Nacional arrasó con prácticamente todos los distritos del estado y aunque el resultado es multifactorial...

Se deben tomar en cuenta dos grandes temas; el abstencionismo y la división al interior del Movimiento de Regeneración Nacional.

Sin duda el triunfo más importante es para el gobernador del Estado, Francisco Javier García Cabeza de Vaca, a quien no se le puede restar mérito de transformar Tamaulipas en su administración, lo que sin duda fue determinante para que los electores le dieran un voto de confianza para cerrar la segunda parte de su mandato con un Congreso de su lado y lo colocan en inmejorable posición para acrecentar su liderazgo nacional, tanto en su partido como en proyectos en grande a futuro.

Triunfaron también los alcaldes panistas que trabajaron y en serio junto a los operadores políticos para que sus candidatos salieran triunfadores; aquí en el sur es claramente el caso de Chucho Nader en Tampico y Alma Laura Amparán en Altamira.

Al igual que el resto del estado, todo el sur se pintó de azul; Rosa González, Mon Marón, Joaco Hernández Correa, Karla Mar y Miguel Gómez, serán parte muy importante de la próxima Legislatura y aliados del Gobierno del Estado; de hecho tres de ellos estarán sin duda en la carrera por la sucesión municipal en los tres municipios de la zona, cada uno a su tiempo: Miguel y Joaco en dos años más, y Mon quizás en un futuro. Otro ganador sin duda alguna es el primero de la lista plurinominal panista y que, al menos hasta el cierre de esta columna sí podría entrar en el Congreso, Gerardo Peña Flores, quien estaría al frente de la Legislatura como “pastor” del rebaño azul y se perfilaría para la sucesión estatal, también en dos años. De continuar la misma tendencia, Acción Nacional tendría 22 curules, MORENA metería una lista de siete diputados locales, uno por elección directa (Distrito 11 de Matamoros) y seis plurinominales; el PRI cada vez peor, apenas alcanzaría seis curules, todas de representación proporcional y el incipiente Movimiento Ciudadano sólo un legislador plurinominal, para completar la lista de los 36 integrantes de la próxima Legislatura tamaulipeca.

Sin duda los grandes perdedores del domingo son los liderazgos de MORENA, confrontados desde sus más altos niveles, en donde la dirigente nacional Yeidckol Polevnsky y su evidente confrontación con el dirigente del Senado, Ricardo Monreal fue fiel reflejo en Tamaulipas en la imposición de candidatos tan malos como imperceptibles. En otras palabras, si MORENA tendrá curules en la próxima Legislatura y será la segunda fuerza política en el estado, sólo es gracias a la “marca” que dejó su fundador, pero sin duda que en ese partido hay una crisis de ausencia de liderazgos y de perfiles que puedan sobresalir para las próximas batallas electorales. Hay muchos perdedores más, entre ellos la “chiquillada”, integrada por el Partido del Trabajo, el Partido Verde y el Partido de la Revolución Democrática que sin duda perderán el registro como partidos políticos en Tamaulipas, al no alcanzar el tres por ciento de la votación necesaria, para continuar, por lo que correrán la misma surte del PES y el PANAL.

Quizás lo más lamentable de este resultado, sea el abstencionismo, que confirmó el paupérrimo interés del electorado tamaulipeco, en donde apenas tres de cada diez electores del padrón y la lista nominal acudieron a las urnas. Otra pregunta que muchos se hacen es, ¿qué pasó en Madero?...hay muchos rumores que hablan de un golpe de timón de última hora, de quienes se supone debían apoyar la candidatura de Azael Portillo por el PT, y terminaron haciéndolo por la malísima candidata Bertha Sánchez de MORENA, beneficiando con ello, al candidato del PAN, Joaco Hernández Correa, quien hace historia como el primer diputado local reelecto de la zona y lo perfila además como un proyecto viable en dos años más para disputar la alcaldía…una alcaldía que ya ocupó en el trienio 2002-2004, en aquel entonces por el PRD. No hubo sorpresas, pero habrá que esperar los resultados definitivos y continuar con el análisis de esta, sin duda una atípica jornada electoral que pintó a Tamaulipas de azul.

correo: marioagamezh@hotmail.com

Tras un recuento electoral, sólo importa quién es el ganador. Todos los demás son perdedores

Winston Churchill, Político británico


La histórica jornada electoral del domingo pasado en Tamaulipas no arrojó ninguna sorpresa. El Partido Acción Nacional arrasó con prácticamente todos los distritos del estado y aunque el resultado es multifactorial...

Se deben tomar en cuenta dos grandes temas; el abstencionismo y la división al interior del Movimiento de Regeneración Nacional.

Sin duda el triunfo más importante es para el gobernador del Estado, Francisco Javier García Cabeza de Vaca, a quien no se le puede restar mérito de transformar Tamaulipas en su administración, lo que sin duda fue determinante para que los electores le dieran un voto de confianza para cerrar la segunda parte de su mandato con un Congreso de su lado y lo colocan en inmejorable posición para acrecentar su liderazgo nacional, tanto en su partido como en proyectos en grande a futuro.

Triunfaron también los alcaldes panistas que trabajaron y en serio junto a los operadores políticos para que sus candidatos salieran triunfadores; aquí en el sur es claramente el caso de Chucho Nader en Tampico y Alma Laura Amparán en Altamira.

Al igual que el resto del estado, todo el sur se pintó de azul; Rosa González, Mon Marón, Joaco Hernández Correa, Karla Mar y Miguel Gómez, serán parte muy importante de la próxima Legislatura y aliados del Gobierno del Estado; de hecho tres de ellos estarán sin duda en la carrera por la sucesión municipal en los tres municipios de la zona, cada uno a su tiempo: Miguel y Joaco en dos años más, y Mon quizás en un futuro. Otro ganador sin duda alguna es el primero de la lista plurinominal panista y que, al menos hasta el cierre de esta columna sí podría entrar en el Congreso, Gerardo Peña Flores, quien estaría al frente de la Legislatura como “pastor” del rebaño azul y se perfilaría para la sucesión estatal, también en dos años. De continuar la misma tendencia, Acción Nacional tendría 22 curules, MORENA metería una lista de siete diputados locales, uno por elección directa (Distrito 11 de Matamoros) y seis plurinominales; el PRI cada vez peor, apenas alcanzaría seis curules, todas de representación proporcional y el incipiente Movimiento Ciudadano sólo un legislador plurinominal, para completar la lista de los 36 integrantes de la próxima Legislatura tamaulipeca.

Sin duda los grandes perdedores del domingo son los liderazgos de MORENA, confrontados desde sus más altos niveles, en donde la dirigente nacional Yeidckol Polevnsky y su evidente confrontación con el dirigente del Senado, Ricardo Monreal fue fiel reflejo en Tamaulipas en la imposición de candidatos tan malos como imperceptibles. En otras palabras, si MORENA tendrá curules en la próxima Legislatura y será la segunda fuerza política en el estado, sólo es gracias a la “marca” que dejó su fundador, pero sin duda que en ese partido hay una crisis de ausencia de liderazgos y de perfiles que puedan sobresalir para las próximas batallas electorales. Hay muchos perdedores más, entre ellos la “chiquillada”, integrada por el Partido del Trabajo, el Partido Verde y el Partido de la Revolución Democrática que sin duda perderán el registro como partidos políticos en Tamaulipas, al no alcanzar el tres por ciento de la votación necesaria, para continuar, por lo que correrán la misma surte del PES y el PANAL.

Quizás lo más lamentable de este resultado, sea el abstencionismo, que confirmó el paupérrimo interés del electorado tamaulipeco, en donde apenas tres de cada diez electores del padrón y la lista nominal acudieron a las urnas. Otra pregunta que muchos se hacen es, ¿qué pasó en Madero?...hay muchos rumores que hablan de un golpe de timón de última hora, de quienes se supone debían apoyar la candidatura de Azael Portillo por el PT, y terminaron haciéndolo por la malísima candidata Bertha Sánchez de MORENA, beneficiando con ello, al candidato del PAN, Joaco Hernández Correa, quien hace historia como el primer diputado local reelecto de la zona y lo perfila además como un proyecto viable en dos años más para disputar la alcaldía…una alcaldía que ya ocupó en el trienio 2002-2004, en aquel entonces por el PRD. No hubo sorpresas, pero habrá que esperar los resultados definitivos y continuar con el análisis de esta, sin duda una atípica jornada electoral que pintó a Tamaulipas de azul.

correo: marioagamezh@hotmail.com

Tras un recuento electoral, sólo importa quién es el ganador. Todos los demás son perdedores

Winston Churchill, Político británico


jueves 21 de noviembre de 2019

Mosaico político

martes 19 de noviembre de 2019

Altamira apuesta al empleo

jueves 14 de noviembre de 2019

Tamaulipas hacia a la paz

jueves 07 de noviembre de 2019

El Nuevo Gerente de Comapa

martes 05 de noviembre de 2019

Menos política, más eficiencia

martes 29 de octubre de 2019

El infeliz debate

jueves 24 de octubre de 2019

Alcaldes humillados

martes 22 de octubre de 2019

Tampico 2020

jueves 17 de octubre de 2019

Se mueve la sucesión

martes 15 de octubre de 2019

Injusticia Fiscal en Tamaulipas

Cargar Más