/ miércoles 12 de septiembre de 2018

Tin Tan, un año más


Juan José González Mejía

¿Qué tiene Tin Tan que aún después de varios años de muerto sigue cautivando su cine? La respuesta quizá esté que, junto a figuras como el luchador El Santo, Pedro Infante y Cantinflas, Tin Tan se ha convertido -en términos de Jung- en parte del inconsciente colectivo. Es decir, el pueblo lo ha seguido por generaciones a través de sus filmes proyectados hasta la saciedad por la televisión.

El 29 de junio de 1973 murió Germán Genaro Cipriano Gómez Valdez Castillo, conocido en el mundo del espectáculo como Tin Tan. Sus películas continúan gozando de la preferencia del público y su figura se ha convertido –no es arriesgado decirlo- en un icono de la cultura popular.

La vida de Tin Tan, en sus orígenes, es difícil de situar. Hay datos que confirman su nacimiento en Progreso, Yucatán, otros en el Distrito Federal, donde se sabe vivió hasta la edad de los doce años. Después de vivir algún tiempo en Veracruz y Tampico, puesto que su padre Rafael Gómez Valdez era agente aduanal, la familia de Tin Tan se trasladó a la fronteriza Ciudad Juárez.

Se tiene al 19 de septiembre y se cumplirá un año más del natalicio de Germán Valdez, quien como Tin Tan nace, bajo la tutela del gran ventrílocuo ecuatoriano Paco Miller en 1943, en el teatro de variedades Esperanza Iris de la capital defeña.

Celebrado como el mejor ventrílocuo del mundo, el también empresario Paco Miller (quien daba vida a los muñecos el lépero Don Roque y a Doña Maraqueta) se distinguió por ser “hacedor” de estrellas. En su compañía debutaron, entre muchos otros, María Victoria, Marcelo Chávez –el inseparable carnal de Tin Tan-, los tampiqueños Marilú (Marina Herrera), el enano Tun Tun y la Torcacita, así como nada más ni nada menos que el ídolo Pedro Infante.

Tin Tan desde un principio llamó la atención por su frescura, su ingenio y su spanglish, manera “pocha” de hablar con modistos sajones. Amén de sus dotes de improvisador y cantante, Tin Tan demostró ingenio y versatilidad para el canto y el baile. Acompañado de su carnal Marcelo, Tin Tan fue llamado para ingresar al cine mexicano con bastante éxito en la cinta Hotel de verano, en 1943.

En 1943 -en la playa Miramar de Ciudad Madero- Tin Tan actuó en un cortometraje mudo de unos ocho minutos: El que la traga, la paga, dirigido por Paco Miller. Incluso, está insertado en el documental Ni muy, muy, ni tan tan, simplemente Tin Tan, de Manuel Márquez.

Hasta su deceso, Tin Tan participó en 106 cintas. Algunas verdaderas joyas de la comedia del cine mexicano: El rey del barrio, Calabacitas tiernas, El ceniciento, El revoltoso y Simbad el mareado. Grabó una docena de discos y prestó su voz como doblaje en la famosa película de Walt Disney, El libro de la selva.

Tin Tan, a diferencia de Cantinflas que no tuvo en Miguel M. Delgado a un talento rector, contó con la dirección de quien es considerado el mejor director de comedias del cine mexicano: Gilberto Martínez Solares, en una veintena de filmes. Es famoso el equipo integrado por Tin Tan, el propio Martínez Solares, el guionista Juan García (El Peralvillo), los actores Vitola, Tun Tun, Wolf Rubinski y Marcelo Chávez, quienes dieron al cine mexicano gráciles e incomparables comedias. Sin embargo resulta curioso que el mejor Tin Tan se dio sin el personaje del pachuco, atuendo que le despojó Gilberto Martínez Solares a partir de Calabacitas tiernas/ 1948…



Juan José González Mejía

¿Qué tiene Tin Tan que aún después de varios años de muerto sigue cautivando su cine? La respuesta quizá esté que, junto a figuras como el luchador El Santo, Pedro Infante y Cantinflas, Tin Tan se ha convertido -en términos de Jung- en parte del inconsciente colectivo. Es decir, el pueblo lo ha seguido por generaciones a través de sus filmes proyectados hasta la saciedad por la televisión.

El 29 de junio de 1973 murió Germán Genaro Cipriano Gómez Valdez Castillo, conocido en el mundo del espectáculo como Tin Tan. Sus películas continúan gozando de la preferencia del público y su figura se ha convertido –no es arriesgado decirlo- en un icono de la cultura popular.

La vida de Tin Tan, en sus orígenes, es difícil de situar. Hay datos que confirman su nacimiento en Progreso, Yucatán, otros en el Distrito Federal, donde se sabe vivió hasta la edad de los doce años. Después de vivir algún tiempo en Veracruz y Tampico, puesto que su padre Rafael Gómez Valdez era agente aduanal, la familia de Tin Tan se trasladó a la fronteriza Ciudad Juárez.

Se tiene al 19 de septiembre y se cumplirá un año más del natalicio de Germán Valdez, quien como Tin Tan nace, bajo la tutela del gran ventrílocuo ecuatoriano Paco Miller en 1943, en el teatro de variedades Esperanza Iris de la capital defeña.

Celebrado como el mejor ventrílocuo del mundo, el también empresario Paco Miller (quien daba vida a los muñecos el lépero Don Roque y a Doña Maraqueta) se distinguió por ser “hacedor” de estrellas. En su compañía debutaron, entre muchos otros, María Victoria, Marcelo Chávez –el inseparable carnal de Tin Tan-, los tampiqueños Marilú (Marina Herrera), el enano Tun Tun y la Torcacita, así como nada más ni nada menos que el ídolo Pedro Infante.

Tin Tan desde un principio llamó la atención por su frescura, su ingenio y su spanglish, manera “pocha” de hablar con modistos sajones. Amén de sus dotes de improvisador y cantante, Tin Tan demostró ingenio y versatilidad para el canto y el baile. Acompañado de su carnal Marcelo, Tin Tan fue llamado para ingresar al cine mexicano con bastante éxito en la cinta Hotel de verano, en 1943.

En 1943 -en la playa Miramar de Ciudad Madero- Tin Tan actuó en un cortometraje mudo de unos ocho minutos: El que la traga, la paga, dirigido por Paco Miller. Incluso, está insertado en el documental Ni muy, muy, ni tan tan, simplemente Tin Tan, de Manuel Márquez.

Hasta su deceso, Tin Tan participó en 106 cintas. Algunas verdaderas joyas de la comedia del cine mexicano: El rey del barrio, Calabacitas tiernas, El ceniciento, El revoltoso y Simbad el mareado. Grabó una docena de discos y prestó su voz como doblaje en la famosa película de Walt Disney, El libro de la selva.

Tin Tan, a diferencia de Cantinflas que no tuvo en Miguel M. Delgado a un talento rector, contó con la dirección de quien es considerado el mejor director de comedias del cine mexicano: Gilberto Martínez Solares, en una veintena de filmes. Es famoso el equipo integrado por Tin Tan, el propio Martínez Solares, el guionista Juan García (El Peralvillo), los actores Vitola, Tun Tun, Wolf Rubinski y Marcelo Chávez, quienes dieron al cine mexicano gráciles e incomparables comedias. Sin embargo resulta curioso que el mejor Tin Tan se dio sin el personaje del pachuco, atuendo que le despojó Gilberto Martínez Solares a partir de Calabacitas tiernas/ 1948…


viernes 15 de febrero de 2019

Tampico a través del cine

miércoles 13 de febrero de 2019

Amo Tampico

lunes 11 de febrero de 2019

Un clásico del cine: El halcón maltés

sábado 09 de febrero de 2019

Borges

viernes 08 de febrero de 2019

Borges

martes 05 de febrero de 2019

En Bulgaria hay huachicoleros

viernes 01 de febrero de 2019

¿Las benditas redes sociales?

miércoles 30 de enero de 2019

Sobre James Dean

lunes 28 de enero de 2019

¿El boom del cine mexicano?

Cargar Más