/ miércoles 24 de julio de 2019

Una paloma reflexiona sobre la existencia desde la rama de un árbol

Francia- 2015, de Roy Andersson, es el cierre de su trilogía "sobre la naturaleza de ser un ser humano" completada por Canciones desde el segundo piso/ 2009 y Tú que estás vivo/ 2007.

Compuesta por escenas- viñetas, Andersson propone en Una paloma reflexiona sobre la existencia una mirada ácida, de humor y de inocencia perturbadores (mediante el uso de colores grises y secos) sobre situaciones desconcertantes: un hombre muere en un restaurante y su comida - ya pagadase regala entre los comensales, una anciana moribunda no suelta su bolso durante su agonía; en la época actual, el rey Carlos XII entra a un bar y bebe agua mineral mientras invita a un chico mozo a sumarse a la lucha contra los rusos: un par de vendedores de bromas lucen patéticos y consternantes, etc. Concatenado con el Buñuel de La Vía Láctea/ 1969 y El Fantasma de la Libertad/ 1974, Andersson no está preocupado por romper o difuminar la linealidad del tiempo, más bien lo redime de su fugacidad abstracta y lo endilga a la naturaleza del color y el volumen del cine para establecer un cuestionamiento sobre el vacío y la inutilidad del vivir. Si bien su par contemporáneo pareciera ser Kaurismäki en cuanto a la frialdad distante del histrionismo con “lo maravilloso” (Lauro Zavala dixit), lo cierto es que Andersson vuelve anfibio su cine: efecto cómico y lo absurdo para develar el hábitat grotesco del ser humano.

Albert Camus anotó: ““un hombre es siempre presa de sus verdades. Una vez reconocidas, sería incapaz de desprenderse de ellas. No hay más remedio que pagar. Un hombre que cobra conciencia de lo absurdo queda ligado para siempre a él. Un hombre sin esperanza y consciente de serlo no pertenece ya al porvenir. Eso es natural. Pero también lo es que haga esfuerzos por escapar al universo que ha creado”. ¿Ejercicio de estilo consecuente con su previa labor de años como director de comerciales de tv? Lo cierto que este filme es una brutal crítica (aunque a ratos sosa y reiterativa) de la sociedad sueca que parece anestesiada, al igual que buena parte del mundo, por las nimiedades del vivir. Es como si Andersson nos dijera con este fílme que el frondoso espectáculo de la vida se desgasta en la indiferencia y en una individualidad cada vez más excluyente...

Francia- 2015, de Roy Andersson, es el cierre de su trilogía "sobre la naturaleza de ser un ser humano" completada por Canciones desde el segundo piso/ 2009 y Tú que estás vivo/ 2007.

Compuesta por escenas- viñetas, Andersson propone en Una paloma reflexiona sobre la existencia una mirada ácida, de humor y de inocencia perturbadores (mediante el uso de colores grises y secos) sobre situaciones desconcertantes: un hombre muere en un restaurante y su comida - ya pagadase regala entre los comensales, una anciana moribunda no suelta su bolso durante su agonía; en la época actual, el rey Carlos XII entra a un bar y bebe agua mineral mientras invita a un chico mozo a sumarse a la lucha contra los rusos: un par de vendedores de bromas lucen patéticos y consternantes, etc. Concatenado con el Buñuel de La Vía Láctea/ 1969 y El Fantasma de la Libertad/ 1974, Andersson no está preocupado por romper o difuminar la linealidad del tiempo, más bien lo redime de su fugacidad abstracta y lo endilga a la naturaleza del color y el volumen del cine para establecer un cuestionamiento sobre el vacío y la inutilidad del vivir. Si bien su par contemporáneo pareciera ser Kaurismäki en cuanto a la frialdad distante del histrionismo con “lo maravilloso” (Lauro Zavala dixit), lo cierto es que Andersson vuelve anfibio su cine: efecto cómico y lo absurdo para develar el hábitat grotesco del ser humano.

Albert Camus anotó: ““un hombre es siempre presa de sus verdades. Una vez reconocidas, sería incapaz de desprenderse de ellas. No hay más remedio que pagar. Un hombre que cobra conciencia de lo absurdo queda ligado para siempre a él. Un hombre sin esperanza y consciente de serlo no pertenece ya al porvenir. Eso es natural. Pero también lo es que haga esfuerzos por escapar al universo que ha creado”. ¿Ejercicio de estilo consecuente con su previa labor de años como director de comerciales de tv? Lo cierto que este filme es una brutal crítica (aunque a ratos sosa y reiterativa) de la sociedad sueca que parece anestesiada, al igual que buena parte del mundo, por las nimiedades del vivir. Es como si Andersson nos dijera con este fílme que el frondoso espectáculo de la vida se desgasta en la indiferencia y en una individualidad cada vez más excluyente...

lunes 14 de octubre de 2019

El Guasón

viernes 11 de octubre de 2019

Bellas de noche

lunes 07 de octubre de 2019

Mario Almada

viernes 04 de octubre de 2019

En caída libre

lunes 30 de septiembre de 2019

Voraz / lo crudo veraz

viernes 27 de septiembre de 2019

José Emilio Pacheco, en sus ochenta

miércoles 25 de septiembre de 2019

La imagen personal

lunes 23 de septiembre de 2019

La imagen de la voz

viernes 20 de septiembre de 2019

Cine transgénero

miércoles 18 de septiembre de 2019

Tampico es mi pueblo

Cargar Más