/ lunes 9 de septiembre de 2019

Uruguay...chiquito, pero picoso

Al nacer, a la primera nalgada del doctor, los niños uruguayos gritan "Gooooool".

Ninguna nación, ni siquiera la propia Inglaterra, se siente tan orgullosa de su pasado futbolístico como Uruguay. Uruguay es el padre del futbol, y como todo el mundo lo sabe, Inglaterra es la madre. Ese pasado brillante se ubica en la esplendorosa época que medió entre 1924 y 1950, durante la cual la selección celeste ejerció una indudable hegemonía a nivel mundial.

Como en la práctica la totalidad de los países latinoamericanos y aun en muchos europeos, el futbol fue introducido en Uruguay por la colonia inglesa residente en la República Oriental en el último tercio del pasado siglo. Las primeras instituciones futbolísticas poseían nombres de innegable origen sajón: Central Uruguay Railway Cricket Club (CURCC), Montevideo Cricket Club o Montevideo Rowing, fueron entidades pioneras del futbol uruguayo, fundadas y animadas por ciudadanos británicos o hijos de aquellos nacidos en Uruguay.

Los primeros encuentros de futbol jugados en Uruguay de los que existe constancia se celebraron en 1878. Fueron dos partidos jugados entre un equipo de afiliados al Montevideo Cricket Club y otro formado exclusivamente por ciudadanos ingleses. Sin que se conozca exactamente el resultado de aquellos dos encuentros, se sabe que el primero terminó en empate y en el segundo, el de revancha, vencieron los jugadores del Montevideo Cricket por 2-0.

El 15 de agosto de 1889 tuvo lugar el primer partido internacional jugado en Uruguay. Un ciudadano británico, Thomas Lipton, donó una copa para el ganador de un encuentro entre una selección de Buenos Aires y otra de Montevideo. El partido se disputó en los terrenos de la Blanqueada y la victoria sonrió a los bonaerenses por un claro 0-3. Poco después los jugadores de Montevideo efectuaron la devolución de visita a la vecina ciudad y, de nuevo el triunfo se inclinó del lado argentino, aunque ahora por 1-2.

En una histórica reunión que se celebró el 30 de marzo de 1900, a la que asistieron los clubes, Albión, CURCC, Deucherm FMK y Uruguay Athletic Club,se decidió crear una organización, que en aquel momento se denominó The Uruguay Association Football League y que luego derivó en la actual Asociación Uruguaya de Futbol, encargada de estructurar el primer Campeonato Uruguayo, que se celebró en 1900 y que se ha venido realizando como la principal competición nacional.

Dos grandes clubes rivalizaron desde el primer momento en la conquista de éxitos, el Peñarol y el Nacional. El Peñarol, según una versión, fue descendiente directo del CURCC fundado en 1891, y que el |3 de diciembre de 1913 adoptó su actual nombre. Según una versión, el Peñarol fue un club distinto al CURCC y, que éste se disolvió con posterioridad a 1913, La confusión habría surgido porque ambos clubes estaban integrados por trabajadores del ferrocarril y, porque usaban los mismos colores. Se cuenta que el nombre de Peñarol le fue atribuido porque los aurinegros jugaban en unos terrenos del pueblo de ese nombre, que había pertenecido a un agricultor italiano Pedro Pignarolo que en castellano se lee Piñarolo. El Peñarol se adjudicó los dos primeros campeonatos uruguayos el 1900 y el 1901, hasta que salió al paso el Nacional, que ganó los dos siguientes 1902 y 1903.

Con un territorio con menos habitantes que muchos barrios de Buenos Aires, Uruguay, que cuenta con la misma población que tenía hace cuarenta años, se podría decir que es a causa de tanto uruguayo jugando futbol por todo el mundo. El gran periodista uruguayo Eduardo Galeano ya desaparecido, al que no se le ha podido colocar un adjetivo que lo ubique en su arte, ¿será poeta? ¿será novelista? ¿Será ensayista? El mismo no acertaba a encasillarse, publicó libros que versaban sobre futbol, los más conocidos son “Futbol a sol y sombra” y “Cerrado por futbol”, decía que en Uruguay levantas una piedra y aparece un futbolista y que los niños uruguayos al nacer, en lugar de gritar Ñññaaa, gritan Goooool.

Si quisiera presentarles a ustedes una lista de jugadores uruguayos famosos en todo el mundo, me faltaría espacio para hacerlo y, seguramente que escaparían otros a mi memoria, pero nombraré algunos. Abbadie, Ambrois, Anmdrade, Andreolo, Héctor Castro, Aníbal Ciocca, Luis Cubilla, Schubert Gambetta, Alcides Edgardo Ghiggia, Walter Gómez, Gonçalvez, Maspoli, Mazurkiewicz, Míguez, Fernando Morena, Nasazzi, Ricardo Elvio Pavoni, Petrone, Pedreo Rocha, Andrade, Emilio Santa María, Héctor Scarone, Obdulio Varela, Franciscolli, hasta aquí, les he mencionado algunos de los más reconocidos jugadores uruguayos del siglo pasado, faltando nombrar a los que jugaron en México, como Thelmo García, Roberto Matosas, Francisco Bertochi, El Pato Corvo, El Chiquilín Cabrera, Sergio Silva, Rubén Suárez, Daniel Bartolota y los actuales figurones que están en Europa.

Hasta pronto amigo.

Al nacer, a la primera nalgada del doctor, los niños uruguayos gritan "Gooooool".

Ninguna nación, ni siquiera la propia Inglaterra, se siente tan orgullosa de su pasado futbolístico como Uruguay. Uruguay es el padre del futbol, y como todo el mundo lo sabe, Inglaterra es la madre. Ese pasado brillante se ubica en la esplendorosa época que medió entre 1924 y 1950, durante la cual la selección celeste ejerció una indudable hegemonía a nivel mundial.

Como en la práctica la totalidad de los países latinoamericanos y aun en muchos europeos, el futbol fue introducido en Uruguay por la colonia inglesa residente en la República Oriental en el último tercio del pasado siglo. Las primeras instituciones futbolísticas poseían nombres de innegable origen sajón: Central Uruguay Railway Cricket Club (CURCC), Montevideo Cricket Club o Montevideo Rowing, fueron entidades pioneras del futbol uruguayo, fundadas y animadas por ciudadanos británicos o hijos de aquellos nacidos en Uruguay.

Los primeros encuentros de futbol jugados en Uruguay de los que existe constancia se celebraron en 1878. Fueron dos partidos jugados entre un equipo de afiliados al Montevideo Cricket Club y otro formado exclusivamente por ciudadanos ingleses. Sin que se conozca exactamente el resultado de aquellos dos encuentros, se sabe que el primero terminó en empate y en el segundo, el de revancha, vencieron los jugadores del Montevideo Cricket por 2-0.

El 15 de agosto de 1889 tuvo lugar el primer partido internacional jugado en Uruguay. Un ciudadano británico, Thomas Lipton, donó una copa para el ganador de un encuentro entre una selección de Buenos Aires y otra de Montevideo. El partido se disputó en los terrenos de la Blanqueada y la victoria sonrió a los bonaerenses por un claro 0-3. Poco después los jugadores de Montevideo efectuaron la devolución de visita a la vecina ciudad y, de nuevo el triunfo se inclinó del lado argentino, aunque ahora por 1-2.

En una histórica reunión que se celebró el 30 de marzo de 1900, a la que asistieron los clubes, Albión, CURCC, Deucherm FMK y Uruguay Athletic Club,se decidió crear una organización, que en aquel momento se denominó The Uruguay Association Football League y que luego derivó en la actual Asociación Uruguaya de Futbol, encargada de estructurar el primer Campeonato Uruguayo, que se celebró en 1900 y que se ha venido realizando como la principal competición nacional.

Dos grandes clubes rivalizaron desde el primer momento en la conquista de éxitos, el Peñarol y el Nacional. El Peñarol, según una versión, fue descendiente directo del CURCC fundado en 1891, y que el |3 de diciembre de 1913 adoptó su actual nombre. Según una versión, el Peñarol fue un club distinto al CURCC y, que éste se disolvió con posterioridad a 1913, La confusión habría surgido porque ambos clubes estaban integrados por trabajadores del ferrocarril y, porque usaban los mismos colores. Se cuenta que el nombre de Peñarol le fue atribuido porque los aurinegros jugaban en unos terrenos del pueblo de ese nombre, que había pertenecido a un agricultor italiano Pedro Pignarolo que en castellano se lee Piñarolo. El Peñarol se adjudicó los dos primeros campeonatos uruguayos el 1900 y el 1901, hasta que salió al paso el Nacional, que ganó los dos siguientes 1902 y 1903.

Con un territorio con menos habitantes que muchos barrios de Buenos Aires, Uruguay, que cuenta con la misma población que tenía hace cuarenta años, se podría decir que es a causa de tanto uruguayo jugando futbol por todo el mundo. El gran periodista uruguayo Eduardo Galeano ya desaparecido, al que no se le ha podido colocar un adjetivo que lo ubique en su arte, ¿será poeta? ¿será novelista? ¿Será ensayista? El mismo no acertaba a encasillarse, publicó libros que versaban sobre futbol, los más conocidos son “Futbol a sol y sombra” y “Cerrado por futbol”, decía que en Uruguay levantas una piedra y aparece un futbolista y que los niños uruguayos al nacer, en lugar de gritar Ñññaaa, gritan Goooool.

Si quisiera presentarles a ustedes una lista de jugadores uruguayos famosos en todo el mundo, me faltaría espacio para hacerlo y, seguramente que escaparían otros a mi memoria, pero nombraré algunos. Abbadie, Ambrois, Anmdrade, Andreolo, Héctor Castro, Aníbal Ciocca, Luis Cubilla, Schubert Gambetta, Alcides Edgardo Ghiggia, Walter Gómez, Gonçalvez, Maspoli, Mazurkiewicz, Míguez, Fernando Morena, Nasazzi, Ricardo Elvio Pavoni, Petrone, Pedreo Rocha, Andrade, Emilio Santa María, Héctor Scarone, Obdulio Varela, Franciscolli, hasta aquí, les he mencionado algunos de los más reconocidos jugadores uruguayos del siglo pasado, faltando nombrar a los que jugaron en México, como Thelmo García, Roberto Matosas, Francisco Bertochi, El Pato Corvo, El Chiquilín Cabrera, Sergio Silva, Rubén Suárez, Daniel Bartolota y los actuales figurones que están en Europa.

Hasta pronto amigo.