/ domingo 14 de abril de 2019

Viajar en tren

VIAJAR EN TREN

¿Quién quiere viajar con el estómago contraído cada vez que en una cerrada curva se aparezca un raudo vehículo invadiendo el carril contrario? ¿o cuando las cegadoras luces de un irresponsable camionero te aviente de bruces a la cuneta? Y qué decir de los sucios y pavorosos baños de las gasolineras.

Hace años en nuestro país teníamos otra opción, viajar en tren. Este maravilloso medio de comunicación era una delicia, y un relax, un placentero arrullo sentados en un asiento reclinable, sobre una cama o en litera.

Había carros comedor, cafetería, y fumador, pero casi todo lo bueno, lo disfrutable, lo gozoso, ha desaparecido de nuestra aporreada nación. Incluido el ferrocarril. Yo solía a menudo viajar México-Veracruz en el “Jarocho” y en el “Regiomonatano” México-Monterrey. ¡Una delicia! Por obvios intereses nos quitaron este excelente servicio que nos favorecía a tanta gente por ser mucho más barato que los autobuses, y además un medio de carga seguro y económico.

Al desaparecer aumentaron los accidentes en carretera por el pésimo estado de los caminos y de las unidades. Camiones, pipas y tráileres conducidos por choferes inexpertos o agotados de conducir hasta doce y veinte horas, manteniéndose medianamente despiertos con drogas, o un idiota usando el celular.

Afortunadamente contamos con el ferrocarril Chihuahua-Pacífico, también conocido como "Chepe", es una importante línea ferroviaria del noreste de México; enlaza las ciudades de Chihuahua en el estado de Chihuahua y Los Mochis, en el estado de Sinaloa, en la costa del Océano Pacífico, atravesando las Barrancas del Cobre.

En la literatura y en el cine con frecuencia hay un tren o un andén en el argumento. Ana Karennina se arroja a las vías del ferrocarril agobiada por una sociedad hipócrita y moralista que lo juzga sin piedad. Agatha Christie en su misteriosa novela El Tren de las 4:15, así como la entretenidísima El Gran Robo del Tren. Son a bordo del tren las mejores peleas de James Bond cuerpo a cuerpo.

El ferrocarril es el personaje principal de la Revolución. Serrat le compuso una de sus más bellas canciones a Penélope, que se quedó en la estación sentada en su banca Pino Verde esperando a su amor, al que no reconoció cuando regresó años más tarde a buscarla. Un poema a los amores que esperan y que al volverlos a ver ya nunca serán los mismos.

VIAJAR EN TREN

¿Quién quiere viajar con el estómago contraído cada vez que en una cerrada curva se aparezca un raudo vehículo invadiendo el carril contrario? ¿o cuando las cegadoras luces de un irresponsable camionero te aviente de bruces a la cuneta? Y qué decir de los sucios y pavorosos baños de las gasolineras.

Hace años en nuestro país teníamos otra opción, viajar en tren. Este maravilloso medio de comunicación era una delicia, y un relax, un placentero arrullo sentados en un asiento reclinable, sobre una cama o en litera.

Había carros comedor, cafetería, y fumador, pero casi todo lo bueno, lo disfrutable, lo gozoso, ha desaparecido de nuestra aporreada nación. Incluido el ferrocarril. Yo solía a menudo viajar México-Veracruz en el “Jarocho” y en el “Regiomonatano” México-Monterrey. ¡Una delicia! Por obvios intereses nos quitaron este excelente servicio que nos favorecía a tanta gente por ser mucho más barato que los autobuses, y además un medio de carga seguro y económico.

Al desaparecer aumentaron los accidentes en carretera por el pésimo estado de los caminos y de las unidades. Camiones, pipas y tráileres conducidos por choferes inexpertos o agotados de conducir hasta doce y veinte horas, manteniéndose medianamente despiertos con drogas, o un idiota usando el celular.

Afortunadamente contamos con el ferrocarril Chihuahua-Pacífico, también conocido como "Chepe", es una importante línea ferroviaria del noreste de México; enlaza las ciudades de Chihuahua en el estado de Chihuahua y Los Mochis, en el estado de Sinaloa, en la costa del Océano Pacífico, atravesando las Barrancas del Cobre.

En la literatura y en el cine con frecuencia hay un tren o un andén en el argumento. Ana Karennina se arroja a las vías del ferrocarril agobiada por una sociedad hipócrita y moralista que lo juzga sin piedad. Agatha Christie en su misteriosa novela El Tren de las 4:15, así como la entretenidísima El Gran Robo del Tren. Son a bordo del tren las mejores peleas de James Bond cuerpo a cuerpo.

El ferrocarril es el personaje principal de la Revolución. Serrat le compuso una de sus más bellas canciones a Penélope, que se quedó en la estación sentada en su banca Pino Verde esperando a su amor, al que no reconoció cuando regresó años más tarde a buscarla. Un poema a los amores que esperan y que al volverlos a ver ya nunca serán los mismos.

domingo 08 de diciembre de 2019

Por miedo

domingo 01 de diciembre de 2019

Pasión por la danza

domingo 24 de noviembre de 2019

Tomando mezcal con Emiliano

lunes 11 de noviembre de 2019

Libros, libros

domingo 27 de octubre de 2019

Día de los muertos

domingo 20 de octubre de 2019

La hermandad

domingo 06 de octubre de 2019

Octubre se viste de rosa

domingo 18 de agosto de 2019

Plácido en la mira

domingo 07 de julio de 2019

Siete de julio, San Fermín

domingo 30 de junio de 2019

Homofobia

Cargar Más