/ jueves 22 de julio de 2021

Pensando en voz alta | "Busco crear el mayor número de ficciones posibles": Martín Quetzal, escritor

Destacado dramaturgo, sus obras han sido publicadas en México y Argentina, y montadas en varias ciudades del país

Segunda de dos partes

Suscríbete a la edición digital de El Sol de Tampico aquí

Sus obras han sido publicadas en México y Argentina, y montadas en diferentes estados de la República. Aunque su trabajo sostiene un balance entre el que está ideado para jóvenes audiencias y el pensado para adultos, no puede evitar tener un particular gusto por trabajar para niños y adolescentes.

Su obra fluctúa en el ámbito del entretenimiento comercial y la comedia, pero siempre fundada sobre raíces contestatarias. Ha sido productor de más de 15 puestas en escena, razón por la cual recibió un estímulo fiscal por parte del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (FONCA) a través de la Convocatoria para Creadores y Artistas emitida por la Secretaría de Cultura teniendo como resultado el proyecto: "¿Cómo hacer y vender una obra de teatro independiente?".

Es director de la compañía Hoy Voy al Teatro, agrupación cuyo principal objetivo empresarial es brindarle a los espectadores noveles su primera experiencia teatral y fomentar la creación de públicos en la Ciudad de México.

¿Cómo surgió Volar Debajo del Agua?

Un capricho por hablar de la amistad desde una perspectiva en la que, hasta ese momento, jamás había vivido. Quise hacer una obra donde pudiera colocar a ambos personajes en situaciones límite. Hablar del bien morir y del suicidio asistido no es del todo fácil. Soy una persona que vela por la salud mental y tiene muy claro hacia dónde canalizar a un amigo con pensamientos suicidas; lamentablemente eso importa un carajo cuando hablamos de la ficción, ahí todo se rige bajo parámetros que no son los que concebimos en la realidad. Despojarme de los valores en los que yo creo para depositar en mis personajes estructuras de pensamientos totalmente contrarios fue un reto. Sobra decir que para compensar y no sentirme tan mal conmigo mismo escribí inmediatamente después "Demonios blancos", que habla sobre la prevención del suicidio en adolescentes. (No soy tan irreverente después de todo).

¿Dónde está el teatro, en el escenario o en la imaginación del espectador?

En ambos lados. Ninguno puede vivir sin el otro. El escenario no debería ser tan sagrado como lo decretaban los grandes del teatro a mediados del siglo pasado, es solo un fragmento de suelo, un espacio de 20 metros cuadrados que de nada sirve si no existe alguien que lo vea, que lo aprecie y que se apropie de todo lo que ocurre ahí arriba.

¿Cuáles son tus anhelos dentro del arte escénico?

Crear el mayor número de ficciones posibles. No solo desde la escritura sino desde la dirección y la producción. Dirigir a la mayor cantidad de actores posibles, producir la mayor cantidad de obras de teatro… soy un tipo que se aburre fácilmente, sería el peor oficinista del mundo.

Me encantaría tener un teatro, uno pequeño… la verdad es que soy de aspiraciones muy limitadas, un tipo que no pretende mucho de la vida más que seguir siendo feliz tal y como ahora lo es. Quisiera terminar mis días haciendo exactamente lo que hoy en día hago: teatro.

La obra de Martín Quetzal se ha montado en México, Argentina y diferentes estados de la República | Cortesía: Martín Quetzal

¿En este momento de la historia que vive el mundo, cuál es la importancia del teatro?

Hacernos sensibles, recordarnos que somos humanos. Me gusta pensar que, dentro del teatro para niños y jóvenes, de alguna manera intento contrarrestar la violencia a partir de la imaginación. Creo que el teatro tiene un alcance limitado, pero efectivo. Una persona sensible es incapaz de salir a la calle con una arma a buscar venganza. El teatro es profundamente necesario, es un espacio seguro donde puedes imaginar, reír, llorar, odiar, un espacio donde todo está permitido, pero que tiene un fin, porque las obras se acaban. El teatro tiene un tiempo y un espacio, sales del recinto y debes continuar tu vida, por eso para muchos es una adicción, a veces es más fácil sobrellevar la vida desde el espectro de la ficción que la vida propia. El teatro es ese lugar al que deberías ir cada que estés profundamente triste y cada que estés inmensamente feliz.

¿CÓMO VISUALIZAS EL REENCUENTRO DEL PÚBLICO CON EL ARTE ESCÉNICO DESPUÉS DE LA PANDEMIA?

Con miedo. Me es difícil pensarlo de otra forma. Hay un largo camino por recorrer para pensar en el teatro tal y como lo teníamos antes de la pandemia. El público tiene miedo, el creador lo tiene también. Quisiera convencerme de eso que reiteradamente he escuchado en boca de mis colegas: que el público está deseoso de ver teatro, de salir a la calle, de consumir cualquier tipo de actividad de entretenimiento… ojalá que sí, pero ¿qué tanto de pretensión estamos teniendo en esa idea?, ¿Qué tanto somos nosotros como teatreros queriendo convencernos de que somos indispensables para el mundo y la reactivación de la economía? Creo que antes del teatro hay muchas otras cosas por las cuales velar: la integridad del espectador, la salud (física y mental), la estabilidad económica de las familias, la reinserción laboral de todos aquellos que perdieron su trabajo durante la pandemia… es una senda que poco a poco debemos caminar juntos, público y creador.

¿Cuánto tiempo dedicas a escribir?

Últimamente menos de lo que debería, procuro otorgarle al menos dos horas al día. Tengo una relación amor-odio (más de odio) con las redes sociales. Ha sido un vínculo sumamente efectivo para la creación de público en los montajes en los que participo, aunque este último año me he sentido sumamente culpable por pasar gran tiempo en ellas, inclusive tiempo del que debería entregarle a escribir. Perdón por eso.

¿Escribes directo en una computadora o lo haces antes en una libreta?

Ambas, soy muy de la vieja escuela y, aunque odio mi letra, las ideas fluyen con mayor síntesis cuando las escribo en papel. Estoy intentando migrar casi en su totalidad a lo digital, por las facilidades que ello deriva, pero aún mi mente se resiste.

Demonios Blancos busca prevenir el suicidio | Cortesía: Martín Quetzal

¿Tienes alguna manía al escribir?

Sí, soy el peor a la hora de definir procesos creativos. Intento probar métodos distintos y casi siempre termino regresando a lo que sé que me funciona: escuchar música, de preferencia una sola playlist con máximo 10 canciones que se repiten hasta la eternidad y que dejan de sonar cuando termino de escribir la obra. Es como una manda extraña que me impongo. (Por cierto, las playlists de todas mis obras están en Spotify. De alguna u otra forma suelen ser incluidas en los montajes que dirijo).

SUS PALABRAS FAVORITAS
  • Cualquier grosería que salga desde el fondo del corazón.
  • La palabra "pasión". Sin pasión somos un cuerpo ocupando un espacio dentro de un universo; uno que respira, pero que bien podría dejar de hacerlo.
CITA

Quisiera terminar mis días haciendo exactamente lo que hoy en día hago: teatroMartín Quetzal, escritor

Segunda de dos partes

Suscríbete a la edición digital de El Sol de Tampico aquí

Sus obras han sido publicadas en México y Argentina, y montadas en diferentes estados de la República. Aunque su trabajo sostiene un balance entre el que está ideado para jóvenes audiencias y el pensado para adultos, no puede evitar tener un particular gusto por trabajar para niños y adolescentes.

Su obra fluctúa en el ámbito del entretenimiento comercial y la comedia, pero siempre fundada sobre raíces contestatarias. Ha sido productor de más de 15 puestas en escena, razón por la cual recibió un estímulo fiscal por parte del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (FONCA) a través de la Convocatoria para Creadores y Artistas emitida por la Secretaría de Cultura teniendo como resultado el proyecto: "¿Cómo hacer y vender una obra de teatro independiente?".

Es director de la compañía Hoy Voy al Teatro, agrupación cuyo principal objetivo empresarial es brindarle a los espectadores noveles su primera experiencia teatral y fomentar la creación de públicos en la Ciudad de México.

¿Cómo surgió Volar Debajo del Agua?

Un capricho por hablar de la amistad desde una perspectiva en la que, hasta ese momento, jamás había vivido. Quise hacer una obra donde pudiera colocar a ambos personajes en situaciones límite. Hablar del bien morir y del suicidio asistido no es del todo fácil. Soy una persona que vela por la salud mental y tiene muy claro hacia dónde canalizar a un amigo con pensamientos suicidas; lamentablemente eso importa un carajo cuando hablamos de la ficción, ahí todo se rige bajo parámetros que no son los que concebimos en la realidad. Despojarme de los valores en los que yo creo para depositar en mis personajes estructuras de pensamientos totalmente contrarios fue un reto. Sobra decir que para compensar y no sentirme tan mal conmigo mismo escribí inmediatamente después "Demonios blancos", que habla sobre la prevención del suicidio en adolescentes. (No soy tan irreverente después de todo).

¿Dónde está el teatro, en el escenario o en la imaginación del espectador?

En ambos lados. Ninguno puede vivir sin el otro. El escenario no debería ser tan sagrado como lo decretaban los grandes del teatro a mediados del siglo pasado, es solo un fragmento de suelo, un espacio de 20 metros cuadrados que de nada sirve si no existe alguien que lo vea, que lo aprecie y que se apropie de todo lo que ocurre ahí arriba.

¿Cuáles son tus anhelos dentro del arte escénico?

Crear el mayor número de ficciones posibles. No solo desde la escritura sino desde la dirección y la producción. Dirigir a la mayor cantidad de actores posibles, producir la mayor cantidad de obras de teatro… soy un tipo que se aburre fácilmente, sería el peor oficinista del mundo.

Me encantaría tener un teatro, uno pequeño… la verdad es que soy de aspiraciones muy limitadas, un tipo que no pretende mucho de la vida más que seguir siendo feliz tal y como ahora lo es. Quisiera terminar mis días haciendo exactamente lo que hoy en día hago: teatro.

La obra de Martín Quetzal se ha montado en México, Argentina y diferentes estados de la República | Cortesía: Martín Quetzal

¿En este momento de la historia que vive el mundo, cuál es la importancia del teatro?

Hacernos sensibles, recordarnos que somos humanos. Me gusta pensar que, dentro del teatro para niños y jóvenes, de alguna manera intento contrarrestar la violencia a partir de la imaginación. Creo que el teatro tiene un alcance limitado, pero efectivo. Una persona sensible es incapaz de salir a la calle con una arma a buscar venganza. El teatro es profundamente necesario, es un espacio seguro donde puedes imaginar, reír, llorar, odiar, un espacio donde todo está permitido, pero que tiene un fin, porque las obras se acaban. El teatro tiene un tiempo y un espacio, sales del recinto y debes continuar tu vida, por eso para muchos es una adicción, a veces es más fácil sobrellevar la vida desde el espectro de la ficción que la vida propia. El teatro es ese lugar al que deberías ir cada que estés profundamente triste y cada que estés inmensamente feliz.

¿CÓMO VISUALIZAS EL REENCUENTRO DEL PÚBLICO CON EL ARTE ESCÉNICO DESPUÉS DE LA PANDEMIA?

Con miedo. Me es difícil pensarlo de otra forma. Hay un largo camino por recorrer para pensar en el teatro tal y como lo teníamos antes de la pandemia. El público tiene miedo, el creador lo tiene también. Quisiera convencerme de eso que reiteradamente he escuchado en boca de mis colegas: que el público está deseoso de ver teatro, de salir a la calle, de consumir cualquier tipo de actividad de entretenimiento… ojalá que sí, pero ¿qué tanto de pretensión estamos teniendo en esa idea?, ¿Qué tanto somos nosotros como teatreros queriendo convencernos de que somos indispensables para el mundo y la reactivación de la economía? Creo que antes del teatro hay muchas otras cosas por las cuales velar: la integridad del espectador, la salud (física y mental), la estabilidad económica de las familias, la reinserción laboral de todos aquellos que perdieron su trabajo durante la pandemia… es una senda que poco a poco debemos caminar juntos, público y creador.

¿Cuánto tiempo dedicas a escribir?

Últimamente menos de lo que debería, procuro otorgarle al menos dos horas al día. Tengo una relación amor-odio (más de odio) con las redes sociales. Ha sido un vínculo sumamente efectivo para la creación de público en los montajes en los que participo, aunque este último año me he sentido sumamente culpable por pasar gran tiempo en ellas, inclusive tiempo del que debería entregarle a escribir. Perdón por eso.

¿Escribes directo en una computadora o lo haces antes en una libreta?

Ambas, soy muy de la vieja escuela y, aunque odio mi letra, las ideas fluyen con mayor síntesis cuando las escribo en papel. Estoy intentando migrar casi en su totalidad a lo digital, por las facilidades que ello deriva, pero aún mi mente se resiste.

Demonios Blancos busca prevenir el suicidio | Cortesía: Martín Quetzal

¿Tienes alguna manía al escribir?

Sí, soy el peor a la hora de definir procesos creativos. Intento probar métodos distintos y casi siempre termino regresando a lo que sé que me funciona: escuchar música, de preferencia una sola playlist con máximo 10 canciones que se repiten hasta la eternidad y que dejan de sonar cuando termino de escribir la obra. Es como una manda extraña que me impongo. (Por cierto, las playlists de todas mis obras están en Spotify. De alguna u otra forma suelen ser incluidas en los montajes que dirijo).

SUS PALABRAS FAVORITAS
  • Cualquier grosería que salga desde el fondo del corazón.
  • La palabra "pasión". Sin pasión somos un cuerpo ocupando un espacio dentro de un universo; uno que respira, pero que bien podría dejar de hacerlo.
CITA

Quisiera terminar mis días haciendo exactamente lo que hoy en día hago: teatroMartín Quetzal, escritor

Local

Celebra 73 años, el templo San Juan Bosco

Sin el mantenimiento adecuado, la humedad se convertirá en el “peor enemigo” de las pinturas y los tallados en madera que narran la historia del catolicismo

Local

Desde Pikachu hasta Sailor Moon se vacunaron en Tamaulipas

Durante la madrugada del viernes continuará la inmunización a jóvenes, ya que algunos han optado por pernoctar para asegurar su dosis

Local

Mantienen alerta por tripulación con Covid-19

Ante la alerta sanitaria que se ha gestado a partir de la presencia del Covid-19 se han incrementado las actividades y los filtros sanitarios en los puertos

Local

Ligeras lluvias para el sur de Tamaulipas; SMN prevé la presencia de una baja presión en la zona

El Servicio Meteorológico Nacional pronostica que las lluvias ocurrirán durante las madrugadas

Policiaca

Hombre es localizado sin vida en zona centro de Tampico

Los hechos fueron reportados este viernes a los elementos de la Secretaría de Tránsito

Celebridades

Muere Sammy Pérez tras luchar contra el Covid-19

El actor de 55 años estuvo hospitalizado por casi dos semanas y fue intubado debido a complicaciones de la enfermedad

Sociedad

Falta de atención medica orilla a los mexicanos a morir en casa

Casi 130 mil personas perecieron sin recibir asistencia médica

Mundo

Guatemala sale a las calles por corrupción, exigen la renuncia del Presidente

Huelga general, marchas y bloqueos carreteros paralizan el país tras la destitución del fiscal anticorrupción

Finanzas

Economía de EU ya superó el Covid

El Producto Interno Bruto de ese país se ubica 0.7 por ciento por encima del cierre de 2019