/ viernes 26 de noviembre de 2021

Rubén Velázquez: autor de "La raíz del sol" y director de una primaria en México

“Yo no vendo la luna, intento acercar a mis lectores a las estrellas”, dijo respecto a los libros de autoayuda y superación personal

Gabriel García Márquez tuvo un amigo en la zona huasteca veracruzana, Rubén Velázquez Martínez, profesor, director de primaria y narrador. Incluso su primera novela fue publicada por La Oveja Negra, editorial bogotana. Su relación con la tierra del Gabo es tal que el próximo año presentará sus obras en esos lares, si la pandemia lo permite.

¿Quién es Rubén Velázquez?

El último de los hijos de Santos Velázquez, hombre de arado en mano que devino en comerciante. Inteligente, pragmático, simple. Lo que me remite a Rimbaud, quien decía que pintaba lo simple porque en ello está la eternidad. Y ese es mi credo: el arte que trasciende está anclado en las pequeñas cosas de la vida cotidiana.

¿Por qué decidiste ser primero maestro y después escritor?

Me he dado cuenta de que la vida es una novela de misterio, entras por una puerta en busca de respuestas y llegas a otra con más dudas de las que entraste al inicio. Es así. Salí de Tempoal, mi pueblo de origen prácticamente sin dinero, buscando un lugar dónde estudiar. Tenía quince años. Anduve peregrinando unos meses. El hallazgo de la Escuela Normal Rural "Gral. Lázaro Cárdenas del Río", ubicada en Tenería, Estado de México, fue uno de los capítulos más importantes de mi vida. Ese internado creado para hijos de campesinos fue mi segunda madre. Respecto a mi faceta de escritor honestamente creo que siempre lo fui, con decirte que en secundaria escribí en papel "revolución" mi primera novela. La tiré. Escribía y desechaba, en esos años lo que más disfrutaba era leer.

Suscríbete a la edición digital de El Sol de Tampico aquí

Profesor, tu familia y tú tuvieron una relación muy cercana con Gabriel García Márquez. ¿Cómo se dio?

Mi hermano Cruz Hernández Fermín fundó el Club de Lectura "La Hojarasca", con alumnos del CBTA 133 del Ejido Recoveco, Sinaloa. Ellos eligieron enfrentar la violencia y el trasiego de drogas promoviendo un festival con las obras del Gabo. Cuando el Gabo lo supo se comunicó con él. Ahí nació la relación. Luego, en la FIL de Guadalajara nos invitó a una comida privada. Acudimos cinco, mi hermano Cruz, su esposa y sus dos hijos y yo. Fue una tarde maravillosa, inolvidable. La comunicación no se interrumpió. De ahí devino una relación con Colombia, principalmente con la escritora Beatriz Parga, quien prologó mi novela "La raíz del sol" y que publicaría la Editorial Oveja Negra de Bogotá. Por cierto, en marzo del 2022 el Festival Cultural GGM cumplirá 20 años. Escritores de diversas partes del país acuden a presentar sus libros. Y como ya estoy invitado, ahí estaré.

Rubén Velázquez, es originario de Tempoal | Cortesía Rubén Velázquez

¿García Márquez influye de alguna manera en tu manera de escribir?

Sin duda. Es mi referente. Y creo que algo hay de eso en "La raíz del sol", una novela con el sabor de la huasteca. Mi amigo el maestro Juan José González Mejía, quien hizo un espléndido análisis de ella, refiere que en algún momento "La raíz del sol" será un referente de las letras nacionales. La primera edición está agotada. Y falta mucha, mucha gente por leerla.

¿Cuál fue el primer libro que leíste y cómo impactó en tu vida?

Estaba en cuarto año de primaria cuando tuve la oportunidad de leer "Corazón: diario de un niño", del italiano Edmundo de Amicis. Sus relatos me hacían llorar.

¿Los escritores nacen o se hacen?

Creo que escribir es un talento natural que va de la mano con la disciplina y la responsabilidad y quien está más próximo a estas dos características es el periodista. O escribe o no come. El Gabo y Hemingway son ejemplo de ello, cada uno en su estilo. Ahora bien, hay otros que logran dinero y fama porque son un producto mediático. Mi escritura tiene un código personal, es honesta y franca e intento seducir y capturar al lector en cada párrafo.

¿Algún autor en particular fue el qué te impulsó a seguir LA carrera en las letras?

Creo que inconscientemente fue la vida y las obras del Gabo. Me vi en él, vivió en un medio rural poblado de relatos de misterio y esto, desde el punto de vista creativo, resulta un manantial muy rico. Otra más fue el vivir internado y alejado de sus padres. Eso marca. Su punto más fuerte fue renunciar a la carrera de Derecho y haberse inclinado por el periodismo. A mí la docencia me atrapó por treinta y cuatro años.

Si escribieras un libro con otro escritor, ¿con quién sería?

Con Élmer Mendoza

¿Cuál es el mejor consejo que te ha dado algún escritor?

Élmer me ha dado varios: "Escribir es fácil, todos pueden, escribir bien es lo difícil y aún más, que te publiquen".

Y otro más: "El trabajo de corrección de la novela es una parte que debes emprender tranquilo, no es con prisa, cuando vayas muy rápido mejor detente y vuelve a empezar, porque es como parte de las trampas que uno piensa que está todo resuelto y realmente te desbocas por eso y puedes omitir algunas cosas que se deben corregir. Hazlo con mucho cuidado, lentamente, aquí es un lugar en el que debes ponerte crítico frente al texto".

¿Qué tema nunca abordarías en tus novelas o cuentos y por qué?

Esas cosas de autoayuda o de superación personal. Muy respetables, pero no es lo mío. Yo no vendo la luna, intento acercar a mis lectores a las estrellas.

¿Qué es lo que más te ha costado escribir?

Definitivamente la violencia contra la mujer.

Gabriel García Márquez tuvo un amigo en la zona huasteca veracruzana, Rubén Velázquez Martínez, profesor, director de primaria y narrador. Incluso su primera novela fue publicada por La Oveja Negra, editorial bogotana. Su relación con la tierra del Gabo es tal que el próximo año presentará sus obras en esos lares, si la pandemia lo permite.

¿Quién es Rubén Velázquez?

El último de los hijos de Santos Velázquez, hombre de arado en mano que devino en comerciante. Inteligente, pragmático, simple. Lo que me remite a Rimbaud, quien decía que pintaba lo simple porque en ello está la eternidad. Y ese es mi credo: el arte que trasciende está anclado en las pequeñas cosas de la vida cotidiana.

¿Por qué decidiste ser primero maestro y después escritor?

Me he dado cuenta de que la vida es una novela de misterio, entras por una puerta en busca de respuestas y llegas a otra con más dudas de las que entraste al inicio. Es así. Salí de Tempoal, mi pueblo de origen prácticamente sin dinero, buscando un lugar dónde estudiar. Tenía quince años. Anduve peregrinando unos meses. El hallazgo de la Escuela Normal Rural "Gral. Lázaro Cárdenas del Río", ubicada en Tenería, Estado de México, fue uno de los capítulos más importantes de mi vida. Ese internado creado para hijos de campesinos fue mi segunda madre. Respecto a mi faceta de escritor honestamente creo que siempre lo fui, con decirte que en secundaria escribí en papel "revolución" mi primera novela. La tiré. Escribía y desechaba, en esos años lo que más disfrutaba era leer.

Suscríbete a la edición digital de El Sol de Tampico aquí

Profesor, tu familia y tú tuvieron una relación muy cercana con Gabriel García Márquez. ¿Cómo se dio?

Mi hermano Cruz Hernández Fermín fundó el Club de Lectura "La Hojarasca", con alumnos del CBTA 133 del Ejido Recoveco, Sinaloa. Ellos eligieron enfrentar la violencia y el trasiego de drogas promoviendo un festival con las obras del Gabo. Cuando el Gabo lo supo se comunicó con él. Ahí nació la relación. Luego, en la FIL de Guadalajara nos invitó a una comida privada. Acudimos cinco, mi hermano Cruz, su esposa y sus dos hijos y yo. Fue una tarde maravillosa, inolvidable. La comunicación no se interrumpió. De ahí devino una relación con Colombia, principalmente con la escritora Beatriz Parga, quien prologó mi novela "La raíz del sol" y que publicaría la Editorial Oveja Negra de Bogotá. Por cierto, en marzo del 2022 el Festival Cultural GGM cumplirá 20 años. Escritores de diversas partes del país acuden a presentar sus libros. Y como ya estoy invitado, ahí estaré.

Rubén Velázquez, es originario de Tempoal | Cortesía Rubén Velázquez

¿García Márquez influye de alguna manera en tu manera de escribir?

Sin duda. Es mi referente. Y creo que algo hay de eso en "La raíz del sol", una novela con el sabor de la huasteca. Mi amigo el maestro Juan José González Mejía, quien hizo un espléndido análisis de ella, refiere que en algún momento "La raíz del sol" será un referente de las letras nacionales. La primera edición está agotada. Y falta mucha, mucha gente por leerla.

¿Cuál fue el primer libro que leíste y cómo impactó en tu vida?

Estaba en cuarto año de primaria cuando tuve la oportunidad de leer "Corazón: diario de un niño", del italiano Edmundo de Amicis. Sus relatos me hacían llorar.

¿Los escritores nacen o se hacen?

Creo que escribir es un talento natural que va de la mano con la disciplina y la responsabilidad y quien está más próximo a estas dos características es el periodista. O escribe o no come. El Gabo y Hemingway son ejemplo de ello, cada uno en su estilo. Ahora bien, hay otros que logran dinero y fama porque son un producto mediático. Mi escritura tiene un código personal, es honesta y franca e intento seducir y capturar al lector en cada párrafo.

¿Algún autor en particular fue el qué te impulsó a seguir LA carrera en las letras?

Creo que inconscientemente fue la vida y las obras del Gabo. Me vi en él, vivió en un medio rural poblado de relatos de misterio y esto, desde el punto de vista creativo, resulta un manantial muy rico. Otra más fue el vivir internado y alejado de sus padres. Eso marca. Su punto más fuerte fue renunciar a la carrera de Derecho y haberse inclinado por el periodismo. A mí la docencia me atrapó por treinta y cuatro años.

Si escribieras un libro con otro escritor, ¿con quién sería?

Con Élmer Mendoza

¿Cuál es el mejor consejo que te ha dado algún escritor?

Élmer me ha dado varios: "Escribir es fácil, todos pueden, escribir bien es lo difícil y aún más, que te publiquen".

Y otro más: "El trabajo de corrección de la novela es una parte que debes emprender tranquilo, no es con prisa, cuando vayas muy rápido mejor detente y vuelve a empezar, porque es como parte de las trampas que uno piensa que está todo resuelto y realmente te desbocas por eso y puedes omitir algunas cosas que se deben corregir. Hazlo con mucho cuidado, lentamente, aquí es un lugar en el que debes ponerte crítico frente al texto".

¿Qué tema nunca abordarías en tus novelas o cuentos y por qué?

Esas cosas de autoayuda o de superación personal. Muy respetables, pero no es lo mío. Yo no vendo la luna, intento acercar a mis lectores a las estrellas.

¿Qué es lo que más te ha costado escribir?

Definitivamente la violencia contra la mujer.

Local

Piden estar atentos a síntomas de hepatitis

Así mismo evitar consumir agua que no sea potable y alimentos crudos

Local

Obras en El Camalote hasta finales de año

Los trabajos de remediación tomarán seis meses, de acuerdo con el CIEST

Local

Comerciantes piden subsidios para adquirir tecnología solar

En estos meses se hace uso de aparatos que consumen más energía de lo normal y se genera una carga mayor de electricidad

Sociedad

Estudian la prepa con muebles obsoletos

Solicita la SEP a Hacienda 72 mdp para equipar los 42 planteles de la Dirección General del Bachillerato (DGB)

Sociedad

Serie Elecciones 2020: Apuestan por policías para combatir al narco en Tamaulipas

Tres candidatos compiten por dirigir el destino de Tamaulipas; quien gane tendrá que resolver el problema de violencia, las restricciones de Texas y los conflictos en las maquiladoras

Finanzas

La reforma a trenes no será expropiatoria

El diputado Miguel Torruco Garza dijo que la actual ley ferroviaria está hecha a modo y su iniciativa de reforma busca recuperar la rectoría del Estado

Gossip

Alejandro Nones se deja seducir por la maldad en prómixa serie

El actor mexicano confiesa su pasión por interpretar personajes con una personalidad frívola como el de la próxima serie Un extraño enemigo

Mundo

Ingreso de Ucrania a UE tardará 20 años

Las fuerzas rusas aceleran los bombardeos en las regiones de Donetsk y Luhansk; mueren 9 civiles

Sociedad

Alista el Bajío una estrategia para blindarse del efecto cucaracha: Diego Sinhue

Estados buscan una mayor coordinación interestatal para que delincuentes no vayan de un lugar a otro