/ sábado 2 de octubre de 2021

Tampico en 1955: la catástrofe más grande del siglo [Video]

Desde julio de ese insólito 1955 habían empezado las lluvias copiosas, esas que ahora debido al calentamiento global, escasean

A los 14 días de que las ráfagas del Hilda azotaron el puerto, en las calles empezó a surgir un cauce que las iba borrando de la ciudad. En pocas horas, 500 manzanas de Tampico y Madero se convirtieron una extensión de los ríos y lagunas que rodean esta parte sur de Tamaulipas.

¿CÓMO COMENZÓ TODO?

Desde julio de ese insólito 1955 habían empezado las lluvias copiosas. Llovió también en agosto y el 1 de septiembre el huracán Gladys golpeó Nautla generando más precipitaciones, luego vino el Hilda, el 19, que cruzó Tampico a 250 kilómetros por hora y después el Janet, el 29, en el norte de Tamaulipas.

Ya el 6 de septiembre los barrios cercanos a los ríos anunciaban lo que estaba por venir, pues el Pánuco se salió por el Cascajal junto con el Tamesí, entrando de lleno a las orillas de la ciudad; nadie pensó que esos charcos iban a crecer hasta ocupar 6 mil 400 km2 y en algunas zonas hasta 5.8 metros sobre las calles.

Al día siguiente surgió la alerta: el caudal del Pánuco había aumentado 7.25 metros cúbicos por segundo. Anunciaba la Comisión Nacional de Caminos Valles–Tampico, familias de las colonias Morelos, Nacional y Cascajal fueron evacuadas, muchas ya no volverían a ver sus casas de nuevo.

TESTIMONIOS: LA GENERACIÓN DEL "55"

“Cualquier lugar donde no llegaran los ríos, era bueno, la azotea de algún vecino, los techos de las casas, pues a mitad de septiembre muchos ranchos ya estaban bajo el agua y el domingo 2 de octubre iba alcanzar a la ciudad y entonces faltarían azoteas para salvarse, pues casas enteras fueron arrastradas por la corriente”.

Recuerda Simón Torres, quien ayudó en diversas labores en aquellos aciagos días del “ciclón mayor” y durante las escalofriantes semanas en que Tampico fue engullido por el agua, “muchas personas salieron a buscar comida pues el ciclón dejó escasez de bastantes cosas, pero sus familias no las volvieron a ver, pues desaparecieron en la corriente”.

Toda la zona oriente fue arrasada por el caudal del Pánuco, desde la Isleta Pérez hasta más allá de Árbol Grande, recuerda el sobreviviente del Hilda, “los barrios del Cascajal, Nacional, Pescadores, La Unión, Tamaulipas, Guadalupe Mainero, Guadalupe Victoria, Tinaco, Ferrocarrilera, Galeana y muchos más fueron nuevamente un solo río”.

Más de 6 mil personas evacuadas y 2 mil defunciones originó la gran inundación en Tampico | Mediateca del INAH

Alrededor de 50 mil casas quedaron bajo el agua y se tuvieron que improvisar atracaderos para ir en busca de personas a la zona desaparecida por los ríos y lagunas. Desde la calle Isauro Alfaro se iban los botes, ya sea por la Altamira, Emilio Carranza o Díaz Mirón, navegaban el viejo Tampico y sus colonias.

TAMPICO YA NO FUE EL MISMO DESPUÉS DE 1955

La fisonomía de Tampico cambiaría para siempre después de esta catástrofe, calificada como la peor del siglo pasado. Siendo los edificios del segundo cuadro de la ciudad los que resistieron para evitar que la ciudad cediera ante el embate de la naturaleza.

En diversas calles se improvisaron embarcaderos | Mediateca del INAH

Desde sus azoteas y marquesinas se realizaron verdaderas proezas y hazañas, quedando impresos en el blanco y negro de las fotografías de entonces, sus fachadas y su hermosa arquitectura rodeada de agua y desesperación.

A 66 años de la gran inundación, todavía quedan vestigios por la ruta que siguió el agua. Aun se pueden descubrir la marquesina donde, dice la gente, el Marine Robert Medors, fue rescatado por los hermanos Cristóbal y Tomás Pineda, después de haber naufragado el bote donde iba, también se adivinan las azoteas desde donde se aventuraban los vecinos, con una llanta de tractor y un cable a atravesar las calles.

Poco a poco las calles se fueron llenando de agua, hasta alcanzar más de 5 metros de altura | Mediateca del INAH

¿Qué hay en esos viejos barrios del poniente de Tampico que ni piratas ni ciclones ni ríos desbordados pueden borrarlos? Qué terca voluntad los hace que sigan de pie a pesar de que su tiempo ya se olvidó.

La generación del “Hilda” se acaba, pero las calles y las viejas construcciones por donde pasó siguen como mudos testigos de las hazañas y tragedias que originó, resisten, convirtiéndose en un símbolo y una lección que nos dice que ante la adversidad se puede seguir de pie.

Primero la sorpresa y luego la desesperación de las familias al ver llegar el agua a las calles | Mediateca del INAH

A los 14 días de que las ráfagas del Hilda azotaron el puerto, en las calles empezó a surgir un cauce que las iba borrando de la ciudad. En pocas horas, 500 manzanas de Tampico y Madero se convirtieron una extensión de los ríos y lagunas que rodean esta parte sur de Tamaulipas.

¿CÓMO COMENZÓ TODO?

Desde julio de ese insólito 1955 habían empezado las lluvias copiosas. Llovió también en agosto y el 1 de septiembre el huracán Gladys golpeó Nautla generando más precipitaciones, luego vino el Hilda, el 19, que cruzó Tampico a 250 kilómetros por hora y después el Janet, el 29, en el norte de Tamaulipas.

Ya el 6 de septiembre los barrios cercanos a los ríos anunciaban lo que estaba por venir, pues el Pánuco se salió por el Cascajal junto con el Tamesí, entrando de lleno a las orillas de la ciudad; nadie pensó que esos charcos iban a crecer hasta ocupar 6 mil 400 km2 y en algunas zonas hasta 5.8 metros sobre las calles.

Al día siguiente surgió la alerta: el caudal del Pánuco había aumentado 7.25 metros cúbicos por segundo. Anunciaba la Comisión Nacional de Caminos Valles–Tampico, familias de las colonias Morelos, Nacional y Cascajal fueron evacuadas, muchas ya no volverían a ver sus casas de nuevo.

TESTIMONIOS: LA GENERACIÓN DEL "55"

“Cualquier lugar donde no llegaran los ríos, era bueno, la azotea de algún vecino, los techos de las casas, pues a mitad de septiembre muchos ranchos ya estaban bajo el agua y el domingo 2 de octubre iba alcanzar a la ciudad y entonces faltarían azoteas para salvarse, pues casas enteras fueron arrastradas por la corriente”.

Recuerda Simón Torres, quien ayudó en diversas labores en aquellos aciagos días del “ciclón mayor” y durante las escalofriantes semanas en que Tampico fue engullido por el agua, “muchas personas salieron a buscar comida pues el ciclón dejó escasez de bastantes cosas, pero sus familias no las volvieron a ver, pues desaparecieron en la corriente”.

Toda la zona oriente fue arrasada por el caudal del Pánuco, desde la Isleta Pérez hasta más allá de Árbol Grande, recuerda el sobreviviente del Hilda, “los barrios del Cascajal, Nacional, Pescadores, La Unión, Tamaulipas, Guadalupe Mainero, Guadalupe Victoria, Tinaco, Ferrocarrilera, Galeana y muchos más fueron nuevamente un solo río”.

Más de 6 mil personas evacuadas y 2 mil defunciones originó la gran inundación en Tampico | Mediateca del INAH

Alrededor de 50 mil casas quedaron bajo el agua y se tuvieron que improvisar atracaderos para ir en busca de personas a la zona desaparecida por los ríos y lagunas. Desde la calle Isauro Alfaro se iban los botes, ya sea por la Altamira, Emilio Carranza o Díaz Mirón, navegaban el viejo Tampico y sus colonias.

TAMPICO YA NO FUE EL MISMO DESPUÉS DE 1955

La fisonomía de Tampico cambiaría para siempre después de esta catástrofe, calificada como la peor del siglo pasado. Siendo los edificios del segundo cuadro de la ciudad los que resistieron para evitar que la ciudad cediera ante el embate de la naturaleza.

En diversas calles se improvisaron embarcaderos | Mediateca del INAH

Desde sus azoteas y marquesinas se realizaron verdaderas proezas y hazañas, quedando impresos en el blanco y negro de las fotografías de entonces, sus fachadas y su hermosa arquitectura rodeada de agua y desesperación.

A 66 años de la gran inundación, todavía quedan vestigios por la ruta que siguió el agua. Aun se pueden descubrir la marquesina donde, dice la gente, el Marine Robert Medors, fue rescatado por los hermanos Cristóbal y Tomás Pineda, después de haber naufragado el bote donde iba, también se adivinan las azoteas desde donde se aventuraban los vecinos, con una llanta de tractor y un cable a atravesar las calles.

Poco a poco las calles se fueron llenando de agua, hasta alcanzar más de 5 metros de altura | Mediateca del INAH

¿Qué hay en esos viejos barrios del poniente de Tampico que ni piratas ni ciclones ni ríos desbordados pueden borrarlos? Qué terca voluntad los hace que sigan de pie a pesar de que su tiempo ya se olvidó.

La generación del “Hilda” se acaba, pero las calles y las viejas construcciones por donde pasó siguen como mudos testigos de las hazañas y tragedias que originó, resisten, convirtiéndose en un símbolo y una lección que nos dice que ante la adversidad se puede seguir de pie.

Primero la sorpresa y luego la desesperación de las familias al ver llegar el agua a las calles | Mediateca del INAH

Turismo

Edificio de La Campana: 120 años de historia en el corazón de Tampico [Video]

El edificio tiene una placa donde se señala que fue diseñado por el arquitecto Salustio Ambros en el año de 1904

Local

Activan Plan Tamaulipas para evacuar a 25 personas por creciente del río Purificación [Video]

Vía aérea procedieron a rescatar a la población afectada por creciente del río en el municipio de Hidalgo

Local

Tampico se posiciona como sede potencial para futuras ediciones del Congreso Mexicano del Petróleo

Se rebasó la cifra de asistentes a la edición 2023 del congreso que se llevó a cabo en Campeche

Local

Riqueza bajo tierra: mil 500 pozos activos en Tamaulipas, Veracruz y San Luis Potosí

El Campo Tamaulipas, que se mantiene activo, quedó ubicado en la zona centro de Altamira

Regional

¿Quieres formar parte de la Guardia Estatal? Anuncian sus vacantes en Tamaulipas

La SSPT estará reclutando vacantes en Altamira el próximo 27 de junio

Ciencia

Jóvenes talentos del CBTis 103 ponen en alto el nombre de Tamaulipas

El CBTis 103 triunfa durante el XXVI Concurso Nacional de Prototipos y Proyectos de Emprendimiento