imagotipo

Calor en Frío

  • Agustín Jiménez

Entre el humo del cigarro que se escapa en tiras serpenteantes de mis labios, se dibujan siluetas que parecen representar la nada y a la nada, van. Desaparecen sin dejar rastro alguno, solamente el recuerdo de las umbras que danzaron proyectadas por la media luz de un candelero, cuya flama, empieza a agonizar y, al sofocarse, parece lanzar un grito de auxilio que nadie escucha, que nadie atiende.

En el ambiente parecen escribirse sobre un pentagrama aterciopelado de polvo flotante, las notas emitidas por un piano viejo de madera mordisqueada que es ejecutado hábilmente por unos dedos tan delgados como las manos de las que se desprenden. La cicatriz que está trazada en el rostro de su dueño parece un gesto, una mueca que alarga la boca del compositor quien, dolido, parece recitar en vez de estar cantando.

“En estas noches de frío, de duro cierzo invernal, llegan hasta el cuarto mío las notas del arrabal…” Es el mensaje que aquella espigada figura declara antes de continuar con aquel lamentable “arráncame la vida con el último beso de amor”.

Es justamente en ese trance y en la madrugada de este jueves, mientras el frente frío número nueve está llegando a la región sur de Tamaulipas que me he sentado frente a la computadora a buscar inspiración para poder dirigirme a usted, querido amigo lector.

En un extraño contrasentido con los grados centígrados del medio ambiente, podemos denotar en el entorno un extraño aumento en la temperatura del quehacer político a razón de estar cruzando la mitad de este periodo que, como todos sabemos y no debemos olvidar, es únicamente de dos años, a pesar de ello, como sociedad estamos demandando los mismos o mejores resultados a quienes fueron beneficiados con el voto popular para hacer uso responsable y representar al poder ejecutivo de los municipios que forman la zona conurbada del sur de esta entidad federativa.

Salvo su mejor opinión, querido lector. En las tres ciudades se han “cocido habas”.

En Ciudad Madero, la administración empezó con una serie de hundimientos en arterias sumamente importantes para el desahogo vial de la urbe petrolera.

Por tanto, una buena parte de los recursos que se destinaron a obras que se tenían proyectadas tuvo que ser desviada para solucionar esta problemática que no se tenía contemplada en el plan de trabajo inicial propuesto por Andrés Zorrilla.

Lo que se puede destacar es el equipo de trabajo que labora al servicio de la población maderense. Personalidades como Crystal González, Oscar Izaguirre o Fernando Fernández, se han vuelto pieza fundamental para el desarrollo de los servicios que se busca hacer llegar a la ciudadanía.

En Altamira, por otra parte, las lluvias que azotaron esta parte de la República Mexicana hace unos meses ocasionaron un malestar general en los habitantes de colonias que padecen año con año de inundaciones debido a su situación geográfica. Solo que en este 2017 las precipitaciones fueron tales y el recurso demasiado lento que la solución tardó en llegar.

El actual Ayuntamiento de Tampico también ha estado viviendo reclamos por alguna u otra situación.

En primer término, están los mercados municipales que no tienen una fecha de entrega y, en el mismo renglón, se han acusado a las obras del puente de la calle José de Escandón.

La estrategia de anunciar como obra cumbre de esta gestión al paso suburbano de la Calzada San Pedro, pude apreciarse en un primer término como una acción sumamente inteligente; sin embargo, no faltarán los inconformes que durante un par de meses se quejarán de los bloqueos parciales de las arterias colindantes y de los cambios de ruta a los que se enfrentarán, derivados de lo mismo.

Aunado a todo lo anterior, se encuentra un incremento considerable en los índices delictivos que han lastimado severamente a la sociedad y como “pilón”, en los últimos días se ha acusado a los cuerpos policiacos de abuso de autoridad y maltrato a la población civil; temas que, si bien es cierto nada tienen que ver los presidentes, les toca de “rebote” por ser figuras centrales del mundo político.

Todos estos hechos han servido de bandera para que algunos “tiradores” prematuros a la ansiada “silla”, empiecen con “pseudocampañas” de “guerrillero” políticos, teniendo como principal abanderamiento los adjetivos calificativos de tono despectivo con los que etiquetan la inteligencia de quien en este momento está en uso del poder.

Todo parece indicar que conforme avance el otoño y éste dé paso al invierno, disminuirán los grados centígrados y aumentará el calor verbal de los debates políticos. Ojalá y se centren en propuestas y dejen de lado los ataques y las descalificaciones que no aportan al desarrollo de nuestros respectivos municipios.

¡Hasta la próxima!

Escríbame a licajimenezmcc@hotmail.com y recuerde, para mañana ¡Despierte, no se duerma que será un gran día!