imagotipo

Para el éxito, la actitud es tan importante como la habilidad

  • Raúl J. Nava Gutiérrez

El Guadalajara campeonísimo, no el actual, que con todo respeto es una caricatura de aquél, fue producto de un milagro irrepetible. Aquella generación que llegó para relevar a aquellas Chivas conocidas como “Los ya merito” pues semejantes a los actuales cementeros, cuando ya tenían el título en el bolsillo la “Cruzazuleaban” perdiendo así varios campeonatos exactamente en el último minuto.

Aquellos eran los tiempos de los torneos largos, los de ida y vuelta en los que los mediocres no podían coronarse con la facilidad conque ahora lo hacen.

Hasta que de pronto aparecieron Sabás Ponce, Isidoro Díaz, Salvdor Reyes, “Mellone” Gutiérrez, que se agregaron a Jaime “Tubo” Gómez, José Nuño, Ernesto “Tigre” Sepúlveda, José Jamaicón Villegas, Juan Jasso y Raúl “Pina” Arellano, reforzándose en la defensa derecha con “Chicho” López, procedente del Oro de ahí mismo. Ya con este cuadro, el Guadalajara ganó su primer título. Entonces, al siguiente año apareció “El Cura” Chaires sustituyendo al veterano “Chicho” López y, al ver que la compra que se hizo al Oro fue satisfactoria, volvieron a comprarle otro jugador, ahora fue un centro delantero llamado Héctor “El Chale” Hernández y, de ahí hasta 1963, nadie los pudo detener, quedándose el recuerdo imborrable de aquel “Campeonísimo” Chivas Rayadas del Guadalajara.

¿Qué ocurrió después? ¿Por qué razón la cantera de las Chivas dejó de producir jugadores como aquellos? Para mí, lo repito, aquello fue un milagro, once futbolistas, todos de un nivel superior, que juntos deleitaron por diez años a todos los estadios de México… Y el tema me da para hablarles del sucesor de las Chivas, que apareció precisamente cuando al “Campeonísimo” se le cansaron los jugadores ya mencionados.

Y qué fue lo que hizo el América para oponer resistencia a las “Chivas”. Acá no hubo milagro ni trabajo sobresaliente en la cantera crema y, tampoco podemos atribuirle el apoyo económico que le produjo la visión empresarial de una muy poderosa compañía televisiva.

No, porque ya hemos visto como otros equipos con capital semejante no han logrado las preseas obtenidas por el equipo de Coapa.

Alguien aconsejó al dueño del América, para que contratara al gerente del Ingenio Azucarero de Zacatepec, para que se hiciera cargo de la administración y, éste a su vez, sugirió la contratación de un exjugador de los cañeros para ocupar el cargo de director deportivo, responsabilidad que los dueños del equipo pusieron en manos de Francisco “Panchito” Hernández. Increíblemente, el milagro tapatío involucraba a 11 extraordinarios jugadores, mientras que el del América sólo a dos, Guillermo Cañedo y Panchito Hernández.

Ese es el secreto de los máximos ganadores del futbol mexicano. La figura de un director deportivo en los clubes del futbol mexicano no se ha arraigado ni desarrollado, sin embargo, en la actualidad esto se va tornando ya en una culltura de este puesto. Con la salida de José Antonio “Tato” Noriega del Santos, vino a la memoria una cantidad considerable de exjugadores que en los años recientes han intentado desempeñarse en ese puesto sin éxito.

Sin embargo, a mediados de los 90’s, Andrés Fassi fue el precursor de esa función de enlace con Directiva, cuerpo técnico y jugadores.

No coincido en que ahí inició la influencia del cargo de director deportivo, pues al salir Fassi del Necaxa, inició un despegue de los electricistas, que seguramente ayudados por la inercia que produjo el ejercicio de Fassi, logró tres campeonatos que le valieron el título de equipo de la década.

Hechemos una revisión a los exjugadores que han recorrido este difícil camino: Zague, Ricardo Peláez, Guillermo Mendizábal, Mario Ordiales, Miguel Mejía Barón, Luis Miguel Salvador, Alberto Quintano, De la Torre, Benito Pardo, Joaquín Beltrán, Mariano Varela Sr. y Jr., Guillermo Cantú, Baños, Adolfo Ríos y no alcanzaría el espacio para nombrarlos a todos.

Ahora, ¿creen ustedes que ya haya aparecido uno con los éxitos que presentó Panchito Hernández? Sí, Panchito fue un buen comprador de jugadores extranjeros, que puso siempre por encima de la cantidad, la calidad, mientras que los actuales están armando equipos completos con jugadores extranjeros de muy dudosa calidad.

Hasta Pronto amigo.

Raúl J. Nava Gutiérrez