imagotipo

Si quieres que todo esté sometido a ti, primero sométete a la razón

  • Raúl J. Nava Gutiérrez

Nuestra razón, que pobremente utilizamos, es lo único que nos permite calificar lo que hacemos.

Es extraño ver cómo la crítica mexicana es severa con los entrenadores extraños, pero siempre que a uno de nuestros técnicos no le va bien, es porque somos víctimas de la mala suerte. Respecto del trabajo de Juan Carlos Osorio, todos están de acuerdo de que es necesario encontrar y nombrar al o los culpables. Y así, en todos los programas de televisión especializados, los comentaristas, igual que en la presentación de dos boxeadores, se destrozan el uno al otro con miradas de odio. Sí, si no les gustó el partido que hizo el TRI, hay que encontrar y señalar al culpable.

Pero cambia todo cuando se trata del cuatito que dirige selecciones menores, porque ahí, todos los comentaristas se esmeran por justificar al entrenador y, a los muchachitos que tuvieron muy mala suerte, probablemente recordando el encargo que muy encarecidamente les hicieran los dueños del equipo en que juega el joven, y claro, principalmente el representante del jugador. Así, en todas estas selecciones menores, vemos con frecuencia a un grupo de jóvenes que parece que estuvieran jugando por primera vez, siendo víctimas de selecciones poderosas, como las de Cachemira y Groenlandia.

Y como en este caso, los comentaristas, al no encontrar cómo suavizar el daño, culpan a la mala suerte por lo ocurrido. Si estamos viendo cómo Alexis Gutiérrez y Diego Lainez, inciden una y otra vez en los centros pasados. Asumimos que es un movimiento táctico ensayado durante los entrenamientos, pero ocurre que aunque eso se repitió no menos de diez veces en la primera parte, jamás apareció en el lado derecho el jugador que habría de complementar la jugada con un cabezazo de recentro, perdiéndose los balones una y otra vez sin que los comentaristas lo incluyeran en su narración.

Y como todo ocurre debido a la acción de alguien, si sale mal, alguien debe de ser el culpable. Si los centros se realizaron bien, Gutiérrez y Lainez actuaron bien y han justificado su presencia en el equipo. Pero si del otro lado, se les olvidó lo que ensayaron tantas veces, es que Torres del Atlas y, López de Xolos, no se mostraron merecedores al puesto que ocupan.

Una de las jugadas más recurrentes del futbol actual es la del apoyo. Por cierto, su incidencia hace aburridos los partidos, sin embargo es muy útil para no perder la posesión de la pelota, y es tan sencilla que no podemos considerar como futbolista a quien no la domina… Hoy hemos visto un concierto de malos pases de apoyo por parte de Alan Maeda y de Gamíz (Santos y Xolos), quienes por no llegar el pase, metieron en peligro a Robles y a Sandoval (Atlas y Chivas), que de por sí, manejan terriblemente mal las salidas. Para colmo, cuando estos dos muchachos lograban, debido a encontrarse completamente solos, controlar el balón, no podían encontrar a su pareja, que en lugar de mostrarse, se ocultaba detras del único delantero irakí, que por cierto se bastó él solo para hacer ver mal a los cuatro defensas mexicanos.

Ton´s. Dijo el indio, ¿Quién tiene la culpa? ¿Los jugadores por no obedecer a su técnico? ¿O el entrenador por escoger mal a sus jugadores? El centro delantero iraki, recibió más pases de los jugadores mexicanos que de sus compañeros. Así, todo dependía de lo que lograran hacer Diego Lainez, que se cansó de llegar hasta el fondo para centrar sin encontrar otra forma más eficaz de llegar, pues jamás logró conectar con el resto de la línea media y, De la Rosa y López, en el área se encontraban rodeados de irakies.

A estos tres jugadores se limitó el buen accionar de la Selección Mexicana, Lainez, el mejor de los veintidos jugadores en el campo, Roberto de la Rosa, autor del único gol mexicano y, López, que tuvo que salir víctima de terribles calambres ocasionados por la deshidratación provocada por el alto índice de humedad que prevalece en la India.

Lo que es a mí, no me gustó para nada el partido, como no me gustaron las observaciones hechas por los comentaristas. ¿Quién es Arteaga? Los comentaristas que conceden más importancia a las eventuales goledas recibidas por Chile y Alemania, selecciones de reconocida valía, se callan ahora cuando una selección ni siquiera de medio pelo pone en evidencia al futuro del futbol mexicano. Podría decirse que si los muchachos son malos, la culpa es de quien los escogió, pero si Diego Lainez y Roberto de la Rosa, han confirmado hoy, el buen rendimiento que ya han exhibido en los juegos en que han participado en la Primera División de la Liga MX, lo menos que podemos esperar es que el resto de los jugadores se justifiquen igual, caso contrario, Arteaga no está a la altura de las circunstancias… Osorio juega feo y gana… Arteaga juega feo y no gana… Digo, hasta ahora… esperemos a los siguientes juegos, que no serán tan fáciles como se suponía lo sería este.

Hasta pronto amigo.

Raúl J. Nava Gtz.