/ jueves 22 de agosto de 2019

La estrella y el cochinito

De pequeña, el rojo carmín con olor a frambuesa del labial de mi madre en mi frente era para mí señal absoluta de aprobación, de conducta irreprochable y con el cual me sentía casi santa...pero cuando no lo obtenía la tarde era gris.

El beso en la frente que mi mamá me daba al regreso del colegio era lo mejor del día, sin embargo, ese trofeo tan preciado para mí tenía mucho que ver con la estrella y el cochinito. Cuando niña, los maestros solían colocar en los cuadernos un sello de abejita, burrito o cochinito, la abeja la colocaban siempre que uno se portaba bien y hacía correctamente las tareas; mientras que el burrito o el cochinito era colocado cuando las tareas estaban sucias o mal hechas...La abejita por lo regular venía acompañada de una estrellita en la frente que era lo que mi madre veía cuando llegaba del colegio y era suficiente para ganarme mi beso, pero cuando no la veía entonces la pasaba muy mal.

Somos criaturas con necesidad de aprobación y reconocimiento, lo cual por lo regualar creemos que debe ir unido a la entrega, pronta o tardía de una recompensa, que en mi caso era el beso de mi madre. Sin embargo, de adultos consideramos que esa recompensa debe ser algo tangible y ponderable como una remuneración económica. Hemos cambiado la satisfacción del deber cumplido por algo sonoro como el ruido de las monedas, y sin embargo, en nuestro interior todavía nos mueve esa estrella o ese cochinito que nos dan nuestros superiores, amistades o conocidos. El reconocimiento social es atribuible a nuestro deseo de sobresalir pero sobre todo al deseo de que los demás se enteren de lo que hemos logrado u obtenido en la vida, quizá porque quizá muy en nuestro interior es nuestro ego lo que motiva esa necesidad y cuando no obtenemos tal reconocimiento nos entregamos a la apatía o negligencia como señal de protesta, y he aquí que es cuando todos te voltean a ver y no recordarán tu desempeño anterior sino el último, pues la gente solo recuerda el último acto, la última hazaña.

Estar a merced del aplauso es caer en un círculo vicioso que motiva y desanima jugando con nuestro autoestima y mermando nuestro espíritu. Debemos entender que la competencia es contra nosotros mismos, pues solo nosotros sabemos en la justa medida lo que hemos logrado por nuestra propia satisfacción.

Honores o riquezas siempre se quedan en la tierra cuando hemos marchado, efímeros como lo son no deberían perturbar nuestro espíritu. Ante un insulto o un halago Buda permanecía inmutable sin permitir que esto lo alterara conservando para sí su paz; luego entonces permanecer inmunes al aplauso o al oprobio, al reconocimiento o al anonimato, conservará para nosotros mismos la satisfacción del deber cumplido sin importar que éste haya sido acompañado de una estrella o de un cochinito.

De pequeña, el rojo carmín con olor a frambuesa del labial de mi madre en mi frente era para mí señal absoluta de aprobación, de conducta irreprochable y con el cual me sentía casi santa...pero cuando no lo obtenía la tarde era gris.

El beso en la frente que mi mamá me daba al regreso del colegio era lo mejor del día, sin embargo, ese trofeo tan preciado para mí tenía mucho que ver con la estrella y el cochinito. Cuando niña, los maestros solían colocar en los cuadernos un sello de abejita, burrito o cochinito, la abeja la colocaban siempre que uno se portaba bien y hacía correctamente las tareas; mientras que el burrito o el cochinito era colocado cuando las tareas estaban sucias o mal hechas...La abejita por lo regular venía acompañada de una estrellita en la frente que era lo que mi madre veía cuando llegaba del colegio y era suficiente para ganarme mi beso, pero cuando no la veía entonces la pasaba muy mal.

Somos criaturas con necesidad de aprobación y reconocimiento, lo cual por lo regualar creemos que debe ir unido a la entrega, pronta o tardía de una recompensa, que en mi caso era el beso de mi madre. Sin embargo, de adultos consideramos que esa recompensa debe ser algo tangible y ponderable como una remuneración económica. Hemos cambiado la satisfacción del deber cumplido por algo sonoro como el ruido de las monedas, y sin embargo, en nuestro interior todavía nos mueve esa estrella o ese cochinito que nos dan nuestros superiores, amistades o conocidos. El reconocimiento social es atribuible a nuestro deseo de sobresalir pero sobre todo al deseo de que los demás se enteren de lo que hemos logrado u obtenido en la vida, quizá porque quizá muy en nuestro interior es nuestro ego lo que motiva esa necesidad y cuando no obtenemos tal reconocimiento nos entregamos a la apatía o negligencia como señal de protesta, y he aquí que es cuando todos te voltean a ver y no recordarán tu desempeño anterior sino el último, pues la gente solo recuerda el último acto, la última hazaña.

Estar a merced del aplauso es caer en un círculo vicioso que motiva y desanima jugando con nuestro autoestima y mermando nuestro espíritu. Debemos entender que la competencia es contra nosotros mismos, pues solo nosotros sabemos en la justa medida lo que hemos logrado por nuestra propia satisfacción.

Honores o riquezas siempre se quedan en la tierra cuando hemos marchado, efímeros como lo son no deberían perturbar nuestro espíritu. Ante un insulto o un halago Buda permanecía inmutable sin permitir que esto lo alterara conservando para sí su paz; luego entonces permanecer inmunes al aplauso o al oprobio, al reconocimiento o al anonimato, conservará para nosotros mismos la satisfacción del deber cumplido sin importar que éste haya sido acompañado de una estrella o de un cochinito.

Local

Se construirá este año Hospital General en NLD


El proyecto para la construcción del Hospital General avanza y permitirá ampliar la infraestructura en materia de salud, ofreciendo a las familias neolaredenses instalaciones de primer nivel para su atención médica

Local

DIF Madero fomenta espacios de integración para los abuelitos

Espacios de integración social a favor de los adultos mayores, es una de las acciones que constantemente impulsa el Sistema DIF Madero que preside la Sra. Ana Cristina Organista de Oseguera

Local

El muro no frena al amor

Desde ya hace algunos años las parejas unen sus vidas en las inmediaciones del cruce fronterizo que conecta a la ciudad de Reynosa en Tamaulipas, con Hidalgo, Texas

Local

Tamaulipas creció con puentes vacacionales

En caso de que se eliminen los fines de semana largos se buscarán alternativas a nivel estatal, pues este primer fin de semana largo, el 5 de febrero, en la entidad se tuvo la visita de más de 124 mil paseantes

Local

Priorizan el saneamiento de los cuerpos de agua

Se recibirán la opinión colegiada para que se puedan conformar proyectos de rehabilitación, rescate y cuidado de la Laguna el Chairel y el Carpintero

Local

Calor y sequía para Tamaulipas

En este mes de febrero se han registrado temperaturas por arriba de los 27 grados en varios puntos de la entidad pese a estar en la temporada invernal

Local

Carnaval TAM 2020 alegrará economía

El comercio del sur de Tamaulipas espera un repunte en sus ventas durante esta celebración carnestolenda en la que participarán Tampico, Altamira y Madero

Local

Alopecia, un problema silencioso

En la búsqueda del mejor peinado para resaltar el rostro el corazón se paraliza al pasar el cepillo por tu cabeza y ver cómo mechones de cabello van quedando entre las cerdas, si esta historia te suena familiar pueden ser inicios de alopecia

Deportes

Magic y Jennifer Hudson homenajean a Kobe Bryant en el Juego de las Estrellas

"No vamos a ver a un jugador como Kobe", lamentó Earvin 'Magic' Johnson