/ jueves 22 de agosto de 2019

La estrella y el cochinito

De pequeña, el rojo carmín con olor a frambuesa del labial de mi madre en mi frente era para mí señal absoluta de aprobación, de conducta irreprochable y con el cual me sentía casi santa...pero cuando no lo obtenía la tarde era gris.

El beso en la frente que mi mamá me daba al regreso del colegio era lo mejor del día, sin embargo, ese trofeo tan preciado para mí tenía mucho que ver con la estrella y el cochinito. Cuando niña, los maestros solían colocar en los cuadernos un sello de abejita, burrito o cochinito, la abeja la colocaban siempre que uno se portaba bien y hacía correctamente las tareas; mientras que el burrito o el cochinito era colocado cuando las tareas estaban sucias o mal hechas...La abejita por lo regular venía acompañada de una estrellita en la frente que era lo que mi madre veía cuando llegaba del colegio y era suficiente para ganarme mi beso, pero cuando no la veía entonces la pasaba muy mal.

Somos criaturas con necesidad de aprobación y reconocimiento, lo cual por lo regualar creemos que debe ir unido a la entrega, pronta o tardía de una recompensa, que en mi caso era el beso de mi madre. Sin embargo, de adultos consideramos que esa recompensa debe ser algo tangible y ponderable como una remuneración económica. Hemos cambiado la satisfacción del deber cumplido por algo sonoro como el ruido de las monedas, y sin embargo, en nuestro interior todavía nos mueve esa estrella o ese cochinito que nos dan nuestros superiores, amistades o conocidos. El reconocimiento social es atribuible a nuestro deseo de sobresalir pero sobre todo al deseo de que los demás se enteren de lo que hemos logrado u obtenido en la vida, quizá porque quizá muy en nuestro interior es nuestro ego lo que motiva esa necesidad y cuando no obtenemos tal reconocimiento nos entregamos a la apatía o negligencia como señal de protesta, y he aquí que es cuando todos te voltean a ver y no recordarán tu desempeño anterior sino el último, pues la gente solo recuerda el último acto, la última hazaña.

Estar a merced del aplauso es caer en un círculo vicioso que motiva y desanima jugando con nuestro autoestima y mermando nuestro espíritu. Debemos entender que la competencia es contra nosotros mismos, pues solo nosotros sabemos en la justa medida lo que hemos logrado por nuestra propia satisfacción.

Honores o riquezas siempre se quedan en la tierra cuando hemos marchado, efímeros como lo son no deberían perturbar nuestro espíritu. Ante un insulto o un halago Buda permanecía inmutable sin permitir que esto lo alterara conservando para sí su paz; luego entonces permanecer inmunes al aplauso o al oprobio, al reconocimiento o al anonimato, conservará para nosotros mismos la satisfacción del deber cumplido sin importar que éste haya sido acompañado de una estrella o de un cochinito.

De pequeña, el rojo carmín con olor a frambuesa del labial de mi madre en mi frente era para mí señal absoluta de aprobación, de conducta irreprochable y con el cual me sentía casi santa...pero cuando no lo obtenía la tarde era gris.

El beso en la frente que mi mamá me daba al regreso del colegio era lo mejor del día, sin embargo, ese trofeo tan preciado para mí tenía mucho que ver con la estrella y el cochinito. Cuando niña, los maestros solían colocar en los cuadernos un sello de abejita, burrito o cochinito, la abeja la colocaban siempre que uno se portaba bien y hacía correctamente las tareas; mientras que el burrito o el cochinito era colocado cuando las tareas estaban sucias o mal hechas...La abejita por lo regular venía acompañada de una estrellita en la frente que era lo que mi madre veía cuando llegaba del colegio y era suficiente para ganarme mi beso, pero cuando no la veía entonces la pasaba muy mal.

Somos criaturas con necesidad de aprobación y reconocimiento, lo cual por lo regualar creemos que debe ir unido a la entrega, pronta o tardía de una recompensa, que en mi caso era el beso de mi madre. Sin embargo, de adultos consideramos que esa recompensa debe ser algo tangible y ponderable como una remuneración económica. Hemos cambiado la satisfacción del deber cumplido por algo sonoro como el ruido de las monedas, y sin embargo, en nuestro interior todavía nos mueve esa estrella o ese cochinito que nos dan nuestros superiores, amistades o conocidos. El reconocimiento social es atribuible a nuestro deseo de sobresalir pero sobre todo al deseo de que los demás se enteren de lo que hemos logrado u obtenido en la vida, quizá porque quizá muy en nuestro interior es nuestro ego lo que motiva esa necesidad y cuando no obtenemos tal reconocimiento nos entregamos a la apatía o negligencia como señal de protesta, y he aquí que es cuando todos te voltean a ver y no recordarán tu desempeño anterior sino el último, pues la gente solo recuerda el último acto, la última hazaña.

Estar a merced del aplauso es caer en un círculo vicioso que motiva y desanima jugando con nuestro autoestima y mermando nuestro espíritu. Debemos entender que la competencia es contra nosotros mismos, pues solo nosotros sabemos en la justa medida lo que hemos logrado por nuestra propia satisfacción.

Honores o riquezas siempre se quedan en la tierra cuando hemos marchado, efímeros como lo son no deberían perturbar nuestro espíritu. Ante un insulto o un halago Buda permanecía inmutable sin permitir que esto lo alterara conservando para sí su paz; luego entonces permanecer inmunes al aplauso o al oprobio, al reconocimiento o al anonimato, conservará para nosotros mismos la satisfacción del deber cumplido sin importar que éste haya sido acompañado de una estrella o de un cochinito.

Local

La lección que olvidó Tampico

Todo comenzó mientras las familias dormían, una incesante precipitación empezó inundar el puerto, era una llovizna que golpeaba con insistencia las paredes de las casas

Local

Uso del celular causa la mitad de los accidentes vehiculares

El 50 % de los accidentes viales que se registran en la zona centro y avenidas, es por el uso de los teléfonos al momento de conducir un vehículo

Local

Procede Coepris a destruir miles de peces

Busca evitar su comercialización, lo que generaría un riesgo a la salud pública

Doble Vía

¡Tétrico hallazgo! Mujer refrigeraba perros muertos en su casa

Fue una joven la que denunció los hechos en un video subido a redes

Local

Diócesis de Tampico apoya marcha a favor de la vida

El máximo representante del catolicismo en Tampico, Armando Álvarez Cano, expresó que se encuentran apoyando la mega marcha a favor de la vida

Local

Procede Coepris a destruir miles de peces

Busca evitar su comercialización, lo que generaría un riesgo a la salud pública

Local

Uso del celular causa la mitad de los accidentes vehiculares

El 50 % de los accidentes viales que se registran en la zona centro y avenidas, es por el uso de los teléfonos al momento de conducir un vehículo

Futbol

¿Santos Laguna cambia sus colores? Filtran posible nuevo jersey

Parece que para el mes de octubre los Guerreros de Santos Laguna podrían usar un nuevo uniforme

Local

Anuncian condiciones muy calurosas y lluviosas

La Capitanía Región al de Puerto de Tampico dio a conocer que para este viernes y sábado habrá intervalos de chubascos