/ sábado 8 de junio de 2019

Un muro digital

Ya lo dijo en el Siglo XVII Isaac Newton: “Los Hombres construimos demasiados muros y no suficientes puentes”

Ya lo dijo en el Siglo XVII Isaac Newton: “Los Hombres construimos demasiados muros y no suficientes puentes”. Y a tantos años de distancia, parece que la dinámica es la misma, la política de separar, de excluir, de formar conceptos frontales ante enemigos en la realidad imaginarios, pero en el discurso necesarios. Y es porque las acciones de nuestro vecino del norte en contra de nuestros connacionales han transmutado no solo en lo estrictamente social, ahora, con los nuevos tiempos parece que el odio va a migrar con la misma velocidad que migra la esperanza, al mundo digital.

Hace apenas un poco más de una semana, el jueves 30 de mayo, el Gobierno de los Estados Unidos a través del Departamento de Estado, anunció la actualización de los formatos migratorios para la solicitud de visas a inmigrantes, cosa que no hubiera trascendido a mayor noticia, de no ser porque entre los nuevos requerimientos destaca en particular, una nueva serie de requisitos relacionados con la vida, hábitos y datos digitales de los ciudadanos.

Ahora la administración de Donald Trump planea exigir a los inmigrantes que soliciten ingresar a Estados Unidos, presentar cinco años de historia en las redes sociales, estableciendo un posible rastreo de sus historias de Twitter y Facebook. Además de datos como correos electrónicos, “alias” utilizados en ese mismo periodo de tiempo en otras redes, además de las específicas que son exigidas por el gobierno.

Esta medida obedece al marcado interés de esta administración en la “investigación exhaustiva” de los posibles inmigrantes, y se dice es una extensión de los esfuerzos del gobierno anterior para examinar más de cerca las redes sociales e historiales digitales de toda persona que pretenda ingresar a los Estados Unidos.

Un potencial registro de nuestras publicaciones en redes sociales preocupa a los defensores de la privacidad y las libertades civiles, quienes ya han expresado su oposición a tales medidas y por supuesto, Internet y la Sociedad Red no perdonan, y estas noticias han sido objeto de múltiples “memes” en la red, en donde ridiculizan y parodian estas acciones.

Los críticos se quejan de que estas medidas, en medio de esfuerzos más amplios de la administración, no solo son invasivos por razones de privacidad, sino que también limitan efectivamente la inmigración legal a los Estados Unidos al ralentizar el proceso, haciéndolo más oneroso y dificultando la aceptación de su ingreso. O es que muchos de nosotros no recuerdan aquella pregunta cuando tramitaban su visa que decía algo así como, ¿Planea participar en actividades terroristas en contra del Gobierno de los Estados Unidos? (Si/No). Me imagino que muchos debieron haber marcado sí.

Las autoridades federales argumentan que las medidas son necesarias para la seguridad nacional. Y además de exigir los cinco años de historial en las redes sociales, la aplicación también solicitará números de teléfono anteriores, violaciones de inmigración previas y cualquier historial familiar de participación en actividades terroristas, de acuerdo con el aviso.

Estas medidas afectarán a más de 15 millones de inmigrantes a ese país, incluyendo las solicitudes de visas para estudiantes, de trabajo, así como solicitudes de residencia permanente.

De nueva cuenta estimado lector, nos encontramos ante un escenario desfavorable de política internacional de los Estados Unidos, y es que existe una línea muy delgada entre el derecho internacional de un país para investigar a las personas que pretenden ingresar a su territorio y la necesidad de un control absoluto y una intromisión en la vida personal de cualquier ciudadano del mundo.

Debemos recordar como usuarios de estas tecnologías, que cualquier información que “subamos” a estas plataformas se encuentran dentro de un contrato que aceptamos al crear nuestros perfiles sociales. Fotografías, videos, imágenes diseñadas, textos e incluso audios pueden ser utilizados de manera ilimitada por los dueños de estas redes.

Además, claro está, saltan interesantes y oscuras dudas sobre el tratamiento de dicha información, y es porque para los entendidos bastaría con modificar un poco la configuración de privacidad que estas mismas plataformas ofrecen a sus usuarios, cambiándolas lo suficiente para restringir lo que otros pueden ver de sus perfiles, pero el Departamento de Estado ni la Agencia Nacional de Seguridad de nuestro país vecino, son tontos, ¿Para qué pedir el nombre de usuario de una red? ¿Es acaso que ellos tienen algún tipo de acceso privilegiado a los contenidos públicos y privados de estas redes? ¿Tienen acaso acceso a las contraseñas de todo el planeta? O peor aún, ni siquiera las necesitan para entrar.

Vivimos los tiempos de los Muros, ya sean de concreto o digitales, y debemos aprender a navegar en este mar de información con la bandera de la libertad, cuidándonos de los piratas y parece que ahora también, de las leyes y “aranceles” que comienzan a pedir los puertos. Me despido con una hermosa frase erróneamente atribuida a Voltaire: “Estoy en desacuerdo con lo que dices, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a decirlo”. (Evelyn Beatrice Hall, 1906).

¿Dudas, comentarios, sugerencias? Nos vemos en la Red.

Facebook: www.facebook.com/soylalodelatorre

Twitter: @lalodelatorreg

Email: tecnologia@lalodelatorre.com

Ya lo dijo en el Siglo XVII Isaac Newton: “Los Hombres construimos demasiados muros y no suficientes puentes”. Y a tantos años de distancia, parece que la dinámica es la misma, la política de separar, de excluir, de formar conceptos frontales ante enemigos en la realidad imaginarios, pero en el discurso necesarios. Y es porque las acciones de nuestro vecino del norte en contra de nuestros connacionales han transmutado no solo en lo estrictamente social, ahora, con los nuevos tiempos parece que el odio va a migrar con la misma velocidad que migra la esperanza, al mundo digital.

Hace apenas un poco más de una semana, el jueves 30 de mayo, el Gobierno de los Estados Unidos a través del Departamento de Estado, anunció la actualización de los formatos migratorios para la solicitud de visas a inmigrantes, cosa que no hubiera trascendido a mayor noticia, de no ser porque entre los nuevos requerimientos destaca en particular, una nueva serie de requisitos relacionados con la vida, hábitos y datos digitales de los ciudadanos.

Ahora la administración de Donald Trump planea exigir a los inmigrantes que soliciten ingresar a Estados Unidos, presentar cinco años de historia en las redes sociales, estableciendo un posible rastreo de sus historias de Twitter y Facebook. Además de datos como correos electrónicos, “alias” utilizados en ese mismo periodo de tiempo en otras redes, además de las específicas que son exigidas por el gobierno.

Esta medida obedece al marcado interés de esta administración en la “investigación exhaustiva” de los posibles inmigrantes, y se dice es una extensión de los esfuerzos del gobierno anterior para examinar más de cerca las redes sociales e historiales digitales de toda persona que pretenda ingresar a los Estados Unidos.

Un potencial registro de nuestras publicaciones en redes sociales preocupa a los defensores de la privacidad y las libertades civiles, quienes ya han expresado su oposición a tales medidas y por supuesto, Internet y la Sociedad Red no perdonan, y estas noticias han sido objeto de múltiples “memes” en la red, en donde ridiculizan y parodian estas acciones.

Los críticos se quejan de que estas medidas, en medio de esfuerzos más amplios de la administración, no solo son invasivos por razones de privacidad, sino que también limitan efectivamente la inmigración legal a los Estados Unidos al ralentizar el proceso, haciéndolo más oneroso y dificultando la aceptación de su ingreso. O es que muchos de nosotros no recuerdan aquella pregunta cuando tramitaban su visa que decía algo así como, ¿Planea participar en actividades terroristas en contra del Gobierno de los Estados Unidos? (Si/No). Me imagino que muchos debieron haber marcado sí.

Las autoridades federales argumentan que las medidas son necesarias para la seguridad nacional. Y además de exigir los cinco años de historial en las redes sociales, la aplicación también solicitará números de teléfono anteriores, violaciones de inmigración previas y cualquier historial familiar de participación en actividades terroristas, de acuerdo con el aviso.

Estas medidas afectarán a más de 15 millones de inmigrantes a ese país, incluyendo las solicitudes de visas para estudiantes, de trabajo, así como solicitudes de residencia permanente.

De nueva cuenta estimado lector, nos encontramos ante un escenario desfavorable de política internacional de los Estados Unidos, y es que existe una línea muy delgada entre el derecho internacional de un país para investigar a las personas que pretenden ingresar a su territorio y la necesidad de un control absoluto y una intromisión en la vida personal de cualquier ciudadano del mundo.

Debemos recordar como usuarios de estas tecnologías, que cualquier información que “subamos” a estas plataformas se encuentran dentro de un contrato que aceptamos al crear nuestros perfiles sociales. Fotografías, videos, imágenes diseñadas, textos e incluso audios pueden ser utilizados de manera ilimitada por los dueños de estas redes.

Además, claro está, saltan interesantes y oscuras dudas sobre el tratamiento de dicha información, y es porque para los entendidos bastaría con modificar un poco la configuración de privacidad que estas mismas plataformas ofrecen a sus usuarios, cambiándolas lo suficiente para restringir lo que otros pueden ver de sus perfiles, pero el Departamento de Estado ni la Agencia Nacional de Seguridad de nuestro país vecino, son tontos, ¿Para qué pedir el nombre de usuario de una red? ¿Es acaso que ellos tienen algún tipo de acceso privilegiado a los contenidos públicos y privados de estas redes? ¿Tienen acaso acceso a las contraseñas de todo el planeta? O peor aún, ni siquiera las necesitan para entrar.

Vivimos los tiempos de los Muros, ya sean de concreto o digitales, y debemos aprender a navegar en este mar de información con la bandera de la libertad, cuidándonos de los piratas y parece que ahora también, de las leyes y “aranceles” que comienzan a pedir los puertos. Me despido con una hermosa frase erróneamente atribuida a Voltaire: “Estoy en desacuerdo con lo que dices, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a decirlo”. (Evelyn Beatrice Hall, 1906).

¿Dudas, comentarios, sugerencias? Nos vemos en la Red.

Facebook: www.facebook.com/soylalodelatorre

Twitter: @lalodelatorreg

Email: tecnologia@lalodelatorre.com

Local

Reconoce Oseguera trabajo realizado en el DIF

El munícipe felicitó y enalteció el trabajo realizado por el personal del Sistema DIF, asegurando que “con poco han logrado realizar grandes cambios”

Regional

Abrirán carril especial en el Reynosa-Hidalgo

Habrá un carril exclusivo para los ciudadanos estadounidenses que vivan en México, y que estén estudiando en los Estados Unidos de Norteamérica.

Local

A mitad de tiempo reducirán recorrido en vehículo en la avenida de la Industria

Al colocar semáforos inteligentes en los diferentes cruceros de la principal vía de conexión entre Tampico, Altamira y Libramiento Poniente

Local

Sindicato de Telefonistas protesta ante anuncio de separación de Teléfonos de México

Atendiendo el llamado de su dirigencia a nivel nacional, la sección XVIII del Sindicato de Telefonistas de la República Mexicana llevó a cabo un mitin en la Plaza de Armas de Tampico

Sociedad

Médicos de zonas rurales tendrán mayor sueldo que los de zonas urbanas: AMLO

El presidente pidió al director del IMSS que modifique el tabulador de la nómina de médicos y enfermeras

OMG!

Testimonio pone en evidencia a Pablo Lyle y juez le niega su libertad

Tras el fallo del juez, el actor deberá seguir el proceso bajo arraigo domiciliario

Local

Pastel cuerudo

Se elaboró en el centro de distribución de Ciudad Madero para ser expuesto en la nueva sucursal de Super Cream en Ciudad Victoria

Local

[Video] Hashtag, el código de la tendencia

A manera de "accidente", el término “Hashtag” nació debido a un suceso heroico que se volvió viral debido a un incidente aéreo que se suscitó en el río Hudson

Local

Desperdicios matan a cocodrilos

Al igual que esta especie de saurios aves de diversos tipos han sido encontradas muertas al alimentarse de plástico, unicel u otros desperdicios que son arrojados a los diversos cuerpos de agua maderenses