imagotipo

AcroDance – El Viejo Oeste

En el marco de los preparativos rumbo a Carnaval Tampico 2017, esta semana hablaremos en nuestro especial de la comparsa “El viejo oeste” que esta integrada por la academia de baile AcroDance dirigidos por los coachs Ana Erika Ruiz y Willy Salas que desde hace 6 años llevan participando en estos desfiles carnavalescos.

Esta academia compite en la categoría de Comparsa Infantil Profesional, cuyas integrantes oscilan entre los 4 y 13 años de edad siendo 30 las participantes este año.
Estas pequeñas son inspiración para sus coachs, quienes al verlas jugar y crecer día a día en su formación dancística dan surgimiento a nuevas ideas para las temáticas que cada año presentan en el carnaval, formando siempre junto con los padres de familia un gran equipo de trabajo.

Cada vestuario utilizado año con año tiene un costo alrededor de los 1,500 pesos aunque no sólo toman en cuenta el vestuario sino toda una escenografía que consta de vehículo, sonido, luces, pirotecnia y material de apoyo para cada recorrido que llega a costar alrededor de unos 50,000 pesos.

Para poder lograr la técnica y el resultado deseado, a las pequeñas de AcroDance se les entrena y prepara mediante arduos ensayos por 6 meses, trabajando con las alumnas más avanzadas y poco a poco se van integrando las más pequeñas.

¿Porque participar en el carnaval?

“Primeramente porque es un orgullo participar en una de las tradiciones más importantes de nuestro puerto”, dijo Camilo Cuevas Ibarra, manager de la comparsa; agregó que esta es una forma de transmitir a cada alumnas la importancia de ser parte de éste bonito espectáculo y por último para que las pequeñas tengan la oportunidad de mostrar a la ciudadanía cada logro y avance que van obteniendo en el baile, la danza y la acrobacia ya que ese es el escaparate perfecto para lucirse.

De AcroDance sólo pueden esperar lo mejor, pues desde hace 6 años buscan lograr que el puerto jaibo de la mejor de impresión y dejar un buen sabor de boca, para que una vez concluido el espectáculo poder recibir ese gran aplauso que los invite a esperar emocionados el Carnaval del siguiente año.